“Legado” por Fran Rubio Varela

Su corazón se escogía al mirarlo, viéndolo consumirse así tan despacito. Siempre trataba de regalarle una sonrisa cuando él lo miraba, pero sabía ciertamente que la tristeza en sus ojos no podía ocultarla. Y él lo sabía también. Por eso el le devolvía otra mirada de infinita ternura, la que habitaba en su cuerpo menudo, en el universo de su interior. Abrazandola la consolaba como siempre, siendo su fuerza y le deslizaba uno de aquellos poemas suyos sobre sus oidos que tanta suave paz la aportaba, y seguidamente le seguía diciendo; – ¿Recuerdas Cariño? , recuerdas cuando aquella tarde en la playa te cante?… pues sigues siendo mi canción y siempre lo serás y no importa donde esté yo, no hay estrella lo suficiente alejada a la que no llegue nuestra canción, tu sólo taraerala y yo te escucharé.- Entonces unas lágrimas rebeldes se hacían prisionera la una de la otra empapando sus juntas mejillas. Aquella maldita enfermedad quería llevárselo y a que engañarse, lo estaba consiguiendo, a pesar de que él se había aferrado con uñas y dientes a esa vida que se le recurría. Y ella lo había acompañado en cada sesión de radio y quimio , en […]

Seguir leyendo

Inmoral cap 14 por Elena Siles

Capitulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-13-por-elena-siles-2/ Capitulo 14 Jung, un joven de piel blanca y estructura flacucha paseaba inquieto por su habitación mientras su amada, Clarisa le observaba. Jung tenía los ojos verdes; el pelo castaño, corto y lacio; y las facciones duras y rectas. Jung llevaba puesto un jubón de color rojo con decoraciones doradas, un pantalón negro largo y unos zapatos a juego. Clarisa tenía el pelo pelirrojo, largo y rizado, los ojos claros y la piel blanca con algunas pecas sobre sus facciones redondas. Clarisa tenía una constitución normal con curvas, lo mejor de su cuerpo eran sus prominentes pechos. Llevaba puesto un vestido de color verde oscuro de mangas largas con escote de barca y pliegues altos, y unos zapatos a juego. — Cariño, si andas más vas a gastar la suela de los zapatos. ¿Qué te reconcome? Jung le enseñó un pergamino, era lo único que tenía de su padre biológico. Su madre le había contado que era un noble adinerado y que al estar casado con otra mujer no podía estar con ellos, pero les había estado manteniendo durante todos aquellos años en secreto. Su madre murió seis meses atrás y había tenido que encargarse crear un negocio con […]

Seguir leyendo

Tu eterno recordar por Maria H.L.

Tu eterno recordar Asfalto, miles de veces rodado, en cientos de ocasiones extraordinarias de la vida. Su ruta ascendente te conduce a insospechados parajes, desconocidos por aquellos que no fueron elegidos para sentir su esplendor. Rincones que te proporcionan emociones inefables que se desprenden de las raíces de la tierra, de sus entrañas con las que te hermanas. Tanto fulgor cala en mi ser y ahí se instala hasta su deportación a mundos más monótonos .Mi vergel resplandece en el día y en la noche .Mi mirada, mi piel y respiración se confunden con él, cuando nos encontramos en un eufórico y emocionante baño de aromas y colores. La luna que platea en sus noches de plenitud todo cuanto alcanza a la vista y Venus creando en el firmamento un halo de ilusión en los corazones que lo contemplan. Trotando con pasos lentos y placenteros te dejas rociar por toda la magia y la calma que la burbuja milagrosa te invita a sentir. Todo a tu alrededor se torna excitante por algo en el ambiente que decrece la acepción del vocablo belleza … Mientras te sumerges en el aroma de este nirvana, sueñas despierto y no quieres cerrar los párpados […]

Seguir leyendo

El último acto por Ana Centellas

EL ÚLTIMO ACTO Todo el mundo empezó a aplaudir en cuanto terminó la función. Había sido todo un éxito y el teatro al completo estallaba en aplausos. Se llegaron a escuchar incluso silbidos y vítores, algo que no solía ocurrir entre el público tan formal y educado que acudía a aquel tipo de funciones. La compañía de ballet había ejecutado una actuación soberbia. Pero, sobre todo, fue el último acto el que había causado semejante sensación en el público. Álex y Natasha, los bailarines principales, habían danzado de manera magistral en solitario sobre el gran escenario, con una compenetración y una agilidad extraordinarias. Natasha parecía volar con la ligereza de una pluma para ir a caer con sutileza en las fuertes manos de Álex, que la sostenían como si realmente el peso de aquella fuera mínimo. La ejecución había sido tan buena, tan sincronizada, tan bella, que había mantenido al público cautivado durante los casi quince minutos que había durado aquel último acto, en los que no se había escuchado ni siquiera el sonido de las respiraciones, que parecían suspendidas, como si de una gran apnea colectiva se tratara. La música y el movimiento de los bailarines eran lo único […]

Seguir leyendo

Turno de guardia por J. D. Arias

El estridente ruido lo despertó, no sabía en qué momento se había dormido y esperaba que nadie se hubiera dado cuenta, ya le habían hecho dos anuncios y si completaba otro, le despedirían. El chico se acomodó en la silla, le dolía la nuca como un demonio, movió la cabeza hacia un lado y el cuello le traqueó, se acomodó la gorra, se estregó los ojos con el fin de despertarse, buscó a tientas sus gafas que terminaron en el suelo. Se levantó de la silla y cogió el manojo de llaves, salió de la cabina con el fin de saber porque el perro chillaba como loco, se retorcía para huir de su cadena y solo entonces correr lo más lejos que pudiera. ¿Qué te pasa muchacho? –le preguntó al perro que dejó de ladrar para comenzar a llorar. El perro se resguardó al lado de un muro y continuó llorando mientras veía atentamente la entrada a la construcción. Volvió a la cabina por la lámpara y vio el despertador que estaba sobre el escritorio, estaba completamente oscuro, luego comenzó a parpadear en ceros, ahora no sabía qué hora era. El tiempo había empeorado y comenzó a llover, las gotas […]

Seguir leyendo

Había soñado por Fran Rubio

Y era ese aire, que creaba magia. Hubiera podido sentirse hada, diferente a nada de este mundo. Hubiera podido elegir cualquier nube, en cualquier cielo, cualquier arcoiris naciente entre la lluvia. Aquél aire todo lo permitía, era magia pura para respirar… Era alma de sol y canción de luna. Era camino de estrellas y caricias de gigantes. Pero ella quiso ser lo que siempre había soñado. Ella solo ansiaba ser mariposa entre las flores…

Seguir leyendo

Inmoral cap 13 por Elena Siles

Capitulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-12-por-elena-siles Capítulo 13 Las calles de Rausvai habían sido tomadas por los soldados, estaban buscando a la prometida del rey Horlk II. Armian había recibido un chivatazo inesperado de dónde se encontraba Irina, alguien había visto como la secuestraban varios hombres. Entre ellos estaban los inmorales, Knut y Maverick, así que si los detenía Armian sería un héroe. Los partidarios de la ley inmoral habían salido también a las calles, algunos de ellos luchaban contra los soldados pues consideraban que Irina no era apropiada para su rey. Además, el rumor que la habían secuestrado los inmorales buscados por el rey Horlk II. Quería que los inmorales fueran asesinos, así tendría un motivo más para matarles cuando se diera la ocasión. Mientras tanto Jarld había salido para avisar a Kauko por la parte trasera de la cabaña y se había escondido encima en unos matorrales para ver el rescate de Irina, pero en su lugar vio a Kauko acercándose con varios hombres.  Jarld estaba impactado, no podía hacer nada pues Kauko sabría que había estado en secreto trabajando para Irina y le mataría, o peor le obligaría a ver cómo la mataban a ella. Sobre las mejillas de Jarld rodaron […]

Seguir leyendo