Mujeres Guerreras cap10 de Elisabeth Thor

Capitulo 10
sfrnj

La luz del día fue acariciando el rostro de Draxen, había dormido junto a Lennia tras aquella inolvidable noche, una noche de lucha y desesperación. Pero al final pudo respirar tranquila al ver como Helen sobrevivía. Miro a su alrededor viendo que Lennia no estaba junto a ella, en el fondo la hija dela líder la había acogido como una amiga mas y podría llamarle asta “amiga”.

Respiro profundamente y sonrió al recordar aquel día en la cueva, podría recordarlo totalmente y sentir a un el tacto de la piel de Helen. Entre suspiros pediría que volviera a vivir aquel momento, como adolescente tenia esa eterna idea de contacto carnal fijo en su mente.

Se asomo a la ventana de la habitación pudiendo ver como el día volvía a comenzar desde cero, cazadoras con sus trofeos, pescadoras vendiendo el pescado o guerreras entrenándose en el centro del poblado.

-Por fin te despertaste Draxen?

Draxen se giro al escuchar esa voz, sonriendo al ver a su querida Helen. Se acercó a ella y la abrazo con fuerza:

-Me alegro tanto de que consiguieras vencer, me alegro tanto que estés bien Helen

Helen acaricio su pelo y la miro a los ojos con una sonrisa, en el fondo a esa pequeña la tenia como una hermana, como la hermana que nunca tuvo en la tierra, a una persona a quien proteger. Encima le hacia compañía y le guiaría para entender muchas cosas sobre las costumbres de aquellas mujeres.

-Tranner quiere que la acompañe a una cacería y quería que me acompañaras.

Draxen sonrió y asintió con la cabeza, le gustaba que Helen contara con ella:

-Desayuna algo y nos veremos en los establos.

Helen llego a los establos y vio sorprendida a Tranner limpiando a su montura, lo que mas le sorprendió de todo es que aquella bestia, era muy parecida a un caballo, un reptil con una frondosa melena que le caía por la frente. Se alimentaba con una larga lengua de los insectos que veía en el suelo. Tranner miro a su nueva amiga y se acercó a ella posando su mano en su hombro:

-Helen estoy preparando tu montura, tendrás la oportunidad de ir de caza conmigo antes de la fiesta de esta noche……

-Fiesta??

-Si, hoy es un día especial salgo a cazar dos veces al año y esta vez traerá una buena pieza. Lo mas seguro que una marine como tu necesitara algo de atracción carnal con alguna jovencita. Abra bebida y podrás elegir a una chica con quien hacerlo.

El grupo de cazadoras se preparo para partir montadas ya en sus monturas. Helen rápidamente domino aquel extraño ser que tenia que montar. Recordaba sus años en la granja de su padre y eso jamás se olvidaba.

Draxen se tomo un tazón de leche y al acabar salió corriendo a buscar a Helen, al salir  vio tristemente que ella se había ido. Escucho a su espalda como una jinete se acercaba a ella velozmente, se giro y vio a Helen que la cogió fuertemente de la cintura y la subió a la montura. Draxen abrazo fuertemente de la cintura a su heroína y sintió otra vez el tacto de su piel. Salieron del poblado y allegaron a donde les esperaba Tranner con las demás cazadoras.

Miro a su alrededor y vio a Lennia, aun podría saborear en sus labios el rastro de ternura del beso de aquella noche. La joven estaba sentada en el prado con unas niñas, allí ella le enseñaba sus ideas pacifistas, poemas e ideas de paz.

-Niñas escucharme bien, es mejor usar la palabra que la fuerza…..me escucháis.

Miro a su espalda viendo a Helen, era esa mujer que le arrebato su primer beso a una mujer, sonrió al recordar ese extraño beso que fue tan especial, le gustaría estar mas tiempo a solas con ella y que esta le explicara mas sobre su casa mas allá de la noche.

Tranner se acercó a Helen demostrando que era una buena jinete, sorprendida vio que llevaba a la oscura con ella:

-Por que la traes Helen??

-Es mi amuleto de la suerte, sin esta jovencita no podría ir a ningún sitio, es como mi escudera.

Tranner entendió lo que le dijo, le recordaba los primeros años de cazadora cuando conocía a la madre de Lennia, iban a cazar durante días y las dos compartían la misma montura. Compartían el mismo amor por el tiempo.

Tranner comenzó a pasear entre las cazadoras, las miraba fijamente a los ojos con coraje y les grito a todas:

-Iremos a cazar al gran Krissllur, hay uno rondando en nuestros bosques y hay que cazarlo.

Los Krissllur era una raza de humanoides de enormes proporciones que devoraban el ganado y se comía los animales  del bosque, de piel negra como la noche y enorme corpulencia como enormes colmillos. Solían vivir en cuevas.

-Krissllur??

Draxen escucho como Helen sorprendida pronunciaba el nombre de aquella bestia:

-Las marines no habéis cazado nunca a un Krissllur, son enormes monstruos tan negros como la noche y con colmillos como la palma de mi mano……

-Nunca lo abemos cazados pero espero no encontrarme con ninguno.

Durante horas estuvieron siguiendo el rastro de la bestia, todo conducía a una cueva en lo más hondo del bosque. Allí en los arboles ataron a sus monturas, Tranner quiso que Helen le demostrará su valor y dijo a sus cazadoras que esperaran fuera. Le dio una de las lanzas y las tres mujeres entraron en la oscura cueva, Draxen ya estaba deseando a verse quedado fuera con las demás cazadoras estaba muerta de miedo, Helen miraba a su alrededor y al ver la cara de confianza de Tranner eso hacia que siguiera hacia delante.

Rastros de sangre cubrían las paredes como trozos de carne podrida por el suelo, Tranner miro a sus compañeras y les señalo que estuvieran detrás de ella. Se escucharon fuertes ronquidos de aquella bestia, después de haber devorado a su última victima tenia aun sangre en su rostro.

Helen sin querer piso un hueso del suelo, se rompió en mil pedazos. Se escucho el crujido y la bestia se despertó con ira. Tranner cogió su lanza y se preparo para atacar, Draxen estaba paralizada por el miedo, Helen se puso delante de ella con la lanza. Tranner grito con fuerza, grito para que las dos atacaran y dieran muerte al monstruo. Un fuerte manotazo hizo que saliera disparada al final de la cueva, el Krissllur corrió para devorarla asta que escucho un fuerte silbido, se dio la vuelta y vio a Helen sonriendo:

-Trozo de mierda no preferirías a una chica con más curvas, no me digas que prefieres a una mamaíta a una tía buen como yo…….

La bestia corrió hacia ella y solo se pudo escuchar a Draxen gritando de miedo, la niña cerró los ojos para no ver como las atacaría, pidiendo que la muerte fuera rápida y sin dolor. Al abrir los ojos vio como su heroína le había clavado la laza en la cabeza, eso hizo que abrazara  fuertemente llorando, Helen le acaricio el pelo con una sonrisa:

-Ya se termino………

Tranner se acercó a ellas le dio una palmadita a Helen en la espalda:

-Tienes razón esa oscura trae suerte.

Una gran fogata adornaba el centro del poblado, y pinchado en un palo estaba la cabeza del monstruo, todo era júbilo por haber acabado con la amenaza.

En la cabaña de Tranner estaban todas las cazadoras comiendo carne y bebiendo sin cesar, ella estaba orgullosa que Helen compartiera mesa con ella mientras que Draxen vigilaba que sus vasos no estuvieran vacíos. Lennia estaba allí rodeadas por las cazadoras, miraba a Helen como reía junto a su madre. Le gustaría prenderle todo fuego ya que le parecía denigrante cuando aparecieran las chicas de compañía ya que sabía que a Helen le tendrían una sorpresa preparada, una estúpida chica que no entendería sus palabras sobre su tierra más allá de la noche.

Lennia salió de la cabaña al no soportar mas lo que pasaba, allí fue Draxen al ver como se iba enfadada, la miro con una sonrisa:

-Lennia que te pasa….

-Esas bestias las odio, después de beber esperaran que llegue la caravana de las Suquiis y babearan sobre sus cuerpos.

Las Suquiis un clan milenario que Vivian viajando con sus caravanas, mujeres de gran belleza y que pagaban la comida y la bebida con su sexo. Eran muy ardientes y estaban con cualquier clan que pagara sus necesidades.

Al llegar la primera caravana se escucho como una guerrera tocaba el cuerno de aviso, Tranner sonrió y obligo a Helen que levantara. Las cazadoras salieron de la cabaña dejando que la líder y su amiga pasaran las primeras.

-Amiga mía podrás elegir a la mujer que tu quieras, estas son las mas ardientes y son Suquiis las mujeres mas bellas que jamás abras visto. Sus cuerpos calientes se derriten en tus manos.

Helen suspiro al ver como cientas de hermosas mujeres le miraban y se relamían y le hacían gestos obscenos.

Miro a su alrededor y veía como las cazadoras cogían a su mujer elegida, veía como Tranner cogía a una esplendida rubia y se la llevaba a su cabaña.

Por detrás de la caravana Draxen ayudaba a subir a Lennia que se había vestido como una Suquiis  y había dejado que su pelo le tapara medio rostro. Helena sintió como una atractiva morena se acercaba a ella, era más alta que ella y sentía sus pechos contra su rostro. En pocos segundos la erigiría ya que sentía como una parte de su cuerpo comenzaba a arder.

Pero alguien la cogió del brazo y la arrastro. Veía como la apartaban de aquella chica, al girar su rostro veía a una chica con unas jugosas curvas. La Suquiis enfadada se cruzo de brazos y miro a su alrededor y sonrió al ver a Draxen, esta le devolvió la sonrisa con timidez.

-Bonita quieres jugar conmigo…..

Draxen la miro de arriba a bajo, tenía el cuerpo perfecto y soñado, el cuerpo que tendría que tener la mujer con quien perdería el Axter, en aquel lejano planeta perder la pureza por el sexo se conocía con aquel nombre. Draxen se puso tan nerviosa que se desmallo, la Mujer monumental prefirió ir a la cabaña de la líder para poder jugar con sus amigas con Tranner.

Helen seguía a la extraña Suquiis, solo podría ver su esplendido trasero y como movía las caderas, podría ser la bebida pero había olvidado por unas horas sus dramas existenciales.

Llegaron a una cabaña y Helen fue empujada a la cama, la oscuridad tapaba el rostro de la Suquiis y pequeños surcos de luz iluminaban su cuerpo, tragaba saliva ya que literalmente jamás había tenido ninguna relación sexual siendo mujer.

-Desnúdate……..

Esa orden hizo que Helen se quitara el traje militar. La joven se metió en la cama con ella y se besaron sin cesar, Helen había saboreado antes ese beso y solo pudo decir una cosa:

-Lennia eres tu??

-Si soy yo, no te dejaría que te acostaras con una estúpida Suquiis, me pongo de los nervios al pensar en una descerebrada como esas que venden sus cuerpos por comida y bebida.

Helen se quedo pensativa viendo el cuerpo desnudo de una indignada Lennia y volvió a vestirse. El cuerpo de Lennia era cubierto a hora por las sabanas de la cama, esta acariciaba los hombros de su amiga.

-Cuando sentí tu beso me di cuenta que no eras como una salvaje mas como las cazadoras o las guerreras, no te rebajes a ser como ellas.

Helen la miro forzando una sonrisa, esta acaricio el rostro de Lennia. Una piel tan suave que le recordaba muchas cosas, como a la mujer que una vez quiso.

-Sabes me recuerdas a una mujer que perdí hace demasiado tiempo.

Perdió su alma y su mente, jamás volvería a escuchar sus ideas pero tenia su cuerpo para siempre. Lo que fue Helen a hora lo era ella, de una forma jamás le abandonaría. Lennia intrigada la abrazo fuertemente, su cuerpo desnudo se pego fuertemente al cuerpo de su amiga, por dentro sabia como era sentir como se perdía a alguien, perdió a su madre. Solo esperaba que aquel abrazo contribuyera a que Helen dejara de sufrir.

-Háblame de ella, te ara bien.

Helen sintió como le latía el corazón, como era el calor de su cuerpo cuando ella tocaba sus manos. Sonrió al escucharla:

-Ella era otro marine, que luchaba siempre por algo. Al final entendí que ese algo era mi amor. Ella moriría por mí, ella murió por mí por nuestro amor.

Lennia obligo a Helen que la mirara a los ojos, en ese momento vio como unas lagrimas caian por su rostro, en aquel momento era totalmente una mujer, en aquel momento dejo su dureza para convertirse en un dulce pétalo que estaba apunto de romperse. Lennia la abrazo y las dos mujeres durmieron en la misma cama, Helen de durmió lentamente al escuchar lo que le decía Lennia:

-Se lo que es perder a alguien perdí a mi madre y esta era la canción que me cantaba cada noche…….

Esto puede interesarte también

Deja un comentario