El valle del miedo, por Alma Escritora

Tras las montañas de Escocia se halla oculto un pueblo cuyo nombre no se pronuncia. Está mal comunicado con el exterior y su población es escasa, pero no es esto lo que infunde tanto temor, sino la leyenda que se cierne sobre él como la niebla que siempre lo cubre; la misma historia que Noah Moore, periodista en ciernes, se disponía a registrar y cuya veracidad planeaba someter a su escéptico juicio. No se le escapaba que el verdadero motivo por el que su jefe le había autorizado a hacer aquel viaje había sido librarse de él, pero albergaba la esperanza de que aquel artículo le valiera al fin la columna que tanto ansiaba, incluso aunque esta resultara ser solo mensual. El trayecto desde Londres no había estado exento de imprevistos y accidentes que una persona más supersticiosa hubiera interpretado como malos augurios. Pero no así Noah, que era un acérrimo creyente de que no había suceso que no tuviera una explicación racional. Por ello, los contratiempos no le impidieron fantasear con la idea de que aquel viaje sería decisivo para impulsar su carrera. Su ánimo comenzó a decaer al llegar a Edimburgo, donde se vio obligado a ir saltando […]

Seguir leyendo

El genio dormido, por Alma Escritora

“La escritura es un acto de autohipnósis.” Por esa razón, tras meses de frustrados intentos de componer una novela, Roger decidió hipnotizarse a sí mismo. Probó a hacerlo durante una hora, y el experimento tuvo tanto éxito que a esta le siguieron muchas más, hasta que la autohipnósis terminó por convertirse en un acto inevitable. Pasaron los meses y las palabras continuaban fluyendo de él como un torrente imparable. Roger apenas comía ni dormía, ya solo vivía para escribir. Con el paso del tiempo aquel ritmo de vida comenzó a hacer mella en su salud, y llegó el fatídico día en que su médico le dijo que debía parar o le costaría la vida. Para entonces, Roger ya había publicado tres novelas que le habían otorgado renombrada fama. Tras mucho cavilar llegó a la conclusión de que con lo que ya tenía se daba por satisfecho, amén de que renunciar a la autohipnósis no significaba renunciar a escribir por completo. De manera que aquel día se fue a dormir sin poner en marcha su acostumbrado ritual. Sin embargo, cuando despertó sintiéndose terriblemente cansado y descubrió un taco de folios manuscritos sobre su escritorio comprendió que el genio que había creado […]

Seguir leyendo

La Dama del Arpa, por Alma Escritora

Cuenta la leyenda que en un punto perdido en la inmensidad de un océano se asienta un pequeño islote. Visto desde la superficie, no parece tener nada extraordinario, tan solo es una roca desnuda que se alza ligeramente sobre las aguas. Sin embargo, lo que le hace especial se encuentra bajo esta fachada, oculto en diversas grutas que serpentean en el interior de la rocosa torre que ancla el islote al lecho marino. Eran los Nymurièn, una antigua tribu cuya vida se desarrollaba durante la noche de forma sumergida. Su sociedad nunca se había visto contaminada por el mundo exterior, y quizá ello explique la utópica organización por la que se regían. Mas no todo era alegría en su micromundo. Tenían los Nymurièn unos enemigos ancestrales que habitaban en el fondo del océano, en una cueva excavada en los cimientos del islote. Los Varrun eran criaturas monstruosas que cada noche salían a cazar, siendo su alimento predilecto los Nymurièn.   Es aquí donde aparece en escena el ser a quien se debe esta leyenda. Su origen es incierto: en algunas de las historias, los marineros la describen como una nereida que sentía una gran simpatía por los habitantes del islote; […]

Seguir leyendo

El Beso del Dragón, por Alma Escritora

Érase una vez, hace mucho, mucho tiempo, un pueblecito situado en la falda de una hercúlea montaña. Se había originado a raíz de un grupo itinerante de mercaderes que, cansado de dar tumbos, había encontrado en aquel rincón del mundo el lugar perfecto para establecer su hogar. Sin embargo, una vez al año continuaban haciendo una ruta por las localidades vecinas, aprovechando para abastecerse y de este modo poder afrontar el crudo invierno en las montañas. Sucedió que durante una de aquellas largas ausencias de los más hábiles del pueblo despertó en la montaña un mal desconocido hasta el momento por los alegres y despreocupados habitantes. Un imponente dragón, cuyas escamas rojas parecían chispear como fuego a la luz del sol, emergió de las profundidades de la tierra y atacó a sus reses. La batalla que libraron quienes habían quedado guardando el hogar sería recordada como una de las más épicas de la Historia. Mas quiso la cruel ventura que el cadáver del gigantesco reptil fuera a derribar en su caída el único paso entre el pueblo y el resto de las localidades, dejando un oscuro abismo cuyo fondo no alcanzaba la vista. Dado el inminente regreso de los mercaderes, […]

Seguir leyendo

Los Rayos Opuestos, por Alma Escritora

Había una vez un rayo de luna. Su plateada forma revelaba que había brillado tantas noches como le correspondía y, aunque su intensidad variara, nunca se había rendido ante la oscuridad. Tocaba ya a su fin su última noche y era ésta en verdad hermosa. El cielo despejado estaba cuajado de estrellas que impacientes esperaban la llegada de su hermano estelar, mientras este pacientemente observaba con nostalgia y cariño el lugar que había ocupado durante su vida y  repasaba cautelosamente el mundo que dejaba atrás. La hora de partir se aproximaba, y ello se reflejaba en el horizonte, que tímidamente comenzaba a clarear. Pensaba que, pese a todo lo que había observado a lo largo de su vida, verdaderamente se trataba de un mundo hermoso. Había contemplado en él seres de toda clase y condición, existencias que aunque presentaran diversas formas no recorrían un camino distinto del suyo, y de esta forma siempre había visto a aquellos seres como compañeros de viaje, con los que a veces conversaba. Eran otros rayos de luna, unos fugaces, otros radiantes, casi cegadores. Algunos habían reparado en su presencia e incluso habían llegado a forjar lazos entre ellos, otros, simplemente pasaban de largo sin […]

Seguir leyendo

El Mejor Traje, por Alma Escritora

Se levantó con el sonido del despertador, como cada mañana, antes de que el propio sol hubiera amanecido. Las calles aún estaban entumecidas por la lluvia de la noche y la quietud se veía cruzada por el quejido de las rejas de los comercios, del descorrer de cerrojos y del alzar de persianas. Pero sus ojos se resistían a abrirse a todo eso y, entrecerrados como estaban, apenas sí le permitían vislumbrar el camino hasta el cuarto de baño. Desayunó con calma, acompañando el masticar de sus tostadas con el tic tac del reloj. Retrasaba lo inevitable, pues en algún momento llegaría el momento en el que tendría que vestirse. Apuró hasta el último instante antes de dirigirse a su ropero, contemplando el interior como si se tratara de un complicado acertijo. El día al que debía enfrentarse era especialmente complicado, no podía llevar cualquier cosa. Su jefe ya llevaba un tiempo  presionando a su plantilla para que aumentara la producción, como si gritando se trabajara más deprisa. Raro era el día que no se llevaba una reprimenda y salía de mal humor de trabajar, deseando llegar a casa lo antes posible. Pero ese día no iba a poder hacerlo, […]

Seguir leyendo

El Secreto de las Perlas, por Alma Escritora

En algún lugar del mundo, en el fondo de un inmenso océano, hubo una vez una ostra que de entre todas sus hermanas fue la única que engendró una hermosa perla. Desde bien pequeña fue alabada, y una y mil veces su ostra le repitió que era especial, pero lo cierto es que aquella perla observaba al resto de ostras día y noche, y el vacío que en ellas contemplaba impregnaba su alma de soledad. Pues si bien era única, para la nívea canica eso significaba que no había nadie más como ella. ¿Cómo podría entonces terminar por comprenderse a sí misma? Sucedió que un día cualquiera la perla decidió que llenaría su vacío viajando, y así rodó por todo el océano, conociendo peces y algas de los cuales aprendió grandes cosas, pero ninguna de aquellas experiencias logró completar ese “algo” inmaterial, que aún no pudiendo verlo ni tocarlo, sentía como mil dagas deformando su lisa y brillante superficie. Y así se cansó de buscar. Decidió detenerse junto a un arrecife, y continuar su vida con la decepción de quien busca pero no halla. Curiosamente, en el mismo instante en el que desistió, aquéllo que tanto tiempo llevaba anhelando y […]

Seguir leyendo

La Niña sin Rostro, por Alma Escritora

Érase una niña que vivía en un océano de caras. No estaba muy segura de cómo había nacido, ni siquiera sabía quiénes eran sus padres. Podría decirse que la niña tenía la mente completamente en blanco. Flotaba entre las caras, que la cuidaban con innegable devoción: Ahora una le contaba historias, ahora otra le mostraba qué alimentos eran los más nutritivos, ahora otra le cantaba una nana mientras dormitaba en aquella…. Sus días pasaban de esta manera, sin que la niña se planteara ni sus orígenes ni hacia dónde la conducían sus pasos. Vivía sumida en la feliz ignorancia de quien nunca ha conocido el mundo. Hasta que un día, paseando despreocupada por el fondo del océano de caras como acostumbraba a hacer, lo encontró. Era un objeto extraño, uno que la niña jamás había visto, y por ello captó inmediatamente su atención. Lo observó durante un largo rato, temerosa de acercarse a él e intrigada por los impresionantes poderes que parecía poseer. Al principio le pareció una especie de agujero en el suelo a través del cual se observaba otro mundo, pero a medida que su temor fue decreciendo y sus pasos aproximándose, se dio cuenta de que lo […]

Seguir leyendo

Apariencias Engañosas, por Alma Escritora

Jason se removió en la silla, inquieto. El policía charlaba tranquilamente con su compañero, manteniendo la puerta entornada. Trató de rebobinar sus pensamientos hasta el momento en el que se había metido en aquel lío. Sintió un escalofrío al recordar la macabra sonrisa de Steve cuando les retó a robar aquel coche. Nadie más se había movido, pero él quería impresionarlo y, sobre todo, hacerse respetar. Qué estúpido había sido. En cuanto las luces rojas y azules doblaron la esquina acompañadas de la característica sirena, los demás salieron corriendo, dejándole con la palanca entre las manos. Pero no estaba enfadado con ellos, contra quien sentía rabia era el propietario del coche, que pese a que éste no había sufrido el más mínimo rasguño, había puesto la denuncia. Ni siquiera había llegado a desbloquear la puerta, pero el hombre estaba histérico y poco más y reclamaba su cabeza. Le había insultado de todas las formas posibles y no estaba dispuesto a disculparse, aunque eso supusiera su libertad. Lo único que lamentaba era que el policía lo hubiera apartado antes de que pudiera propinarle otro puñetazo. Ahora él era un héroe para sus compañeros y no tenía que justificarse ante nadie. Sin […]

Seguir leyendo

La pluma dorada, por Alma Escritora

Cuentan que en un pequeño pueblecito había una casa en la que vivía un joven escritor cuyo jardín era famoso en todo el ducado por ser uno de los más bellos. Él decidió ir un año de visita a su ciudad natal para pasar allí las navidades y, una fría noche de lluvia, apareció con un bulto entre los brazos. Comenzaron a correr rumores sobre el bebé, que si era de una antigua esposa, que si era de un romance, que si su madre sería una muchachita de vida alegre…Pero el escritor nunca reveló la identidad de la madre de la pequeña, ni la procedencia de ésta. Transcurrieron cuatro años, y la joven Violeta se convirtió en la niña más querida del pueblo. Pasaba las mañanas en el jardín, muchas veces tumbada entre las flores, acariciando con la mano sus suaves pétalos hasta sumirse en un tranquilo sueño. Al llegar la hora de la comida, la niñera se volvía loca buscándola, hasta que el escritor bajaba al jardín y la llevaba en brazos hasta el comedor. Pero llegó el día en que el duque mandó llamar a todos los varones mayores de edad a filas, y el pobre hombre no tuvo más […]

Seguir leyendo