Buscando refugio por Ana Centellas

BUSCANDO REFUGIO Desde aquí, desde mi refugio, mi lugar secreto, ese que no conoce nadie, al fin encuentro ante mí la serenidad que tanto ansiaba. Sentada sobre la nieve, con una taza de chocolate caliente entre las manos, contemplo la maravilla que necesitaba para templar mi ánimo. No es la primera vez que desaparezco. Lo hago con cierta frecuencia. Reconozco que hay veces en que la vida me viene grande y necesito desaparecer durante unos días. Romper con todo. Trabajo, amigos, incluso familia. Mi ritmo siempre es tan frenético que llega un momento en que la única necesidad que tengo es la de tirar del freno de mano y salir volando de aquí atravesando el parabrisas de la vida. Y lo hago, porque si no lo hiciera dejaría de ser yo para convertirme en un autómata cualquiera que sigue con los ojos cerrados la rutina auto impuesta. Ese sería mi fin. Un par de veces al año, tres en el peor de los casos, mi familia llega a casa y encuentra una nota mía cuidadosamente sujeta a la puerta de la nevera con un imán cualquiera. Una despedida temporal más, un hasta pronto sentido, una escapada de urgencia. Para cuando […]

Seguir leyendo