La noche roja de la casa Allende por Asilo Oscuro

Isabel Allende nunca conoció la verdad sobre la casa de los espíritus realmente. Ni sus cuatro generaciones con sus muertos, ni los partidos políticos, ni los sentimientos agónicos que se describen de las violaciones, alcanzan a mostrar la realidad de ese hogar de seres sin cuerpos. Para ella, contar la historia fue parte del negocio, no para atacar a la aristocracia a la que ella pertenecía, no para mostrar al mundo este lugar. Tal vez por eso, Jean de Satigny estaba tan molesto. Él sabía que la aristocracia era un mundo vacío, de espíritus malignos, que muestra lo banal, las apariencias de las que depende la gente, esa belleza acartonada de siluetas hechas y cerebros huecos. Irónicamente, siempre quiso pertenecer a ella, sin importar que lo vieran como un cazafortuna. Pero esa no era su preocupación, de hecho nunca se lo causó. Lo que no le permitía dormir era esa presencia maligna que lo atormentaba cada noche, que se metía en sus pesadillas para sonreírle, que lo convertía en un recuerdo vago en la memoria de las personas que habían leído el libro.   La casa tenía ese aire macabro que solo se puede describir cuando el frío se mete […]

Seguir leyendo

Ciudad… por Asilo Oscuro

Salgo a caminar internándome en la oscura niebla. Pasos lentos, pesados, acompañados por ratas que  recorren aberturas de concreto. Me asquean, recuerdan que es un territorio donde vienen sombras lejanas con sacos de ilusiones que nada quieren cambiar. Congelado por el compañero fiel de aventura de cada mañana, sobrevivo en esta ciudad. Esquivo seres invisibles para la sociedad, huyendo de los puñales de esquina, viendo el placer escurrido sobre las paredes de calles manchadas por la avaricia de generosos don juanes de elecciones…un lugar macabro, hermoso, si se ve desde el corazón de los que luchamos siendo extraños seres de honestidad.

Seguir leyendo

“El demonio de la máscara de hielo” por Asilo Oscuro, Ikormar, Olga LaFuente, Luis Miguel Loaiza, JJ Kastle, Informático Farero, Nicolás Oleinizak, Dagmar Sola, Nefelibata y Elena Siles

El demonio de la máscara de hielo @AsiloOscuro El invierno se había extendido más de lo normal. Las noches eran tan largas que las personas llegaban temprano a casa como si en la atmósfera existiera un miedo comunitario por la oscuridad. @Ikormar Los postigos de las ventanas permanecían cerrados. Nadie sentía curiosidad por ver lo que acaecía fuera. Los hogares estaban siempre cargados de leña. Nunca el fuego debía de apagarse. Las sombras, más oscuras que la noche, recorrían las calles. @Olga_LaFuente Una de ellas corría sin rumbo por las callejuelas del barrio chino, jadeaba y miraba hacia atrás. En su mano derecha llevaba un machete sangriento y en la otra, un colgante con un amuleto totémico. Parecía dudar, pero de repente, paró en un local presidido por dos figuras de león y los farolillos rojos, entró, atravesó el local que solo tenía dos clientes en una escondida mesa y franqueó.una puerta con un cartel de “Solo personal”. En aquel cuarto de ambiente nebuloso y una luz roja de baja intensidad, se encontraba la matriarca. De una de las más poderosas familias chinas llegadas de la ciudad hacía casi un siglo. La anciana no esperó. —¿La tienes? Una adolescente caucásica […]

Seguir leyendo

El Grimorio Árabe por Asilo Oscuro

  Son muchas las historias que en el mundo se cuenta por generaciones para advertir o prevenir a las personas para no cometer acciones que los lleven a la perdición. De hecho, muchas de las leyendas urbanas se basan en eventos que nunca ocurrieron o marcaron a una población, sin embargo los registros de estas narraciones no dejan de ser parte del folclor popular. Entonces ¿para qué creer en esos espíritus, apariciones o historias que no dejan de ser más que fantasía? El arqueólogo británico Lord Craft pensaba lo mismo cuando dio inicio a la expedición más grande sobre el Medio Oriente en busca de respuestas sobre los diferentes pueblos de Mesopotamia. Sus conocimientos sobre el pueblo asirio en cuanto a la cultura, lenguaje e historias, le había otorgado el reconocimiento a nivel mundial. Había recibido un telegrama de su profesor sobre una región donde se presentaban brutales muertes sin sentido. Pese a la violencia de los pueblos, ninguna de las personas podía dar razones reales sobre las docenas de cuerpos que parecían brotar desde lo más profundo de la tierra. Y es que el callejón norte de la ciudad de Mosul parecía un río carmesí, donde los peces eran […]

Seguir leyendo