Desde mi arcoíris por J.E.M. Celeste

Desde mi arcoíris “La vida al igual que la energía no se destruye, se transforma. Tan solo has de alzar tu mirada para buscar en el cielo su nuevo aspecto y sonreír.” La felicidad parecía haberse colado en el interior de la casa de la puerta azul del paseo marítimo de Badalona. La casa de mis papás. Aquel día mamá, que por aquel entonces portaba una parte de mí en el interior de su hinchada barriga, pintaba risueña la pared de mi cuarto. Se le daba muy bien dibujar ángeles, pues se parecían mucho a los de verdad. Quizás el tono de mi cielo no era tan celeste como ella se lo imaginaba, pero me sentía muy agradecido por el amor con el que revestía mi cuarto. Papá entró al cabo de un rato, cargado con maderas, tornillos y un martillo; a simple vista parecía todo un carpintero pero cuando mirabas más detenidamente veías en él la torpeza que lo caracterizaba. Me reí mucho cuando uno de los palos, que compondría mi cuna de ensueño, cayó sobre su pie y gritó como una niña. A mamá también le hizo gracia, pues su rostro cansado pero lleno de ilusión, dibujó una […]

Seguir leyendo

El mundo de los sueños por J.E.M. Celeste

Érase una vez en un lugar muy remoto vivía una niña de cabellos rosados y piel blanca como la nieve. Sus mejillas parecían dos cuarzos rosas y sus ojos grandes y purpuras te hacían soñar. Su nombre: Galilea. Pues así fui bautizada por mi Creadora. Vivía en un mundo especial, muy diferente al que tú, querido lector, conoces. Pero parte de él depende de ti. Tú eres un Creador. Tu mente ha creado una región solo para ti, en el mundo de los sueños. Un lugar en el que el sol nunca desaparecía y su luz dejaba una estela brillante y un dulce olor a vainilla. Los habitantes que en él vivíamos estábamos separados por distintas regiones, que se iban, poco a poco, formando gracias a las ilusiones más sinceras y puras de su Creador. Yo habitaba en Celeste, pues ese era el nombre de mi Creadora. Una arquitecta de sueños. Las regiones podían ser de dimensiones enormes o insignificantes. La mía pertenecía a este segundo grupo, pero no dejaba nada que desear a las del primero, ya que sus sueños eran de los más hermosos. Mi casa estaba hecha de libros, literalmente, las paredes eran columnas de tomos de […]

Seguir leyendo

Una segunda oportunidad por J.E.M. Celeste

“Un sueño solo puede triunfar sobre la realidad si se le da la oportunidad.” Stanislaw Lem, escritor polaco. El sonido chirriante de la puerta apagó toda la algarabía que los inquilinos del lugar emitían. Un hombre de unos treinta y cinco años de edad que vestía con unos trekkings, pantalones de montaña gris oscuros y una camiseta azul con el logotipo del refugio, entró cogiendo con su mano derecha una correa que un agitado perro, blanco como la nieve, mordía como queriendo jugar con ella. Lucas llevaba cinco años como voluntario en la perrera y sabía perfectamente el lamentable estado en el que llegaban. La heridas físicas sanan con el tiempo, pero las psicológicas son las más costosas de curar, pues para alcanzarlas tienes que ser capaz de penetrar en el corazón lacerante del enfermo. El paciente carácter del joven permitían con el tiempo llegar hasta ese organo dañado y rescatar lo que quedase de él. Al percibir el miedo del cachorro, se agachó poniéndose a su altura y con un suave susurro lo intentó calmar. —Tranquilo, compi. Yo sé que eres un buen chico, pronto encontrarás a alguien que también lo sepa ver —dijo mientras acariciaba su cabeza—, pero […]

Seguir leyendo

Un amor para recordar por J.E.M Celeste

Coloqué su taza de chocolate caliente sobre la mesa. Mis ojos se posaron sobre ella, no podía dejar de observarla, la volvía a tener a mi lado. Su mirada, aún perdida, se posó sobre la mía. «Aún no me ama», pensé para mis adentros. Pero lleno de un optimismo que había vuelto a asentarse en mi ser, me dije: «si una vez conseguí conquistar su corazón, ¿Por qué no podría volver a hacerlo?». Me senté frente a ella. Le di un pequeño sorbo al humeante chocolate recién hecho; su olor, su sabor me trasportaban a través del tiempo. Siempre al mismo momento. Al día en que todo mi mundo se esfumó por completo para dar paso al suyo. —¿Quieres que te cuente una historia? —le pregunté. Sus inocentes ojos se posaron en mi. Expectantes. «Es como una niña», pensé. Mientras asía su taza con una mano y con la otra acariciaba la cabeza de Vida, nuestra atolondrada perra, afirmó animosa con su cabeza. Suspiré «¿me siento preparado?», dudé, por un momento, de lo que iba a hacer. Pero no era un relato doloroso o triste, sino que fue la historia que cambió por completo mi vida, sin duda y aunque […]

Seguir leyendo

Nostalgia por J.E.M. Celeste

La ciudad se había despertado presidida por la radiante luz del sol. El cantar de los pájaros sobre las ramas de los arboles hacía las veces de despertador para los más madrugadores. Todo en aquel día parecía perfecto. Había soñado demasiadas veces con él, todo estaba planeado hasta el último detalle en mi mente. Todo menos un extraño sentimiento que crecía silenciosamente en mí interior. No había pegado ojo en toda la noche debido a la presencia del imponente traje que acechaba frente a mi cama. Ese vestido era como la tentadora portada de un buen libro: su belleza exterior era admirable a simple vista, pero todas las experiencias y aprendizajes que aguardaban en su interior eran mil veces mejor que su fachada. Tardé hora y media en desayunar, peinarme con la ayuda de mi madre y de la importuna histeria de mi hermana pequeña y, finalmente, vestirme. «Estoy lista», pensé al mirarme al espejo de pie que había en el dormitorio de mis padres. Me sentía preparada, o eso creía. —¿Mamá, dónde están los zapatos? —dije mientras miraba mis pies cubiertos con unas zapatillas hechas de toalla rosas. Por un segundo me imaginé saliendo así de casa, media sonrisa […]

Seguir leyendo