Esa canción me recuerda a ti por Maria H.L.

Esa canción me recuerda a ti Al igual que te insinúas en mi imaginación, se extiende en el aire esa melódica canción, engalanado su tañer de idilio y seducción… Se aturde mi crepúsculo cuando la siento. En el pasaje incierto, palpitante su canto, vívido tu recuerdo. Me embebe y unta de acaramelado confite cuando en mi olfato y esencia se instala. Se presentan en mi mirada postales ornadas de azucarada y tierna llama. ¡Espléndida turbación…! Seducida por el hechizo de esta balada… No logro resistirlo, huyo de su seducción, de la irresistible fragancia de su son, evocadora de odiseas, cinceladas de delirio, ungidas de tu sensual carnal y divino. ¡Cautiva de tu son…!

Seguir leyendo

Perdidos en una isla por Maria H.L.

Perdidos en una isla Somos dos yermos islotes donde habita la desolación, a merced del viento y la corriente, extraviados en alta mar. A bordo de nuestra canoa, huimos a la caza de nuestro edén. Sobrevuelan los esquivos alcatraces nuestro oculto y eclipsado celeste. ¡Divisamos tierra! Nos lanzamos desde la piragua a las turquesas aguas del coralino arrecife. Los pececillos rojos, dorados y de áureo oro, nos orlan fulgurantes y una tortuga marina se amedrenta con nuestro alegre alborozo. Un cachalote nos escolta en esta aventura revestida de un vidrioso azul. Enmarañados en un frenesí de braceo, zambullidas y brioso forcejeo con orfeón, arribamos a la orilla, engalanada de blancas arenas, sumergidas en su virginal calma, alejadas en su apartamiento de las míticas epopeyas de allende los mares. Embelesados de embriagante delirio, presos de un arrebolado encantamiento, causado por la exuberante vegetación y las verdes colinas de la mítica isla. En sus entrañas late el espíritu del anciano conocedor de la historia de las ruinas que albergan en su corazón, de sus mitos y leyendas. Nuestras hadas se hayan de solemne festejo, por formar parte de esta mítica novela y de su memoria, forjada de aventuras de piratas seductores e […]

Seguir leyendo

Encarcelado en mis versos por Maria H.L.

Encarcelado en mis versos Ecos lejanos en mis pupilas me indican que tu llama no debo permitir que se extinga. Trato de tallarla en el mágico pergamino para que no se confunda con la ausencia y tenga el crepitar milenario Vas cobrando vida te la insufla la tinta de mi pluma. Rozo tus labios con mi lápiz y les narro un bello beso, sellado en la noche de los tiempos, su existir, su celeste sabor más allá del oscuro universo Tu delirante piel se revela a mi olfato, tratando de enfrascarla en la mina de mi pluma. Tu ser volcado en mi lienzo me esboza una fragante sonrisa que araña mis entrañas, hambrientas de tu erótico verso, hambrientas de soñarte…

Seguir leyendo

El Olimpo de los Dioses por Maria H.L.

El Olimpo de los Dioses Felicidad cegante a los sentidos envuelve mi mundo hasta donde se pierde mi conciencia, los poros de mi piel, el aire está impregnado de ella. Despierto de este sueño y me regocijo con todos los meteoros que sobrevuelan mi universo. Fascinante realidad de ternura e inocencia, sacudiéndote el yugo que puedes imaginar que es la vida. Están ahí, es fascinante, llenan de color todo lo que sus presencias acompañan. Milagros vivientes que nos sacan del sinsentido de la vida, risas ingenuas, confidencias revestidas de cariño y miradas acariciadoras, abrazos sin fin, milagro sublime, salpicado de magia. La felicidad de los dioses nos rodea y posee. Mi sueño es melancólico porque el onirismo de su fantasía no tiene la intensidad de brillos y colores de la aldea que se encuentra tras su despertar, despertar que es recibido por el arrebatador fuego del horizonte. Las miradas auténticas, las réplicas cotidianas, adornadas del abanico de las azules sonrisas, alejadas de la nada de los seres sin ánima…..Levitar en su medio es una verdad. En sus límites me siento a salvo del frío, del hielo, de la lluvia violenta. Sus llamas procuro que no se apaguen porque son el […]

Seguir leyendo

Canto al mar por Mariah H.L.

Canto al mar Tendida sobre la placentera arena experimento un océano de sabores, especiados de evocaciones que arropan e inundan mis ensoñaciones, el graznar de gaviotas en la lejanía me abstrae de ellas. Aspiro los efluvios añiles y salados del calmo espejismo de la marea. En el aire, una mescolanza de brisa y aura céfira que exalta mis anhelos. Experimento los mimos de la arena en mi piel, me dejo envolver por su placidez y seductora tibieza. La luz de tu seductor, centellea en mi mirada a la vez que mi corazón mira al vacío, a la caza de la deidad de tu aroma .El océano y Tritón, con sus agasajos, me abraza y serena. Te sueño en mi orbe de arena y destellos, teñidos de una brisa azulina. El litoral donde mora mi playa está desolado y mi piel pide el abrigo de la tuya, protagonista de mi mítica fabula de los mares. El esplendor y lustre de tu tez morena me lisonjea y enreda en una enorme nebulosa, cromada del abanico de los verdes y turquesas de los fondos de orfeón. Tu vigoroso embrujo con sabor a caracolito de coral, aderezado de flecha de mar lira, condensado en […]

Seguir leyendo

Te siento aquí en mi mente por Maria H.L.

Te siento aquí en mi mente. Vago por el mar de los abismos, lo seductor de tu sombra, deleitoso tormento, golpetea aquí en mi pensamiento. Anida en mi sacramento el encanto de tu inspiración, seducida por tu milagro, receptora de esta fascinación. Celestial resplandor, que mora en mi orilla vestal. Palpitante turbación al gozar tu nacer espiritual. Atravesada por tu verbo labrado, donador de tempestuosas misivas celestiales. Enardecido mi lirio, Extasiado mi corazón, doquiera, un bulevar, una alameda, un arrecife, mi lecho, en ellos eternamente, despierto y espiritoso, tu milagro, tu ángel, tu recuerdo, tu dulce sombra. ¡ Exquisita desazón, al evocar tu añorar, al evocar, tu sustancia de loto!

Seguir leyendo

Con los cinco sentidos por Maria H.L.

Con los cinco sentidos Nado en la sombría luz de esta ferviente pasión, velada de chispeante vivacidad. Inhalo confundida con el caos de nuestros sollozos, la esencia a almizcle de tu cálido pergamino. ¡Compleja y perturbadora obsesión se adueña de mi oráculo..! Mi aliento delira al soñar con la fragancia de tu exuberante bálsamo. Tras su reencarnación, me obsequia con una suerte de esencias que cuido de enfrascar en la golosa gema de mis dedos. El iris de mis sentidos se deslumbra con la primavera de tu erotismo. El colorido de su vigor linda con un devaneo, engendrado por la enajenación de la deleitosa ventura. Al tañer tu piel se derraman en los brotes de mis capullos toda naturaleza de imaginarios sabores. Los alhelíes de mi ribera se regocijan con la vecindad de su vera y se enternecen con los agasajos, que tu ángel le ofrenda. El susurro del eco de tu luciferina música se infiltra en mi juicio, en mi sentir, en mi dalia, en la esencia de mi fragancia… Ceremoniosa sinfonía que consagra su estrofa en esta velada de lecturas salpicadas de lamentos.. Mis labios ansían gozar tu sustancia de sauce obnubilado y se embelesan con la degustación […]

Seguir leyendo

Acaríciame con tu voz por Maria H.L.

Acaríciame con tu voz El terciopelo de tu voz arrulla mi alma, palabras balbuceadas con suave cadencia Se van enredando en la frondosidad de mi alma, engalanando sus rincones Calma eterna y placentera es la semilla de tus susurros, sembrando en la madriguera de mi tristeza una llama incandescente, iluminaria de sus nostalgias y vacuos resguardos Su rumor hace rebrotar al dormido lirio y dulce rosa de mi sustancia, perfumando mi esencia. Presiento como me abraza y embarca al mundo de los aromas voluptuosos de vaporosos embrujos, embriagados de dulce delirio…

Seguir leyendo

Amelia Earhart por Maria H.L.

Amelia Earhart Fuiste una de las diez primeras mujeres que cambiaron el mundo, siempre me ha llenado de admiración la aventura que fue tu vida. Te aferraste a un sueño y nada fue obstáculo para desviarte de él, querías cruzar el mundo volando en tu rudimentario avión, nada te detenía, ni la tormenta en mitad de la noche, valerosa decisión, tú sobrevolando el mar en medio de la lluviosa oscuridad, sin asomo de cobardía, derecha a cumplir tus metas, firme en tus propósitos, triunfadora en una época en la que la sombra masculina no dejaba entrever lo que se reservaba en el alma de muchas mujeres, sedientas de sueños que llevar a cabo, siempre luchando y tratando de tirar todos aquellos muros que no les dejaban sacar del armario todo aquello que las endiosaría, que abanderarían en representación del género humano y sobre todo del sexo “débil”. Desapareciste en medio de la nada, todavía hoy nos seguimos preguntando, dónde sigue tu espíritu errante, sediento de aventuras en las alturas, trucada tu leyenda, ya de por si grande, por un fatal accidente, por la limitada tecnología de esos años algo que para ti no suponía un obstáculo porque confiabas en que […]

Seguir leyendo

Fragancias de Oriente por Maria H.L.

Fragancias de Oriente Seducida por la inalterable fragancia a azahar y azafrán de esta fantasía oriental, bajo una crepuscular noche, sobrevolando, la misma, mis alas desplegadas, el cielo de Oriente. Te adentras en mi imaginación, tapizada de deseo y ensoñación. Cubierto tu rostro, ataviado con turbante, enrollado en tus presagios. Tu mirada, encarcelada en mis entrañas, madrina de mi fantasía. Desde más allá de la oscuridad, me susurra con destellante centellear. Me envuelve, me abrasa. Código candente indescifrable. Nuestras ígneas ánimas oriundas del averno, se adentran en la lengua de las fragancias orientales. Levitando en sus mercados al igual que sus vaporosos aromas y esencias. En el aire una amalgama de cantos y ritmos de ecos bereberes e hispano musulmanes. Embeleso de mis vaticinios. Imbuida de inspiración, de colores, de tradición. Elevada en la granate alfombra mágica, imagino el encanto de la beldad de su cerámica, de sus joyas, de su bronce, de sus tallas en madera… Mi esencia enfrascada en tu cuerpo tal un fresco perfume. Efluvios de aromas enramados. Inconsciente espejismo, las pinturas y tallados de los paneles. Los azulejos me fascinan, sus cenefas revisten mi alma cautiva, oculta ora en su madrasa ora en su mansión. Vigilante […]

Seguir leyendo