La Luna

Vino la luna a perderse en las sombras a llevarse suspiros de las mañanas a solas, y no encontró nada, porque nada más llegar al alféizar de la ventana, se encontró, se encontró que no había nada, y estando sola en tu cuarto se posó en tus sábanas y oliendo tu perfume en la almohada decidió que de allí no se iría, y oculta bajo las mantas recordó que solo desde la lejanía podía ser observada, y así, desnuda y asustada, huyó de tu cuarto y las caricias de tus sábanas, y así la encuentras cada noche, con su blanca piel bañada por los reflejos del sol, sonrojada se da la vuelta para no ver a su amor, y cuando te despiertas huye para que no la veas morir de dolor.

Seguir leyendo

Freno

Y gritaba yo a tu cielo que ya nada desespero, que en el cansancio de mis dias daba la luz a mis noches los ojos sin censura de quién en mi pensaba. Y gritaba como escusa para apartarme de la locura pero siempre supe que siempre sería la oscura lucha entre mi infierno y tu cielo. Levantas la voz como escudo, pensando que si yo grito es para quedar por encima y lo que no sabes es que puedo ser, el que, de los dos, mejor y peor puedo hablar, puedo dejarme llevar, te puedo insultar y puedo, si quiero, una retorica usar. Y gritaba a tu cielo, que ya nada espero, que en las agujetas de mi alma existen instantes en los que nada ni nadie me pone freno.

Seguir leyendo

Son y Son

Son olvidados Resquicios perdidos Del alma que abandona Al cuerpo herido Son pasados De un monstruo dolorido Que oculta en su cueva Las cicatrices de lo vivido Son espantadas Las sonrisas de sus rostros Reprimidas y ocultadas Por la acción de unos pocos Y son ya pensadas Los sueños que pasados, Dejan de ser ilusiones Para romperse en mil pedazos Jamas susurrados Destinos mas que dejados Mas alla de pesares Mas alla de cantares Jamas señalados Recuerdos de un futuro quemado Como las paginas de un libro en blanco Nunca escritas, nunca borradas Son los dolores De corazones parados De la sangre manando De oscuras heridas Jamas arrodillado y son los grilletes de este alma Los que aprisionan los cuerpos Y niegan sus estelas

Seguir leyendo

Siempre se Escapan

Y siempre se salen con la suya los corazones, que sufriendo como perros restallan entre amores. Y siempre se escapan los suspiros de sus labios que en el frío invierno se vuelven sólidos al paso de estos vientos. Y siempre se olvidan, de cicatrices del pasado, donde en la espalda quedan, los arañazos de las noches en vela. Y siempre vuelve la sangre a recorrer el río, a llenar las venas de vida a sangrar como las heridas del moribundo. Y siempre huyen, las sonrisas de tu rostro, que rotas por las desidias se manejan ellas solas en tus manos. Y siempre se quedan los rencores a perderse entre tu pelo, a enredarse como una hiedra en tus malditos y perdidos recuerdos. Y es que mis sueños son la única manera de huir de tu dolor, el último amparo de un dulce planeta. Y es que las noches son para darte guerra, y sentirte entre mis manos vibrando la noche entera. Y es que pasan los años y nadie se da cuenta de que esto se va a pique sin que ellos, estúpidos, los sepan. Y siempre dejaré atrás recuerdo de amor y guerra, recuerdos y sentimientos que se pierden […]

Seguir leyendo

Somos

Somos las partes de un todo, los pedazos de un destino, los delirios de los placeres que jamas has conocido. Estamos unidos, hechos de partes, totalmente perdidos, hechos de deseos, hechos de pecados que nos arrastran al infierno. Somos las fracturas de tu alma, somos los dolores que no te dejan tener calma, estamos para sobrevivir a cualquier venganza. Somos los poderes para vencer tu vergüenza. Pierdes la cabeza, quiero arrastrarme por tus caderas, no podrás escapar, no tienes manera. Somos los delirios que se esconden en lo mas oculto de tus barreras. Somos las sonrisas taimadas que intentas esconder tras una cara de niña buena, somos las partes del todo que deseas, somos los pedazos que nos unimos para hacerte perder la cabeza. Estamos unidos, hechos de partes, totalmente perdidos, hechos de deseos, de pecados que al infierno te arrastran. Somos los besos que ignoras y deseas, los pensamientos que te llevan a bajar la cabeza… Somos los suspiros, que ahogas en la almohada, elevas.

Seguir leyendo

Nadie dijo

¡Y nadie me dijo que aquel destino, viviría, moriría y seguiría conmigo! ¡Y nadie me dijo que de perdidos al río me ahogaría en un vaso del peor de los vinos! ¡Y simplemente me dijo “coge lo que quieras está todo vendido porque nunca recordaras el precio convenido”! ¡Y al demonio le pido una pizca de sal y de ti un pellizco para saber que si te duele es que no sigo dormido!

Seguir leyendo

Cuando.

Cuando la mente gana al cuerpo, cuando perdiste un sentimiento, cuando los suspiros alteran tu tiempo y ya nada puede escapar a tus finales…. Cuando se rinde a lo incierto, y atrapado en las curvas de tus besos dejo huir los pesares que una vez atraparon todos mis males. Olvidas los tientos de las manos en la oscuridad, buscando los placeres de tu oscura irrealidad, retomando el rumbo de tu pasado, olvidando sin llegar a recordar.

Seguir leyendo

Traigo

Te traigo dolores, te traigo tragos tan amargos que ni la miel más dulce ocultaría sus tonos ácidos. Te traigo sopores, te traigo besos tan dulces que la hiel de tu vida no conocerá ni sabrá que son otros calores. Alcanzo los soles, con suspiros en los que casi tu alma escapa a mis brazos. Bajo las lunas, con las uñas que clavas y las caricias de tus dedos. Crearé los versos que tapen el sol, que oculten las nubes que cierren heridas sin pedir perdón. Y traigo retazos, traigo cachitos de olvido, de pasado, de sentido, de olvidado, de creencias que ni tu dios había imaginado.

Seguir leyendo

Y siempre

Y siempre se salen con las suyas los corazones, que sufriendo como perros restallan entre amores. Y siempre se escapan los suspiros de sus labios que en el frío invierno se vuelven sólidos al paso de estos vientos. Y siempre se olvidan, de cicatrices del pasado, donde en la espalda quedan, los arañazos de las noches en vela. Y siempre vuelve la sangre a recorrer el río, a llenar las venas de vida a sangrar como las heridas del moribundo. Y siempre huyen, las sonrisas de tu rostro, que rotas por las desidias se manejan ellas solas en tus manos. Y siempre se quedan los rencores a perderse entre tu pelo, a enredarse como una hiedra en tus malditos y perdidos recuerdos.

Seguir leyendo

Mis Sueños

Y es que mis sueños son la única manera de huir de tu dolor, el último amparo de un dulce planeta. Y es que las noches son para darte guerra, y sentirte entre mis manos vibrando la noche entera. Y es que pasan los años y nadie se da cuenta de que esto se va a pique sin que ellos, estúpidos, los sepan. Y siempre dejaré atrás recuerdo de amor y guerra, recuerdos y sentimientos que se pierden por la Tierra. Y es que mis sueños son la ultima barrera entre un pasado negro y un futuro cualquiera.

Seguir leyendo