Carta a mi amor del colectivo por Joaquin A. Stringa

Fuente: pixabay.com

Estimado amor imposible:

Tal vez la sorprenda esta misiva pero hay un sentimiento dentro mío que ya no quiero aguantar. Quiero que sepa que para mi usted es, y será, mi amor imposible.

Seguro estará asombrada tras la lectura de este primer párrafo pero quiero decirle que busco lo contrario de lo que imagina. Con esta carta no pretendo noviazgos, ni casamientos, ni relación alguna. Lo único que deseo es que usted continúe siendo mi amor imposible.

Procuro con esta misiva que todo siga como hasta ahora. Quiero que nos crucemos en la parada del colectivo sólo por azar. No me interesa acordar ningún día ni horario para compartir el viaje. Cuando no la veo por unos días disfruto mucho más cuando, de casualidad, la encuentro. Y por el contrario, si usted y yo dejáramos de cruzarnos, seguramente, ya no me interesaría tanto volver a verla.

Tampoco pretendo conocer de usted más datos de los que saltan a la vista. Sé que viene de algún lado (no me interesa saber cual) vestida de jogging, noto que siempre que sube al colectivo manda un mensaje de texto, y la despido en silencio al bajarse en la segunda parada después de doblar en Crámer.

Se preguntará entonces, ¿Cuál es el motivo por el cual me niego a conocerla si es para mí un amor imposible? Y en su pregunta está también mi respuesta. Porque prefiero imaginarme toda su historia a ser defraudado por la cruel realidad. Usted en mi imaginación es perfecta. Conocerla más implicaría defraudarme a mí mismo. El engaño se produciría no por ser usted como es, sino porque no es todo lo que imagino.

Le reitero, no pretendo ni noviazgo ni relación alguna. Un beso de su boca rompería la magia de los que imagino que usted da, la humedad de sus labios verdaderos seguramente no sean como lo que siento en mis sueños por la noche, ni la temperatura de su piel la ideal para amarme.

Por este motivo, mi amor imposible, es que le hago la propuesta de seguir siendo seductores y seducidos. Lo más hermoso de nuestra relación son todas las cosas que pienso hacer durante el viaje para que usted me de bola, o por lo menos sepa que existo. Si compartimos asiento, puedo dejar que me cuerpo caiga en una curva más de lo suficiente con el único objetivo de distraerla y tocar con mi costado su costado. Si cruzamos la mirada en algún momento, puedo mirarla desinteresadamente solo para que piense que no la registro. Estas cosas, amor mío, son las que mantienen vivo el amor.

Por último y para despedirme, quiero que sepa que mi corazón tiene dueño. Mi corazón pertenece a otra persona, pero en él usted vivirá por siempre como la que no tuve. Como verá mis sentimientos por usted no tienen comparación.

Imagínese mi mejor beso

Quien la siente su amor imposible

Yo

P.D. ¿para qué firmar con un nombre si puedo llamarme como usted más desee?

Esto puede interesarte también

Deja un comentario