Mi último escrito por Ana Centellas

MI ÚLTIMO ESCRITO Sábado. Llevo toda la semana sumida en la desidia y ni una sola palabra coherente ha conseguido escapar de mi cerebro aturdido por el calor. Solo me quedan dos días para enviar mi colaboración con el más importante de mis clientes y aún no he sido capaz de escribir nada. ¿Estaré perdiendo facultades? ¿Será la edad? ¿O tan solo será este maldito calor del mes de julio que mantiene atrofiada mi capacidad creativa? Espero que sea esto último porque si no, estoy perdida. Sí, como lo oís, literalmente perdida. Jamás me había ocurrido algo así y mi parte victimista no puede evitar regodearse en la desesperación y centrarse en un único pensamiento: ¿por qué a mí? Bueno, no seamos tremendistas. Aún quedan dos días, cuarenta y ocho horas completas para poder realizar mi trabajo como de costumbre. ¿Desde cuándo mi pensamiento es tan negativo como para llegar a decir «solo quedan dos días»? No, aún quedan dos días. Mucho mejor. Mi mente parece despejarse ante esta idea. Seguro que un café la ayuda un poco con la tarea. Cinco horas. Ya han pasado cinco horas desde que me senté frente a mi fiel máquina de escribir. Cinco […]

Seguir leyendo

El Grimorio Árabe por Asilo Oscuro

  Son muchas las historias que en el mundo se cuenta por generaciones para advertir o prevenir a las personas para no cometer acciones que los lleven a la perdición. De hecho, muchas de las leyendas urbanas se basan en eventos que nunca ocurrieron o marcaron a una población, sin embargo los registros de estas narraciones no dejan de ser parte del folclor popular. Entonces ¿para qué creer en esos espíritus, apariciones o historias que no dejan de ser más que fantasía? El arqueólogo británico Lord Craft pensaba lo mismo cuando dio inicio a la expedición más grande sobre el Medio Oriente en busca de respuestas sobre los diferentes pueblos de Mesopotamia. Sus conocimientos sobre el pueblo asirio en cuanto a la cultura, lenguaje e historias, le había otorgado el reconocimiento a nivel mundial. Había recibido un telegrama de su profesor sobre una región donde se presentaban brutales muertes sin sentido. Pese a la violencia de los pueblos, ninguna de las personas podía dar razones reales sobre las docenas de cuerpos que parecían brotar desde lo más profundo de la tierra. Y es que el callejón norte de la ciudad de Mosul parecía un río carmesí, donde los peces eran […]

Seguir leyendo

Soñando con un Ruiseñor por Fran Rubio

SOÑANDO CON UN RUISEÑOR. Mis pobres rodillas…no se si ya lo soportaran, pero lo hacemos, corremos hacia ese árbol, ¿lo ves?. Está en el centro del valle, es simplemente majestuoso, creo que es un roble milenario. Las gentes del lugar dicen que lo guarda un deva sagrado y que bajo él y su fresca sombra sólo hay paz y dicen también que allí las amapolas son más rojas y mas suaves que en ningún otro lugar, pero eso tú ya lo sabías verdad?, Y a su lado, casi acariciando sus raíces hay un arroyo de agua muy clara, que allí parece que duerma , como su bella amante, entre solo un murmullo y que cuando la luz llega, brilla como un llavero de soles. Tengo ganas de refrescar los pies allí, te apuntas?, aunque seguro que andará algo fria, no debemos tenerlos demasiado tiempo dentro. Después, después simplemente escucháremos el silbar del aire entre sus hojas. Dicen también que cuando suena fuerte no es el aire, si no las hadas y los elfos que cantan la llegada de la luna y el tiempo para sus bailes de alas finas y su luz de plata, ¿no los ves? Ya estamos cerca, […]

Seguir leyendo

La cabaña por J. D. Arias

Escribo esto mientras mi corazón retumba dentro de mi tórax. Tengo miedo de esa cosa. Sé que no estoy loco, eso me persigue a cada momento y me ha agobiado tanto que ni siquiera puedo escribir esto sin mirar, a cada momento, la puerta y la ventana. Sé que se está acercando, no lo puedo soportar más, por eso quiero que tú sepas lo que me está ocurriendo y así por lo menos alguien no me recordará como el loco encerrado en su casa, donde ni siquiera allí está seguro. Todo comenzó hace unos meses, cuando por fin habían llegado mis anheladas vacaciones. Me habían ofrecido un viaje a la región costera del país, un viaje con todos los compañeros de trabajo. No me lo pensé demasiado, odio los climas calurosos, el simple hecho de tener demasiado calor por culpa del ambiente, siempre me vuelve iracundo. Además no quería pasar todo mi tiempo con esas personas, ya era suficiente verlos la mayoría del año. Con lo que termine eligiendo el lugar de siempre, mi cabaña en las montañas, rodeada por un hermoso bosque y justo en frente de ella se halla una laguna; me encantaba ese lugar, el silencio y […]

Seguir leyendo

Dios de mi idolatría por Maria H.L.

Dios de mi idolatría En la oscuridad acariciadora de mi cuarto, siento como te acercas con suaves pasos y ya cerca de mí percibo junto al mío tu rostro. Acerco, temblando de amor, mis labios, la punta de mi nariz al lóbulo de tu oído y tímidamente mi pasión poseída por tu sabor a sueño etéreo, trata con la complicidad de los mordisquitos de mis perlas marinas, a tus rincones secretos, convertir en manjar suculento y especiado cada resquicio de tu piel hecha de sueños, de historias inenarrables por lo desbordante de tu sensualidad y que yo aderezo con el intenso erotismo de mi piel, fuente de fluidos y respiraciones agónicas, vecinas de la misma muerte. Mis cabellos jugando y enredándose con los tuyos. Acercas temblorosas las yemas de tus dedos a mis sombríos aullidos, su eco busca travieso esconderse en tus labios. Me abrasa el calor de la savia de tus pupilas, mi sacro e incitante santuario en llamas. Te siento… sientes que a ti te posee este tormento vestido de lascivia dulce y salada, el ardor y lo aterciopelado de tu envolvente mirada , acariciadora del nacimiento de mis glúteos y de sus extensiones en llamas incendiarias. Muero […]

Seguir leyendo

“Legado” por Fran Rubio Varela

Su corazón se escogía al mirarlo, viéndolo consumirse así tan despacito. Siempre trataba de regalarle una sonrisa cuando él lo miraba, pero sabía ciertamente que la tristeza en sus ojos no podía ocultarla. Y él lo sabía también. Por eso el le devolvía otra mirada de infinita ternura, la que habitaba en su cuerpo menudo, en el universo de su interior. Abrazandola la consolaba como siempre, siendo su fuerza y le deslizaba uno de aquellos poemas suyos sobre sus oidos que tanta suave paz la aportaba, y seguidamente le seguía diciendo; – ¿Recuerdas Cariño? , recuerdas cuando aquella tarde en la playa te cante?… pues sigues siendo mi canción y siempre lo serás y no importa donde esté yo, no hay estrella lo suficiente alejada a la que no llegue nuestra canción, tu sólo taraerala y yo te escucharé.- Entonces unas lágrimas rebeldes se hacían prisionera la una de la otra empapando sus juntas mejillas. Aquella maldita enfermedad quería llevárselo y a que engañarse, lo estaba consiguiendo, a pesar de que él se había aferrado con uñas y dientes a esa vida que se le recurría. Y ella lo había acompañado en cada sesión de radio y quimio , en […]

Seguir leyendo

Tu eterno recordar por Maria H.L.

Tu eterno recordar Asfalto, miles de veces rodado, en cientos de ocasiones extraordinarias de la vida. Su ruta ascendente te conduce a insospechados parajes, desconocidos por aquellos que no fueron elegidos para sentir su esplendor. Rincones que te proporcionan emociones inefables que se desprenden de las raíces de la tierra, de sus entrañas con las que te hermanas. Tanto fulgor cala en mi ser y ahí se instala hasta su deportación a mundos más monótonos .Mi vergel resplandece en el día y en la noche .Mi mirada, mi piel y respiración se confunden con él, cuando nos encontramos en un eufórico y emocionante baño de aromas y colores. La luna que platea en sus noches de plenitud todo cuanto alcanza a la vista y Venus creando en el firmamento un halo de ilusión en los corazones que lo contemplan. Trotando con pasos lentos y placenteros te dejas rociar por toda la magia y la calma que la burbuja milagrosa te invita a sentir. Todo a tu alrededor se torna excitante por algo en el ambiente que decrece la acepción del vocablo belleza … Mientras te sumerges en el aroma de este nirvana, sueñas despierto y no quieres cerrar los párpados […]

Seguir leyendo

El último acto por Ana Centellas

EL ÚLTIMO ACTO Todo el mundo empezó a aplaudir en cuanto terminó la función. Había sido todo un éxito y el teatro al completo estallaba en aplausos. Se llegaron a escuchar incluso silbidos y vítores, algo que no solía ocurrir entre el público tan formal y educado que acudía a aquel tipo de funciones. La compañía de ballet había ejecutado una actuación soberbia. Pero, sobre todo, fue el último acto el que había causado semejante sensación en el público. Álex y Natasha, los bailarines principales, habían danzado de manera magistral en solitario sobre el gran escenario, con una compenetración y una agilidad extraordinarias. Natasha parecía volar con la ligereza de una pluma para ir a caer con sutileza en las fuertes manos de Álex, que la sostenían como si realmente el peso de aquella fuera mínimo. La ejecución había sido tan buena, tan sincronizada, tan bella, que había mantenido al público cautivado durante los casi quince minutos que había durado aquel último acto, en los que no se había escuchado ni siquiera el sonido de las respiraciones, que parecían suspendidas, como si de una gran apnea colectiva se tratara. La música y el movimiento de los bailarines eran lo único […]

Seguir leyendo