El Grimorio Árabe por Asilo Oscuro

  Son muchas las historias que en el mundo se cuenta por generaciones para advertir o prevenir a las personas para no cometer acciones que los lleven a la perdición. De hecho, muchas de las leyendas urbanas se basan en eventos que nunca ocurrieron o marcaron a una población, sin embargo los registros de estas narraciones no dejan de ser parte del folclor popular. Entonces ¿para qué creer en esos espíritus, apariciones o historias que no dejan de ser más que fantasía? El arqueólogo británico Lord Craft pensaba lo mismo cuando dio inicio a la expedición más grande sobre el Medio Oriente en busca de respuestas sobre los diferentes pueblos de Mesopotamia. Sus conocimientos sobre el pueblo asirio en cuanto a la cultura, lenguaje e historias, le había otorgado el reconocimiento a nivel mundial. Había recibido un telegrama de su profesor sobre una región donde se presentaban brutales muertes sin sentido. Pese a la violencia de los pueblos, ninguna de las personas podía dar razones reales sobre las docenas de cuerpos que parecían brotar desde lo más profundo de la tierra. Y es que el callejón norte de la ciudad de Mosul parecía un río carmesí, donde los peces eran […]

Seguir leyendo

Sin vuelta atrás.

No era una novela, era la vida real. Su cielo, su lugar en el mundo se había convertido en el mismo infierno. Ahora escapaba de esa trampa mortal que cada día amenazaba su vida. Lágrimas, reproches, insultos, gritos y eternos silencios fueron día a día, alimento a su tormento. Nada quedaba de lo que fueron. El frío y la agresión se instaló entre ellos y poco a poco extinguio el amor, el respeto, la pasion. Pero donde ir, como escapar de aquel circulo vicioso y cruel que para los demás, lograba disimular. Mil ideas pasaron por su mente, y otras tantas fracasó. Él siempre la saldrá a buscar y como siempre la encontrará. Recordó la violencia de su última fuga y sus consecuencias. Pasó aislada, dando excusas de no sentirse bien,para no mostrar sus marcas y moretones. Pero todo perro se cansa de ser herido y reacciona. Eso hice Yo. Tumbado sobre el piso le dejé en un charco de sangre, que al fínal del cuchillo vi brotar tan roja como el carmin. Habia llegado a pensar que ese ser, ya no era humano. El grito aún sonaba como un golpe seco en mi cabeza. No mire atrás, aprete los […]

Seguir leyendo

“See” por Ana Gutiérrez

Desde entonces sólo sé que no volví a mirar igual. Me escondí de lo que no quise ver y me inmiscuí en la inmensidad de lo invisible haciéndole honores al mar. Descubrí un mundo paralelo, un nuevo mundo sobre el que volver a caminar. Desde entonces cambié el rumbo de lo que quise ver con los ojos físicos para comenzar a mirar con otro tipo de ojos. Unos ojos que no vienen dados, sino que se construyen con los pálpitos del alma. Ojos que se convierten en miradas que carecen de significado y se llenan de sentido. Miradas que parecen ancestrales y que pueden hacer sentir todo un río de sensaciones sin calma.  Y es que al final nadie está demasiado perdido si sabe hacia dónde mirar. Sólo se necesita encontrar la chispa que haga jugar a la pupila mientras el iris comienza a brillar

Seguir leyendo

S E N S E S por Ana Gutiérrez

Para fortalecerte primero tienes aprender a caer para saber lo que es levantarte, perder todo lo que tenías y ver que el mayor fracaso no es haber caído, sino nunca haberlo hecho. Porque es cuando estás abajo, el momento adecuado para alzar la vista al cielo y ver que, detrás de tu traspiés, hay un nuevo comenzar. Hay un nuevo sol esperándote para que te subas a lo alto y desde el horizonte, seguirte alumbrando. Y volarás sin retorno atrás.  Y es una vez que has alzado el vuelo cuando te das cuenta de que no hay mayor temor que el de nunca haber fracasado, nunca haber perdido y nunca haberte desarmado, porque si no hubiera ocurrido, no sabrías ver la fuerza que en realidad hay en tu ser.   

Seguir leyendo

En blanco y negro por Ana Gutiérrez

Buscamos en la vida el eco de nuestro refugio interno. Sin retorno, sin demora, sin respiración, sin tiempo. Y corren rápidas las hojas. Rompen fuertes las olas. El viento. Los cinco elementos. Y miramos al pasado como si nos estuviésemos mirando en un espejo. Y retrocedemos. Con su especial y esencial vértigo. Es ahí cuando conectamos con nuestros recuerdos olvidados sin importar que recordar nos vaya a dar demasiado miedo. Y como el brillo de un relámpago, sin demora, los recuerdos recorren cada recodo de tu yo pasado como si irrumpiera en ti un inmenso estruendo. Y al regreso, mientras tú no estabas, las horas de este espacio modifican los colores por el blanco y el negro. Y ya no nos reconocemos. Pero aprehendemos. Quizá a no voltearnos más. O tal vez, a no dejar nunca de querer hacerlo. Y es que, una vez que te has ido y has experimentado nuevamente el calor del fuego, aunque te haya quemado, da demasiado respeto tener que saber reconducir nuevamente el vuelo..

Seguir leyendo

Abrázame por Ana Gutiérrez Expósito

Y entonces, sólo deseé abrazarte. Sentir todo tu dolor en mí. Sentir la sal de tus lágrimas caer por cada poro de mi piel. Sentir tus ganas de gritarle al mundo lo infeliz que eras. Sentir tus ganas de odiarme, de abofetearme, de irte sin decirme adiós. Pero en el fondo, pese a tu mar bañado en llanto, sabías que tú también deseabas que te abrazara. Deseabas pedirme una explicación.  Por qué ahora. Por qué a mí. No entiendo nada… estoy en un laberinto indestructible para mí. Llévame hasta la salida porque siento que me ahogo. Llévame hasta el sigilo de la noche donde podamos sentirnos, amarnos, abrazarnos sin demora, apretar nuestros corazones tan fuerte que parezca que dejan de latir. Abrázame fuerte. Pero déjame que me rompa en llanto hasta caer sobre tu regazo. Déjame que te mire y desee odiarte. Déjame que te odie y que al mismo tiempo desee tenerte entre mis brazos susurrándote al oído cuánto te quiero. Déjame que desee alejarme de ti para que cuando me vaya, sólo desee y anhele buscarte. Déjame jugar a quemarme para después volver a hidratarme besándote sin retorno. Vuelve a mi lado… Pero sobre todo, abrázame. Siente mi […]

Seguir leyendo

Amelia Earhart por Maria H.L.

Amelia Earhart Fuiste una de las diez primeras mujeres que cambiaron el mundo, siempre me ha llenado de admiración la aventura que fue tu vida. Te aferraste a un sueño y nada fue obstáculo para desviarte de él, querías cruzar el mundo volando en tu rudimentario avión, nada te detenía, ni la tormenta en mitad de la noche, valerosa decisión, tú sobrevolando el mar en medio de la lluviosa oscuridad, sin asomo de cobardía, derecha a cumplir tus metas, firme en tus propósitos, triunfadora en una época en la que la sombra masculina no dejaba entrever lo que se reservaba en el alma de muchas mujeres, sedientas de sueños que llevar a cabo, siempre luchando y tratando de tirar todos aquellos muros que no les dejaban sacar del armario todo aquello que las endiosaría, que abanderarían en representación del género humano y sobre todo del sexo “débil”. Desapareciste en medio de la nada, todavía hoy nos seguimos preguntando, dónde sigue tu espíritu errante, sediento de aventuras en las alturas, trucada tu leyenda, ya de por si grande, por un fatal accidente, por la limitada tecnología de esos años algo que para ti no suponía un obstáculo porque confiabas en que […]

Seguir leyendo