CITA A CIEGAS

Casarse. Ese era su gran deseo tras tantos años de noviazgo, pero sus ingresos no se lo permitían y había llegado la hora de buscar una solución. Con esa idea fijada en la mente se había dormido la noche anterior y con ella había despertado muy temprano. Se duchó con rapidez, se vistió y corrió al quiosco a comprar la revista de anuncios clasificados con la esperanza de encontrar algo que pudiera ayudarles. Con lo que ganaba en su trabajo de media jornada, apenas podía guardar un pellizco a base de apretar tanto el cinturón que prácticamente la dejaba sin respiración. Su prometido se había impuesto un estricto plan de ahorro que cumplía sin perdonar un solo euro y ella no podía dejar de sentirse culpable por su pobre aportación. Cerró con suavidad la puerta de entrada, dejó el diario sobre la mesa de la cocina y preparó un desayuno a base de tostadas con mantequilla y mermelada, una ensaimada y un humeante café con leche. Mimí, su gatita siamesa, ronroneó junto a sus piernas reclamando su atención, pero Melisa apenas le prodigó una rápida caricia. Tomó un bolígrafo y se dispuso a sumergirse entre los anuncios de palabras: secretarias […]

Seguir leyendo

Sin palabras por Natalia Linares

El cielo parecía que iba a arrancar a llorar en cualquier momento. Las nubes estaban de lo más gris que se había visto desde hacía meses y, como siempre, Lucy se dirigió al pequeño café en el que trabajaba. Como era habitual, pasó por el puente que unía la ciudad separada por el río y observó con una sonrisa divertida al mimo con el semblante serio, la mano a modo de visera, divisando el horizonte. Por un instante, Lucy pensó que en un día como aquel, el muchacho que representaba con su atuendo todas las dimensiones de la expresión “teatro callejero” no debía estar pasándolo bien ya que nadie le prestaba atención. Se quedó absorta contemplando su delgada figura subida sobre un pequeño cajón que hacía las veces de escenario y durante unos breves instantes sus miradas se encontraron. Una gélida bocanada de aire glacial le recordó que llegaba tarde. Sin más dilación, embozada en su capa, se fue rumbo al trabajo. Afortunadamente para ella y también para el mimo callejero, la tarde mejoró y el sol decidió asomarse un rato tras las nubes. Muchos niños y sus padres observaban al mimo, lanzando monedas para que hiciese alguna acción y […]

Seguir leyendo

Cupido fantasma por Haruna Kisaragi Kontong

No pensé verte por un buen tiempo. No después de la pelea que causó nuestra separación. Por eso decidí irme. Me subí al primer avión que salía. No me fijé en el destino. Sólo me quise ir. Así fue como me encontré en tierras ajenas. Salí de excursión hacia algún poblado muy lejos de la ciudad, prácticamente en la selva. Pensaba en esa inmaculada cama de hotel tan suave y pulcra que me esperaba a mi regreso cuando un terremoto inició. Varios de los edificios a mi alrededor se desplomaron, las comunicaciones se cortaron. Los que sobrevivimos tratamos de rescatar al puñado de gente que se encontraba bajo las ruinas. Todo antes que llegara la ayuda. Pasaron dos días, y nadie llegaba. Encontré una casa aún más lejana, en una montaña. En ella vivía un hombre ya anciano quien no quiso dejar su inestable casa. Son los recuerdos, me dijo, eso no lo pienso abandonar así sin más. Guardaba en varias jaulas especies exóticas. Muchas debían ser de dudosa procedencia. Por qué no las liberó, me pregunté. Así no tendría qué cuidar… Sin previo aviso, me dio agua y comida. Me indicó de un pozo unos metros tras su casa […]

Seguir leyendo

La cuarta dimensión

Este es un microrelato que presenté al concurso de relatos fantásticos y de terror de  http://lofantastico.wordpress.com/. Aunque no ganó, me lo pasé muy bien escribiéndolo, y eso ya es un premio en si mismo.  Le he añadido alguna cosilla y aquí os lo dejo. La cuarta dimensión Mis ojos apenas distinguen ahora, a través de la ventana, líneas negras sobre un fondo blanco; ya no puedo reconocer ninguna imagen. Ésta es la última que sello, cuando termine reinará la oscuridad y podré descansar… aunque no sea por mucho tiempo. El tiempo… Mientras trabajo recuerdo la excitación que sentimos al ocupar la casa. Nos creíamos únicos, y, en cierto modo, lo hemos sido: los primeros y los últimos. Y yo, el último de todos. El tiempo nos ha ido engullendo, como si tratara de representar de nuevo el infanticidio que Cronos cometió con sus hijos. Pero antes de enfrentarnos a él, fuimos capaces de verlo, de sentirlo, de percibir su contacto a través de las ventanas. Estuvimos cerca, demasiado cerca… El experimento ha sido un éxito, nuestros ojos, nuestros cuerpos, se han saciado en la cuarta dimensión. Pero nadie lo sabrá nunca, o quizás sí… tal vez en otro tiempo. Ahora debo […]

Seguir leyendo

No ha cambiado nada por Elena Siles

Más de 30 años de democracia en nuestro país y sentimos como si hubiéramos hecho un salto enorme en nuestra evolución social. Ciertamente se ha realizado  en algunos sentidos hemos cambiado radicalmente en otros mejor no haber cambiado. Un claro ejemplo es el papel de la mujer  que para nada es el tradicional de la “ama de casa”. Otros ejemplos son la visión actual de la homosexualidad (sigue viendo homófogos, pero desde luego la aceptación social a este grupo social es muchísimo mayor, menos mal que el S XXI tiene algo de bueno) y la UE. Hemos conseguido entrar en la unión Europea, cambiamos la peseta por el euro, nuestros negocios se transformaron, surgieron nuevas necesidades de servicio. España no está ligada a ninguna institución religiosa, aunque la evidente realidad nos dice que tradicionalmente hemos sido y somos cristianos, ya actualmente la  participación con la Iglesia es minoritaria. Nos encontramos rodeados de personas de todos los países, nos dan una clara diversidad ética, lo cual es bueno, nos abre los ojos ante otras culturas y costumbres. Además se ha creado un sistema de bienestar y nos hemos convertido en un país desarrollado y abierto con otras economías en apenas 20 […]

Seguir leyendo

La Vida por Haruna Kisaragi Kontong

La vida, regalo preciado que se puede ir en un segundo. No pienses en cómo. Sólo sucede. Respira, inhala ese elixir vital llamado aire y continúa con tus labores, tus responsabilidades, tus gustos… Detente, mira lo que hay a tu alrededor, dale gracias a Dios por todo lo que él, misericordiosamente, te regaló. Disfruta de cada cosa que pase. Aunque sea mala, que no te amargue. Llora, no solo de tristeza, sino de alegría. No escuches a los que dicen que llorar no es de hombres o que llorar es de cobardes. Es tan solo la libre expresión de ciertas emociones nuestras. Sonríe. Pero que no sea una sonrisa hipócrita o sin sentimiento. Que sea el reflejo de tu paz, tranquilidad y alegría, de tal manera que alegres el día de los demás. Lee. La lectura enriquece el léxico y el alma, dependiendo de lo que se lee. Que las palabras se conviertan en historias que te permitan crear tu propio universo. No obstante, es bueno vivir en el que estás. No olvides tu entorno. Escucha música. No la destructiva, que puede dañarte, ni a alto volumen, porque te ensordece. Escucha la música que te inspire. Oye atentamente el canto […]

Seguir leyendo

Los temores de la Noche

Los temores de la noche, que vagan sin cesar, de los que la gente hace milenios se olvidó, hacen que nos hagamos confiados ante las sombras de nuestra vida. Pero no toda noche a la luz de la luna nos da la misma sensación. Caminando entre las sombras, de una ciudad perdida, entre la misma codicia que corrompe el mundo, con la gracia soltura del gato más pardo y la loca confianza en sí mismo de un simple borracho. Sediento, hambriento y solitario caminando de regreso a su confinamiento, luchando por no ceder a su hambre. Y de repente sin más, se cruza ante él la mujer que desata cada noche sus más oscuros instintos, aquella que nunca le mira ni le mirará pero que el pierde el norte en caderas, se hunde y desaparece en sus ojos y sin embargo nunca podrá estar en su cobrizo cabello, en su extraña sonrisa, en sus posibles miedos. Hoy es el día se decía cada noche, cuando de lejos veía como sus piernas le guiaban hacia él. Y de nuevo pasó de largo, y como siempre se imaginó que ella pensaba lo mismo, y, como cada noche, se reía de sí mismo. […]

Seguir leyendo

Delirios de un Poeta Muerto por Sergorc

En la noche más fría, una mano roza el papel, con dedos ennegrecidos  y uñas cortas y blancas. En la noche, murmuraba, nada es lo que parece. Yo parezco vivo, pero no soy más, que el espíritu atrapado en un verso, atrapado en la pluma, el tintero y los sueños de un poeta enloquecido. La noche oculta la verdad, como tus ropas ocultan las curvas de tu cuerpo, y aquí estoy yo, pernoctando en la oscuridad, pensando versos sin parar y hablando con rimas, como un idiota más…..Mi vida no es más que vagar por este oscura y fría habitación, ¿o será mi alma la que la hace fría? No lo sé, solo soy un poeta muerto que recorre su pasado y no ve el presente. La luna, que como una dulce señora, llamada puta por algunos, llamada diosa por otros, da un haz de verdad a la noche, recordándome que estoy muerto, como el día en que perdí a mi musa. Solo son delirios de un muerto, que no sabe si esta muerto en vida, o vive en la muerte, el reflejo de la luna, si….,atraviesa mi corazón con tal facilidad….que debe ser que la muerte me hizo como […]

Seguir leyendo

Sarah por Elena Siles

Era un fatídico día de otoño cuando  te conocí, no era un día especial pero se convirtió en un día inolvidable nada más cruzar contigo nuestra primera mirada. Yo por aquel entonces era un joven alocado y romanticón que sólo deseaba encontrar a la mujer con la que un día se pudiera casar, sé que era joven pero mi cabeza no paraba de pensar en un futuro con mi mujer y mis hijos sentados en la mesa para cenar, cada uno con sus problemas pero felices. Mis ojos castaños te observaban desde la lejanía con la esperanza de volver a captar aquellos preciosos ojos verdes que tanto me habían llamado la atención. Tu cabello pelirrojo y rizado peleaba contra el viento del otoño, tu rostro tenía un aspecto alegre y angelical adornado con esas pecas sobre tu nariz . Tu piel blanca brillaba con la luz del sol y sobre ella tus labios rojos. Sostenías un libro enorme  y parecías absorta en la lectura. Yo sin embargo no era más que un estudiante de derecho amargado por los exámenes y unas pintas algo extrañas.  Sigo entender como pudiste fijarte en mí precisamente aquél fatídico día de otoño. Mi pelo castaño, ondulado […]

Seguir leyendo

Pensamientos de un Hombre Caballo por R.J. Frometa

¿Es genuino el apoyo de los autoproclamados “Tolerantes” o es un disparate dicho por imbéciles? No cabe la menor duda de que el ser humano es un animal, y como un animal debe ser domesticado. Por eso es que existen los límites, las leyes y demás, para restringir, pero no siempre es contra la libertad y los derechos humanos, sino para poner una especie de stop a la destrucción que el hombre causaría. Y esto no es una cosa que yo me estoy inventando, es algo que a través del tiempo se ha comprobado. Lamentablemente, en los últimos años, el hombre, en su afán de volver aquellos tiempos antiguos donde todos eran incivilizados, ha venido con un sin número de pretextos, muchos debidos a las estupideces creados por ellos mismos, para poder salirse con las suyas. Ahora bien, muchos estarán pensando, ¿quién soy yo para estar criticando a esas personas? De seguro la mayoría cree que soy una persona de “mente cerrada”, un individuo que se le es imposible razonar por mi mismo, lo cual resulta bien gracioso tomando en cuenta que aquellos que acusan normalmente a otros de esto son los pobres brainwashed idiots. Lo siento, muchas veces me […]

Seguir leyendo