Barcelona de Elena Saavedra Siles

  En la noche de Barcelona las calles se inundan de sombras de aquellos que un día fueron nuestros hombres. Las cenizas son lo único que queda del recuerdo de la fuerza de esta ciudad. Las serpientes y las ratas  nos inundan la ciudad junto a los cerdos y orangutanes, más que personas son animales. Demonios con rostro inmaculado gobiernan nuestras ciudades, la labia del demagogo conduce a los pobres corderos; que ingenuos, caminando hacia la boca del loco. El hábil zorro nos muestra una agradable sonrisa y acudimos como polillas a la luz. Sin ser conscientes de nuestro engaño si quiera. Cando por fin nos damos cuenta no hacemos absolutamente nada porque somos demasiado cobardes como para luchar por aquello que realmente nos importó en un tiempo atrás. Ese es el espíritu tan valiente que posee esta nación. Intentamos gritar nuestros derechos, pero los peces gordos se hacen los sordos y nuestra voz sin ninguna intención se queda en el aire y se deja al olvido. No podemos ir como si todo lo que sucede se fuera arreglar por arte de magia. Los cuentos de fantasía hace tiempo que terminaron, por mucho que intentes no ver la realidad va  […]

Seguir leyendo

Tragada por la tierra de Elena Saavedra Siles

Ya no duelen estas heridas sobre mi cuerpo. Ya no me afectan tus palabras en mi mente Cuando mi sangre corra como un rió sobre estos recuerdos los borrará dejando sólo el rastro rojo de su paso. Borrará tu sarcástica sonrisa de tu rostro y te hará ver el mío. ¿Ves el lila de mi piel? ¿Crees que voy a seguir llorando y temiéndote como si yo fuera una delicada flor a la que pisoteas porque es la única manera de sentirte hombre? No más. Nunca más sufriré en soledad. No más lágrimas por algo que jamás lo mereció. Ya no duelen tus golpes e insultos. Ya no duelen estas heridas sobre mi cuerpo. Ya no me pesan mis desencajados y rotos huesos. Ya no más lágrimas sobre mi rostro. Salí libre el día que pude salir de este infierno y lo hice sola, como también me enfrenté a ti, supe que valía mucho más y también sola tuve que enterrarme. Me llamo Monique, mi madre me llamaba Moni, tenía 28 años cuando me amordazaron, violaron, golpearon y me asesinaron, y quedé olvidada bajo la tierra. Maldito sea el día en el que olvidaron mi nombre, sólo así confirmaron que […]

Seguir leyendo

Migajas de Pan de Elena Saavedra Siles

  Mario un chico de unos 14 años corría por las calles de Madrid, España; para evitar que la “benemérita” le aprehendiera. De Mario dependía el sustento de víveres para toda su familia que estaba compuesta por su madre y su hermana mayor, Mercedes; los demás miembros habían muerto de hambre o por la bebida, a esto último es referido a su padre aunque él nunca lo había considerado así.  Su madre era costurera y con lo poco que ganaba podían mantener la casa y pagar las facturas mínimas para que no le embargaran la casa, pero no tenían ni para ropa ni para comer; y Mario desde los 10 años, desde se murió su padre, se encomendaba la misión de conseguir comida para su familia, su hermana mayor con lo que podía conseguir como prostituta conseguía el dinero para ropa. Pero siempre faltaba comida, ya que Mercedes no conseguía apenas dinero. Mario sabía que algún día su hermana moriría de tuberculosis o asesinada por alguno de sus clientes. Últimamente había estado buscando trabajo en las fábricas para dejar de robar, claro que es complicado conseguir trabajo cuando un dictador gobernaba el país a base de mano férrea. Mario consiguió […]

Seguir leyendo

Ojos que no ven de Elena Saavedra Siles

En  la calle San Juan se había producido un peligroso incendio. Los bomberos habían podido rescatar a todas las personas, supuestamente, del edificio en llamas. Se derrumbó parte del edificio dejándolo totalmente inaccesible desde fuera y dejando la puerta bloqueada a excepción de un hueco muy pequeño.  Entonces se escuchó un grito era mi hermana -¡Mi hermana pequeña aún está  en el edificio!-grité y me llevé las manos hacia la cabeza. Corrí hasta un bombero y le miré seria con mis ojos azules-¡Hagan algo!- grité desesperada al ver la vida de mi hermana en peligro- ¡Mi hermana está atrapada ahí adentro! ¡Tienen que salvarla! -Tranquilícese joven- me respondió el bombero- Yo también quiero salvarla, pero ninguno de mis hombres puede introducirse por ese hueco. Además cuando rompamos el cristal el fuego saldrá y les quemará. -¡Yo lo haré!- dije decidida, el bombero intentó detenerme, pero de nada le sirvió; yo estaba decidida a intentar salvar a mi hermana. Cogí carrerilla y salté hacia el cristal, rompiéndolo con mi cuerpo y entrando en el edificio; pero tal y como había dicho el bombero, el fuego saltó a mi cara y me quemó los ojos. Sentía todo un dolor impresionante, pero a […]

Seguir leyendo

Manos crueles de Elena Saavedra Siles

No pidas compasión porque no la tendrás. Sé que no vas a cambiar, sé que me has hecho sufrir como a nadie, que te arrastrarás a mis pies pidiendo perdón, que me desprecias, que eres machista, que no tienes gracia y que tu chulería supera a tus músculos. Sé que tu inteligencia no llega a la de un neandertal y que vives en un siglo pasado con todas sus creencias. Sé que odias a las mujeres, que las ves inferiores y sé que jamás signifiqué nada para ti. ¿Acaso me importa todo eso? Ahora ya no volverás a estar a mi lado nunca más y ya no podrás hacerme daño. Acabaré con todo esto con un solo paso; con un solo movimiento de dedos. No te mereces ni una palabra, ni una mirada, ni una sonrisa, ni una acaricia, ningún beso de los que te di. Yo te lo entregué todo de mí. Te  di mi tiempo, mi cariño, mi comprensión, mis recuerdos, mi corazón. Te di mi alma bajo el signo de un anillo y te di una hija. Una hija cuya vida quisiste controlar, arruinar y al final acabaste con tus propias manos. Ahora yo violeta por tus puños, […]

Seguir leyendo

La Revolución de Elena Saavedra Siles

En una noche oscura, un misterioso hombre recorría las calles más invisibles y sombrías de París. Acababa de terminar la revolución, era 1789,  un año que nadie olvidaría. El aire todavía olía a pólvora, sangre y muerte. ¿De verdad había acabado todo? Todas esas vidas perdidas… ¿En serio compensarían a un mejor futuro?  El hombre se tambaleaba cansado y angustiado por la batalla. Las risas de los niños no se oían en la calle. Sostenía sobre una mano una botella de ron, ya vacía, y en la otra, una daga. Sus ojos estaban inyectados en sangre; en su mente pasaban imágenes de muertos y en sus oídos aún resonaban sus gritos. ¡Por la República! Había gritado y defendido todo ello por su pueblo. El que fue un soldado noble… Sí había traicionado al rey. Estando a su lado sólo había dado la espalda a su familia, a sus amigos. Había traicionado al pueblo, a sus seres queridos y a él mismo al servicio del tirano. ¿Y ahora traicionar al tirano? Honor. Había entrado en el ejército por el honor. Quería ser un noble, rico y respetado por todos. No volverían a reírse de sus ropas remendadas y su poco dinero […]

Seguir leyendo

El Sastre de Elena Saavedra Siles

El Sastre Era un día de otoño cuando iba en mi moto a unos90 Km. / h por una carretera segundaria del oeste de Estados Unidos en Texas. Estaba conduciendo a casa de mi hermana, Dafne, cuando vi una sombra que huía hacia el bosque. Me llamó la atención así que paré la moto y la saqué de la carretera. La dejé al lado de un árbol cercano a la carretera y dirigí mi mirada hacia el suelo. Entonces vi restos de sangre que iban a parar a la cuneta de la carretera y en ella había una bolsa de basura. Olía putrefactamente y yo me acerqué a abrir la bolsa, entonces vi algo horrible. Vomité en el árbol y me horroricé al ver la cabeza sin ojos de un ser humano. No sabía si era hombre o mujer puesto que estaba completamente descompuesta y algo calcinada. Deprisa llamé a la policía, pero no había cobertura y entonces miré a mis espaldas.Una sombra me golpeó con algo y quedé inconsciente. Estaba almorzando cuando oí gritos. Mi presa, un hombre de unos 40 años aproximadamente seguía desangrándose. Lo que más me gustaba de la carne humana eran las tripas. He de […]

Seguir leyendo