El regalo por Natalia Linares

En la radio sonaba animadamente “Mr. Sandman” y, rumbo a casa, como en todas las fiestas, Ally se distraía tratando de no pensar en lo que se le venía encima: familia, reproches, regalos absurdos y los mellizos de Annette llorando en stereo por cualquier tontería, pero claro, era Navidad y no quedaba más remedio que encasquetarse el maldito gorro del jodido Papa Noel y sonreír como si te hubieses grapado la boca a las orejas. Camino de su casa, cogió el primer desvío a South Valley, que pasaba por el pueblo de Newtown, especializado en hacer las figuritas que Annette coleccionaba. A Ally le parecían muy horteras, pero a su hermana le encantaban aquel tipo de cosas, toda su casa parecía un absurdo catálogo de decoración de los años 50. ¡Cómo odiaba la Navidad! Ally aparcó a las puertas de un local en cuyo cartel rezaba “Artesanía y regalos”. Aquel sitio valdría como otro cualquiera, así que entró en la tienda acompañada de una estúpida campanilla. Allí no había nadie así que decidió echar un vistazo: había cientos de horrendas figuritas donde elegir. – ¿Puedo ayudarla? – inquirió una voz cascada desde el mostrador, debía ser la dueña. – Sí, […]

Seguir leyendo

Mantis. (Bypils)

Soy perfume. Parecerá una figura poética pero, lo escribo en sentido literal. Yo, mi cuerpo, exuda perfume. No siempre es el mismo. Me hubiese gustado que así fuera, para tener como mi “marca de la casa”, un aroma único, que sólo estuviera en mí pero lo que tengo es una colección de perfumes…Únicos, eso sí… Transité por mi niñez, envuelta en mil aromas. La flor de azahar de los campos vecinos, el jabón de espliego de la abuela, el agua de rosas en el que mi madre se bañaba, los ramos de romero y lavanda que adornaban mi casa…Una sinfonía de perfumes delicados, preciosos… Siempre rodeada de aromas exquisitos, desarrollé una habilidad especial. Detectaba con extrema sutileza,  todos los olores, incluidos los que consideraba desagradables…Me convertí en una “nariz” y, ahora, soy una afamada Créateur de Parfums en París. El perfume es mi vida . Yo misma soy perfume… Fue mi madre la que se  dio cuenta. Si yo estaba contenta, a mi alrededor se creaba una atmósfera perfumada repleta de rasgos florales : jazmín, rosa blanca, mimosa…Por el contrario, si estaba preocupada o enfadada, el perfume se veteaba de cítricos, de fragante bergamota, lima, limón y un toque de […]

Seguir leyendo

¿Por qué confiamos en el pez? de R. J Frometa

Era una tarde llena de movimiento, más de lo normal incluso, en el Departamento de Homicidios. El famoso pez Simón estaba, después de un tiempo de investigación, a unos pocos pasos de atrapar al asesino más escurridizo de los últimos tiempos y la historia de Pickstown; y hasta fuera de Pickstown. Pero, ¿Quién era el pez Simón? Pues era un pez naranja, de mediano tamaño, el cual había obtenido un papel como oráculo por primera vez al predecir quien ganaría la serie mundial de Baseball, tan sólo con sacar los ojos de su órbita al pregúntasele por el ganador y darles nombre (Dando positivo el equipo de Pickstown). Desde entonces, cada vez que sus ojos salían de su órbita al ser preguntado era que «Sí» y cuando no lo hacía, significaba pues «No». Aunque después de un tiempo, el pez dejo de ser un oráculo para los amantes del deporte y paso a ser de ayuda a los federales, los cuales al principio probaron sus «poderes» y al funcionarles lo usaron para sus investigaciones. Más adelante, el Departamento de Homicidios decidió usarlo también para sus investigaciones; al principio con dudas, pero al encontrar más y más ayudas sobre sus casos […]

Seguir leyendo

El Caso Game por R. J. Frometa

Rondaba el 1880. El inspector de la Scotland Yard William Game, se hallaba tras la búsqueda del asesino más difícil de atrapar hasta la fecha. Ni el legendario Jack el Destripador le llegaba a los talones a este misterioso y despiadado individuo. Según los reportes, las victimas eran sometidas a matarse ellas mismas mientras el otro los observaba. Sin embargo, el caso llegó a su fin el 15 de Agosto del 1897: Game junto a su compañero On, estaban a punto de capturar al dolor de cabezas. Se encontraban en una angosta calle en Londres. Stacy Miller, de padres irlandeses, fue hallada muerta. —Esto es horrible. —Dime algo que este enfermo desgraciado haga que no sea eso. Juro que voy atraparlo. — ¿No crees que te estás obsesionando mucho? —Teniendo en cuenta las cosas que ha hecho pasar al país y a nosotros… Apenas estoy comenzando. Larry On, suspiró cansadamente. Sabía que hacer ver el error a su amigo no sería nada fácil, y hasta una perdida del tiempo. Ambos se quedaron mirando a la victima con el ceño fruncido. — ¡Aquí está una carta! —gritó uno de los oficiales. William corrió hacia él. — ¿Qué es lo que dice? […]

Seguir leyendo

Cuerpos Muertos por R. J Frometa

Era una mañana «normal» en una pequeña ciudad borrada del mapa debido a la maldición que cayó sobre el lugar, nadie quiso saber de la ciudad nada de la nación. Pues hace varios siglos atrás la ciudad fue maldecida, gracias a unos de los residentes, a vivir con cuerpos muertos por el resto de sus vidas. Ésta maldición se hizo cada vez más y más peor, al punto que los recién nacidos nacían con pequeños siameses en la espalda, casi la mitad del tamaño de cada bebé. Entre todas estas personas, unas veinte mil, se encontraba Roy Greenlive. A diferencias de muchos, éste era de esos pocos que se resignaban a vivir con sus cuerpos muertos. Pero como a Roy, a estos que se resignaban les tocaba los cuerpos muertos más molestos, en el caso de Roy, él tenía a su inseparable Bruce. Arrogante, sarcástico, vanidoso, iracundo; Bruce era insoportable. Muchos de los que tenían cuerpos como Bruce, trataban de arrancarse los cuerpos de ellos mismos. Estos que trataban de quitarse los cuerpos de encimas más y más desarrollaban formas «creativas»: Cortar con un hacha el espacio en la espalda que conectaba los cuerpos o aplastar los cuerpos muertos con […]

Seguir leyendo

Peste Negra por R.J Frometa

¡Oh tierra maldita! La peste negra ha regresado y con ella arrasa todos los que se cruzan por su camino, que desgraciadamente son todos los habitantes de la República Dominicana. Todos sufren, mueren y el dolor es tal, que muchos terminan quitándose la vida mucho antes que la epidemia los atrape; para morir con dignidad. Pero esperen un segundo. ¿Qué es esto? Los políticos y los magnates, ricos del país que se alimentan con la miseria del pobre, mayoría de la isla, se están escondiendo de la muerte tras sus vagas seguridades. Estos murieron de tantas maneras más horribles que sus subordinaros. Porque los monstruos terminan yéndose monstruosamente. —Presidente, ¡Presidente! —    ¿Qué desea mi estimado vice-presidente? —Se ha enterado de lo que ha pasado afuera. ¡No hay ni un ser vivo! ¡Todos los ciudadanos han muerto! —No se preocupe. Los más importantes yacen aquí. Con los dispositivos internacionales y más tecnológicos, al mismo tiempo que todas las medicinas y demás se encuentra en el palacio. La mano derecha del jefe en comando se fue; pero no tan lejos, pues la habitación aunque grande, estaba abarrotada de una enorme mesa de caoba, que anteriormente funcionaba como un gabinete donde se reunían […]

Seguir leyendo

Una Vida Abortada por R.J Frometa

Me estoy empezando a desarrollar. Sumergido en éste mundo extraño, me formo para ser algo que desconozco. Espero ser algo precioso. Oigo un extraño sonido, que según alguien se llaman lágrimas. Pertenecen a alguien, que dice llamarse Mujer. Alguien habla muy alto, supuestamente allá afuera le dicen gritar. La persona que hace esto, responde bajo el nombre de Hombre. Supuestamente están «discutiendo» sobre la vida que la Mujer lleva dentro. ¿Me pregunto quien será? Afuera, hay otro lugar llamado Tierra. ¡Debe ser muy precioso! Ya me lo imagino lo grandioso que será los habitantes. Han pasado un tiempo ya, la Mujer no ha parado de llorar —supe que se llamaba así, lo que ella estaba haciendo— todo este tiempo. Clama una y otra vez el por qué tuvo que pasarle el desastre. Entonces escuchó otras voces insistiéndole que debe eliminar a la persona que lleva dentro de sí. ¡Pobre individuo, quien sea que esté dentro de ella! Los días transcurren y la Mujer, que he escuchado es algo «joven», decide llevar acabo un supuesto aborto. ¡No sé que será eso, pero por las lágrimas que tan falsamente parecen brotar; no debe ser nada malo! Voces se oyen. He desarrollado algo […]

Seguir leyendo

El Sabio en la Creación por R.J. Frometa

—Y a todo lo verde que está a tu alrededor le llamaras «Hierba». A estas otras especies pondrás y los catalogarás bajo el nombre de «animales», porque les animará hacer muchas cosas. Adán no podía caber en su asombro. Parado desnudo junto al extraño sabio, vestido con ropas de hermosos colores. Ambos se hallaban de pie en una ladera. —Sabio, ¿Cómo llamaré a este animal? —Perro. De la especie canina. Todos los que se parezcan a él, pertenecerán a esa clase de familia. — ¿Qué me dices de…? De repente, el primer hombre en la tierra cayó en el suelo, y entró en un sueño profundo. El extraño se asustó y empezó a mirar nerviosamente a su alrededor. —Oigan, ¿Qué ha pasado? —En ese mismo momento, el costado del caído empezó a abrirse— ¿Qué rayos? —Una costilla empezó a salirle del cuerpo. El despierto se desmayó. Al recobrar la conciencia, dos personas le miraban curiosamente. — ¿Qué? ¿Qué ha pasado? —Te dormiste. ¿Estás mejor? —Sí, eso creo. —Le presentó a mi compañera, dada por el creador. Carne de mi carne… — ¿Carne de tu…? —echó una mirada al costado del muchacho. Estaba cerrado— ella salió de ahí. —Así es —contestó […]

Seguir leyendo

Papel de celofán

  Dame, musa esquiva, un cuento para mi niña; dame un cuento precioso para darle la bienvenida. Que mi pluma no tiemble cuando lo escriba, que las lágrimas no resbalen y emborronen la tinta. Porque me han dicho que mi niña es especial, y por eso, aún más quiero, contarle un cuento singular. Que sea el cuento que ella se merece, con los colores del arco iris y del día cuando amanece. Porque, para mí, ha de ser ella la más bella, cual si fuera princesa o sirena. Para mí, ha de ser ella la más dichosa; la heroína sin par, valiente y generosa. Para mí, ha de ser ella la luz de mis ojos, en esta oscuridad de deseos rotos. Por eso no quiero un cuento cualquiera: quiero el amor maternal, envuelto, para ella, en papel de celofán, con un hermoso lazo rojo del que mi niña pueda tirar para abrir un regalo que pueda guardar toda la vida… y un poco más.

Seguir leyendo

Nuestra Burbuja de Linda Patiño

Quería esconderme bajo la firme esperanza de que el tiempo acallara nuestro alineamiento. Quisiera que quisiera fuera un quiero y que la imagen de ti no se evapore de mis ojos, ni esta noche ni las que vendrán. Discutes contigo mismo… Siento que voy directamente bajo tu anhelo; a caerme en un abismo de lo que no fue, de lo que no es, y al parecer, aún no será. Los pedazos de esta tierra no se ven. El mar nos confunde, llevándonos con la corriente y alejándonos… Y ¿qué sucede si nadamos juntos; si construimos una burbuja de amor que nos saque de este mar de intrigas? Agua y sed… no. Es diferente… ¿Es pecado querer estar con quien se quiere? La máxima tortura de la culpabilidad se diluye tan sólo con aspirar un poco más allá; tan sólo, con husmear en nuestros sentimientos. La línea divisoria entre lo debido y lo querido se ha tornado en una cuerda loca que sujeta nuestros brazos al rodearnos. ¡Qué es esta sensación! ¿Cómo tu pócima hace tanto efecto? cada dosis que nos nace compartir hace que la inyección de cariño penetre, atolondrando, el cerebro, mientras que reímos con ese peculiar sentido sarcástico […]

Seguir leyendo