La Niña sin Rostro, por Alma Escritora

Érase una niña que vivía en un océano de caras. No estaba muy segura de cómo había nacido, ni siquiera sabía quiénes eran sus padres. Podría decirse que la niña tenía la mente completamente en blanco. Flotaba entre las caras, que la cuidaban con innegable devoción: Ahora una le contaba historias, ahora otra le mostraba qué alimentos eran los más nutritivos, ahora otra le cantaba una nana mientras dormitaba en aquella…. Sus días pasaban de esta manera, sin que la niña se planteara ni sus orígenes ni hacia dónde la conducían sus pasos. Vivía sumida en la feliz ignorancia de quien nunca ha conocido el mundo. Hasta que un día, paseando despreocupada por el fondo del océano de caras como acostumbraba a hacer, lo encontró. Era un objeto extraño, uno que la niña jamás había visto, y por ello captó inmediatamente su atención. Lo observó durante un largo rato, temerosa de acercarse a él e intrigada por los impresionantes poderes que parecía poseer. Al principio le pareció una especie de agujero en el suelo a través del cual se observaba otro mundo, pero a medida que su temor fue decreciendo y sus pasos aproximándose, se dio cuenta de que lo […]

Seguir leyendo

Apariencias Engañosas, por Alma Escritora

Jason se removió en la silla, inquieto. El policía charlaba tranquilamente con su compañero, manteniendo la puerta entornada. Trató de rebobinar sus pensamientos hasta el momento en el que se había metido en aquel lío. Sintió un escalofrío al recordar la macabra sonrisa de Steve cuando les retó a robar aquel coche. Nadie más se había movido, pero él quería impresionarlo y, sobre todo, hacerse respetar. Qué estúpido había sido. En cuanto las luces rojas y azules doblaron la esquina acompañadas de la característica sirena, los demás salieron corriendo, dejándole con la palanca entre las manos. Pero no estaba enfadado con ellos, contra quien sentía rabia era el propietario del coche, que pese a que éste no había sufrido el más mínimo rasguño, había puesto la denuncia. Ni siquiera había llegado a desbloquear la puerta, pero el hombre estaba histérico y poco más y reclamaba su cabeza. Le había insultado de todas las formas posibles y no estaba dispuesto a disculparse, aunque eso supusiera su libertad. Lo único que lamentaba era que el policía lo hubiera apartado antes de que pudiera propinarle otro puñetazo. Ahora él era un héroe para sus compañeros y no tenía que justificarse ante nadie. Sin […]

Seguir leyendo

La muerte térmica por Elena Siles

La muerte térmica también podría entenderse como el cambio para la vida. Después de todo si la temperatura fuese permanente en un tiempo no produciría vida, y por lo tanto tampoco energía. Para que se produzca energía tiene que haber contrastes de temperatura sino se produce lo que se conoce como muerte térmica. Trataré de explicarlo con más claridad: Es el destino a largo plazo del Universo, de acuerdo con las leyes de la termodinámica, en el que toda la materia alcanzará finalmente la misma temperatura. En estas condiciones no existe energía disponible para realizar trabajo y la entropía del Universo se encuentra en su máximo. Este resultado fue predicho por el físico alemán Rudolf Julius Emmanuel Clausius (1822-1888), quien introdujo el concepto de entropía. Es la medida del desorden de un sistema: cuanto mayor es la entropía, mayor es el desorden En un sistema cerrado un aumento de la entropía está acompañado por una disminución de la energía disponible. El propio Universo puede ser considerado como un sistema cerrado; por tanto, su entropía está aumentando y su energía disponible está disminuyendo. Esto significa que, con el tiempo, las estrellas agotarán su combustible nuclear y morirán, convirtiéndose en masas muertas […]

Seguir leyendo

La pluma dorada, por Alma Escritora

Cuentan que en un pequeño pueblecito había una casa en la que vivía un joven escritor cuyo jardín era famoso en todo el ducado por ser uno de los más bellos. Él decidió ir un año de visita a su ciudad natal para pasar allí las navidades y, una fría noche de lluvia, apareció con un bulto entre los brazos. Comenzaron a correr rumores sobre el bebé, que si era de una antigua esposa, que si era de un romance, que si su madre sería una muchachita de vida alegre…Pero el escritor nunca reveló la identidad de la madre de la pequeña, ni la procedencia de ésta. Transcurrieron cuatro años, y la joven Violeta se convirtió en la niña más querida del pueblo. Pasaba las mañanas en el jardín, muchas veces tumbada entre las flores, acariciando con la mano sus suaves pétalos hasta sumirse en un tranquilo sueño. Al llegar la hora de la comida, la niñera se volvía loca buscándola, hasta que el escritor bajaba al jardín y la llevaba en brazos hasta el comedor. Pero llegó el día en que el duque mandó llamar a todos los varones mayores de edad a filas, y el pobre hombre no tuvo más […]

Seguir leyendo

Una balada para Tony, por Alma Escritora

Cierro los ojos y respiro hondo. Por muchas veces que lo haga, la sensación no cambia. Ese nerviosismo contenido, las ganas de salir ahí fuera y darlo todo. Pero  hoy hay algo diferente, y me temo que siempre lo habrá. Frank me aprieta el hombro antes de salir y ocupar su posición. Miro el lugar vacío iluminado por la tenue luz de un foco triste, donde sobre una silla descansa su bajo, el de Tony. Me muerdo el labio. Hace poco más de una semana discutíamos. Él quería hacer algo “nuevo”, yo quería seguir fiel a nuestro estilo. Tony se había enamorado, eso lo notamos todos desde el primer día que entró en el local silbando una canción romanticona, de esas que a mí me suenan todas iguales. Todos habíamos cambiado mucho desde aquellas tardes en el garaje de Frank, sacando de quicio a los vecinos con nuestro “ruido”. Sin embargo, aquel cambio en Tony fue notable. Frank lo sabía, incluso Billy, que parece estar en otro mundo el noventa por ciento del tiempo, pero yo no escuché a ninguno de ellos. Sólo me enfadé, sólo critiqué el pop y defendí nuestro estilo punk. Ojalá los hubiera escuchado, sólo por […]

Seguir leyendo

Las mil y una vidas, por Alma Escritora

Era un muchacho corriente, sin ninguna cualidad que a simple vista le hiciera destacar sobre el resto, algo bajito y con el pelo siempre revuelto. Había vivido mil y una vidas, visto dos mil y un lugares y conocido la crueldad humana en toda la extensión de la palabra. De todo aquello había sacado algo en claro; sólo existía una cosa pura, verdadera e inagotable en el mundo: el amor. No un amor cualquiera, sino un amor capaz de atravesar mares y escalar montañas para alcanzarse. En efecto, superficialmente podía parecer un chico más del montón, pero en realidad era excepcional. La primera vez que la vio supo que pasaría el resto de su vida con ella. Y en efecto, así fue. Se enamoraron rápidamente, se casaron al poco tiempo y envejecieron juntos. Sin embargo, ella fue la primera en morir de los dos. En su lecho, ya muy enferma, casi delirando, le hizo prometer que nunca la abandonaría. Fue en ese momento cuando él comprendió que jamás podría hacerlo. Perdido sin ella, se dedicó a viajar por el mundo hasta que su hora llegó. Poco antes de morir, se juró que no descansaría en paz hasta no haberla encontrado […]

Seguir leyendo

Una paloma blanca, por Alma Escritora

Cuenta una vieja leyenda que en tiempos pasados sobre el viejo cerro se erguía un imponente palacio blanco. Ordenado construir por el tatarabuelo del rey que por aquellos años gobernaba, acogía entre sus majestuosos muros a todos aquellos fatigados pies peregrinos que venían de tierras lejanas. Se hablaba de que las caballerizas de la edificación eran realmente las más lujosas de todo el reino, lo cual también atraía a muchos curiosos que pedían aposento solo para verificar el rumor, hecho que obligaba al rey a contratar numerosos mozos de cuadras. Entre ellos un joven muchacho recién llegado, que no tardó en hacerse con varios amigos, sobre todo el príncipe. Pasaba tardes enteras en las caballerizas hablando con él. Algunas malas lenguas empezaron a hacer circular rumores sobre la extraña relación que tenían. Pero la verdad era que el joven criado había visto mundo mientras que el joven heredero, encerrado en su aburrida vida noble, no había salido más allá de los dominios de su padre. Rara vez había estado en el pueblo, así que el día que conoció al mozo, tan cargado de bellas aventuras, lo atosigó a preguntas. Y allí pasaba las tardes el joven príncipe, embelesado con las historias sobre los países vecinos. Nunca se había visto a dos personas […]

Seguir leyendo

La resolución de John por Sergio Pazos

John estaba sentado en una silla de la fría sala de interrogatorios. Ya hacía unas cuantas horas que lo tenían allí. No le habían dado tiempo a terminar su trabajo. Le preocupaba, tenía mucho que hacer. Tres personas entraron en la estancia. El primero fue un hombre joven, ataviado con un traje elegante, que se sentó frente a él. La segunda en ingresar fue una mujer mayor, con unas gruesas gafas y una bata blanca. Ocupó el asiento al lado del joven. El tercero fue un hombre grandullón del cuál no supo determinar la edad y que, sin quitarle el ojo de encima, se situó al lado de la puerta.     -Sujeto C-93 -comenzó el hombre joven-. ¿Sabe que está haciendo aquí?     -No -respondió John, con total sinceridad.     El joven y la mujer intercambiaron miradas.     -¿Es consciente del incidente en el que se ha visto implicado esta mañana?     -Sí.     -Cuéntenos lo sucedido con sus propias palabras.     -Esta mañana, alrededor de las once, me encontraba en mi puesto de trabajo en la obra. Estaba soldando unos paneles. Es importante soldarlos de una determinada forma o de lo contrario… […]

Seguir leyendo

Noche de Halloween por Rain Cross

Era ya de noche cuando James se sentó al fin en el confortable sofá marrón de su casa. Aunque aún no tenía los treinta, estaba cansado, ya no aguantaba el día a día como cuando era más joven. Había sido un día muy raro, de llamadas sobre gente haciendo conjuros, sacrificando animales, muertos que caminan… En la comisaría del pequeño pueblo costero donde vivía no dieron veracidad a ninguna de esas llamadas, e incluso enviaron a los bomberos a que vieran si era cierto lo que decía sobre un aquelarre haciendo una hoguera en el porche de una casa que invocaba a Satanás. Resultaron ser cuatro adolescentes vestidas de negro quemando unos apuntes de instituto. En Halloween siempre ocurría lo mismo, recibían llamadas estúpidas de gente loca. Parecía que ese día despertaba a los perturbados. James se duchó nada más llegar a casa, se puso sus viejos tejanos y una camiseta blanca sencilla, y se había tumbado en el sofá con una cerveza en la mano. Puso la televisión esperando una buena película de terror,  daban de nuevo El Exorcista, y la dejó de fondo mientras repasaba el día de nuevo. Llamadas tontas; Tim el novato, un chico flacucho recién […]

Seguir leyendo

La Despedida

Durante ocho años compartimos una vida juntos, hasta que el cáncer llegó para quedarse. En todo este tiempo habíamos sido unos compañeros inquietos con ganas de vivir y de contar historias. Aquella mañana fue muy extraña, fue la primera vez que el silencio se convirtió en la incomodidad más grande en toda la casa. Me preparé un café mientras ella dormía y tras un largo sorbo de esa taza pensé que debía prepararme para lo peor. Para el mediodía me encontraba en un estado de pasividad que no había experimentado, con el rabillo del ojo alcanzaba a mirarla, me daba miedo sostenerle la mirada y me aterraba pensar en la soledad eterna que me esperaba. Caminé y caminé de la sala al comedor, de la cocina a la habitación, el suave sonido de mis pies descalzos y las gotas de lluvia que resbalaban por la ventana eran testigos de la agonía y de la desesperada frustración de no poder hacer nada. Pero ella no quería que hiciera nada. Nos habíamos rendido en una lucha que estaba perdida desde hace mucho tiempo. Cuando la noche llegó ambos estábamos exhaustos, me quedé dormido en el sofá y una corriente de aire frío […]

Seguir leyendo