Misterio bajo tierra por Nicolás Oleinizak, JJ Kastle, Nefelibata, Ikormar, Informático farero, Cajón de Relatos, lletrArt, ReeksssBlack, MaruBV13 y EvilOdradek

Nicolás Oleinizak @Leizanico Al cabo de la tercera noche de insomnio bajó al sótano a buscar la fuente de los ruidos. Encontrar un fantasma le hubiera resultado más normal. Sin embargo, no había más que un hueco. Uno apenas más ancho que sus hombros, pero descomunalmente profundo y recientemente cavado. @JJ_Kastle Se aventuró adentro. Lo desconcertante no era encontrar un cadáver a medio camino. Más bien darse cuenta que el rostro del muerto era igual al de ella. ¿Cómo era posible? ¿Tenía una gemela? ¿era un clon? ¿era una pesadilla o el producto de su imaginación? o peor aún ¿se estaba volviendo loca? Ensimismada como estaba en sus pensamientos, no se dio cuenta que el supuesto cadáver abrió lo ojos y la miró fijo. @jardindebonsais Nefelibata Dio un respingo y aferró la pala que vio tirada en el suelo, blandiéndola con gesto amenazador. –Tranquila… –procuró calmarla su doble. –Simplemente estaba agotada de cavar y me había tumbado a descabezar un sueño. No pretendía asustarte. –¡No te acerques o yo sí que te voy a descabezar! –Por favor, deja que me explique. ¿Por dónde empiezo…? Soy intraterrestre. Provengo de la Tierra Hueca. Hemos desarrollado un método para infiltrarnos en vuestro mundo […]

Seguir leyendo

#Pieldemariposa_ES reto por Elena Siles

@jardindebonsais Nefelibata Aún era pequeña para entender a qué se referían en la consulta cuando mencionaban su piel de mariposa. En el futuro comprendería no solo eso, sino por qué aquella doctora tan cariñosa le provocaba mariposas en el estómago y le aliviaba el dolor con una mirada. #pielmariposa_ES @jardindebonsais Nefelibata Las heridas externas le dolían, pero las internas la mataban. Como la falta de concienciación ante las enfermedades raras. Tan solo deseaba que llegara un día en que la ciencia le permitiera dejar de sentirse una oruga y volar feliz como una mariposa. #pielmariposa_ES @jardindebonsais Nefelibata Los únicos besos que podía darle sin ulcerar su delicada piel eran los de mariposa. Aun así, soñaba con el día en que los declararan marido y mujer y sellaran su amor con un aleteo de pestañas… #pielmariposa_ES @jardindebonsais Nefelibata Dicen que el aleteo de una mariposa es capaz de provocar un huracán al otro lado del mundo. Y un pequeño gesto hacia las enfermedades raras puede generar, con el paso del tiempo, una oleada de concienciación. #pielmariposa_ES @Rain_Cross Las caricias eran puñales en su delicada piel. La enfermedad, su tortura. Deseaba tanto su contacto que poco le importaba el dolor que le […]

Seguir leyendo

Campanadas por Fran Rubio Varela

Las campanas sonaban todas, se habían vuelto locas. Sonaban sin razón aparente ante el asombro de la gente , parecían haber sido embrujadas, los campaneros desesperados no sabían como pararlas, ellas teñian los pueblos y sus plazas de su peculiar sonata. Había un pasaje que hablaba de que habrían fanfarrias sonando desde el cielo el día que  avisaran de un gran cambio. Pero en este mundo ya nadie se acordaba de ellas, ni siquiera se sabía ya que era una fanfarria, así que las campanas asumieron tan elevada labor sonando todas al unísono. Pero la gente, ésta gente de ahora ya no se sorprendía ni se maravillaba de nada. Se pusieron como siempre que sucedía algo inusual a buscar la respuesta más lógica o si no la encontraban, a buscar aquella que más se les acomodara para sus intereses … Y mientras las campanas sonaban más fuerte. Las gentes, muchas de ellas empezaron a alejarse de los campanarios y las plazas, en cambio otros optaron por soportar el estruendo del bronce. Aquellos que volvieron al campo empezaron a recordar lo que era una flor, y la dulce sensación del aire  limpio en sus rostros,vieron jilgueros cantar  y se maravillaban ante […]

Seguir leyendo

La Cinta de Möbius por Inkomar, Nicolás Oleinizak, Nefelibata, Olga LaFuente, Informático Farero, JJ Kastle, EvilOdradek, Ana Centellas, Elena Siles y Asilo Oscuro

@inkomar Y despierto desorientado. Con un sabor metálico en la boca. Todo es oscuridad. Negrura. ¿Dónde estoy? Oigo algo. Son pasos. Juraría que son pasos. Tap. Tap. Tap. No espero. Aquella cadencia rítmica de pasos me hace estremecer. Siento que me ahogo. Una punzada. Una opresión en el pecho. Instantes de angustia. Me duele. Siento temor. Mi parte coherente me pide tranquilidad. Pero no la escucho. Algo ajeno a mí me hace girar en redondo y encararme con más oscuridad. Los pasos ahora es escuchan a mi espalda. Cerca. Cada vez más cerca. Comienzo a correr. Una luz ¿Es una luz lo que veo allí al fondo? No lo sé, pero corro sin pensar. Tap. Tap. Tap Me falta el aire. Me arden los pulmones del esfuerzo. Maldigo mi mala forma física. Encaro un corredor entre muros tapizados de líquenes. Una escalera. Nicolás Oleinizak @Leizanico Subo y de un momento a otro la luz desaparece. Hay otro corredor idéntico al anterior, pero ahora los muros parecen filtrar olor a muerte y podredumbre. Tap, tap, tap. Una voz espantosa me llama. Ya no siento nada más que miedo y angustia. @jardindebonsais (Nefelibata) Al fondo del corredor se vislumbra una puerta entreabierta. […]

Seguir leyendo

Ciudad… por Asilo Oscuro

Salgo a caminar internándome en la oscura niebla. Pasos lentos, pesados, acompañados por ratas que  recorren aberturas de concreto. Me asquean, recuerdan que es un territorio donde vienen sombras lejanas con sacos de ilusiones que nada quieren cambiar. Congelado por el compañero fiel de aventura de cada mañana, sobrevivo en esta ciudad. Esquivo seres invisibles para la sociedad, huyendo de los puñales de esquina, viendo el placer escurrido sobre las paredes de calles manchadas por la avaricia de generosos don juanes de elecciones…un lugar macabro, hermoso, si se ve desde el corazón de los que luchamos siendo extraños seres de honestidad.

Seguir leyendo

«El demonio de la máscara de hielo» por Asilo Oscuro, Ikormar, Olga LaFuente, Luis Miguel Loaiza, JJ Kastle, Informático Farero, Nicolás Oleinizak, Dagmar Sola, Nefelibata y Elena Siles

El demonio de la máscara de hielo @AsiloOscuro El invierno se había extendido más de lo normal. Las noches eran tan largas que las personas llegaban temprano a casa como si en la atmósfera existiera un miedo comunitario por la oscuridad. @Ikormar Los postigos de las ventanas permanecían cerrados. Nadie sentía curiosidad por ver lo que acaecía fuera. Los hogares estaban siempre cargados de leña. Nunca el fuego debía de apagarse. Las sombras, más oscuras que la noche, recorrían las calles. @Olga_LaFuente Una de ellas corría sin rumbo por las callejuelas del barrio chino, jadeaba y miraba hacia atrás. En su mano derecha llevaba un machete sangriento y en la otra, un colgante con un amuleto totémico. Parecía dudar, pero de repente, paró en un local presidido por dos figuras de león y los farolillos rojos, entró, atravesó el local que solo tenía dos clientes en una escondida mesa y franqueó.una puerta con un cartel de «Solo personal». En aquel cuarto de ambiente nebuloso y una luz roja de baja intensidad, se encontraba la matriarca. De una de las más poderosas familias chinas llegadas de la ciudad hacía casi un siglo. La anciana no esperó. —¿La tienes? Una adolescente caucásica […]

Seguir leyendo

«El color de la muerte» por Elena Siles, Asilo Oscuro, Nefelibata, Eidsei, Dagmar Sola , Informático Farero, J.J Kastle, Olga LaFuente, DsWaltz y Ana Centellas

@ElenaSilesB En mitad de la oscuridad se escuchaba los pesados pasos de un hombre caminando por una carretera tan solitaria como la luna creciente que iluminaba el firmamento. Su rostro estaba tapado por una capa, pero podía deslumbrarse   @AsiloOscuro una mirada violenta, de las que traspasan hasta el alma cuando se cruzan con ellas. El eco de sus pasos era un llamado a las más oscuras criaturas del inframundo. En su mano derecha tenía un cuchillo que goteaba líquido carmesí y en la otra, una botella de   @jardindebonsais (Nefelibata) vino vacía con un mensaje dentro, que acababa de recoger en la playa. Tal y como vaticinó la profecía, el comunicado le había sido transmitido justo tras el sacrificio. Aún no se creía lo que acababa de leer, pero no podía vacilar en ejecutar la siguiente orden: debía   @Eidsei acabar con todos y cada uno de ellos. Inclusive él mismo. Dejó de caminar en algún punto, con la mirada fija en el arma, aunque siguió su recorrido casi de inmediato. No era momento para dudar, pensó, estrechando su agarre en el cuchillo. Ya había   @DagmarSola cercenado varios cuellos de camino hacia allí y la policía ya estaría […]

Seguir leyendo

«Giros de la rutina» por Nefalibata, Elena Siles, Dagmar Sola, Eidsei, Dswaltz, Informático Farero, JJ.Kastle, Olga Lafuente, Dianamarcelared y Ana Centellas

Giros de la rutina @jardindebonsais (Nefelibata) Como cada domingo tras la sobremesa, le sobrevino la típica depresión post-fin de semana y pre-lunes. En momentos como ése, lo único que deseaba con todas sus fuerzas era…   @ElenaSilesB poder tener un solo segundo de paz para sí mismo. Conocía demasiado bien la rutina que lo abrumaba diariamente. En momentos como ese, sencillamente pensaba que no podría continuar al día siguiente. Sentía como si el tiempo se le escapara entre los dedos y no…   @DagmarSola lograba alcanzarlo nunca. Tanto metafórica como literalmente. Escurridizo como él mismo, todas las alteraciones que había sufrido en el periodo en el que había estado durmiendo eran imposibles de reparar. Y venga trabajar para arreglarlo aún así. El guardián no comprendía   @Eidsei por qué seguía intentándolo, si cada vez que lo lograba volvía a caer en aquel duermevela del que despertaba para trabajar. Una y otra vez. Dejó las divagaciones de lado y se puso manos a la obra, moviéndose como una máquina. O quizá era una, llevaba demasiados…   @dswaltz Meses atrapado por aquella rutina: trabajar, comer, trabajar y caer en su estado de duermevela para volver a trabajar. Lo raro era que su […]

Seguir leyendo

Ojos muertos por Gala Rama

Bajo la indiferencia de ver el mundo con ojos muertos. Caminamos sin sentir el dolor ajeno. Anesteciados, bajo el conjuro extremo de un consumismo que sin darnos cuenta nos consume poco a poco. Hacemos alarde de una humanidad ausente y nos vemos jueces del error ajeno, más somos incapaces de aceptar los propios. Desdibujamos una realidad con falsos espejos que creamos para vivir en un mundo de fantasias. No hemos vuelto incapaces de gritar la verdad, entonces creamos el murmullo que dejamos caer en el hombro del otro como si así pudieramos quitarnos ese descontento con la vida, como si eso nos aliviara esa pesada carga. La desconformidad a pesar decompartirla como reguero de polvora avanza entre nosotros abierta y libre sin que ninguno se atreva a encender la llama. Nos sentimos agredidos, desconsiderados, olvidados y mal manejados con quien ostenta el poder. Hablamos, criticamos,nos enojamos más la palabra solo se transmite de uno a otro como un gran secreto a voces. Pero lejos, muy lejos está esa actitud de unirnos. Simplemente continuamos en ese tren de vida donde se critica pero no se actua. Como entonces pretendemos se originen los cambios. Desde nuestro como sillón en nuestra casa. Desde […]

Seguir leyendo

DESPEDIDA por Ana Gutiérrez Expósito

Algún día, con el ondear de mi cabello y mientras miramos al horizonte hallando sin buscar, encontraremos una razón que sea suficiente para dejar de echarnos de menos y entender que sólo hay una manera única de amar: dejar que, por separado, igual que los pájaros, surquemos otros cielos para dar tregua a la libertad Sabes que fuimos como las olas que un día vienen y al instante se van. O como el viento que hoy nos mece y mañana se olvida de volar Ambos sabíamos que en algún momento, tendríamos que devolver nuestras cartas al mar, para que quiénes se quieran de verdad las encuentren y cuenten el secreto de que, por siempre, repetiríamos la misma historia una y otra vez más.. (Ana GE Robles ©)

Seguir leyendo