Había soñado por Fran Rubio

Y era ese aire, que creaba magia. Hubiera podido sentirse hada, diferente a nada de este mundo. Hubiera podido elegir cualquier nube, en cualquier cielo, cualquier arcoiris naciente entre la lluvia. Aquél aire todo lo permitía, era magia pura para respirar… Era alma de sol y canción de luna. Era camino de estrellas y caricias de gigantes. Pero ella quiso ser lo que siempre había soñado. Ella solo ansiaba ser mariposa entre las flores…

Seguir leyendo

El fantasma del mar por Maria H.L.

El fantasma del mar Suave calma, brisa acariciadora, murmullo gracioso de las olas cuando me avistan. Céfiro hechizante… Adoran mimarme con sus cosquillas, pretenden salir de su monotonía, ansían juguetear conmigo, me presienten desolada al bañarlas con mi mirada Me rugen alborozadas: “préndate de nuestro dios Poseidón Y encamínate a nuestra calma, aléjate de la orilla donde mora tu leyenda compuesta de versos y lágrimas, arropados de nostalgias y celestes ensoñaciones…”

Seguir leyendo

“Pasado, Presente y Futuro” por Sara Ramírez

Vivimos al pasado anclados, por temor al presente, por temor al futuro, por no saber nada seguro. Vivimos pensando en el ayer, en el recuerdo, en la nostalgia; porque creemos, pensamos, e incluso, afirmamos que “todo lo pasado fue mejor”. ¿Quizás miedo? ¿Tal vez cobardía? ¿Quién de ustedes lo confirmaría? ¿Realmente todo tiempo pasado mejor fue? ¿Sin tragedias? ¿Sólo placer? Aprender del “Carpe diem” de los clásicos, porque no todo lo vivido lo mejor fue ni el mañana tan incierto será. Vivir con confianza y seguridad. Tres planos temporales, todos tan similares. Ayer, ¿disfruté como imaginaba? Hoy, ¿vivo como deseo? Mañana, ¡ilusión sin más dilación!

Seguir leyendo

“Familia” por María del Rocío

Familia, raíz de tierra firme nutrida en corrientes subterráneas, en aguas diáfana y claras y de luz solar. Familia, árbol de corteza cebil, sólido tronco, cause de ramas hermanas tan a dispar, tan afín. Familia, leche materna, entrañas hermanas, sangre de mi sangre, fusionado por el verbo amor. Familia, médula sublime senos de miel, útero bendito escencia de quién soy…

Seguir leyendo

“See” por Ana Gutiérrez

Desde entonces sólo sé que no volví a mirar igual. Me escondí de lo que no quise ver y me inmiscuí en la inmensidad de lo invisible haciéndole honores al mar. Descubrí un mundo paralelo, un nuevo mundo sobre el que volver a caminar. Desde entonces cambié el rumbo de lo que quise ver con los ojos físicos para comenzar a mirar con otro tipo de ojos. Unos ojos que no vienen dados, sino que se construyen con los pálpitos del alma. Ojos que se convierten en miradas que carecen de significado y se llenan de sentido. Miradas que parecen ancestrales y que pueden hacer sentir todo un río de sensaciones sin calma.  Y es que al final nadie está demasiado perdido si sabe hacia dónde mirar. Sólo se necesita encontrar la chispa que haga jugar a la pupila mientras el iris comienza a brillar

Seguir leyendo

Esa canción me recuerda a ti por Maria H.L.

Esa canción me recuerda a ti Al igual que te insinúas en mi imaginación, se extiende en el aire esa melódica canción, engalanado su tañer de idilio y seducción… Se aturde mi crepúsculo cuando la siento. En el pasaje incierto, palpitante su canto, vívido tu recuerdo. Me embebe y unta de acaramelado confite cuando en mi olfato y esencia se instala. Se presentan en mi mirada postales ornadas de azucarada y tierna llama. ¡Espléndida turbación…! Seducida por el hechizo de esta balada… No logro resistirlo, huyo de su seducción, de la irresistible fragancia de su son, evocadora de odiseas, cinceladas de delirio, ungidas de tu sensual carnal y divino. ¡Cautiva de tu son…!

Seguir leyendo

“Porque todo llega” por Fran Rubio

La coraza del tronco, protege aquella savia, se alimenta de un sol y cada noche respira, encaramandose a cualquier universo. Quien necesita anclarse a una estrella si solo cerrando los ojos se puede volar mas allá del abrazo de esta luna. De tu lánguido abrazo, solo recuerdo el calor de tu cuello en él había promesas tan reales vestían y con alas se adornaban. Quien las ólvidara, si a ese nido no se ha de volver, aquella gaceta lo escribió una mañana, una historia sin fin, pero con su punto final. Y las acacias en cada primavera visten de nuevo su esplendor, porque todo llega sobre las mareas del mar, que es profundo y de vida se llena. En cada suspiro todo se escribe, todo camino gusta de su piedra preferida, pero ahí esta su estrella, una a la que llamaban fugaz pero que siempre enciende con su destello, el arcoiris de un ser.

Seguir leyendo

Perdidos en una isla por Maria H.L.

Perdidos en una isla Somos dos yermos islotes donde habita la desolación, a merced del viento y la corriente, extraviados en alta mar. A bordo de nuestra canoa, huimos a la caza de nuestro edén. Sobrevuelan los esquivos alcatraces nuestro oculto y eclipsado celeste. ¡Divisamos tierra! Nos lanzamos desde la piragua a las turquesas aguas del coralino arrecife. Los pececillos rojos, dorados y de áureo oro, nos orlan fulgurantes y una tortuga marina se amedrenta con nuestro alegre alborozo. Un cachalote nos escolta en esta aventura revestida de un vidrioso azul. Enmarañados en un frenesí de braceo, zambullidas y brioso forcejeo con orfeón, arribamos a la orilla, engalanada de blancas arenas, sumergidas en su virginal calma, alejadas en su apartamiento de las míticas epopeyas de allende los mares. Embelesados de embriagante delirio, presos de un arrebolado encantamiento, causado por la exuberante vegetación y las verdes colinas de la mítica isla. En sus entrañas late el espíritu del anciano conocedor de la historia de las ruinas que albergan en su corazón, de sus mitos y leyendas. Nuestras hadas se hayan de solemne festejo, por formar parte de esta mítica novela y de su memoria, forjada de aventuras de piratas seductores e […]

Seguir leyendo