Trazos eróticos por Fran Rubio Varela

Unmmm , recordaba su piel…tensada y suave al hacer el amor, sus movimientos eléctricos y los suaves y tiernos, todos encaminados hacia su mas alto placer. Como disfrutaba viendo endurecer sus pezones al roce del hielo, esa era una delicia de dioses, y tras el  hielo, el calor de su lengua lamiendo el frío rastro mojado, quería sentirse atrapada en aquellas manos que redondeaban sus pechos apretandolos, sin contemplaciones, estrujando y tirando mientras con cada embestida con cada palpitacion lo sentía tan adentro suyo, domándola, haciéndola mujer. Lograba encenderla con todos los susurros obscenos que deslizaba en sus oídos mientras acariciaba su cuello. Sus besos largos, su lenguas enredadas, solo pensarlo y un suspiro mojaba su grieta humedeciendola. Lo disfrutaba cuando él,  vendando sus ojos la tomaba desde atrás estirando sus cabellos, penetrando sus entrañas y azotaba sus nalgas en ese punto exacto que la excitaba tanto, en ese instante él era su amo y señor y ya no podía otra cosa que complacerlo en todos sus caprichos ser suya por entero. Como amaba sentir su miembro endurecido en cada oquedad de su cuerpo, mirarlo a los ojos con todo el vicio de su mirada, mientras su lengua y su […]

Seguir leyendo

Un rostro azul por Asilo Oscuro

Era la tercera taza de café. El cielo nublado parecía decirme que tal vez no vendría. Añoraba ese sabor a nicotina con la que muchas veces satisfice mi ansiedad, pero ya eran muchos años los que la había dejado atrás. El encuentro había sido un pacto casi secreto. Volví a revisar mi reloj y los minutos parecían eones pues las manecillas solo habían recorrido unos cuantos radios. Respiré hondo y con lo poco que me había quedado de dignidad comencé a levantarme. En ese instante, el mesero se acercó diciéndome: Le envían esta copa de whisky, señor. Extrañado, pregunté quién había sido y señalándome a una bella rubia me explicó que llevaba rato indagando sobre lo que estaba bebiendo pero que había pensado que necesitaba otra cosa. Me acerqué mirándola fijamente, mientras tomaba un sorbo.  Tenía una largas y bien torneadas piernas, un voluptuoso busto y una sonrisa pícara que le hacía una maravillosa oportunidad. Sin ningún tipo de explicación estábamos en una habitación de hotel, desnudos y empapados de sudor. Era maravillosa y su exquisito aroma me atrapaba para continuar con otro orgasmo embrujador. De repente, como una visión, vi cómo su rostro se ponía azul y mis manos […]

Seguir leyendo

Lo que fuiste por J.D. Arias

Heme aquí, otra vez, tratando de encontrar refugio y seguridad en letras que mi monitor representa con la ayuda de códigos basados en unos y ceros. Acomodando palabras delante de otras para formar un sentido que saque peso de mi corazón —y quien sabe, tal vez llorando un poco—, aquellos conjuntos de palabras que dicen los demás, son de calidad, mientras que para su creador no son más que amasijos sin forma, disgustos que no logran llenarlo, pero nada lo hace. No. Porque él no se lo permite. Regreso a este hechizo, a este rito milenario que han hecho un centenar de personas quebradas, a las que la vida les ha dado miles de golpes y que con ello crearon cuervos que revolotean por la estancia con su incesante sentencia que pesa en el corazón y en el alma, “nunca más” acusa, y vaya que duele y desquicia, aquel maldito cuervo no se va, solo repite cosas en tu oído para adelantar la locura que ya de por sí, te profieres. No sé lo que me has hecho, no sé porque me he comportado de tal forma a lo largo de estas semanas. Pero he aprendido, que no hay peor […]

Seguir leyendo

Inmoral cap 20 por Elena Siles

Capítulo 20 Jung había visto como masacraban a las personas en la calle, acusándolas de ser inmorales y arrojándolas a la fosa común. Su odio era tan intenso y profundo que eran incapaces ver nada más. Entonces Jung comprendió que todas aquellas leyes, eran para controlar a la población. Se le daba algo con lo que plasmar su ira que había sido provocada por las injusticias de la vida para que no lo usasen en contra del reino. Era tan… patético… tan repugnante que apenas encontraba las palabas para describir lo que sentía. Sobre su cama descansaba su amada esposa, después de las revueltas no quiso arriesgarse más. Quién sabe si un día no irían a por él para intentar arrebatarle sus negocios y le acusaban de inmoral, o peor aún iba tras Clarisa. Así que tras una boda rápida y una luna de miel que había terminado aquel mismo día habían decidido hacer algo al respecto. Jung sabía que ni la desaparecida Aelle ni Johan plantarían cara a Horlk II. Estaba asustado, Kauko ya había intentado derribar a Horlk II y no había terminado nada bien. Sin embargo, no podía seguir allí cruzado de brazos. Debía matar a Horlk […]

Seguir leyendo

La historia perfecta por Ana Centellas

LA HISTORIA PERFECTA Te despediste de mí y juraste que volverías. Desde la ventana, semioculta tras la vaporosa cortina que intentaba proteger la intimidad del que fue nuestro dormitorio, te vi alejarte caminando por nuestra calle. Aún no había amanecido por completo y una densa niebla cubría nuestro barrio en aquella desafortunada mañana del mes de enero. Con una mochila colgada al hombro como único equipaje, tus pasos se fueron arrastrando con lentitud hasta adentrarse en la penumbra que derramaba la fría bruma. Cuando quise darme cuenta te había perdido de vista y nunca supe si fue debido a la niebla o a las lágrimas que empezaban a empañar mis ojos. Juntos habíamos escrito una historia que quizás no fuese perfecta, pero era la nuestra y, para mí, la mejor que hubiese podido imaginar, porque la habíamos escrito entre los dos. Nada más me importaba que no fuese estar a tu lado. Nunca quise vivir en un cuento de hadas ni evitar todas las preocupaciones que pudiésemos llegar a tener, porque siempre presentí que a tu lado, los dos juntos, podríamos con todo. Me sentía invencible y esa sensación era maravillosa. Invencible, feliz y, sobre todo, enamorada. Siempre pensé que […]

Seguir leyendo

12 Noches por Leila Bula

NOCHE 1: MANGATA La luna brillaba en el cielo en la noche de gala, y así, esplendorosa, se reflejaba en el Gran Lago Escarlata, el viento batía las hojas de los árboles alrededor de la vereda y un bote se posaba a 10 metros del muelle en el momento en que un gran reloj marcaba las 11:12 p.m. en una cabaña cercana. El sonido que acompañaba la velada estaba compuesto por el cantar de animales nocturnos y una melodía suave de ukelele, pronto, versos encantadores le siguieron, provocando, en conjunto con la luz de la luna llena reflejada en el agua, un aura de romanticismo que concedió un brillo a un par de ojos cafés, al que pronto se le unió una sonrisa que ya no podía ser ocultada. Tres canciones después, y mientras el bote formaba pequeñas ondas que movían la mangata(*), en la misma habitación en la que se escuchaba el “tic tac” de aquel gran reloj, una voz elegante se elevó sobre otras. ― ¿Dónde esta Emilia? Quisiera pasar un rato con ella― era un tono firme y potente, aquella voz era la de un joven de unos 20 años, alto, de buen rostro, con una mirada […]

Seguir leyendo

El laberinto de espinas por @CurtidoNaranjo , @Andres_Garcia4 , @12Javiad , @olga_Lafuente , @ElenaSilesB , @Ikormar , @AsiloOscuro , @MaruBV13, @Laiapavila , @DanielCollazos, @Eidsei , @JJ_Kastle y @Mercedesvillac

@CurtidoNaranjo Arbustos frondosos de más de dos metros formaban pasillos estrechos. Había flores arcoiris dispuestas de forma intermitente sobre el follaje, plantas con forma de espiral granates y minúsculos fuegos fatuos azulinas centelleando sobre su cabeza. Aquello no tenía pinta de ser la casa del árbol de Hanna… La joven elfa había pecado de ingenua nuevamente. ¡Maldita y odiosa Hanna! Volteó y caminó sobre sus pasos. Pero no, no había camino de vuelta… Rinnel se enfurruñó mientras era testigo de como la naturaleza iba girando a su alrededor, las hojas, flores, plantas y raíces se movían reconstruyendo nuevos senderos. Ese hechizo le resultaba bastante familiar… sus amigas y ella lo utilizaban con las ardillas @Andres_Garcia4El cielo se tornaba dorado y justo encima de su cabeza un espiral rosa se agrandaba casi infinitamente en el basto atardecer. Junto con el sol se ocultaban los frutos coloridos de de algunos arbustos, y las flores se dormían unas sobre otras. Esto no les inquietó mucho, pues ya lo habían visto muchas veces, solo que ahora este jardín se cerraba a su alrededor. El alma despreocupada de Hanna se maravillaba con cualquier peculiaridad, y no hallaba peligro donde lo había. @12JaviadA la par que […]

Seguir leyendo

El brillo de una mirada por Fran Rubio Varela

  Canturrea cansado, eso le permite mantenerse despierto, aunque hoy la noche no da para mucho mas que eso, cantar sin ganas.La negrura de la noche le rodea, mira cansado en la distancia unas luces, apenas si se distinguen pero él las conoce bien.Mira la luna como otras tantas noches, la luna llena nunca le trae suerte, el lo sabe desde hace mucho.¿Porque esta noche iba a ser diferente? Un suspiro se escapa por su boca, en silencio maldice su suerte, vuelve a mirar a la luna, a veces piensa que ella le odia, sera porque nunca quiso creer en su influjo.Por lo menos hoy esta en calma.Muchas veces mientras espera, la piensa, su dulce María.Antes los ojos de su dulce María brillaban y los suyos tambien, cuando aterrizaban juntos sobre una risa tonta. Ahora él se daba cuenta, aunque ella lo callaba, el desencanto en su mirada, seguía siendo su dulce María, pero ese brillo ya no era el mismo, rutina, espera y sueño… se estaba muriendo en su vida.Tal vez hubiera tenido que prometerle la luna y haberse vendido al diablo…tal vez. Pero nunca pensó que hiciera falta, él solo quería una vida tranquila junto a ella , […]

Seguir leyendo

La vida del escritor en la ficción por Daniel Collazos Bermúdez

En el cine y la televisión la vida suele presentarse fantástica. Hombres y mujeres atractivos, de cuerpos perfectos, inteligentes; con vidas acomodadas o desastres económicos que los apabullan, pero que no los matan. Sus profesiones u oficios los llenan de aventuras, de las que mayormente salen bien librados, sobre todo si la producción es “made in USA”. Hace varios meses me orbitaba por la cabeza un tema en particular que propone el cine norteamericano. Como ya imaginaran era la representación del escritor en la ficción. He visto varias producciones relacionadas a escritores durante mi vida. De manera consciente o inconsciente busco respuestas, identificarme o arropar mis miedos e inseguridades en una pantalla, como lo hace tanta gente que se somete al juego de las historias. No lo puedes negar, tú también lo has hecho. Recuerda nada más, ese día que te sentías tan triste por una ruptura amorosa y te hallaste viendo una película que narraba algo parecido a lo que te ocurrió. Volviendo al tema. Entre mis series favoritas sobre escritores está “Californication”. Hank Moody, el protagonista, es un escritor que se muda de New York a California. Tiene algunos éxitos literarios, como su famoso libro en la ficción (y […]

Seguir leyendo

Inmoral cap 19 por Elena Siles

Capítulo 19 Talia estaba al lado de su amante, Freya, observando su hermosa piel blanca cuando la luz de la ventana entró en su habitación. Después de haber terminado abruptamente su relación con Lydia había decidido que quería pasar página. Freya era una mujer con curvas en forma de reloj de arena y de estatura media. Tenía el pelo castaño, corto y lacio, sus ojos eran marrones intensos, sus labios gruesos y su nariz respingona. Freya se despertó, se puso un camisón y dio un beso a Talia. Desayunaron juntas en el comedor y decidieron ir a dar un paseo por el pueblo. De pronto mientras hacían unas compras a Talia le pareció ver por el rabillo del ojo a Lydia, al darse la vuelta vio a Aelle a su lado. Su corazón se paró durante lo que pareció una eternidad, pero un dulce beso de Freya la volvió a la realidad. Talia sacudió la cabeza, a pesar de tener una mujer magnífica a su lado no pudo evitar que la envidia la invadiera.   Shire había pasado un día maravilloso con Johan y había decidido darle una oportunidad cuando la noticia de que Aelle había escapado llegó a sus […]

Seguir leyendo