Recoge

Recoge tus nubes que quiero ver brillar al sol, no voy a ser tu estrella, ni tu luna, ni tu amor. Sólo un instante de pasión en un día sin razón, solo el calor de un día sin corazón. Recoge tus rayos de luna, pues no habrá situación, para que plantes en mi alma ni un ápice de amor. Ya no soy quien conociste ni la sombra de mi ni el ultimo destello de oscura visión. Las cosas han cambiado y la vida sigue tan puta como siempre. Recoge lo que siembra la simpleza de tu jodida vida, sigue pensando en el pasado y será que no avanzarás. Yo ya he desviado mi destino y creo que ya se a donde va a parar. Recógeme de mi infierno, No quiero a nadie más, Ahora que he encontrado A quien de verdad amar.  

Seguir leyendo

Por Verte

Ancha es Castilla Ancha como mi alma, grande y pequeña, Luminosa y oscura. Recovecos que ocupa tu amor, Que llena. Cielo, Que bajare para ti. Luna, Que atrapare. Sol, Que menos que tú me alumbra. Diosa de las tardes, Amor de mis noches Estrella de mis mañanas Que aunque me queme Quiero tener cerca, No hay dolor si pienso en ti, No hay fin. Ceguera, Que no me deja ver más allá, Más allá de tus ojos marrones, Más allá de tu cristalina mirada. Río que recorre tu cuerpo En el que limpio mi oscura alma, Rota tras el tiempo Y reconstruida tras tu paso, Devuelta su virtud Puedo seguir adelante, Devuelta mi visión Ya no puedo verte Igual que antes, Porque te amo Más que nunca.

Seguir leyendo

Delirios de un poeta muerto I

En el fondo del vaso, donde el silencio se aglomera y la vida a la ropa se pega. En el fondo de la botella donde el mundo se ahoga y nadie lucha ni llora. Donde un suspiro se hace razón donde la luna se llena de pasión, donde olvidar que el destino es morir y saber que no se puede sufrir. Luchar en el coliseo de un corazón en el circo a traición, sabiendo que un golpe es fatal y que la vida no es una partida. Que cada día luchas por el Sol, que cada noche aúllas a la luna una solución, que se cierran los ojos y se olvida el dolor, que dormitas oculto entre tu manta y tu colchón sabiendo que alguien te quiere y que por ti pierde la razón. Sabiendo que alguien te ama y que por ti se parte el corazón. Sabiendo que la vida tiene sentido cuando tus manos me acarician y siento ese calor. Delirios De Un Poeta Muerto

Seguir leyendo

CITA A CIEGAS

Casarse. Ese era su gran deseo tras tantos años de noviazgo, pero sus ingresos no se lo permitían y había llegado la hora de buscar una solución. Con esa idea fijada en la mente se había dormido la noche anterior y con ella había despertado muy temprano. Se duchó con rapidez, se vistió y corrió al quiosco a comprar la revista de anuncios clasificados con la esperanza de encontrar algo que pudiera ayudarles. Con lo que ganaba en su trabajo de media jornada, apenas podía guardar un pellizco a base de apretar tanto el cinturón que prácticamente la dejaba sin respiración. Su prometido se había impuesto un estricto plan de ahorro que cumplía sin perdonar un solo euro y ella no podía dejar de sentirse culpable por su pobre aportación. Cerró con suavidad la puerta de entrada, dejó el diario sobre la mesa de la cocina y preparó un desayuno a base de tostadas con mantequilla y mermelada, una ensaimada y un humeante café con leche. Mimí, su gatita siamesa, ronroneó junto a sus piernas reclamando su atención, pero Melisa apenas le prodigó una rápida caricia. Tomó un bolígrafo y se dispuso a sumergirse entre los anuncios de palabras: secretarias […]

Seguir leyendo

Quien dijo que el Sol no viaja

Dame un suspiro dame la calma dale un sentido a mi vida en nuestra cama. Todo empieza, todo acaba, pero déjame acabar en caricias en tu espalda. Como si el tiempo no pasase, el sol no subiera, la luna no huye y contamos cada noche todas las estrellas. Y si te digo te quiero y me trago una lagrima de distancia. y si te digo que te necesito y huyo de mi realidad para evadirme en la tuya.

Seguir leyendo

Haré Que Sea Un Regalo

Olvida todo lo pensado hasta hoy, hasta estas fechas. Ahora solo quiero que pienses que estoy a tu lado que te quiero que te amo. Que te levantaré cada día con una sonrisa, y con de la mañana la brisa, sin prisa, te dire junto a ti quiero yo vivir. Olvida lo malo, todo aquello que has pasado, porque entonces yo no estaba a tu lado, y dormirás junto a mi, sin penas, sin males, con dulces besos cada mañana, con sueños que son verdades. Olvida la calma, olvidaras que es un enfado, pues cada día que pasa haré que sea un regalo.

Seguir leyendo

Aurea por Martin Ramos

Mañana saldré a visitar campos oblicuos, Entre mentas y moras clavaré mis ojos. Arrodillaré mis muslos junto a los tuyos, Acurrucaré mis brazos sobre tus hombros. El viento suave perfumará nuestros labios, que se unirán inquietos en un beso interminable. Nuestras lenguas jugarán a pelearse, y no tendremos tiempo para nada más. Tu cabello negro baila sobre tus mejillas, tus manos acarician la hierba fresca. Sobre mi frente se tiñen los deseos, quiero hacerte mía, ahora y para siempre. El sol refleja nuestros cuerpos, que se funden en el suelo. Sudan y gritan los avatares del placer, se estremecen ya sin aliento. El adiós es impertinente. Tu mano ya palidece. El  cuerpo se torna frío y desconsolado, cierras los ojos y me despides en silencio. La desesperada voz se dejaba oír a lo lejos… La tenue luz que se reflejaba en el mármol, iluminaba sus ojos negros. Sus pestañas se traslucían frágiles entre las facciones de su hermosa cara, y parecían así  pasar desapercibidas al ojo más mundano y abyecto. Era perfecta y hermosa. Pero de sublime maldad se alimentaba su inhumano corazón. Prodigiosas melodías susurraba a los oídos de sus indefensas victimas, almas éstas carcomidas por antiguos deseos. Su […]

Seguir leyendo

Solo Quiero

Solo quiero ver, solo quiero sentir, solo quiero volar, y si tengo que caer que a tus brazos tenga que ser. Solo quiero a una persona, solo quiero amarte, solo quiero sonreír y mi corazón darte. Solo tu eres mi luz, todo tu cuerpo es una obra de arte, prefiero perderme en el mundo y volar contigo a ninguna parte Solo puedo pensar en ti, solo a ti en sueños puedo nombrarte, solo se que eres tu mi pequeña y de mi vida ya formas parte. Quiero poder ver la peli apoyado en tu pecho, quiero notar a mi lado todo tu cuerpo. Quiero sufrir agujetas en las mejillas de sonreír a cada instante por ver a esa preciosidad que ya es mía. Solo quiero pelear contigo en nuestra cama, quiero que tengamos cada noche una guerra en la que las balas serán te quieros y las bombas los placeres de nuestros cuerpos. Quiero tenerte desnuda a mi lado, recorrer con los dedos cada milímetro de tu alma y perdernos en la oscuridad entre las sabanas de nuestra cama. Solo un instante, una mirada, un beso, tus labios como obra de arte. Solo un segundo, una sonrisa, unas palabras, tus […]

Seguir leyendo

Cupido fantasma por Haruna Kisaragi Kontong

No pensé verte por un buen tiempo. No después de la pelea que causó nuestra separación. Por eso decidí irme. Me subí al primer avión que salía. No me fijé en el destino. Sólo me quise ir. Así fue como me encontré en tierras ajenas. Salí de excursión hacia algún poblado muy lejos de la ciudad, prácticamente en la selva. Pensaba en esa inmaculada cama de hotel tan suave y pulcra que me esperaba a mi regreso cuando un terremoto inició. Varios de los edificios a mi alrededor se desplomaron, las comunicaciones se cortaron. Los que sobrevivimos tratamos de rescatar al puñado de gente que se encontraba bajo las ruinas. Todo antes que llegara la ayuda. Pasaron dos días, y nadie llegaba. Encontré una casa aún más lejana, en una montaña. En ella vivía un hombre ya anciano quien no quiso dejar su inestable casa. Son los recuerdos, me dijo, eso no lo pienso abandonar así sin más. Guardaba en varias jaulas especies exóticas. Muchas debían ser de dudosa procedencia. Por qué no las liberó, me pregunté. Así no tendría qué cuidar… Sin previo aviso, me dio agua y comida. Me indicó de un pozo unos metros tras su casa […]

Seguir leyendo

“Diario de una lesbiana adolescente” Capitulo 5 “Las Familias”

Yo sabia como era mi familia, pero la suya, no se, sus padres estaban divorciados, y en todo caso como mucho se lo tendría que contar a las personas que vivieran con ella, su madre y su hermano mayor, yo, a su madre la veía comprensiva, pero tampoco la conocía tanto, a su hermano en cambio, tiene bastante pinta de homofobo, no se, ese tipo de personas que parece que cuando salen de fiesta se van a drogar casi seguro, en polígonos con sus amigos poniendo música en el aparcamiento, y que no respetaba mucho a los demás, e incluso podría llegar a decir que ni a sí mismo. Aun así, no era quien para meterme en su vida, y menos de decidir cuando se lo tenía que decir a su familia, yo, por mi parte seguía con mis dudas sobre salir del armario. El mundo cada vez iba pareciendo un lugar peor, menos mal que ella estaba a mi lado para mis momentos de bajón, quizás tenga un problema ¿porque estar triste si no tenía ningún problema real? Pero, era inevitable algo dentro de mi me hacía entristecer en soledad, no en compañía, no podía permitirme ver débil en […]

Seguir leyendo