Mira el Futuro

Mira la muerte, como te recorre, con la mirada escruta tu alma y siempre sabe cuando acabas. Miro al infierno, con la mirada de un sabueso, lo conozco como la palma de mi mano y mi destino queda sellado. Ya no sabes, que es lo que fuí, por cobarde, por inquieto, te perdí. Y es que tengo un dolor en el pecho… un dolor que no me deja respirar, y quiero bajar a los infiernos, para dejar de sufrir ya. Mantengo la mirada perdida, ya no voy a buscar, de los silencios una llamada, de los pesares algo más. Aguanto la respiración, no voy a dejar escapar, ni un instante de vida, ni un suspiro más.

Seguir leyendo

Perlas de un Mundo Roto

Perlas de un mundo roto que deje olvidar que deje escapar. Sueños de un mundo vacío que olvide cerrar que olvide continuar. Páginas en un mundo en blanco que queme al mirar que rompí al llorar. Lágrimas de un mundo loco que olvide secar que no se debieron derramar Sonido acuciante de una pesadilla que te persigue de un dolor que no cesa, de un sufrimiento impredecible. Locura que guía mi agonía, que me rompe día a día que no me deja descansar Trato de darte mi verdad, mi vida y mi alma, nada mas, pero el regreso de mi reino aun esta por llegar, y después de tanto desvelo podrás volar. Dejar de sufrir, poder escapar, dejar de luchar, poder respirar. Donde ya nada importa donde el cielo no brilla donde la luna arde y no existe nada mas. Donde los sueños son retazos del peor de los mundos hallados, mi mundo, mi vida, mi cuerpo y todo sin alegria, mi cielo, mi honor cualquier lugar lleno de dolor. La muerte y la vida, el destino no avisa, la guadaña que sigue a todo alma viva, que no deja escapar. Suspiros del alma, por la perlas de un mundo, […]

Seguir leyendo

Cielo Negro

Cielo negro Que empaña mi reino, Oscuro destino, Ardiente incendio, Que arrasa mi vida Que me quema por dentro. Y si levanto el vuelo, Mis alas de ceniza Se vuelan con el viento; Y si me quedo quieto Muero a fuego lento, Atrapado en la curvas de tu cuerpo.

Seguir leyendo

Silencios

Silencios mirándote, como si el tiempo no pasase, para que la noche no acabase, para que nunca me marchase. Silencios y sonrisas, como si no existiese el mañana como si el sol nunca fuese a aparecer.

Seguir leyendo

Los temores de la Noche

Los temores de la noche, que vagan sin cesar, de los que la gente hace milenios se olvidó, hacen que nos hagamos confiados ante las sombras de nuestra vida. Pero no toda noche a la luz de la luna nos da la misma sensación. Caminando entre las sombras, de una ciudad perdida, entre la misma codicia que corrompe el mundo, con la gracia soltura del gato más pardo y la loca confianza en sí mismo de un simple borracho. Sediento, hambriento y solitario caminando de regreso a su confinamiento, luchando por no ceder a su hambre. Y de repente sin más, se cruza ante él la mujer que desata cada noche sus más oscuros instintos, aquella que nunca le mira ni le mirará pero que el pierde el norte en caderas, se hunde y desaparece en sus ojos y sin embargo nunca podrá estar en su cobrizo cabello, en su extraña sonrisa, en sus posibles miedos. Hoy es el día se decía cada noche, cuando de lejos veía como sus piernas le guiaban hacia él. Y de nuevo pasó de largo, y como siempre se imaginó que ella pensaba lo mismo, y, como cada noche, se reía de sí mismo. […]

Seguir leyendo

Cielo Negro por Sergorc

Cielo negro Que empaña mi reino, Oscuro destino, Ardiente incendio, Que arrasa mi vida Que me quema por dentro. Y si levanto el vuelo, Mis alas de ceniza Se vuelan con el viento; Y si me quedo quieto Muero a fuego lento, Atrapado en la curvas de tu cuerpo.

Seguir leyendo

El Caso Game por R. J. Frometa

Rondaba el 1880. El inspector de la Scotland Yard William Game, se hallaba tras la búsqueda del asesino más difícil de atrapar hasta la fecha. Ni el legendario Jack el Destripador le llegaba a los talones a este misterioso y despiadado individuo. Según los reportes, las victimas eran sometidas a matarse ellas mismas mientras el otro los observaba. Sin embargo, el caso llegó a su fin el 15 de Agosto del 1897: Game junto a su compañero On, estaban a punto de capturar al dolor de cabezas. Se encontraban en una angosta calle en Londres. Stacy Miller, de padres irlandeses, fue hallada muerta. —Esto es horrible. —Dime algo que este enfermo desgraciado haga que no sea eso. Juro que voy atraparlo. — ¿No crees que te estás obsesionando mucho? —Teniendo en cuenta las cosas que ha hecho pasar al país y a nosotros… Apenas estoy comenzando. Larry On, suspiró cansadamente. Sabía que hacer ver el error a su amigo no sería nada fácil, y hasta una perdida del tiempo. Ambos se quedaron mirando a la victima con el ceño fruncido. — ¡Aquí está una carta! —gritó uno de los oficiales. William corrió hacia él. — ¿Qué es lo que dice? […]

Seguir leyendo

Cuerpos Muertos por R. J Frometa

Era una mañana «normal» en una pequeña ciudad borrada del mapa debido a la maldición que cayó sobre el lugar, nadie quiso saber de la ciudad nada de la nación. Pues hace varios siglos atrás la ciudad fue maldecida, gracias a unos de los residentes, a vivir con cuerpos muertos por el resto de sus vidas. Ésta maldición se hizo cada vez más y más peor, al punto que los recién nacidos nacían con pequeños siameses en la espalda, casi la mitad del tamaño de cada bebé. Entre todas estas personas, unas veinte mil, se encontraba Roy Greenlive. A diferencias de muchos, éste era de esos pocos que se resignaban a vivir con sus cuerpos muertos. Pero como a Roy, a estos que se resignaban les tocaba los cuerpos muertos más molestos, en el caso de Roy, él tenía a su inseparable Bruce. Arrogante, sarcástico, vanidoso, iracundo; Bruce era insoportable. Muchos de los que tenían cuerpos como Bruce, trataban de arrancarse los cuerpos de ellos mismos. Estos que trataban de quitarse los cuerpos de encimas más y más desarrollaban formas «creativas»: Cortar con un hacha el espacio en la espalda que conectaba los cuerpos o aplastar los cuerpos muertos con […]

Seguir leyendo

Peste Negra por R.J Frometa

¡Oh tierra maldita! La peste negra ha regresado y con ella arrasa todos los que se cruzan por su camino, que desgraciadamente son todos los habitantes de la República Dominicana. Todos sufren, mueren y el dolor es tal, que muchos terminan quitándose la vida mucho antes que la epidemia los atrape; para morir con dignidad. Pero esperen un segundo. ¿Qué es esto? Los políticos y los magnates, ricos del país que se alimentan con la miseria del pobre, mayoría de la isla, se están escondiendo de la muerte tras sus vagas seguridades. Estos murieron de tantas maneras más horribles que sus subordinaros. Porque los monstruos terminan yéndose monstruosamente. —Presidente, ¡Presidente! —    ¿Qué desea mi estimado vice-presidente? —Se ha enterado de lo que ha pasado afuera. ¡No hay ni un ser vivo! ¡Todos los ciudadanos han muerto! —No se preocupe. Los más importantes yacen aquí. Con los dispositivos internacionales y más tecnológicos, al mismo tiempo que todas las medicinas y demás se encuentra en el palacio. La mano derecha del jefe en comando se fue; pero no tan lejos, pues la habitación aunque grande, estaba abarrotada de una enorme mesa de caoba, que anteriormente funcionaba como un gabinete donde se reunían […]

Seguir leyendo

Barcelona de Elena Saavedra Siles

  En la noche de Barcelona las calles se inundan de sombras de aquellos que un día fueron nuestros hombres. Las cenizas son lo único que queda del recuerdo de la fuerza de esta ciudad. Las serpientes y las ratas  nos inundan la ciudad junto a los cerdos y orangutanes, más que personas son animales. Demonios con rostro inmaculado gobiernan nuestras ciudades, la labia del demagogo conduce a los pobres corderos; que ingenuos, caminando hacia la boca del loco. El hábil zorro nos muestra una agradable sonrisa y acudimos como polillas a la luz. Sin ser conscientes de nuestro engaño si quiera. Cando por fin nos damos cuenta no hacemos absolutamente nada porque somos demasiado cobardes como para luchar por aquello que realmente nos importó en un tiempo atrás. Ese es el espíritu tan valiente que posee esta nación. Intentamos gritar nuestros derechos, pero los peces gordos se hacen los sordos y nuestra voz sin ninguna intención se queda en el aire y se deja al olvido. No podemos ir como si todo lo que sucede se fuera arreglar por arte de magia. Los cuentos de fantasía hace tiempo que terminaron, por mucho que intentes no ver la realidad va  […]

Seguir leyendo