Daniela cp 3 por Gelo Fernández de la Reguera

Capítulo 3 Ya eran casi las seis de la tarde cuando el turco empezó a ducharse. El calor del verano se podía notar ya incluso a la sombra. Por eso no podía faltar el desodorante en el cuerpo del turco. Después de acabar de puntear su peinado, empezó a vestirse. Una camiseta sin mangas blanca dejaba entrever la musculatura de unos brazos machacados a pesas, sin ajustarse demasiado al torso. Y para librarse del calor, unos vaqueros piratas. Volvió a su cuarto para mirarse en el espejo del armario.  Móvil, cartera, llaves. Listo para irse. Poco antes de cruzar la puerta del recibidor, su padre lo detuvo, llamándolo desde el salón. –         Padre, me marcho ya. No sé a qué hora vendré. –         De acuerdo. Jejeje. Entonces yo tampoco sé a qué hora vendré. Tengo cena con  unos posibles inversores. Procura no hacer mucho ruido al llegar. –         Vale. –         Por cierto… ¿Qué vais a hacer? –         Ahora bajo dando un paseo, hasta la laguna, que he quedado allí con Yuri y los demás. –         ¿Qué vais a hacer? – Çakir ya sabía que esa pregunta no iba precisamente referida al plan de noche. –         No lo sé…  – Su […]

Seguir leyendo

Daniela cp2 por Gelo Fernández de la Reguera

Capítulo 2 Alarmados, salieron corriendo hacia el coche y pusieron rumbo hasta valdecilla, el hospital de Acoma. Con el BMW, consiguieron llegar desde el centro hasta allí en apenas cinco minutos por la calle Vargas. Aparcaron y subieron a recepción tan rápido como pudieron. Durante el camino se estuvieron preguntando que tendría que haber pasado para que ocurriese algo parecido.  Casi todos hubieran apostado por un coma etílico. Después de todo Santos no era el que más aguantaba cuando echaban quinitos, mucho menos cuando iban a chupitos. Pero… Santos se había ido de la laguna sin haber bebido demasiado, y con la suficiente consciencia como para salir sin caerse, así que muy mal no podía ir. Pese a todo no había bebido lo suficiente como para entrar en coma. No al menos con ellos. Mientras lo hablaban llegaron por fin a la recepción del hospital de valdecilla. Tras preguntar por la habitación en la que se hallaba su amigo, la respuesta de la recepcionista que les atendió fue que Alberto Santos estaba en la UVI, pero que tan solo uno de ellos podía subir, ya que tan solo pueden estar dos personas en esas habitaciones, y su madre ya acompañaba […]

Seguir leyendo

Daniela cp1 por Gelo Fernández de la Reguera

Capítulo 1 Estaban rodeados. Chocando espalda con espalda, contemplaban la cruda realidad que los esperaba. Un chico de complexión mediana, tez pálida y pelo rubio, la sonrisa de quien más sabe en su boca, y a sus espaldas, una cabeza por encima de él, su amigo, con pelos de punta, con más fuerza en la mirada y en el cuerpo, la luna era el foco central. El solitario callejón era la pista de baile, y los chavales que los rodeaban eran, como nunca, las más feas. Ulises se preguntaba el porqué de esa situación, pero Yuri se lo recordaba. – Tío… ¿No puedes estar dos findes seguidos sin liarte con la novia de un kie? – La última vez que acabamos así, tú eras el que se había liado con una. – Sí, pero no era la novia. – Era la hermana. Para el caso es lo mismo. Mientras discutían, el cerco se cerraba. Los chavales se acercaban. Las amenazas eran continuas, los puños cerrados, presagio de pánico y sangre en el ambiente. Yuri esperaba ansioso a que alguno se abalanzara sobre él. Pronto cayó uno, que al acercarse a él recibió un duro golpe en la mandíbula que lo […]

Seguir leyendo

Son y Son

Son olvidados Resquicios perdidos Del alma que abandona Al cuerpo herido Son pasados De un monstruo dolorido Que oculta en su cueva Las cicatrices de lo vivido Son espantadas Las sonrisas de sus rostros Reprimidas y ocultadas Por la acción de unos pocos Y son ya pensadas Los sueños que pasados, Dejan de ser ilusiones Para romperse en mil pedazos Jamas susurrados Destinos mas que dejados Mas alla de pesares Mas alla de cantares Jamas señalados Recuerdos de un futuro quemado Como las paginas de un libro en blanco Nunca escritas, nunca borradas Son los dolores De corazones parados De la sangre manando De oscuras heridas Jamas arrodillado y son los grilletes de este alma Los que aprisionan los cuerpos Y niegan sus estelas

Seguir leyendo

La muerte ansiosa por Jose Arroyo Moreno

Desde una primavera verdísima, crucificado entre látigos de metal que estrujan la negra sangre del hueco maduro de un capilar, y riegan la tierra canosa.   Vida por vivir y ya vivida, muerte palpada e injusta, soy tronco con ramas de piedra, empotrado en una almohada, dulce cabezal de mi tumba abierta.   Vida por morir, muerte por nacer, levanta esta viga que aplasta mi cuerpo, y déjame que respire, que duerma tranquilo.   Fuente: www.tusrelatos.com

Seguir leyendo

De Olvido, De Pasado

Y traigo retazos, traigo cachitos de olvido, de pasado, de sentido, de olvidado de creencias que ni tu dios había imaginado. Te traigo dolores, que pensaste dejados, con sabores amargos, con hiel en las manos, cubriendo las heridas y las cicatrices de años. El mensajero del infierno, con un corazón y haciendo un esfuerzo, late por recuerdos, late por presentes, cubierto de la miel de tus besos, se sirve de caricias para conocer los deseos. Y traigo retazos, traigo cachitos de olvido, de pasado, de sentido, de olvidado de creencias que ni tu dios había imaginado. Te traigo caricias que pensaste que jamás tendrías, con el dulce sabor a miel de quien roza tu piel, para curar lentamente las cicatrices de mi corazón.

Seguir leyendo

Son

Dolores de cabeza que son como sopores, nadie escapa a sus desdichas, nadie por ti pone la cara. Dolores que no escapan a esta mara, que siguen, que pegan que te destrozarán hasta el alma. Y saco la espada, y me cubro con el escudo, y aquí delante me encuentro desnudo. Pongo la armadura por cara, ya nada escapa a mi vara, pensaste en huir pero volviste a mi cama. El tiempo no perdona, tan solo pasa, el no huye de mi, pero la muerte me busca en mi casa. Son placebos, nada más, que pensaste que algo por ti harían, son inventos, nada más, de perdidas mentes que divagan.

Seguir leyendo

Dejame volar

Déjame volar, es lo único que me queda, porque jamás me dejaron soñar y quiero verte salir de tu espera. Déjame soñar, es la única manera, de poder verme desde fuera. Luchar, es mi ultima bandera, luchar, puede llevarme a tu guerra. Respiro por tus dudas, suspiro, por tus besos y si siento es porque me quieras. Déjame volar, es lo único que me queda, porque jamas quise dejarte al ras de esta triste tierra. Déjame soñar, puede ser la ultima frontera, entre mi cielo y tu infierno, aunque no encuentre solución a tus dilemas. Vivir es la única manera, de ver salir el sol cada día aunque no pueda despertar a tu vera. Respiro por tus dudas, suspiro, por tus besos y si siento es porque me quieras. Respiro por mis problemas, suspiro, por las soluciones que no llegan, y si he sentido quizás haya sido un espejismo.

Seguir leyendo

Siempre Quise

Siempre quise ser gigante, tocar la luna, tocar tu vientre, siempre quise volar y acabe quemado, porque siempre miente. Siempre quise ser antítesis, para negarme, para quererme, para odiarme como me amabas antes. Siempre fui valiente, un loco en la piel de un humano, siempre dejé lo ferviente corrompiendo la mente de débiles pasados vueltas. Siempre estuve oculto, tras las miradas de horror, esperando que saltase al vacío de nuevo, o no…. Siempre me mantuve firme, igualmente odié aquel corazón, que me dejaba lejos del junco, aquel que se doblaba, pero nunca partió. Siempre me fui de frente, y no diré que no importa lo que diga la gente, Pues solo tu sabrás, lo que en realidad piensas, lo que en realidad ocurre con la gente decente. Y ahora ya he olvidado lo que versos de amor son dados, lo que suspiros de dolor son pasados. Y ahora he recordado, que siempre se puede ser malo, que los limites lo marcas tu y que nada se olvida lo suficiente. Siempre quise ser tu fiebre, para calentar tu almohada en las noches, para que luches conmigo cada noche, ser los delirios de tus sueños, ser la escusa para que no salgamos […]

Seguir leyendo

Que Suspiros Te Obligaron

Que suspiros te llevaron a decir adiós, que dolores ocultos te obligaron a rogar a tu Dios, que torturas te atrajeron a mi quemado corazón, donde la vida arde en las llamas de la pasión. Que suspiros te llevaron de obligar a mi corazón, a sentirse cada noche muerto sin razón, que caricias olvidaron los labios que mordió como si la sangre derramada se te sirviera en un tazón. Que suspiros te llevaron a abandonar el destino, allá donde la perfección intenta marcar tu sino y me obliga a volar sin motor, que vientos me elevaran en mis suspiros cuales me llevarán a tu sinrazón, con todos perdidos, latidos de un solo corazón. Que suspiros te llevaron a luchar de nuevo por un corazón, para sentir algo de jubilo oculto tras una máscara de decepción, que alas me elevaran si el destino más aciago lo deje pasar, por intentar quererte una única vez más.

Seguir leyendo