Inmoral cap 11 por Elena Saavedra

Capítulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-10-por-elena-saavedra/ Capítulo 11 Kauko se marchó del salón de baile acompañado por su mujer, Marga, y de su hijo, Neim, dejando a Aelle algo confusa. En ese momento entró Johan en el baile de máscaras e inmediatamente una multitud de mujeres nobles fueron a su encuentro. Una joven de ojos castaños y piel blanca como la porcelana se acercó la primera hasta Johan. Tenía el pelo pelirrojo, largo y rizado, y una figura con curvas envidiables. Las pecas que tenía en su nariz respingona la hacía aún más sexy. Llevaba puesto un vestido azul claro largo de mangas cortas y escote de barca, zapatos y máscara a juego. — Un placer volver a veros, Penélope. — Príncipe Johan — Penélope hizo una leve reverencia y sonrió — Os habéis perdido la proposición de vuestro padre. Parece que habrá boda doble. Johan la miró serio y luego sonrió — Entonces debemos hacer una celebración a lo grande para la ocasión. Una mujer rubia, delgada y alta se acercó hasta Johan — Johan, estáis tan apuesto. Otra mujer morena y bajita se acercó hasta Johan — ¿No es una noche maravillosa? Y la música es preciosa. ¿Habéis decidido ya con quién […]

Seguir leyendo

Inmoral cap 10 por Elena Saavedra

Capítulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-9-por-elena-saavedra/ Capítulo 10 Lydia se levantó temprano de todos modos, apenas había podido dormir y necesitaba despejarse. La otra noche Talia terminó su relación con ella porque Lydia sentía algo por Aelle y Talia se había cansado de los engaños de Lydia. Desde que conoció a Talia supo que sería una gran compañera, pero que no podrían estar juntas para siempre. Lydia era muy apasionada, su lujuria le había perjudicado antes con Talia, pero esta vez no era sólo lujuria y aquello había sido demasiado para Talia. Lydia ahora estaba confusa, pues nunca antes había sentido algo así y por una mujer que apenas conocía. ¡Menuda locura! Pero no podía seguir haciendo oídos sordos a su corazón. Así pues, Lydia decidió ir a pedirle ayuda a su padre, Oberyn. Lydia se puso uno de sus mejores vestidos y fue a buscar a su padre en el comedor, pero no estaba allí. Tras desayunar Lydia decidió buscar a su padre en su despacho, en aquella ocasión acertó. Oberyn era un hombre gordo, bajito y corpulento, de ojos azules y piel blanca arrugada por el paso de los años. Su pelo era pelirrojo, corto y rizado, y su rostro poseía una […]

Seguir leyendo

Inmoral cap 9 por Elena Saavedra

Capítulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-8-por-elena-saavedra/ Capítulo 9 El baile de primavera era alegre, normalmente la muerte de un comandante tan importante hubiera supuesto incluso que no se celebrara el baile de primavera, pero debido a que era Inmoral su muerte no era mucho más importante que la muerte de cualquier plebeyo, era incluso despreciado por los nobles de la corte. Borg ahora era un paria, un inmoral y por lo tanto no significaba nada, menos que nada su nombre era sinónimo de odio y de risas crueles. El palacio estaba decorado con flores y banderines. Las mesas del salón estaban llenas de comida y bebida. Había un atril en el fondo de la pista de baile para los tronos reales, seguidos de sillas elegantes para sus parejas. Los invitados vestían sus mejores galas, la orquesta tocaba canciones suaves mientras los nobles hablaban por encima de la música. La formalidad y protocolo eran casi apartados por una noche, eso sí al entrar el rey todos se inclinaron. Horlk II vestía un jubón verde a juego con su pantalón y sus botas, de su brazo estaba Irina que estaba impresionante con su vestido rojo. Las máscaras de ambos eran galantes y barrocas. Laeda después de […]

Seguir leyendo

Escucha por Ana Centellas

En el dormitorio de María las sábanas están revueltas. Una suave luz encendida en una mesita que alumbra desde un rincón es la única fuente de iluminación. Colores tenues se filtran por la persiana entreabierta, luces doradas de sol que se cuelan juguetonas a través de las cortinas rosadas, anuncian que ya es de día. Sobre la cama desecha, dos cuerpos desnudos descansan, enredados, descuidados. Cubriendo el torso de ella, el fuerte brazo de él. Sobre las piernas del hombre, las delicadas piernas de la mujer. El descanso de dos amantes ajenos a todo cuanto acontece a su alrededor, dormidos, soñando, muy probablemente, el uno con el otro. El cuerpo de dos amantes con edad sin precisar. María se despereza. Uno de los rayos de sol, con ganas de jugar en la mañana de sábado, atraviesa las cortinas, iluminando su dormitorio con una luz casi mágica. Los tonos dorados del sol se funden con el rosado de las cortinas que, sumado a la tenue luz que proviene del rincón, envuelven la habitación de una sensual calidez. Una sonrisa se dibuja en su rostro cuando ve a su compañero a su lado, como cada día. Más que a su lado, formando […]

Seguir leyendo

Inmoral cap 8 por Elena Saavedra

Capítulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-7-por-elena-saavedra/ Capítulo 8  Shire estaba preparada para su concierto, vestida con sus mejores prendas, aquella tarde habían ajusticiado a alguien por inmoral y muchos de los pueblerinos estaban deseando beber y celebrar aquella sentencia. La taberna estaba llena, sobre todo de plebeyos, pero habían algunos nobles rodeando a Johan. Shire con la mirada buscó por la habitación, pero no estaba el rey, tampoco es que se sorprendiera aquello hubiera sido demasiado pedir; aún así estaba Johan y varios nobles. Shire estaba muy nerviosa, pero sabía que su actuación haría ganar muchos clientes a Greta y Hash, después de todo lo que habían hecho por ella era lo mínimo que podían hacer. Desde luego no quería volver con Irina a ser bailarina y tener que sobar a clientes o incluso acostarse con algunos de ellos. Irina al final cosiguió que las liberaran de sus contratos, todo gracias a su nuevo amante: el rey Holk II. Irina había tenido muchos amantes, todos ellos habían sido viejos ricos con una condición social muy poderosa; pero sin duda aquella vez había cogido al pez más grande del reino. Y por su libertad sólo le había pedido una cosa: conseguir que Johan se enamorara […]

Seguir leyendo

Inmoral cap 7 por Elena Saavedra

Capítulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-6-por-elena-saavedra/ Capítulo 7 Kalan estaba cazando un conejo cuando Borg se la cercó por la espalda y le asustó, provocando que Kalan fallase el tiro. Kalan maldijo para sus adentros. Borg siempre le hacía ese tipo de bromas, todo para sacarle de quicio, pero a Kalan le encantan aquellas bromas sin ella, ¿cómo iba a pasar el tiempo con Borg? A parte de su atracción mutua no tenían nada en común. Borg era un miembro de la alta corte muy importante y él no era más que un campesino. Habían comenzado aquella relación hace un año y medio, quizás más si se contaba el tiempo que tardo Borg en aceptar que era uno de los temidos inmorales. Sin embargo con el tiempo, en parte gracias a Kalan, Borg había aprendido a aceptar su condición y a amar a aquel hombre que le había sacado de la tristeza y le había llevado hasta un amor sincero. Kalan era un hombre robusto y alto, con el pelo castaño, corto y lacio; y los ojos del mismo color. No era en realidad un hombre demasiado apuesto, pero lo suficiente para enamorar a Borg y hacerle quebrantar una ley que podría cavar con […]

Seguir leyendo

Inmoral cap 6 por Elena Saavedra

Capítulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-5-por-elena-saavedra/ Capítulo 6 Shire llegó a la ciudad expectante, después de recibir la carta de su amiga Irina pidiéndole ayuda había decidido acudir a su petición. Después de todo ella le había salvado la vida hacía dos años. Cuando el padre de Shire le concertó su matrimonio nunca creyó que pudiera librarse de tal carga. Ella no amaba a aquel viejo decrepito salido y machista, era tan solo una moneda de cambio en los negocios de su padre. Su amiga Irina era bailarina, ella la había sacado de casa y le había dado una vida nueva. Había conseguido librarse de una vida llena de sufrimiento y de la cólera de su padre gracias a Irina, sin ella la vida que ahora llevaba jamás la hubiera podido conocer. Le debía mucho y estaba dispuesta a devolverle el favor. Shire sabían que las intenciones de Irina no eran del todo honestas con el rey, pero tampoco le importaba demasiado aquello. Era un rey cruel y déspota, si había alguien que pudiese meterle en cintura era Irina. Será divertido ver cómo se contemplaban los acontecimientos. Además estaba deseando visitar la capital, a pesar de que había visitado varias ciudades, ninguna era comparable […]

Seguir leyendo

Inmoral cap 5 por Elena Saavedra

Capítulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-4-por-elena-saavedra/ Capítulo 5 Aelle había pasado la noche pensando en Lydia y no había podido pegar ojo. ¿Por qué le atraía tanto aquella mujer? Aquello era inmoral e impensable y sin embargo no podía apartar las dudas de su cabeza. ¿Sería ella una inmoral? ¿Lo habría heredado de su madre? Tenía que encontrar la forma de olvidar a aquella mujer, quizás su prometido pudiera ayudarla en ese aspecto. No es que se sintiera atraída por él especialmente, pero era un buen hombre y Aelle sabía que sería un gran marido para ella en el futuro. Estaba apunto de dormirse cuando escuchó un gran alboroto fuera de palacio. Aelle curiosa se levantó y abrió las ventanas. – ¡Inmorales!- gritaban algunos soldados en las calles- Han huido dos inmorales de Rausvai. Ayúdenos a atraparles, ¡rápido!. Sorprendentemente una gran multitud fue a ayudar a los soldados a buscar los dos inmorales que habían conseguido escapar de la justicia- ¡Muerte a los inmorales! Aelle cerró las ventanas y se tumbó de nuevo en la cama, pero siguió sin poder dormir en toda la noche. Al día siguiente Aelle se levantó de la cama con el primer rayo de luz que entró en su […]

Seguir leyendo

Inmoral cap 4 por Elena Saavedra

Capítulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-3-por-elena-saavedra/ Capítulo 4 Jarld caminaba por las calles de la capital de Rausvai, Rox, decidió a dar muerte a aquella mujer siguiendo las órdenes de su superior; como había hecho siempre. Jarld jamás se había cuestionado las órdenes de sus superiores por muy extrañas o ilegales que pudieran ser siempre las cumplía a rajatabla. Aquello le había otorgado una fama de asesino conocida por todos en Rausvai, sus iguales le miraban con respecto e incluso con envidia, pero los ciudadanos de Rausvai le miraban con miedo. La mayoría de las mujeres no querían tener relaciones con él al saber quién era, sólo las mujeres de la noche seguían a su lado. Gastaba más en mujeres que un marquesa en joyas; pero no le importaba con tal de mantener su reputación. Jarld llegó a la casa de su objetivo y sacó su cuchillo de su cinturón. Jarld forzó la cerradura de la puerta de la casa y entró dentro. Se dirigió hasta la habitación y escuchó ruidos, estaba teniendo relaciones con un hombre. Aquello complicaba las cosas, tendría que esperar a que la pareja terminase para poder entrar y matarla. El rey Horlk II gritaba de placer mientras penetraba a […]

Seguir leyendo

Abrázame por Ana Gutiérrez Expósito

Y entonces, sólo deseé abrazarte. Sentir todo tu dolor en mí. Sentir la sal de tus lágrimas caer por cada poro de mi piel. Sentir tus ganas de gritarle al mundo lo infeliz que eras. Sentir tus ganas de odiarme, de abofetearme, de irte sin decirme adiós. Pero en el fondo, pese a tu mar bañado en llanto, sabías que tú también deseabas que te abrazara. Deseabas pedirme una explicación.  Por qué ahora. Por qué a mí. No entiendo nada… estoy en un laberinto indestructible para mí. Llévame hasta la salida porque siento que me ahogo. Llévame hasta el sigilo de la noche donde podamos sentirnos, amarnos, abrazarnos sin demora, apretar nuestros corazones tan fuerte que parezca que dejan de latir. Abrázame fuerte. Pero déjame que me rompa en llanto hasta caer sobre tu regazo. Déjame que te mire y desee odiarte. Déjame que te odie y que al mismo tiempo desee tenerte entre mis brazos susurrándote al oído cuánto te quiero. Déjame que desee alejarme de ti para que cuando me vaya, sólo desee y anhele buscarte. Déjame jugar a quemarme para después volver a hidratarme besándote sin retorno. Vuelve a mi lado… Pero sobre todo, abrázame. Siente mi […]

Seguir leyendo