Embarque hacia una vida nueva por Ana Centellas

Embarque hacia una vida nueva Ya estaba en la puerta de embarque. Por fin estaba a punto de dar comienzo la aventura con la que llevaba años soñando y, por primera vez, sintió escalofríos. Nunca había tenido miedo de nada, pero, en aquellos momentos, se sintió frágil como nunca lo había hecho. Era el menor de siete hermanos y, aunque en su casa nunca le había faltado cariño, desde que tuvo uso de razón se había sentido una carga para sus padres. Los casi diez años de diferencia que se llevaba con su siguiente hermano le habían llevado siempre a pensar que su presencia en este mundo solo había estado producida por un bendito error. Por eso, en cuanto tuvo edad para trabajar no dudó en hacerlo, mientras compaginaba aquellos trabajos mal pagados con sus estudios. No se podía decir que su juventud hubiese sido como la de los demás muchachos de su edad, pues siempre había trabajado y estudiado y pocas eran las ocasiones en las que se había permitido pasar la noche fuera de casa. Quedaba demasiado poco tiempo para el ocio y, mucho menos, para pensar siquiera en el amor. Pero gracias a ello había podido echar […]

Seguir leyendo

Ozymandías por Hombresuperfluo

Una de las tareas más aburridas de mi trabajo consiste en leer los pliegos de prescripciones que rigen los concursos de las numerosas administraciones públicas. De alguna forma decido si merece la pena intentar preparar una oferta, aunque lo más probable es que no resulte ganadora porque el porcentaje de acierto suele ser bajo y la frustración alta, como quien bate toneladas de mineral para encontrar una pepita de oro. Las innumerables páginas de paja las imprimo a cuatro caras para luego enfrentarme a uno de mis mayores enemigos laborales: la grapadora. Parece un acto sencillo, que consiste en presionar unas hojas contra otras y atravesarlas con una fina pieza metálica de aluminio que las une para siempre. No se trata de un organismo complejo que dependiendo del día, se comporte según le viene en gana. En teoría, debería responder de un modo previsible y desganado, pero no es así. Cada vez que me enfrento a ella, nunca sé si conseguiré mi objetivo porque los misterios insondables del universo incluyen que unos días se grapen las hojas y otros no. Tampoco depende del tamaño del pliego. Tengo dos grapadoras, una más grande y otra pequeña, pero no importa, en ocasiones […]

Seguir leyendo

Tú por J.D. Arias

Vaya derroche de tiempo hemos propiciado, Pero los esfuerzos de los enamorados son recompensados, Así que aquí estamos, uno al lado del otro, Rozando nuestras manos, pensando en el tiempo pasado. Vaya sueño he gastado, Te veías en tu mejor estado, Y yo más que emocionado Al final me has besado. Y al final me he turbado, Porque el silencio es traicionero Y el miedo sueños ha de destruir Y el vacío envuelve el ser. Dos enamorados arrastrados han de ser, Separados en cuartos sin ventanas para ver Bajo la gran pirámide del poder El ministerio del amor acaba con cualquier ser. Saliste de escena junto con tu indecisión, Y tu sombra se quedó en mi cama, La abracé cada noche y le hablé del amar Para alimentar no más que mi perdición. Te pensé aún más que a mi ser, Mientras la reminiscencia de tu palpitar llenaba la estancia, Mientras tu nombre llenaba mi alma, y la encendía ¿entonces, que invalida el proceder? Te amé y te odié No, no me traumé, Mas sí me enojé Vaya chiste hemos de ser. Y ahí vas, detrás de ecos sin ver hacia espinas que ya te han perforado Y me dejas […]

Seguir leyendo

Inmoral último cap por Elena Siles

Capítulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-23-por-elena-siles/ Capítulo 24 Johan había conseguido escaparse del banquete sin que su padre se enterarse de su ausencia y se marchó hacia la parte oeste del castillo dónde le esperaba Shire con un carruaje. Johan se montó en el carruaje y ambos comenzaron su viaje juntos, huyendo de todo aquello antes de que fuera demasiado tarde. Horlk II e Irina estaban bailando en la pista de baile cuando un soldado fiel al rey entró en la sala y habló con Svein. Svein se quedó pálido, debía avisar al rey sin causar mucho revuelo. Jarld vio al soldado y le obligó a marcharse del banquete, nada más salir de él escuchó un gritó por la puerta trasera del castillo. Golpeó al soldado para dejarle inconsciente como a los demás y corrió hasta la puerta. Al llegar a ella vio a Laeda agachada sobre Armian llorando y Kern enfrente acompañado por unos pocos compañeros. — ¡Debes dejarle madre!¡Padre era un inmoral y merecía morir! Y ahora él quería ayudar a los inmorales así que merece morir también — afirmó Kern. — ¡Él era tu verdadero padre Kern! — gritó dolida Laeda — Sólo queríamos ponerte a salvo antes de que Irina […]

Seguir leyendo

#RetoEM_YAW

RETO LITERARIO. REGLAS:1. Usa el hastag #RetoEM_YAW2. Puedes escribir: – micro de 1 tweet. 48 H Se publicará en @YouAreWriterES el mejor micro obtendrá diploma en #PremiosYAW2019– relato de entre 150 y 500 palabras.  envialo a youarewrites@hotmail.com  (hasta septiembre) 3. Temática: #EsclerosisMultiple De entre todos los relatos seleccionaremos los que veamos convenientes para la revista digital de @YouAreWriterES que saldrá en noviembre. No exigimos exclusividad del relato ni tampoco que sea nuevo, pero si valoramos el compromiso. 4. TODES LOS NARRADORES Y ESTILOS SON BIENVENIDES, pero a ser posible cuanto más innovación y buen rollo, mejor. Una servidora, @ElenaSilesB será quien selecciones a les ganadores de este reto #RetoEM_YAW ¡Como siempre TODES podéis participar! PARTICIPANTES @FiliArceoCharcot, pensativo y respirando profundamente, le dijo a Paul.-Traigo malas noticias, sus síntomas empeorarán…-¡No siga! -Dijo Paul, tomando la mano de Sophie, su mujer, quien dejó caer una lágrima.-No llores. -Le dijo sonriendo. – No estoy mal del corazón. @InannaStMLibertad, sí. La siento. Me dejo envolver por las nubes, retozo sin tiempo entre la brisa que me despeina, que acaricia cada poro de mi piel y sujeta mi cuerpo. Sonrío y toco el sol y vuelo y vuelvo; a mi ventana para ver el atardecer desde […]

Seguir leyendo

#RetoFlores_ES lanzado por @ElenaSilesB

Reto literario! Reglas: 1. Inspírate en la foto y que aparezca algún tipo se flor en el micro. Prota femenina. 2. Todos los géneros y narradores son bienvenides3. 48H para participar les mejores serán publicades en @YouAreWriterES4. Utiliza el hashtag  #RetoFlores_ES Se me olvidó mencionar que hay dos vertientes:Extensión máxima 1 tweet para salir en la plataforma de @YouAreWriterES Extensión máxima 500 palabras para participar en la revista digital anual de @YouAreWriterES Enviad este último al correo youarewriteres@hotmail.comLe mejor corto de todes será recompensado con un ejemplar de la revista digital gratuita. El mejor tweet de todes será recompensado con un diploma en los #PremiosYAW2019  Para el relato largo os doy más tiempo. Pero daré prioridad a los primeros que me lleguen. Como no se publicarán hasta noviembre tenéis hasta finales de septiembre para enviarlos, pero por favor si puede ser antes de que finalice este mes mejor, ¡gracias a todes! PARTICIPANTES @AlmayvinoEn el bello mar acerco su piel descalzallena de flores;las olas tranquilasbesaban las raíces de sus pies.El cielo sonrió. @ArafreQuisimos ver el amanecer a la orilla del mar.-Hay algo mejor que oir el sonido de las olas del mar, dijo.-Sí hay, escucharlas a tu lado, respondí.Me sorprendió al […]

Seguir leyendo

Inmoral cap 23 por Elena Siles

Capitulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-22-por-elena-siles/ Capítulo 23 Aelle y Lydia estaban en la cama juntas, acababan de casarse y ahora querían hacer oficial su matrimonio. Después de muchas discusiones, al final, el padre de Lydia, Oberyn, se había dado cuenta de que su amor era verdadero. Deborah, no había podido seducir a Lydia pues ella sólo veía a Aelle. Al final se casaron de forma tradicional, pero con menos invitados. Lydia y Aelle comenzaron a hacer el amor con pasión. Lydia comenzó a jugar con su sexo mientras Aelle hacía lo propio. Había aprendido a perder el miedo y a comenzar dejarse llevar por lo que le proponía Lydia. Sus cadenas se unieron en la desnudez con una sincronía casi perfecta. Entonces ambas se quedaron mirándose a los ojos extasiadas y al poco se quedaron profundamente dormidas. Mientras Talia recibió a un misterioso hombre en una calle cercana al castillo, no podía creer que hubiera aceptado aquella reunión. Se supone que aquel hombre era un asesino que mataba a personas como ella, es decir, homosexuales. Aunque para aquel tipejo fueran “inmorales”, Talia nunca pensó en usar aquella palabra. Sin embargo, al ver a Lydia casarse con otra mujer la envidia la corrompió. Su […]

Seguir leyendo

Abril por Ana Centellas

Aún recuerdo el momento exacto en el que, acurrucados bajo las sábanas que hacía unos instantes habían sido testigos mudos de nuestro amor, decidiste cambiarme el nombre. Nuestra respiración todavía estaba desordenada, inhalábamos el aire con esfuerzo, como si acabásemos de ser arrollados por un tsunami desolador, y pequeñas gotas de sudor permanecían remanentes en nuestros cuerpos, ansiosas por mezclarse de nuevo en el crisol en que ambos nos convertíamos cuando nos dejábamos llevar por la pasión. —A partir de ahora te llamaré Abril —dijiste, en un cálido susurro que me erizó la piel al instante, sin dejar de mirarme a los ojos, perdido en ellos como si hubieses sido víctima de un embrujo. Una vergüenza súbita se apoderó de mí tan pronto como pronunciaste aquellas palabras y, sin ni siquiera preguntarte el motivo de aquella decisión, la asumí y me acurruqué contra el calor de tu pecho, al amparo de aquel dulce ronroneo que surgía de tus adentros y del que, desde aquel momento, me sentiría una parte importante. Abril. Desde aquel día me llamaste Abril. Y yo me sentí la lluvia que nos cubría a los dos cada mañana, que limpiaba nuestros cuerpos y refrescaba nuestras mentes cuando […]

Seguir leyendo

Inmoral cap 22 por Elena Siles

Capitulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-21-por-elena-siles/ Capítulo 22 Irina se levantó muy temprano aquel día, hacía horas que Jarld se había marchado y sentía su cama vacía. Suspiró, hoy era el gran día. Hacía no mucho hubiera afrontado aquel día de forma distinta, pero ahora una parte de su corazón que tanto había insistido en proteger le pertenecía a Jarld, aunque ni ella misma quisiera reconocerlo. Pensó en sí estaba haciendo lo correcto, no sólo se estaba cansando con un hombre al que no amaba. sino que además lo hacía para perpetrar un golpe de estado que si no salía bien podría acabar con su muerte. Era aquello para lo que se había preparado durante muchos años, planificando cada instante desde hacía años y ahora que había llegado…una parte de ella tenía miedo. Sabía que lo deseaba con toda su alma, pero hablaba más la venganza que la justicia. Por ella habían muerto muchas personas durante su plan, algunas de ellas sólo habían sido parte del juego para Irina. Al mirarse al espejo se vio a sí misma de forma distinta, era un monstruo escondido detrás de una fachada, siempre lo había sido. No se veía en absoluto hermosa. ¿La consciencia había tomado su […]

Seguir leyendo

Un árbol por J.D. Arias

Todo parece indicar que mi existencia es similar a la de un árbol, uno en medio de un bosque donde se escuchan distintos sonidos, unos más fuertes que otros. Unos, minucias como el batir de las alas de un insecto, otras, alaridos de animales agonizantes o de dos especímenes llenos de ira que no hacen más que luchar entre sí. No me des chance de irme del tema. Soy un árbol aparentemente fuerte, que lleva creciendo durante años y que ahora, si lo quisiera, podría dar frutos ―lo cual, evidentemente, no se atreve ni a imaginar―, un árbol que está a medio camino entre los más ansíanos y los más jóvenes, que se cree fuerte, pero aun no le da por completo la luz del sol. Un objeto estático en el paisaje, que pasa desapercibido como algo que debe estar allí, y que, ante todo, no sabe cómo ha logrado desarrollarse con los años, supone que ha hecho lo que se le da naturalmente, algunos de esos humanos con batas dirían que hace un complejo procedimiento químico y molecular con el que extrae energía del sol y bla bla bla… No, el árbol no es consciente de ello, solo, lo […]

Seguir leyendo