Inmoral último cap por Elena Siles

Capítulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-23-por-elena-siles/ Capítulo 24 Johan había conseguido escaparse del banquete sin que su padre se enterarse de su ausencia y se marchó hacia la parte oeste del castillo dónde le esperaba Shire con un carruaje. Johan se montó en el carruaje y ambos comenzaron su viaje juntos, huyendo de todo aquello antes de que fuera demasiado tarde. Horlk II e Irina estaban bailando en la pista de baile cuando un soldado fiel al rey entró en la sala y habló con Svein. Svein se quedó pálido, debía avisar al rey sin causar mucho revuelo. Jarld vio al soldado y le obligó a marcharse del banquete, nada más salir de él escuchó un gritó por la puerta trasera del castillo. Golpeó al soldado para dejarle inconsciente como a los demás y corrió hasta la puerta. Al llegar a ella vio a Laeda agachada sobre Armian llorando y Kern enfrente acompañado por unos pocos compañeros. — ¡Debes dejarle madre!¡Padre era un inmoral y merecía morir! Y ahora él quería ayudar a los inmorales así que merece morir también — afirmó Kern. — ¡Él era tu verdadero padre Kern! — gritó dolida Laeda — Sólo queríamos ponerte a salvo antes de que Irina […]

Seguir leyendo

#RetoEM_YAW

RETO LITERARIO. REGLAS:1. Usa el hastag #RetoEM_YAW2. Puedes escribir: – micro de 1 tweet. 48 H Se publicará en @YouAreWriterES el mejor micro obtendrá diploma en #PremiosYAW2019– relato de entre 150 y 500 palabras.  envialo a youarewrites@hotmail.com  (hasta septiembre) 3. Temática: #EsclerosisMultiple De entre todos los relatos seleccionaremos los que veamos convenientes para la revista digital de @YouAreWriterES que saldrá en noviembre. No exigimos exclusividad del relato ni tampoco que sea nuevo, pero si valoramos el compromiso. 4. TODES LOS NARRADORES Y ESTILOS SON BIENVENIDES, pero a ser posible cuanto más innovación y buen rollo, mejor. Una servidora, @ElenaSilesB será quien selecciones a les ganadores de este reto #RetoEM_YAW ¡Como siempre TODES podéis participar! PARTICIPANTES @FiliArceoCharcot, pensativo y respirando profundamente, le dijo a Paul.-Traigo malas noticias, sus síntomas empeorarán…-¡No siga! -Dijo Paul, tomando la mano de Sophie, su mujer, quien dejó caer una lágrima.-No llores. -Le dijo sonriendo. – No estoy mal del corazón. @InannaStMLibertad, sí. La siento. Me dejo envolver por las nubes, retozo sin tiempo entre la brisa que me despeina, que acaricia cada poro de mi piel y sujeta mi cuerpo. Sonrío y toco el sol y vuelo y vuelvo; a mi ventana para ver el atardecer desde […]

Seguir leyendo

#RetoFlores_ES lanzado por @ElenaSilesB

Reto literario! Reglas: 1. Inspírate en la foto y que aparezca algún tipo se flor en el micro. Prota femenina. 2. Todos los géneros y narradores son bienvenides3. 48H para participar les mejores serán publicades en @YouAreWriterES4. Utiliza el hashtag  #RetoFlores_ES Se me olvidó mencionar que hay dos vertientes:Extensión máxima 1 tweet para salir en la plataforma de @YouAreWriterES Extensión máxima 500 palabras para participar en la revista digital anual de @YouAreWriterES Enviad este último al correo youarewriteres@hotmail.comLe mejor corto de todes será recompensado con un ejemplar de la revista digital gratuita. El mejor tweet de todes será recompensado con un diploma en los #PremiosYAW2019  Para el relato largo os doy más tiempo. Pero daré prioridad a los primeros que me lleguen. Como no se publicarán hasta noviembre tenéis hasta finales de septiembre para enviarlos, pero por favor si puede ser antes de que finalice este mes mejor, ¡gracias a todes! PARTICIPANTES @AlmayvinoEn el bello mar acerco su piel descalzallena de flores;las olas tranquilasbesaban las raíces de sus pies.El cielo sonrió. @ArafreQuisimos ver el amanecer a la orilla del mar.-Hay algo mejor que oir el sonido de las olas del mar, dijo.-Sí hay, escucharlas a tu lado, respondí.Me sorprendió al […]

Seguir leyendo

Inmoral cap 23 por Elena Siles

Capitulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-22-por-elena-siles/ Capítulo 23 Aelle y Lydia estaban en la cama juntas, acababan de casarse y ahora querían hacer oficial su matrimonio. Después de muchas discusiones, al final, el padre de Lydia, Oberyn, se había dado cuenta de que su amor era verdadero. Deborah, no había podido seducir a Lydia pues ella sólo veía a Aelle. Al final se casaron de forma tradicional, pero con menos invitados. Lydia y Aelle comenzaron a hacer el amor con pasión. Lydia comenzó a jugar con su sexo mientras Aelle hacía lo propio. Había aprendido a perder el miedo y a comenzar dejarse llevar por lo que le proponía Lydia. Sus cadenas se unieron en la desnudez con una sincronía casi perfecta. Entonces ambas se quedaron mirándose a los ojos extasiadas y al poco se quedaron profundamente dormidas. Mientras Talia recibió a un misterioso hombre en una calle cercana al castillo, no podía creer que hubiera aceptado aquella reunión. Se supone que aquel hombre era un asesino que mataba a personas como ella, es decir, homosexuales. Aunque para aquel tipejo fueran “inmorales”, Talia nunca pensó en usar aquella palabra. Sin embargo, al ver a Lydia casarse con otra mujer la envidia la corrompió. Su […]

Seguir leyendo

Abril por Ana Centellas

Aún recuerdo el momento exacto en el que, acurrucados bajo las sábanas que hacía unos instantes habían sido testigos mudos de nuestro amor, decidiste cambiarme el nombre. Nuestra respiración todavía estaba desordenada, inhalábamos el aire con esfuerzo, como si acabásemos de ser arrollados por un tsunami desolador, y pequeñas gotas de sudor permanecían remanentes en nuestros cuerpos, ansiosas por mezclarse de nuevo en el crisol en que ambos nos convertíamos cuando nos dejábamos llevar por la pasión. —A partir de ahora te llamaré Abril —dijiste, en un cálido susurro que me erizó la piel al instante, sin dejar de mirarme a los ojos, perdido en ellos como si hubieses sido víctima de un embrujo. Una vergüenza súbita se apoderó de mí tan pronto como pronunciaste aquellas palabras y, sin ni siquiera preguntarte el motivo de aquella decisión, la asumí y me acurruqué contra el calor de tu pecho, al amparo de aquel dulce ronroneo que surgía de tus adentros y del que, desde aquel momento, me sentiría una parte importante. Abril. Desde aquel día me llamaste Abril. Y yo me sentí la lluvia que nos cubría a los dos cada mañana, que limpiaba nuestros cuerpos y refrescaba nuestras mentes cuando […]

Seguir leyendo

Inmoral cap 22 por Elena Siles

Capitulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-21-por-elena-siles/ Capítulo 22 Irina se levantó muy temprano aquel día, hacía horas que Jarld se había marchado y sentía su cama vacía. Suspiró, hoy era el gran día. Hacía no mucho hubiera afrontado aquel día de forma distinta, pero ahora una parte de su corazón que tanto había insistido en proteger le pertenecía a Jarld, aunque ni ella misma quisiera reconocerlo. Pensó en sí estaba haciendo lo correcto, no sólo se estaba cansando con un hombre al que no amaba. sino que además lo hacía para perpetrar un golpe de estado que si no salía bien podría acabar con su muerte. Era aquello para lo que se había preparado durante muchos años, planificando cada instante desde hacía años y ahora que había llegado…una parte de ella tenía miedo. Sabía que lo deseaba con toda su alma, pero hablaba más la venganza que la justicia. Por ella habían muerto muchas personas durante su plan, algunas de ellas sólo habían sido parte del juego para Irina. Al mirarse al espejo se vio a sí misma de forma distinta, era un monstruo escondido detrás de una fachada, siempre lo había sido. No se veía en absoluto hermosa. ¿La consciencia había tomado su […]

Seguir leyendo

Un árbol por J.D. Arias

Todo parece indicar que mi existencia es similar a la de un árbol, uno en medio de un bosque donde se escuchan distintos sonidos, unos más fuertes que otros. Unos, minucias como el batir de las alas de un insecto, otras, alaridos de animales agonizantes o de dos especímenes llenos de ira que no hacen más que luchar entre sí. No me des chance de irme del tema. Soy un árbol aparentemente fuerte, que lleva creciendo durante años y que ahora, si lo quisiera, podría dar frutos ―lo cual, evidentemente, no se atreve ni a imaginar―, un árbol que está a medio camino entre los más ansíanos y los más jóvenes, que se cree fuerte, pero aun no le da por completo la luz del sol. Un objeto estático en el paisaje, que pasa desapercibido como algo que debe estar allí, y que, ante todo, no sabe cómo ha logrado desarrollarse con los años, supone que ha hecho lo que se le da naturalmente, algunos de esos humanos con batas dirían que hace un complejo procedimiento químico y molecular con el que extrae energía del sol y bla bla bla… No, el árbol no es consciente de ello, solo, lo […]

Seguir leyendo

Inmoral cap 21 por Elena Siles

Capítulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-20-por-elena-siles/ Capítulo 21 Horlk II estaba en la habitación de su amigo Svein quien le había solicitado para todo el día. Además, al día siguiente era su boda y se supone que daba mala suerte ver a la novia vestida antes de la boda. A pesar de todos los contratiempos que habían trascurrido Horlk II no pensaba darle más bazas al caprichoso destino que parecía estar últimamente en su contra. Svein le miró con sus ojos azules y le sonrió algo tenso. Estaba traicionando al rey y él mismo había visto lo que les pasaba a los traidores cuando les atrapaban. Kauko había sido un valiente, fue el primero que vio el desastre de reinado de Horlk II y hasta entonces había sido el único de enfrentarse a él. Lástima que no fuera el mejor ejemplo para seguir, sobre todo teniendo en cuenta que acabo muerto y desprestigiado. — ¿Ya has enviado a los hombres, tal y como te dije? — preguntó Horlk II y Svein asintió — Bien, quiero a mi hija de vuelta a Rausvai. Debe de ser ajusticiada por sus horribles crímenes de inmoralidad y traición. No puedo permitir esa clase de rebeldía sin castigo o […]

Seguir leyendo

Lo que fuiste por J.D. Arias

Heme aquí, otra vez, tratando de encontrar refugio y seguridad en letras que mi monitor representa con la ayuda de códigos basados en unos y ceros. Acomodando palabras delante de otras para formar un sentido que saque peso de mi corazón —y quien sabe, tal vez llorando un poco—, aquellos conjuntos de palabras que dicen los demás, son de calidad, mientras que para su creador no son más que amasijos sin forma, disgustos que no logran llenarlo, pero nada lo hace. No. Porque él no se lo permite. Regreso a este hechizo, a este rito milenario que han hecho un centenar de personas quebradas, a las que la vida les ha dado miles de golpes y que con ello crearon cuervos que revolotean por la estancia con su incesante sentencia que pesa en el corazón y en el alma, “nunca más” acusa, y vaya que duele y desquicia, aquel maldito cuervo no se va, solo repite cosas en tu oído para adelantar la locura que ya de por sí, te profieres. No sé lo que me has hecho, no sé porque me he comportado de tal forma a lo largo de estas semanas. Pero he aprendido, que no hay peor […]

Seguir leyendo

Inmoral cap 20 por Elena Siles

Capítulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-19-por-elena-siles/ Capítulo 20 Jung había visto como masacraban a las personas en la calle, acusándolas de ser inmorales y arrojándolas a la fosa común. Su odio era tan intenso y profundo que eran incapaces ver nada más. Entonces Jung comprendió que todas aquellas leyes, eran para controlar a la población. Se le daba algo con lo que plasmar su ira que había sido provocada por las injusticias de la vida para que no lo usasen en contra del reino. Era tan… patético… tan repugnante que apenas encontraba las palabas para describir lo que sentía. Sobre su cama descansaba su amada esposa, después de las revueltas no quiso arriesgarse más. Quién sabe si un día no irían a por él para intentar arrebatarle sus negocios y le acusaban de inmoral, o peor aún iba tras Clarisa. Así que tras una boda rápida y una luna de miel que había terminado aquel mismo día habían decidido hacer algo al respecto. Jung sabía que ni la desaparecida Aelle ni Johan plantarían cara a Horlk II. Estaba asustado, Kauko ya había intentado derribar a Horlk II y no había terminado nada bien. Sin embargo, no podía seguir allí cruzado de brazos. Debía matar […]

Seguir leyendo