S E N S E S por Ana Gutiérrez

Para fortalecerte primero tienes aprender a caer para saber lo que es levantarte, perder todo lo que tenías y ver que el mayor fracaso no es haber caído, sino nunca haberlo hecho. Porque es cuando estás abajo, el momento adecuado para alzar la vista al cielo y ver que, detrás de tu traspiés, hay un nuevo comenzar. Hay un nuevo sol esperándote para que te subas a lo alto y desde el horizonte, seguirte alumbrando. Y volarás sin retorno atrás.  Y es una vez que has alzado el vuelo cuando te das cuenta de que no hay mayor temor que el de nunca haber fracasado, nunca haber perdido y nunca haberte desarmado, porque si no hubiera ocurrido, no sabrías ver la fuerza que en realidad hay en tu ser.   

Seguir leyendo

“España” por Sara Ramirez

¡España! ¡España! ¡Yo soy español! Se escucha a la gente decir. En boca de todos estamos. Por el fútbol, su afición. Por la crisis, su perdición. Por su amor, soy español. Una nación patriota, no hay duda, no se cuestiona, una nación muy devota. Sea por su paisaje, sus tierras. Sea por su gente, ¡por lo que sea! Es ¡España! y no otra. Sus campos vestiditos en primavera con un gran sol y una chistera. Las flores relucen, la luna asoma; llega la noche, vienen los cantares. La gente canta bailes, bailes populares. Suenan castañuelas, guitarras, palmas; cantares y más cantares. Todo suena como ¡España! ¡Sí! Una de las más populares. Cuando los chiquitos van danzando por las antiguas y modernas calles, los extranjeros preguntan: “niños, ¿cuáles vuestras raíces son que tan alegres danzáis?”. Ellos responden: “amables señores, de nuestra tierra somos y seremos, en nuestro país hemos nacido y en nuestra nación nos quedaremos hasta el final del mundo entero”.

Seguir leyendo

Cuando regresemos a casa por Ana Gutiérrez

Una tarde de septiembre, cuando el sol poco a poco iba escondiéndose detrás del horizonte y mientras mi cansado cuerpo descansaba sobre la aún caliente arena, de pronto noté como si alguien me empujara. Como si alguien me diera alas para poder volar. Como si pudiese flotar. Sentía un inmenso calor. Aunque al mismo tiempo, tenía la sensación de no tener temperatura. Era como si estuviese sin estar. Me sentía tan extraña… Intenté mirarme las manos y los pies pero no entendía su forma. Daba saltos en el aire, traspasaba hojas, palmeras…Ya no podía acariciar la tierra como antes. Ni juntar mis manos para sentir el frescor del agua. Ahora sólo podía caminar sobre ella sin hundirme, y traspasar la arena sin llegar a sentir nada. Cuando me giré para intentar estabilizarme y mantenerme de pie, pronto entendí lo que había ocurrido. Pude ver mi pálido y delgado cuerpo que yacía sereno cual movimiento de un mar en calma, mientras los rayos de aquel inmenso sol aún iban proyectándose sobre lo que quedaba de mí. – He muerto- me dije. Y lentamente, abandoné aquel hermoso lugar. Aún me costaba sostenerme en pie. ¿Qué clase de cuerpo era aquello? ¿Cómo es que […]

Seguir leyendo

“Tiempo lejano” por Sara Ramírez

Maduras, creces, maduras, quieres volver al pasado, a la infancia, a la par el tiempo robado, a la ignorancia, a lo pasado.   Tienes ese dese, ese sueño, ese anhelo de ser una niña de nuevo; donde la responsabilidad no existia donde todo era sueño y fantasía.   Recuerdas ese mundo extraño, diferente, ese mundo, esa vida, llena de ilusión; solamente ignorancia e imaginación. Recuerdas ese mundo que por sí se desvaneció.   Infancia, la llaman los mayores, algunos: niñez, otros muchos adultos, pero ¿Infancia? ¿Niñez? ¿Realmente importa? ¿Importa realmente su denominación?   Simplemente otra etapa en la vida, pero no es solo “otra” etapa que transcurre. Son años, años de felicidad, de alegría, de reír y llorar, llorar sin razones, sin más.   Años de ignorancia, sin problemas, nada más. Porque la sonrisa de un niño es la más sincera, la más bella y hermosa, solo una sonrisa despreocupada, como un te quiero sin espada.   ¿Por qué no volver a niño ser? Porque todos tenemos un niño; somos niños y tenemos que dejarnos ver; dejar de fingir, de actuar, y empezar a ser.    

Seguir leyendo

“Un Regalo” por Sara Ramírez

Porque la vida es insignificante y nunca sabemos el futuro, lo que esté por llegar. Por eso, vive el presente, que el pasado ya se fue y el futuro ya llegará. Quédate con todo lo bueno, las risas, las alegrías, los recuerdos, lo momentos vividos, los besos, los abrazos…, y aparta de ti todo lo malo, los llantos, los enfados, las peleas, los gritos, las discusiones…, porque la vida son dos días y hay que vivirlos de la mejor forma y nada más; porque la vida es un regalo, es un suspiro que viene y va, porque un día aparece y al otro sin avisar se va.  

Seguir leyendo

Fotografia…. por Gala Rama

Miró esa foto una vez más. Se sintió rara, una extraña frente aquella vivaz mirada. Recordó grandes pasiones y otros tantos falsos amores, esperanzas y desilusiones. Donde perdió esa luz que siempre iluminaba cada paso que daba. En que momento se esfumó el brillo de aquella piel. Casi no se reconocía. Pero ahí estaba sonriendo escondida en algún lugar recordándole lo que fue. Mujer de amor eterno. Mujer amante infiel. Mujer paridora de coraje. Mujer de sal y miel. No importa el tiempo si la esencia que nos formó permanece intacta en el corazón . Aunque las historias estén marcadas está vez como surcos en mi tez, serán ellas testigos de experiencia y de vejez. Vuelve a disparar el flash mientras sonrie … Ésta será para la posteridad. Con el tiempo en sus ojos revelará recuerdos de felicidad. Gala ?

Seguir leyendo

LA MANIPULACIÓN EMOCIONAL por Ana Gutiérrez Expósito

Para poder defendernos de este mal que asola cualquier tipo de colectivo (social, laboral, familiar, de pareja) primero hemos de conocer y saber qué es la Manipulación Emocional. La Manipulación Emocional es el nombre genérico que se le da a un conjunto de estrategias psicológicas utilizadas por sujetos inseguros, que buscan principalmente persuadir a sus víctimas para que éstas hagan lo que el manipulador quiere. Así la sensación de control de la víctima sobre sí misma disminuye, por lo que será fácil que caiga en las redes del manipulador y termine actuando conforme este quiere. De esta manera, ante la sumisión de la víctima, el manipulador obtiene el reconocimiento que en verdad no siente . Pero… ¿Cuáles son las personalidades más vulnerables a la manipulación? Los factores principales que hacen que unos perfiles de personalidad sean más proclives a ello, son: Una autoestima fluctuante tendiendo a baja o insana, hipersensibilidad a las críticas, inseguridad, poca asertividad, confiabilidad, baja autoconfianza,necesidad de control, perfeccionistas, requerimiento de aprobación social (retroalimentada por la falta de autoestima), componentes biológicos: genéticos-epigenéticos (los patrones sociales establecidos por nuestros antepasados no determinan nuestros genes actuales, pero sí añaden información representativa en ellos) y componentes espirituales. ¿Cuáles son los […]

Seguir leyendo