El cinturón de Orión por Andrea Cane

Como todas las mañanas Sofía abría su café, descorría las cortinas dejando entrar la luz a raudales por los enormes ventanales y encendía las máquinas poniéndose la sonrisa para cuando a la misma hora de todas las mañanas, entrará el señor Enrique pidiendo su café con leche y el periódico del día. Su primer cliente del día desde hacía años. Había gente que necesitaba grandes metas y posesiones para ser feliz, pero no era así para Sofía. Ella era inmensamente feliz con su pequeño café en el que los clientes después de tantos años ya eran amigos, y su pequeño piso situado encima. Sofía, que no tenía familiares consideraba a la pintoresca gente que todos los días visitaba su café como su familia. Le contaban sus problemas, la invitaban a sus celebraciones, se preocupaban por ella, era una más en cada una de las casas de sus clientes y aquello hacía de aquel pequeño lugar un rincón muy especial al que ir a tomar café. Sonó la campanilla y automáticamente Sofía sonrío. —“Buenos días señor Enrique, ¿lo de siempre?” —Cada mañana, a la misma hora, el señor Enrique vestido como un pincel, andaba las dos calles que separaban su casa […]

Seguir leyendo

#RetoFlores_ES lanzado por @ElenaSilesB

Reto literario! Reglas: 1. Inspírate en la foto y que aparezca algún tipo se flor en el micro. Prota femenina. 2. Todos los géneros y narradores son bienvenides3. 48H para participar les mejores serán publicades en @YouAreWriterES4. Utiliza el hashtag  #RetoFlores_ES Se me olvidó mencionar que hay dos vertientes:Extensión máxima 1 tweet para salir en la plataforma de @YouAreWriterES Extensión máxima 500 palabras para participar en la revista digital anual de @YouAreWriterES Enviad este último al correo youarewriteres@hotmail.comLe mejor corto de todes será recompensado con un ejemplar de la revista digital gratuita. El mejor tweet de todes será recompensado con un diploma en los #PremiosYAW2019  Para el relato largo os doy más tiempo. Pero daré prioridad a los primeros que me lleguen. Como no se publicarán hasta noviembre tenéis hasta finales de septiembre para enviarlos, pero por favor si puede ser antes de que finalice este mes mejor, ¡gracias a todes! PARTICIPANTES @AlmayvinoEn el bello mar acerco su piel descalzallena de flores;las olas tranquilasbesaban las raíces de sus pies.El cielo sonrió. @ArafreQuisimos ver el amanecer a la orilla del mar.-Hay algo mejor que oir el sonido de las olas del mar, dijo.-Sí hay, escucharlas a tu lado, respondí.Me sorprendió al […]

Seguir leyendo

Abril por Ana Centellas

Aún recuerdo el momento exacto en el que, acurrucados bajo las sábanas que hacía unos instantes habían sido testigos mudos de nuestro amor, decidiste cambiarme el nombre. Nuestra respiración todavía estaba desordenada, inhalábamos el aire con esfuerzo, como si acabásemos de ser arrollados por un tsunami desolador, y pequeñas gotas de sudor permanecían remanentes en nuestros cuerpos, ansiosas por mezclarse de nuevo en el crisol en que ambos nos convertíamos cuando nos dejábamos llevar por la pasión. —A partir de ahora te llamaré Abril —dijiste, en un cálido susurro que me erizó la piel al instante, sin dejar de mirarme a los ojos, perdido en ellos como si hubieses sido víctima de un embrujo. Una vergüenza súbita se apoderó de mí tan pronto como pronunciaste aquellas palabras y, sin ni siquiera preguntarte el motivo de aquella decisión, la asumí y me acurruqué contra el calor de tu pecho, al amparo de aquel dulce ronroneo que surgía de tus adentros y del que, desde aquel momento, me sentiría una parte importante. Abril. Desde aquel día me llamaste Abril. Y yo me sentí la lluvia que nos cubría a los dos cada mañana, que limpiaba nuestros cuerpos y refrescaba nuestras mentes cuando […]

Seguir leyendo

#RetoMagia_ES lanzado por @ElenaSilesB

NUEVO RETO! Reglas: 1. Usa el hastag: #RetoMagia_ES 2. Usa la palabra: «magia» 3. Extensión máxima 3 tweets. 4 días. 4. Debe aparecer un animal y que no sea un conejo. (Puede ser mistico) 5. Todos los géneros y narradores @Olga_LaFuenteAcabó la jornada en la mina de diamantes. Los mineros y sus familias se reunían a la salida. Entonces, un cuervo se posaba ante los lugareños. El ave transmutaba en mujer con túnica repleta de gemas. Fue una rapaz hasta que mató a la maga y robó sus ojos junto con sus poderes. Volvía a diario a exigir el mayor diamante extraído ese día. Esa vez, aguardaba una muchacha portadora de una pesada espada, la hija de la hechicera asesinada. La joven abrió una liza desigual donde se enfrentaron el poder de la magia y el valor del esfuerzo pero la graja no soltó las piedras y no pudo reaccionar a la rapidez de la duelista. El ave sufrió un tajo que la volvió a su antiguo ser, huyó volando y dejó una montaña de cientos de diamantes. Los poderes y sabiduría de un linaje de magas regresaron a la actual iniciando una nueva era @Draj2003La perra se recostaba, cada […]

Seguir leyendo

El laberinto de espinas por @CurtidoNaranjo , @Andres_Garcia4 , @12Javiad , @olga_Lafuente , @ElenaSilesB , @Ikormar , @AsiloOscuro , @MaruBV13, @Laiapavila , @DanielCollazos, @Eidsei , @JJ_Kastle y @Mercedesvillac

@CurtidoNaranjo Arbustos frondosos de más de dos metros formaban pasillos estrechos. Había flores arcoiris dispuestas de forma intermitente sobre el follaje, plantas con forma de espiral granates y minúsculos fuegos fatuos azulinas centelleando sobre su cabeza. Aquello no tenía pinta de ser la casa del árbol de Hanna… La joven elfa había pecado de ingenua nuevamente. ¡Maldita y odiosa Hanna! Volteó y caminó sobre sus pasos. Pero no, no había camino de vuelta… Rinnel se enfurruñó mientras era testigo de como la naturaleza iba girando a su alrededor, las hojas, flores, plantas y raíces se movían reconstruyendo nuevos senderos. Ese hechizo le resultaba bastante familiar… sus amigas y ella lo utilizaban con las ardillas @Andres_Garcia4El cielo se tornaba dorado y justo encima de su cabeza un espiral rosa se agrandaba casi infinitamente en el basto atardecer. Junto con el sol se ocultaban los frutos coloridos de de algunos arbustos, y las flores se dormían unas sobre otras. Esto no les inquietó mucho, pues ya lo habían visto muchas veces, solo que ahora este jardín se cerraba a su alrededor. El alma despreocupada de Hanna se maravillaba con cualquier peculiaridad, y no hallaba peligro donde lo había. @12JaviadA la par que […]

Seguir leyendo

«Año nuevo» por Julio Alejandro

Abrió los ojos súbitamente, unos ojos oscuros y algo enrojecidos, rodeados por unas ojeras moradas y profundas que, durante unos instantes, miraron sin ver. Se fijaron, al fin, en la mosquitera que estaba suspendida sobre la cama, sucia de polvo y hecha un puño. Quería recordar, fijar la atención en algo que había quedado a medio camino del pensamiento, prisionero en la difusa frontera donde se confunden el sueño y la vigilia. Quería encontrar el cabo, el hilo preciso que se lo devolviera. Frunció el ceño en un vano esfuerzo por concentrarse. A pesar de lo temprano de la hora ya hacía calor. Minúsculas gotitas de sudor le humedecían la piel. Deslizó el dedo por su brazo, abriendo un surco en el sudor y dejando una estela, primero blanca y después rosada, que se fue difuminando hasta la disipación. Una mosca se le posó en la frente, junto al arranque del pelo, y libó entre un mar de brillantes gotitas de grasa. La espantó con un movimiento lánguido, pero ella regresó, pertinaz, y ya no tuvo voluntad para alejarla. Apoyó la cabeza en la almohada y fijó la vista en el techo de cinc, donde algunos pájaros zangoloteaban en una […]

Seguir leyendo

Capitana de mar y fuego (I de III) – J.J.Kastle

—Capitana, en serio, eso es una locura —le dije en el tono más respetuoso que pude a nuestra comandante. No podía dejar de admirar sus largas trenzas azabache solo superado por lo negruzco de sus ojos. Su hermosa piel trigueña y sus labios gruesos me hacían pensar como no debía de esa valiente guerrera. —¿En serio, muchacha? Entonces dime por qué nosotros, simples mortales, estamos aquí en medio de esta extraña guerra contra esas criaturas de colmillos alargados y aquellos que agitan sus varitas.—Me miró ofuscada poniéndose roja mientras giraba el timón a estribor. —Es que en serio, ¿cree de verdad en eso de “La cuchara de la sabiduría”? —Ésa es ahora nuestra única esperanza, porque no tenemos la larga vida de esos seres casi inmortales, ni los trucos y conocimientos antiguos de los otros… Ya falta poco. —Pero, Capitana, ¿por qué aceptó el desafío? —consulté agachándome para esquivar una bola de fuego que había sido disparada desde la nave de las brujas y brujos. —Porque una persona de mar… ¡no rehuye de ningún desafío!—dijo frunciendo sus gruesas cejas. —Pero… esto no es el mar sino una extensión de fuego por el que navegamos—dije mirando a nuestro alrededor—. Y, además, […]

Seguir leyendo

«Doce descendientes para conquistar el mundo» por Olga La Fuente, Dagmar Sola, Asilo Oscuro, Ikormar, Nefelibata, Informatico Farero, Manel_SaO, William Rilley, JJ Kastle, Alicia Brunskill, MoraMoriles2, Ana Centellas, Puri RV, Eidsei y InannaStM

«Doce descendientes para conquistar el mundo» @Olga_Lafuente El frío invadió la estancia principal de una humilde casa de la Meseta Ibérica cuando la puerta se abrió de una patada. Tres soldados armados entraron en la sala donde un matrimonio y su hijo pequeño celebraban la Nochebuena. Agarraron a la madre y se la llevaron en volandas … hasta una camioneta que se perdió en la oscuridad Mientras, en el Ministerio de Guerra de Berlín recibieron una conferencia de Madrid —La última de las descendientes ha sido hallada, mañana partirá en tren dirección Francia —Perfecto –contestó el oficial alemán —¿Quieren al niño? —No, no sirve, está mezclado. Y colgó. Un capitán de las SS entregó una nota al suboficial, su destinatario era Josef Menguele —Es la última de las descendientes –dijo el capitán—, en un par de generaciones, tendremos un ejército de vikingos arios que conquistará el mundo   @DagmarSola Años atrás, cuando el primero de los llamados descendientes alcanzó la edad adulta, fue cuando todo comenzó a ponerse en marcha. Se había resistido a hacerles caso y tuvieron que inculcarle su deber. Al final, fue él mismo quien programó a los siguientes.   @AsiloOscuro No había sido una tarea sencilla. […]

Seguir leyendo

Zona de confort por Ana Centellas

ZONA DE CONFORT «No quiero ir al trabajo». Esa era la frase que Susana repetía cada mañana, todas, sin excepción. Álvaro le daba un abrazo con las pocas fuerzas que le proporcionaba un descanso de menos de cinco horas. «Tranquila, cariño», le repetía cada día. Susana había sido una joven inquieta, con grandes sueños. Soñaba con hacer grandes cosas, con cambiar el mundo, con ser alguien en la vida, como si no fuera ya suficiente con ser ella misma. Un brillante expediente académico a sus espaldas le daba la energía necesaria para elevar a lo más alto sus sueños de grandeza, aquellos que nunca llegaron a concretarse en nada. Cuando conoció a Álvaro, este también tenía enormes sueños por cumplir. Tal para cual, aunaron sus sueños en uno solo, superlativo, sin detenerse a considerar si aquel era o no un imposible. Tanto Susana como Álvaro comenzaron bajando sus expectativas a un nivel que les permitiese comenzar sus vidas, unos inicios humildes podrían ser la base perfecta para un sueño a gran escala como el suyo. Pero pasaron los años y la rutina se apoderó de ellos. Se estancaron en una zona de confort que a ambos parecía adecuada, suficiente para […]

Seguir leyendo

Campanadas por Fran Rubio Varela

Las campanas sonaban todas, se habían vuelto locas. Sonaban sin razón aparente ante el asombro de la gente , parecían haber sido embrujadas, los campaneros desesperados no sabían como pararlas, ellas teñian los pueblos y sus plazas de su peculiar sonata. Había un pasaje que hablaba de que habrían fanfarrias sonando desde el cielo el día que  avisaran de un gran cambio. Pero en este mundo ya nadie se acordaba de ellas, ni siquiera se sabía ya que era una fanfarria, así que las campanas asumieron tan elevada labor sonando todas al unísono. Pero la gente, ésta gente de ahora ya no se sorprendía ni se maravillaba de nada. Se pusieron como siempre que sucedía algo inusual a buscar la respuesta más lógica o si no la encontraban, a buscar aquella que más se les acomodara para sus intereses … Y mientras las campanas sonaban más fuerte. Las gentes, muchas de ellas empezaron a alejarse de los campanarios y las plazas, en cambio otros optaron por soportar el estruendo del bronce. Aquellos que volvieron al campo empezaron a recordar lo que era una flor, y la dulce sensación del aire  limpio en sus rostros,vieron jilgueros cantar  y se maravillaban ante […]

Seguir leyendo