Caracoles enrededos en tu pelo por Isabel Di Vinci

Sinopsis: Amarnos es dar alas al amor, encontrar en el otro un reflejo de mí, es ponerle palabras a lo que sentimos muchas veces, pero que por miedo, no decimos, es arriesgarnos a soltar todo lo que pensamos, y convertir las palabras que leemos en nuestras propias vivencias. En Caracoles enredados en tu pelo, Isabel Di Vinci, utiliza la misma vida para crear, desde la claridad, la ironía, la metáfora, el cariño y sobre todo el amor, expresa sus sentimientos a través de sus frases, poesías, paráfrasis. Caracoles enredados en tu pelo es un libro que apasiona tanto, que se devora en 30 minutos, desde el camino de la realidad a tu corazón. ¿Dónde comprarlo? https://www.amazon.es/Caracoles-enredados-pelo-Isabel-Vinci-ebook/dp/B06XV6BG4B/ref=sr_1_1?ie=UTF8&qid=1491070183&sr=8-1&keywords=caracoles+enredados+en+tu+pelo   CRITICAS WEB PERIODICO ASTURIAS MUNDIAL WEB RECOMENDAMOS LIBROS WEB EVENTER BEE  WEB ALLEVENTS.IN isabeldivinci@gmail.com www.isabeldivinci.com Youtube – https://goo.gl/mwRVgH instagram – https://www.instagram.com/isabeldivinci/ facebook-https://www.facebook.com/textosisabeldivinci/

Seguir leyendo

Nostalgia por J.E.M. Celeste

La ciudad se había despertado presidida por la radiante luz del sol. El cantar de los pájaros sobre las ramas de los arboles hacía las veces de despertador para los más madrugadores. Todo en aquel día parecía perfecto. Había soñado demasiadas veces con él, todo estaba planeado hasta el último detalle en mi mente. Todo menos un extraño sentimiento que crecía silenciosamente en mí interior. No había pegado ojo en toda la noche debido a la presencia del imponente traje que acechaba frente a mi cama. Ese vestido era como la tentadora portada de un buen libro: su belleza exterior era admirable a simple vista, pero todas las experiencias y aprendizajes que aguardaban en su interior eran mil veces mejor que su fachada. Tardé hora y media en desayunar, peinarme con la ayuda de mi madre y de la importuna histeria de mi hermana pequeña y, finalmente, vestirme. «Estoy lista», pensé al mirarme al espejo de pie que había en el dormitorio de mis padres. Me sentía preparada, o eso creía. —¿Mamá, dónde están los zapatos? —dije mientras miraba mis pies cubiertos con unas zapatillas hechas de toalla rosas. Por un segundo me imaginé saliendo así de casa, media sonrisa […]

Seguir leyendo

El espírito del guerrero por Maria H.L.

El espíritu del guerrero En medio de los reveses y tropiezos de la fatal fortuna, víctima de su azote e infortunio, atendiendo a los arañazos del grito invocador de las incandescentes entrañas de su corazón, se haya perdido el guerrero, lidiador agresivo y tenaz. Su cruzada no goza de colofón. Inspirador de su estrella, rastrea y escarba en su persecución de una metáfora celeste. En su caza del nirvana, su senda se encuentra plagada de penosas astillas que debe enterrar para el paraíso entrever. Los tormentos de su calvario sirven a su causa, no son un azote, pues son faro a un espejismo sin pesar, evocadores de valiosas misivas. Se yergue y perdona incesantemente. Capitaneado por las huestes de los ejércitos de su orilla, labrará su sino. Campeador aguerrido, batallador enardecido, luchador bravo y osado. A través de las grutas de los subterráneos de los milenios, eternamente ha sido este el acontecer de su vagar… Juana de Arco, El Cid, Carlo magno, Che Guevara, Boudica, Napoleón, Alejandro Magno, Pancho villa, simón Bolívar, Atila, Saladino, Kahina, Irene Sendler… Arquetipos de virtuosa grandeza. Siempre, su fe y voluntad al culto de su dogma. Espejos de las glorias del alma, de nuestro espíritu […]

Seguir leyendo

Batallar la vida por Gala Rama

A veces se siente Pesado el corazón, Se siente pesada La vida cotidiana. Ésta se vuelve Una cuesta empinada. Le ponemos el resto De nuestro valor De nuestras ganas. El esfuerzo al final Nos produce malestar Mental o físico. Todo se vuelve difícil Y el proceso poco a poco Nos consume y nos deja vacíos. Ese peso que nos aprisiona No nos permite liberarnos. Las obligaciones nos condicionan, Nos limitan al tomar decisiones. Más se dice que nada permanece, Todo se transforma. Así que apretamos los dientes, Caemos y nos levantamos juntamos fuerza cada día Y con lo que nos resta Seguimos adelante. Porque sabemos Que detenernos A medio camino No es una opción. Toma un segundo Para descansar, Pero debes continuar. Caminar,avanzar, Procurar paso a paso La batalla ganar. Magui Maga ?

Seguir leyendo

Caminar de a dos por Gala Rama

El camino de a dos Siempre es más llevadero. Aunque tú hables y el ladre Nunca sentirás el peso de tus pasos en soledad. Caminante fiel de horas duras Confidente de historias Compañero de lágrimas Derramadas por un adiós . Callado buscará tu contacto Esa caricia tan esperada. Sus ojos buscarán tu mirada Y se quedará ahí sin pedir nada. Sin grandes exigencias Buscará siempre tú presencia Porque en tu corazón El encontró su esencia. Magui Maga ?

Seguir leyendo

Moscas, moscas y más moscas por Ricardo Zamorano

Los zumbidos son constantes. Pero también el olor. No sé cuánto tiempo llevo aquí, no sé el tiempo que he estado dormido o inconsciente antes de despertar. Por no saber, no sé ni dónde estoy. Solo sé que lo que hay dentro de mi campo de visión es el cielo, aunque lo vea de un sucio morado. También sé que algo me pasa en la mitad izquierda de mi cara, porque no la siento. Ahora imagino que esto fue lo que experimentó mi hermano allá por 1920, cuando solo teníamos ocho años él y once yo. Ese día se dio cuenta que jugar con los avisperos no era nada divertido. Al igual que con el fuego, podías quemarte, o en este caso, un enjambre de avispas podía picarte. Y así ocurrió. El lado derecho de su cara fue la parte más afectada. Quedó tan hinchado como un animal que lleva demasiado tiempo muerto en medio de un camino y al sol. El médico del pueblo le puso una inyección enorme en el culo en su sucia casa, lugar utilizado también como clínica. Milagrosamente no se le infectó más (la aguja debía de estar limpia, al contrario de lo que mi […]

Seguir leyendo

Always por Ana Gutiérrez

En algunos momentos de la vida, nos preguntan aquello de: “¿Y a ti? ¿Qué te haría feliz?” Y muchas veces solemos responder con cosas que nos hacen sentir bienestar un ratito o que nos permiten cubrir insatisfacciones fisiológicas o morales a medida que vivimos. Sin embargo, a mí hay una cosa que me hace, a pesar de los baches que he encontrado en la vida, de caerme, sufrir, sentir lo que es agujerearse el alma y perder el sentido de la vida, ser feliz eternamente: Saber que, aunque ya no pueda verte nunca más porque tu cuerpo se ha convertido en polvo, ya no pueda reírme con esa sonrisa que sólo tú sabías regalarme, ya no pueda mirarte a los ojos y ver en ellos las estrellas más brillantes del cielo, estás siempre para mí en mis sueños. Y una vez que me despierto no hay mayor regalo que en la tierra me puedas haber hecho, que enseñarme lo que es amar a un ser humano de la forma en la yo te amé a ti, y que, de mis dedos, cuando te pienso, no emanen palabras, sino sentimientos. Saber que cada noche llamas a mi puerta y en alguna […]

Seguir leyendo

La dependienta del video club por Nicolás López Moreno

En la adolescencia es todo especial, una novedad, una grata alegría, la mayoría de los problemas es una asignatura suspendida, alguna visita al despacho del director, conseguir dinero para el fin de semana y el AMOR. Aun recuerdo mis primeros amores, parecía que el mundo se acababa nada más verla, luego salir con ella y los fallos de la inmadurez, cuernos y me gusta otro/a. Yo entonces tenía una novia que se llamaba MJ (no doy más pistas ), y teníamos una buena relación, todo lo buena que se puede tener con 16 años, pero algo cambio mi vida, mi padre se apuntó al vídeo club del Corte ( al haber brexit se quedó así), y alquilábamos películas para la semana y el encargado de ir al centro era yo. La primera vez que entre vi una mujer de uno 25 años, morena unos ojos negros, cuerpo delgado pero muy proporcionado, me puse nervioso y balbuceando y como pude alquilé las películas, solo sé que se llamaba María. Me enamoré de una mujer de 25 , que para mis 16 años era un mundo la diferencia de edad. Lloraba en mis noches, solo soñaba con ella. Fue pasando el tiempo […]

Seguir leyendo

Duelos por Ana Gutiérrez Expósito

PIEDAD ANTE LA MUERTE Cada tarde, cuando el sol poco a poco se va apagando, hay una sensación de soledad que no deja de rondarme ni un solo segundo. Entre los tristes cipreses aún se pueden observar multitud de tumbas que no reflejan una muerte sino una vida que ya ha llegado a su fin. Al alzar los ojos hacia ellas, me quedo quieta. Inmóvil. Casi sin respiración. No siento miedo sólo la calma del silencio. Cada día cuando vuelvo, hay un hueco completado. Otra vida entregada al cielo. Y sin demora me pregunto:” ¿Cómo es posible esto?”. Hoy estás aquí, pero un solo segundo puede cambiarlo todo. En un solo segundo dejas de existir, ya no hay nada que quede de ti. Tu voz se apaga, tus ojos se cierran, tu corazón enferma y deja de latir. Lo que un día fuiste queda sellado detrás de una pared o inmerso bajo la tierra. Ya te has ido para siempre. Y es que morir me provoca tanto respeto.. Hoy vives, estás aquí, piensas que serás eterno. Pero al final te das cuenta de que sólo eres polvo capaz de formar una figura para después, volver a destruirse. Cada vez que […]

Seguir leyendo