Como hacer poesía

La poesía es un género literario considerado como una manifestación de la belleza o del sentimiento estético por medio de la palabra, en verso o en prosa. También es encuadrable como una «modalidad textual» (esto es, como un tipo de texto).Es frecuente, en la actualidad, utilizar el término «poesía» como sinónimo de «poesía lírica» o de «lírica», aunque, desde un punto de vista histórico y cultural, esta es un subgénero o subtipo de la poesía.

El arte de combinar rítmicamente las palabras no es lo único que distingue a la poesía de la prosa, pero hasta mediados del siglo XIX constituía la mejor forma de diferenciar ambos usos del lenguaje. La versificación tiene en cuenta la extensión de los versos, la acentuación interna y la organización en estrofas.

La rima (coincidencia de las sílabas finales en versos subsiguientes o alternados) es otro elemento del ritmo, igual que la aliteración, que es la repetición de sonidos dentro del verso, como en éste de Góngora: «infame turba de nocturnas aves», donde se repite el sonido ur y también se juega una rima asonante en el interior del verso entre infame y ave. La rima es consonante cuando coinciden en dos o más versos próximos todos los fonemas a partir de la vocal de la sílaba tónica. Se llama asonante cuando sólo coinciden las vocales.

La poesía en lengua castellana se mide según el número de sílabas de cada verso, a diferencia de la poesía griega y de la latina, que tienen por unidad de medida el pie, combinación de sílabas cortas y largas (el yambo, la combinación más simple, es un pie formado por una sílaba corta y otra larga). En la poesía latina los versos eran frecuentemente de seis pies.

Por el número de sílabas, hay en la poesía en lengua castellana versos de hasta 14 sílabas, los alejandrinos. Es muy frecuente el octosílabo en la poesía popular, sobre todo en la copla. Las coplas de Manrique se basan en el esquema de versos octosílabos, aunque a veces son de siete, rematados por un pentasílabo. A esta forma se le llama «copla de pie quebrado». La irregularidad silábica es frecuente, incluso en la poesía tradicional. Por ejemplo, en poesías de versos de once sílabas se pueden encontrar algunos de diez o de nueve.

Las estrofas (grupos de versos) regulares, de dos, cuatro, cinco y hasta ocho versos o más corresponden a las formas más tradicionales. El soneto, una de las más difíciles formas clásicas, se compone de catorce versos, generalmente endecasílabos (once sílabas), divididos en dos cuartetos y dos tercetos (estrofas de cuatro y de tres versos), con distintas formas de alternar las rimas.

La alternancia de sílabas tónicas (acentuadas) y átonas (sin acento) contribuye mucho al ritmo de la poesía. Si los acentos se dan a espacios regulares (por ejemplo, cada dos, tres o cuatro sílabas), esto refuerza la musicalidad del poema. Mantenida esta regularidad a lo largo de todo un poema, se logra un efecto muy semejante al del compás musical.

La poesía del siglo XX ha prescindido en ocasiones de la métrica regular y, sobre todo, de la rima. Sin embargo, la aliteración, la acentuación y, a veces, la rima asonante, mantienen la raíz musical del género poético.

PASOS

1.- De alguna manera, siempre se presentan momentos en los que nos sentimos inspirados o a punto de explotar (ya sea por que estás alegre, triste, desilusionado, enamorado, ilusionado, enojado, etc).

2.- Si te encuentras en un lapso asi, busca papel y lápiz.

3.- Abre tu corazón y tu alma; que no te de pena ni miedo, estas solo(a), nadie ta va a juzgar, no habrá burlas . Dejar salir lo que esta ahí escondido.

4.- No te conformes, sigue buscando más adentro de tu corazón para conseguir que emerjan los sentimientos más viejos, guardados en lo más profundo de tu ser.

5.-Comienza a escribir lo que te esta pasando en ese momento, usa palabras simples y asociaciones locas que ayuden a describir lo que sientes. Si crees que el resultado se esta conviertiendo en una lluvia de ideas disparatadas, no te preocupes, eso es precisamente lo que le dará el toque original y especial a tu poema.

6.- Deja reposar uno minutos lo que escribiste. Y fijate como poco a poco tus sentmientos van tomando forma.

7.- Lee en voz alta lo que escribiste y dale los retoques que creas necesarios.

8.- Sí crees que alguna frase, palabra, punto o coma no queda bien, no te preocupes; lee un libro, escucha una canción, lee una noticia o alguna nota de tu diario y seguro vas a encontrar la frase que te hacía falta, o la idea para hacer tu propia frase.

9.-Guarda tu poema hasta que encuentras a alguien que puedas leerselo, para que te de su punto de vista. Escucha atentamente lo que te dice para que tes des cuenta de las cosas que necesitas cambiar.

10.- Si el poema tiene dedicatoria, no temas, regálaselo a quien se lo escribiste.

11.- Finalmente tomate un tiempo para reflexionar en tu poema, te sorprenderás de todo lo que has reflejado en esa cuantas palabras y eso seguramente te hará sentir mejor.

CONSEJOS

1. Primero, necesitas tener algo en mente, una idea, una sensación, una emoción. Por lo general, comienzas a escribir algo y normalmente acaba sonando diferente en comparación con lo que habías pensado, pero es normal. Sin embargo, necesitas una base para comenzar, y esa base puede ser lo que te decía al principio de este punto.

2. Busca un lugar donde te sientas cómodo. Algunas personas necesitan estar en completa calma para escribir; otras necesitan música o irse a un parque. Esta decisión es personal: experimentar, si lo deseas, diferentes lugares en el momento de escribir puede descubrirte lugares que no conocías o que mejoran el que sueles coger.

3. ¡Comienza a escribir! Trata de expresar tus ideas usando imágenes, metáforas u otras herramientas poéticas. Una muy común es la rima. ¡Cuidado! No creas que escribiendo versos que rimen es poesía. La rima es una herramienta pero no siempre es necesaria; hay muchos tipos de poesía. Algo muy útil es leer, tener un buen vocabulario. Con el tiempo y práctica, comenzarás a escribir y la rima se hará automática. Recomiendo no abusar de las rimas obvias. Por ejemplo: siento por ti un gran amor/porque lo dice mi corazón. ¿Demasiado sencillo y obvio, no?

4. Intenta crear versos que expresen realmente la idea que tienes en mente. Como un poema casi nunca resulta como fue imaginado, tienes que conservar la esencia de esos sentimientos, ideas, etc. que querías expresar al comienzo

5. No fuerces nada. Tienes que tomarte un respiro cuando escribes. Por lo general, cuando fuerzas tu mente el poema también resulta forzado. También es útil para obtener nuevas ideas y refrescar tu mente.

6. ¡Practica, lee, practica y vuelve a leer! Para ser un buen escritor necesitas ser un buen lector. No necesariamente poesía -aunque sería muy útil-, sino leer cualquier cosa que resulte útil para obtener vocabulario nuevo, ideas e inspiración.

7. Cuida tu poesía; no te preocupes si piensas que es mala. Con el tiempo estarás orgulloso de tus avances y serás capaz de retomar las ideas de tus primeros poemas y escribirlas de nuevo. Y sobre este punto…

8. Siempre podrás perfeccionar tus poemas y nunca dudes en pedir opinión, pero no siempre prestes atención a lo que la gente opine. ¡Suena difícil, pero es cierto! La experiencia te dirá que ambas cosas, pedir opinión y no prestar atención a todo lo que te dicen son perfectamente compatibles… y un hecho casi empírico. Estas son algunas recomendaciones para comenzar en el mundo de la poesía.

Fuente: www.es.wikipedia.org, www.poesiamas.net y www.amor.com.mx

Esto puede interesarte también

Deja un comentario