“Como Romeo y Julieta” por Sara Rámirez Sánchez

Las grandes historias no surgen de la nada,

no surgen de un “hola” y un “adiós”

no surgen de un “quizás” o un “tal vez”

no surgen de un “nunca” o un “para siempre”.

 

Las grandes historias nacen de las caídas,

de los engaños, mentiras y dudas;

aquéllas que, pasando años luz, siguen marcando

aquéllas que grabadas quedaran en tu corazón.

 

Pueden pasar segundos, horas, días, meses o años,

que en ti inmersas están como espina en tu alma

como huella en tu corazón, imborrable grabación,

porque el sufrimiento se paga y del error se aprende.

 

Podemos caernos, levantarnos y volver a caer.

Podemos reír, llorar, gritar, enfadarnos, chillar;

pero nunca dudar y jamás dejarnos ganar;

porque del recuerdo no se vive, pero si del ahora.

 

El recuerdo, recuerdo es y en cenizas queda.

Vivir el presente, el ahora; luchar por el hoy y el mañana,

porque las historias verdaderas son aquéllas que marcan,

que nos hacen luchar para seguir, que nunca fáciles serán.

 

Risas y lágrimas costarán, sacrificios y falsas promesas,

pero te harán seguir a pie del cañón

como fiel soldado que lucha en su escuadrón

porque no importa el esfuerzo si mejor la recompensa.

 

Porque es nuestra historia y nosotros sus dueños,

porque una vez escrita, difícil de borrar los recuerdos.

Cobardes teniendo el lápiz en mano sin escribir su historia,

porque es “suya”, “mía”, “nuestra”, “tuya”; porque

no podemos escribir nuestro fin, pero sí el fin de nuestra historia.

Esto puede interesarte también

Deja un comentario