“CULPABLE” por Sara Ramírez Sánchez.

ELBAPLUC

    Viernes por la mañana, al igual que todos los días, Jack se levantó, desayunó y se marchó a su trabajo; era vendedor de coches. Mientras paseaba tranquilamente, miró su reloj y se dio cuenta de que llegaba tarde, por lo que decidió coger el autobús para llegar a tiempo. Cuando estaba sentado, miró al exterior para contemplar el paisaje. Al instante, aparecieron unas manchas rojas reflejadas en el cristal, que se podían traducir como “EMADÚYA”; y… como si de un espíritu se tratase, la pálida y blanquecina imagen de una atractiva joven deteriorada y magullada. Jack, sin mostrar la menor preocupación e ignorando aquella extraña aparición, desvió su mirada al periódico que sostenía y se puso a leer. En su rápida lectura, pudo ver claramente unas palabras que lo aterrorizaron y agudizaron sus sentidos. Algunas eran “víctima”, “atropello”… De pronto, el autobús quedó sumergido en una profunda oscuridad y… al momento… ¡aahh!, ¡mirad!, ¡aahh!, ¡socorro!… Jack, temblando, se acercó hacia la mujer tendida en el suelo, le tomó el pulso y dijo –“está muerta”-. Éste observó que tenía marcas de neumáticos a lo largo del cuerpo, y que en su abdomen había unas letras rojas que decían “SODACEP SUS ROP NÁRAGAP SERODACEP SOL”. Al leer esto su móvil empezó a vibrar, era una llamada y en la pantalla ponía “LORAC”. Comenzó a murmurar de forma imprecisa –“no puede ser, ella murió, no puede ser… la misma; es imposible”-.Salió del autobús aterrorizado, pálido, temblándole las piernas, casi sin poder andar y repitiéndose una y otra vez las mismas palabras. ¡Piii! ¡Piii! ¡Eh, apártate! ¡Plash! ¡Puf! Los pedazos del cuerpo de Jack saltaron por los aires. Las personas, anonadadas por el suceso, corrieron hacia él. Al verlo, observaron las marcas de neumáticos en su cuerpo y leyeron en su abdomen “ELBAPLUC”.

Esto puede interesarte también

1 comentario

Deja un comentario