“Diario de una lesbiana adolescente”-Capitulo 1 “Todo tiene un comienzo”

book-912722_960_720-2Finalmente, dejé el instituto, bachillerato se me hacía muy cuesta arriba, así que me apunte a un curso para hacer durante el año. En mi instituto no me quedaban muchos amigos, se habían ido por diversas razones y las únicas que me quedaban eran dos amigas, Lulu, y Marta. Lulu era un poco burra, pero era maja y, como no, una buena amiga si la necesitabas, Marta era un pelín más pija, pero también era buena persona. Mantenía poco contacto con ellas,a veces las llamaba por teléfono y hablábamos un poco de todo, pero nunca les había contado mi condición de homosexual, sí, soy lesbiana, pero no sabía si ellas, siendo chicas, me iban a seguir mirando igual cuando se lo contase.

Realmente, no se si quiero ni plantearme decírselo, es una de las cosas que más miedo me da del mundo, nunca, jamás en la vida, han hablado sobre el tema de la homosexualidad, no se que piensa sobre ello, qué les parece mal, que les parece bien, o incluso si reaccionara con calma o violentamente, prefiero no arriesgarme.

La relación con mi padre, a pesar de que le quiero, es mi padre, es parte de mi vida y de mi familia no es una relación de película, es pura formalidad, nunca le he oído hablar de ello.

Sobre mi madre, a veces me entra la risa, y a veces me da pena de cómo se enteró, un día, por ese entonces yo tenía pareja, y tenía que plantear a mi madre el quedarme a dormir en su casa, ella no sabía que ella era homosexual así que el quedarse en casa, como “amigas”, nunca supuso ningún problema, pero, en el momento en el que pasan años, no tienes novio, y te dicen que “uses preservativo”, supongo, que pensando que si no tienes novio eres una de las que se tiran todo lo que se mueve, no se, la verdad, el caso es que un día mi amiga se quedo en mi casa, mis padres habían salido a tomar algo, bien, unas horas solas. Lo típico, tonteo en el sofá mientras veíamos una película y entró mi madre, se quedó mirándonos, y se fue sin decir palabra. A la mañana siguiente, me pregunto a solas, si era homosexual, y también me dijo que tuviera cuidado con las enfermedades de transmisión sexual, no se si es que es un tópico, o que, el tener que hablar de ello, se que es importante, pero creo que es una misma quien tiene que saber si el otro, o tú, estáis enfermos y tomar las precauciones adecuadas, digo yo.

Por último, mi hermana, mucho más tolerante de lo que me creía en un principio, ya que ,no se, es mi hermana, y a veces precisamente porque es una relación más estrecha me daba miedo una mala reacción, pero, a pesar de que al principio no lo aceptaba del todo, con el paso del tiempo ya no se sentía incómoda con mis relaciones de pareja.

Fin del Capitulo 1

“Diario de una lesbiana adolescente”

MiriamSE

Esto puede interesarte también