“Dolor y vida” por Fran Rubio

Ella amaba la vida.
El dolor la habia enseñado a hacerlo,
las heridas del corazon por las que había suspirado,
el dolor de las emociones
y todas las lágrimas derramadas.
Sin dolor no se estaba viva.
Cada instante deseado había sido acompañado de un tipo de dolor distinto.
El nacer sus hijos, la partida de los seres que junto a ella habían caminado, el arduo trabajo y todos los tropiezos, hasta sonreír había sido doloroso en demasiadas ocasiones .
Respirar y respirar profundo, y sentirse viva acompañada de todo ese dolor, que tanto la habia enseñado en su camino.
No había sido facil de comprender, tantas cuestiones hirviendo en su cabeza, tantos ciegos motivos y tanto dolor en todos ellos. El cuerpo sólo había sido su instrumento, un regalo sin duda para poder aprender y ahora, ahora comenzaba a aprender lo que era el espíritu de vivir.
Era nacer cada día a pesar de cualquier dolor, era respirar dentro de cualquier dificultad y querer…querer sin límites.
El dolor le había enseñado a ser humilde y a crecer dentro de las alegrías, despertar un alma que bostezaba y cantar de su mano una canción a la vida.
Si, ella amaba a la vida sin fín y desechaba el morir dentro de ella.
El dolor le dio la libertad para elegir.
Respirar viviendo o respirar muriendo…

Esto puede interesarte también

Deja un comentario