El Legado de los César cap 10 de Elena Siles

Capitulo 10

 

[Se abre telón. Cambio de decorado. Habitación de Priscila. Están en escena Atlanta y Priscila que está sentada en la cama]

Atlanta– Mi reina. ¿Qué tal vuestro día? ¿Ya tomó las medicinas?
Priscila- Mi día fue maravilloso. Tengo más aliados que nunca y sí, ya me tomé mis medicinas. Los calmantes para el parto, que estará apunto de llegar, han hecho su efecto.
Atlanta– Vaya ahora que lo dices se te nota en la voz ya. ¿Voy a buscar al médico?
Priscila– ¿Por qué?
Atlanta– Por que acaba usted de romper aguas.
Priscila– ¡Oh! Vaya por dios, pues sí claro vaya usted a buscar al médico…

[Priscila se queda profundamente dormida. Atlanta se marcha de escena y vuelve acompañada de un médico]

Médico– Tranquila, todo va bien. El bebé está en camino, cierre los ojos y espere hasta que vuelva a despertarse. Tendrá entonces en sus manos al próximo César de Roma.

[Oscuro. Cambio de decorado. Palacio de la hermandad de Eros. Están en escena Eros, Héctor, Julio y algunos hombres que visten todos igual]

Eros– Hermanos, yo soy Ezio hijo de de Rómulo aunque todos me conocéis por Eros Valverdi, el héroe del pueblo, líder de esta hermandad. Y como líder vuestro doy comienzo a la conquista de Roma
Héctor– ¡Por Roma!
Julio– ¡Por el Imperio!
Eros– ¡Por la libertad!
Todos– Somos soldados, somos hombres, somos parte de este imperio, parte de la historia, parte del pueblo, pero ante todo somos romanos. Lucharemos por esta ciudad aunque muramos en la batalla, combatiremos contra la opresión, defenderemos a nuestro pueblo y venceremos al enemigo. Nuestro destino es la batalla, no nos rendiremos
Eros– ¡Por la victoria! Ahora cantemos juntos nuestro himno de la hermandad.
TodosHermanos de Roma el Imperio ha despertado. El yelmo de César se ciñe a la cabeza. ¿Dónde está la victoria? Ofrezca esta cabellera esclava. Dios la creó.
Estrechemos nuestras manos, preparados para la muerte.

Roma nos ha llamado
Nosotros desde hace siglos conquistamos por que somos un pueblo, estamos unidos.
Una única bandera, un objetivo, una esperanza lejana. Ya suena la batalla.
Estrechemos nuestras manos, preparados para la muerte. Roma nos ha llamado
Unámonos, amémonos. La unión y el amor revelan al pueblo.
Por las voces del señor juramos liberar el suelo natal
Unidos por Dios. ¿Quién nos puede vencer?
Estrechemos nuestras manos, preparados para la muerte.

Roma nos ha llamado
Desde el principio hasta el final de este Imperio todo soldado tiene corazón, tiende la mano. Los soldados de Roma van a la batalla, ella nos llamó.
Estrechemos nuestras manos, preparados para la muerte. Roma nos ha llamado
Jamás nos rendiremos aún sin armas. Allí en lo alto está nuestro destino. La sangre de Italia, la sangre romana vive en nuestras almas. Estrechemos nuestras manos, preparados para la muerte. Roma nos ha llamado

[Traducción al español y modificación posterior del himno italiano]

Eros– Amigos míos. ¡La revolución ha comenzado! ¡Cojan sus armas vamos a la batalla!

[Todos los hombres se dirigen afuera para coger las armas, vuelven con las armas y forman un batallón]

Eros– Muy bien soldados. Cuando salgamos a la guerra quiero que piensen en todo lo que odiaban del gobierno tirano y opresor de nuestro antiguo líder Augusto. ¡Ni si quiera tenía sangre de los César! Debemos de vencerles, no por nosotros, sino por todas las personas que dependen de este momento, por nuestras esposas e hijos. Para que puedan vivir en un futuro mejor, con esperanza, amor y libertad. Por todos ellos vamos a ganar esta guerra. Soldados de Roma. ¿Están listos? ¡Vamos todos juntos! ¡Al ataque!

[Salen todos de escena. Oscuro. Cambio de decorado. Habitación de Priscila. Están en escena Atlanta, Priscila y un bebé que Atlanta sostiene en sus brazos]

Atlanta– ¿Ya estás despierta?
Priscila-¿Y mi hijo?
Atlanta– Lo tengo aquí mismo en mis brazos. Es una niña.
Priscila– ¿Niña? No puedo gobernar con una niña. Mis aliados se retirarán. Todo ha sido en vano. He matado a mi esposo para poder tener una mínima oportunidad para tener el poder y sin embargo ahora ya no tengo nada… ¡Deshazte de ella! ¡Qué nadie la vea! Le haremos creer que ha sido varón. Esta guerra la vamos a vencer.
Atlanta– Tal vez, pero tú no serás su cabeza, te he envenenado a igual que tú hiciste con tu marido. Vas a morir de forma lenta y dolorosa.
Priscila– ¿Por qué? ¡Traidora!
Atlanta– Porque tú me rompiste el corazón. Y por tu culpa dejé al hombre que amaba y posiblemente no lo recuperaré. Ahora sufrirás como he sufrido yo y luego morirás.
Priscila– De todos modos la guerra no acabará por mi muerte. Escucha. Ya ha comenzado y los soldados lucharán aunque sea por venganza. Lo único que desean es vuestra derrota, poco les importa que líder tengan con tal de conseguir eliminar a Ezio.
Atlanta– No van a matar a mi hermano. Y aunque la guerra siga adelante tú no vivirás para verlo. Para cuando te des cuesta dejarás de respirar… lentamente
Priscila– Te veré pronto en el infierno.

[Priscila cierra los ojos y muere. Atlanta se acerca hasta la cuna, dónde esta el bebé, lo coge en brazos y lo mira con ternura]

Atlanta– No te preocupes, yo cuidaré de ti. Te voy a llamar…

[Entra en escena Fabricio, abriendo la puerta de una patada]

Fabricio– ¿Dónde está el bebé?
Atlanta– Aquí mismo, aunque no te servirá como César es una niña.
Fabricio– ¿Y Priscila? ¿Se encuentra bien?
Atlanta– Está muerta, imbécil
Fabricio– Las has matado tú, ¿verdad? Entonces todos los rumores eran ciertos. Traidora
Atlanta– ¿Traidora? Lo sería si de verdad luchase contra mi propio hermano. Esta mujer me ha arrebatado todo lo que me importa. Pero ha merecido la pena con tal de que esta revolución consiga la victoria y seamos libres.
Fabricio– Ese bebé que sostienes en los brazos es la única razón por la cuál no puedo matarte. Sabes que podría hacerlo pasar perfectamente por un hombre al fin y al cabo es un bebé. Así que haremos un trato. Tú me das al bebé y yo te perdono la vida.
Atlanta– Entonces la muerte de Priscila no habría servido para nada. Tendrás que matarme para llegar hasta el bebé. Lo he entregado todo por esta misión y no dejaré que tú lo eches a perder- (Atlanta deja al bebé en la cuna y coge un candelabro como arma)
Fabricio– ¿En serio pretendes luchar contra mí?
Atlanta– Lo positivo de tener un hermano guerrero es que aprendes a defenderte.
Fabricio– Tu arma es un candelabro.
Atlanta– Pues entonces no tienes nada que temes. ¿O tienes miedo de perder?
Fabricio– Yo no te tengo miedo. En absoluto. ¿Y sabes qué? Te contaré un secreto; si hubieras aceptado el trato hubieras muerto igualmente.
Atlanta– Por eso mismo elegí el duelo además; aún no me has derrotado
Fabricio– Vas a morir
Atlanta– Eso aún está por verse.

[Fabricio desenfunda la espada y ataca a Atlanta, pero ella esquiva el golpe. Oscuro. Cambio de decorado. Fondo negro. A un lado se encuentran subidos a una tarima, representando a una torre, Fabricio y Atlanta, que están congelados como si siguieran luchando; al otro lado se encuentran los dos ejércitos que van a luchar entre sí. En un bando la hermandad de Eros y en el otro los fieles de Priscila. Están en escena Eros, Héctor, Julio y los enemigos de éstos que son varios soldados]

Héctor– Creo que nos superan ligeramente en número.
Julio– Sí, pero nosotros tenemos mejores soldados, a los mejores de Roma.
Eros– Y me tenéis a mí, que no es poco.
Soldado 1– Nosotros tenemos a un verdadero líder, no como tú que eres un bastardo

[La luz vuelve a Atlanta y Fabricio. Atlanta comienza a luchar contra Fabricio y le golpea fuerte. Fabricio cae al suelo inconsciente. Entonces Atlanta intentando apoyar a su hermano cogió el cuerpo inerte de Priscila y lo tiró desde la “torre” hasta los hombres que había debajo. Ellos cogieron el cuerpo desesperados por que no le pasara nada]

Atlanta– ¡Priscila ha muerto! Y el bebé nació mujer. No tenéis líder, no tenéis guerra. La revolución ha ganado esta batalla. ¡Rendíos!
Héctor– Entonces no me dejó por otra persona, sino que era una misión de la hermandad. Entonces Atlanta me ama. ¿Me amas Atlanta?
Atlanta– Más que a nada. Ahora lucha por mí amor mío. ¡Tú también hermano! Ganaremos esta guerra. ¡A por ellos!
(Fabricio se levanta y empuja a Atlanta) – ¡Soldados no podemos permitir esto! Matarlos a todos por la muerte de nuestra soberana Priscila. ¡Venganza!

[Atlanta ataca a Fabricio. Vuelven a estar en oscuro y paralizados. La acción se desata entre ambos ejércitos. A pesar de que el bando de Eros lucha venciendo al enemigo; son demasiados y se ven obligados a retroceder]

Julio– Padre debes de buscar otra idea, esto no da resultado
Héctor– Son demasiados.
Eros– ¡No os rindáis! A penas hemos tenido pérdidas en nuestro bando. ¡Ganaremos!
Julio– Mi padre tiene razón. ¡La victoria está cerca! ¡Vamos!

[Entonces entra Leandro en escena seguido de algunos hombres, entre ellos Guillermo]

Eros– ¿Pero qué haces aquí?
Leandro– Este es también mi causa. Yo creé esta guerra ni siguiera puede ayudarles. Además no os vendría mal un poco de ayuda. Por cierto, Guillermo no es nada para mí, no pasa nada ni pasará nunca nada con ningún otro hombre porque al que amo eres tú
Eros– Pues eso no es lo que vi.
Leandro– Tú necesitabas un motivo por el cual ir a esta guerra. Sólo querías vengarte de tu engaño con Selena. Yo en ese aspecto no soy suficiente para ti, yo no soy el motivo por el cuál estás aquí. ¿Sabes cuál es? Iris. Has creído que es por tus hijos, pero por muco que lo niegues es la verdad. A pesar de que me pienses que me quieres estás enamorado de Iris desde hace mucho tiempo. Has intentado sustituirla por multitud de mujeres incluso por hombres como yo, la que más se ha acercado ha sido Selena al revelarte lo de Julio, pero solo la quieres porque es la mujer de tu primer hijo y por lo que ello significa para ti. Ahora si me disculpas tengo que ir a luchar, la revolución me necesita.

[Leandro y los hombres a su servicio se lanzaron contra el enemigo. Esta vez el enemigo estaba siendo derrotado. Mientras el ejército lucha se disputa el duelo entre Atlanta y Fabricio. Atlanta ganó el duelo, pero Fabricio no se rindió]

Fabricio– Puede que me hayas vencido, pero esto no ha terminado
Atlanta– ¿Y qué vas a hacer? No puedes matarte
Fabricio– Tal vez a ti no, pero sé de alguien a quién si puedo derrotar…

[Fabricio sale de escena corriendo, Atlanta intenta detenerle sin éxito. Nerviosa y preocupada Atlanta se asoma a la ventada de la “torre” y avisa a su hermano de sus peores presentimientos. Eros ya sabe a dónde se dirige Fabricio]

Atlanta– ¡Eros! Vencí a Fabricio, pero ha conseguido escapar. Temo lo peor
Eros– ¿A qué te refieres?
Atlanta– Creo que va a matar a tu hijo.
Eros– No te preocupes, yo me ocuparé de él. Julio…
Julio– ¿Sí padre?
Eros– Ciros está en peligro y puede que tu madre también…. Debo irme.
Julio– No te preocupes. Yo me encargo de todo.
Héctor– Ten cuidado Eros.
Julio– Adiós papá.
Eros– Adiós hijo mío.

[Eros sale de escena. Oscuro. Cambio de decorado. Casa de Leandro. Están en escena Iris que sostiene a Ciros, Selena y posteriormente entra Fabricio. Eros entra poco después]

Fabricio– ¡Aquí estáis! ¿Y el hijo del bastardo de Eros? ¿Dónde está?
Selena– ¿Qué haces aquí? ¿No estabas en la guerra?

[Fabricio ve al bebé y aparta a Selena. Usando su fuerza se lo quita a Iris y cuando lo va a matar entra Eros en escena. Al ver la escena se queda paralizado]

Fabricio– Te crees que lo sabes todo que puedes cambiar el mundo. Pero, ¿qué pasaría si tuvieras que elegir entre tu amada revolución o tu hijo? Dime, ¿qué sucedería?
Eros– ¡Eres un cobarde! Mi hijo no tiene nada que ver con todo esto. ¡Déjale y lucha!
Fabricio– No, este niño lo ha provocado todo.
Eros– No. He sido yo porque quería estar con una persona pero resulta que ya tenía todo lo que pudiera desear. Sólo evitaba enamorarme, y lo que no sabía es que ya estaba enamorado desde que la vi. Iris, perdóname…
Iris– No tengo nada que perdonarte.
Eros– Fabricio. Sé algo de ti, que eres un orgulloso. Dime. ¿Qué pasará cuando se enteren que mataste a un indefenso bebé porque fuiste incapaz de luchar?
(Fabricio cogió a Selena, le dio el bebé a Iris)- Intercambio de rehenes.
Eros– ¿Por qué te niegas a luchar conmigo?
Fabricio– Esto no es por ti. Selena y yo nos hemos estado viendo, pero en cuanto te conoció lo dejó todo y se vino a Roma. Me dejó por ti. Y yo que pesaba que podría estar con ella.
Selena– Mi gran amor siempre fue Eros. Lo siento Iris… No me vine por la revolución ni por mi hermano, sino por volverle a ver.
Fabricio– Tú siempre sin ser consciente si quiera me has quitado todo en mi vida. ¿Qué puedes decir en tu defensa maldita ramera?
Selena– Que estaba enamorada y cometí el error de dejarte ir Eros.

[Fabricio con el cuchillo sobre el cuello de Selena lo aprieta, Eros se lanza contra él pero es demasiado tarde. El cuerpo inerte de Selena y Fabricio caen al mismo tiempo]

Eros– Selena. Esto no tendría que haber acabado así… ¿Y ahora que pasará con Julio?
Iris– Tranquilo yo cuidaré de él. Todo irá bien. Quita esto de aquí y márchate.
Eros– No puedo dejarte ahora Iris…
Iris– Sí que puedes, por tu hijo. Gana esta guerra
Eros– Te quiero.

[Eros besa apasionadamente a Iris y se hace un oscuro. Cambio de decorado. Fondo negro. Están en escena ambos ejércitos. El bando de Eros está ahora en apuros]

Julio– ¡Padre! ¡Has vuelto!
Héctor– ¿Qué ha sucedido?
Eros– Mi hijo e Iris están bien.
Julio– ¿Y mi madre?
Eros– Lo siento, intenté salvarla, pero cuando maté a Fabricio era demasiado tarde.
(Julio se aparta y se lanza contra el enemigo)- ¡Esto es por mi madre!
Héctor– Me pregunto a quién habrá salido… ¿No te recuerda a alguien?
Eros– A mí, en mi primera batalla.
Héctor– Vencimos gracias a ti.
Eros– Esto no será muy diferente, supongo.
Leandro– Bienvenido de nuevo.
Eros– No podía dejaros en la estacada. Además si no gano esta batalla ¿Qué gloría me quedará si os dejo solos? Os la llevaríais toda.
Héctor– Basta de cháchara amigos. Tenemos que ayudar al pequeño César
Eros– Tienes razón. Caballeros si me disculpan…

[Eros empieza a luchar, Héctor y Leandro le siguen poco después]
[Sale Michelle y empieza a cantar mientras atrás están luchando]

Risin’ up, back on the street
Did my time, took my chances
Went the distance, now I’m back on my feet
Just a man and his will to survive

So many times, it happens too fast
You change your passion for glory
Don’t lose your grip on the dreams of the past
You must fight just to keep them alive

It’s the eye of the tiger, it’s the cream of the fight
Risin’ up to the challenge of our rival
And the last known survivor stalks his prey in the night
And he’s watchin’ us all in the eye of the tiger

The eye of the tiger… x 3
[Parte de la canción de Survivor- The eye of the tiger]

[Michelle sale del escenario. La lucha entre Julio y un soldado se complica. Guillermo interviene, pero muere a manos del soldado. Julio se incorpora, Leandro corre hasta él pero el soldado no se rinde. Eros acude hasta él para proteger a su hijo, y es herido de gravedad. Leandro empieza a luchar contra el soldado mientras Eros intenta recuperarse, aquella fuerza le resultaba extrañamente familiar]

Eros– ¡Soldado! ¿Quién eres?
Soldado– Tú ya lo sabes, soy Danilo…tu viejo enemigo.
Eros– El que está delante de ti es mi hijo.
Julio– Hola…
Danilo– ¿Tienes un hijo?
Eros– Dos.
Danilo– Te olvidaste de mí… ¿Y quién este?
Eros– No es nadie. Pero por su nombre están luchando muchos hombres. Leandro
Danilo– ¿Y por qué lucha para ti?
Leandro– Por que es lo correcto.
Danilo– Te equivocas. Él no se merece gobernar… sino yo.

[Danilo ataca a Leandro, Leandro cae Eros comienza a pelear contra él. Eros no se da cuenta pero por luchar contra Danilo deja a Leandro sin atención médica y este comienza a sangrar. Eros golpea fuerte a Danilo y se agacha para recoger a Leandro]

Eros– Nunca debiste venir a la guerra…
Leandro– Te he mentido antes…
Eros– Nadie salvo yo sabe mejor lo que siento, pero tenías razón. Iris es lo correcto
Leandro– Exacto…
Eros– No puedes morirte… por favor quédate…
Leandro– Nos veremos pronto

[Danilo se recupera y va a atacar a Eros, pero Julio le mata de una estocada. Leandro cierra los ojos y muere. Eros comienza a cantar…]

Empty spaces – what are we waiting for
Abandoned places – I guess we know the score
On and on
Does anybody know what we are looking for?

Another hero another mindless crime
Behind the curtain in the pantomime
Hold the line
Does anybody want to take it anymore?

The show must go on
The show must go on
Inside my heart is breaking
My make-up may be flaking
But my smile still stays on

Whatever happens I’ll leave it all to chance
Another heartache another failed romance
On and on
Does anybody know what we are living for?
I guess I’m learning
I must be warmer now
I’ll soon be turning round the corner now
Outside the dawn is breaking
But inside in the dark I’m aching to be free

The show must go on
The show must go on – yeah
Ooh inside my heart is breaking
My make-up may be flaking
But my smile still stays on
Yeah oh oh oh
The show must go on.

[Parte de la canción. The show must go on- Queen]

[Eros para de cantar y abraza a su hijo Julio. Entonces la guerra finalizó y todos se alegraron. Pero Eros era el único que lloraba aún… Oscuro. Cambio de decorado]

FIN

Esto puede interesarte también

Deja un comentario