El origen de Dakota por Elisabeth Thor Cap 7(Final Temporada)

Capitulo 7

taringa.net

La noche se volvió transparente por unas horas, se deshacía entre tus manos como una sustancia blancuzca, se deslizaba por las largas piernas de Tris tras los desahogos de Dakota tras follar sin cesar en cualquier callejón o servicio de cualquier discoteca. Probando cualquier droga que comprabas al camello de cualquier discoteca y bebiendo hasta perder el sentido. Una gran sonrisa apareció en el rostro de Dakota mientras veía como salia el sol anunciando un nuevo día, estaba junto a Tris en un cochambroso taxi sin ningún destino. Su amiga arrastraba un rostro casi desencajado por las drogas que había esnifado y el alcohol que había engullido casi sin mentalidad, había perdido los orgasmos que había tenido y ni recordaba donde había perdido las bragas. Dakota acaricio el rostro de Tris lentamente:

-Donde coño vamos Tris?

-No lo se pero si quieres te la chupo y volvemos a follar…..

Dakota comenzó a rebuscar en sus bolsillos unos cuantos billetes para dárselos al taxista, estaba nerviosa intentando comprar unos cuantos minutos a solas con su amante. Le dio unos cuantos billetes al conductor y señalo un callejón:

-Párese en ese callejón y largase durante veinte minutos…….

El hombre aparco en el callejón y se bajo del taxi dejando a las dos chicas solas, sin imaginar lo que era capaz Dakota ni lo que escondía entre las piernas, imaginaria que era una pareja de lesbianas.

Dakota cerro los ojos y escucho como Tris le desabrochaba los tejanos, suspiro con una sonrisa en sus labios mientras sintió su miembro en la boca de su amante. Sintiendo la mamada de Tris, sintiendo como se le estaba poniéndose súper dura.

-Quitate la blusa quiero ver tus grandes melones, joder hazlo y montarme……

El taxista estaba en el callejón, estaba muy sorprendido al escuchar las voces que salían de su vehículo, entre sus manos un cigarro vigilando el callejón para que no viniera la policía.

-Quiero empotrarte contra el asiento, quiero metertela entera pedazo de guarra…..

Dakota tenia sus manos en sus caderas disfrutando en hacer aquel agujero mas profundo, Tris ya no sentía dolor por las veces que fue penetraba por aquel enorme miembro, solo tenia que fingir para hacer feliz a su amante.

Dakota respiro aliviada tras correrse y dejo su cabeza caer en los pechos siliconados de Tris, respiraba con calma y no cesaba de mamar de esos enormes pechos que le hacían recordar una infancia perdida:

-Me has echo feliz Tris……gracias, me has echo olvidar.

Bridget abrió la puerta de su despacho ya estaba preparada para comenzar a preparar citas para sus clientes, tenia un litro de café para recargar las baterías y aguantar ese nuevo día. Al entrar a su despacho y antes de encender la luz vio en el sofá la luz de un cigarro, todo el ambiente estaba marcado por su olor. Al encender la luz vio a Dakota que no había dormido nada aquella noche, estaba preparada para cualquier encargo que le diera su amiga.

-Dakota que haces aquí? Pensaba que estarías borracha y drogada en un callejón.

-Dormir yo? Me pase toda la noche con mis vicios favoritos y me puse a pensar en ti, no quería joder tu negocio……….Pensar en ti y ese culo que me gusta tanto….

Bridget sonrió acariciando el rostro de Dakota, veía en sus ojos lo que había echo aquella noche, olía en su cuello el asqueroso perfume de Tris.

-Que has estado con tu novia de plástico, cuantos implantes de silicona le has pagado por a hora?

Dakota comenzó hacerle burlas a su amiga y se quito la camiseta:

-Ves yo soy una tabla tengo unos pechos asquerosa mente pequeños, si puedo tener dos enormes pechos para tocar y correrme los tendré……

Bridget se apoyo en su mesa de despacho esperando que Dakota dejara de decir tonterías:

-Has terminado, tengo una nueva cliente para ti Dakota….

Dakota se acerco a su amiga, le cogió fuertemente de la cintura y le miro a los ojos con ternura. Le quito las gafas lentamente e intento besarla. Bridget aparto su cara para no recibir ese beso:

-Esta noche te toca Carmelia....

Dakota asustada dio unos pasos hacia atrás, se puso la camiseta y estaba deseando salir corriendo ya que Carmelia era una mujer demasiado especial, tan especial que le tenia miedo:

-Porque Carmelia ella me odia……

-Dakota cariño Carmelia odia a todo el mundo y contigo se desahoga……..que tiene de malo un poco de sado masoquismo -Bridget sonrió- Que pasa has leído Reina de dolor y tienes miedo….

Carmelia una mujer de unos treinta años vivía de sus vicios y su dinero, vivía buscando placer o algo que le diera ganas de seguir viviendo esa vida y no pensar en el suicidio. La mujer de pelo oscuro y de rostro marcado por sus pómulos, sus ojos cansados de ver su vida tan aburrida. Su cuerpo delgaducho y poco agraciado con las medidas ideales femeninas. Aquella noche estaba en la habitación de uno de sus hoteles, todos conocen a los Grace Miller una familia muy rica. Aquella noche seria especial y entraría en el dormitorio para transformarse en una dominatrix. Se quito sus caros trapitos y se enfundo con la ropa de cuero, estaba preparada para encontrarse nuevamente con su amante. Cogió su fusta y espero a que marcaran las cinco de la tarde, espero a que alguien picara a su puerta. Se relamió al escuchar ese delicioso ruido, Dakota ya estaba allí. Carmelia abrió la puerta y vio delante de ella a su sumisa amante vestida con un traje de gala, un traje largo que escondían sus piernas y sus tacones. Carmelia cerro con fuerza la puerta y tiro de la mano de Dakota dirigiéndola hacia el dormitorio, la mujer estaba deseando arrancarle la ropa y atar ese cuerpo con cuero. Dakota le costaba andar ya que recordaba lo que había pasado los últimos días.

La noche fue divertida para la dominatrix tenia atada a Dakota en su cama de pies y manos, tenia su trasero enrojecido por los golpes de fusta, podría gritar pero tenia su boca amordazada. Carmelia cogió una vela y la encendió dejando que la cera quemara sus glúteos lentamente. Dakota dejo que unas lagrimas se resbalaran por su rostro.

Carmelia le dio una fuerte patada a Dakota tirándola al suelo, descubriendo ese miembro que sobresalía de su cuerpo atado con unas cuerdas negras, estaba hinchado y mas grande de lo normal por la sangre que no podía correr por sus venas. Carmelia comenzó a fustigar ese miembro haciendo que su amante se retorciera de dolor sin poder moverse. Ya era hora para la dominatrix dejarse penetrar por ese miembro, se tumbo encima de Dakota y dejo que ese miembro la penetrara lentamente. La mujer se sentía feliz cabalgando lentamente dejando a su amante totalmente atado y que no pudiera tocarla, golpeaba el rostro de Dakota y le escupía. Comenzó a tocar los pechos de su dominada amante, eran pequeños y estaban atados con fuerza, haciendo que casi corriera por sus pezones algunas gotas de leche materna.

Carmelia grito sin cesar cuando llegaba al orgasmo y cayo casi desmayada al suelo, el miembro de Dakota estaba tan fuertemente atado que le dolía ya que no podía correrse. La dominatrix le quito las cuerdas que le atrapaban haciendo que ese pene comenzara a correrse sin cesar bañando el cuerpo de Dakota aciendo que ella respirara con calma….

Carmelia miro comenzó a desatar a Dakota y le miro a los ojos tirando fuertemente del pelo:

-Me pego una ducha y nos vamos a tomar unas copas, descuerdo esclava…..

 

Esto puede interesarte también

Deja un comentario