El Sastre por Elena Saavedra

— Tal vez debería de despertar ya a mi próxima víctima.

De pronto sentí cómo me daban una bofetada. Yo abrí los ojos inmediatamente. El miedo me recorría todo el cuerpo, estaba aún más desorientado que antes.

— Buenas tardes bella durmiente. Espero que hayas dormido bien. Por si no lo habías notado yo soy tu secuestrador. Me puedes llamar Taylor Butcher.

“No se ha comido mucho la cabeza con el nombre Sastre Carnicero, en inglés suena mejor al menos tiene sentido artístico” pensé sarcásticamente

— Perdona, había olvidado que tienes la cinta — Taylor me quitó la cinta de un tirón y yo solté un quejido — No te quejes, no ha sido para tanto.

— Menos mal que me afeité el viernes pasado

Taylor no pudo evitar reírse — ¿Eres cómico o algo así?

— ¿No se supone que deberías saberlo? ¿No sabes nada de tu víctima? Qué bonito.

Taylor me lanzó una mirada agresiva — Claro que sé quién eres. Eres ese periodista de la televisión

— ¿No vas a matarme?

— ¿Tienes prisa o qué? No es nada personal. Me he vuelto adicto a algo que sé que no podría tomar en la cárcel

— ¿Marihuana? ¿Hachís? ¿Polen? De eso hay más en prisión.

Taylor sonrió — Lo sé. Me he vuelto adicto a algo mucho más indispensable

— ¿Lacasitos? — pregunté con ironía

Taylor se rió — Jajajaja — De pronto se puso serio — No. A una comida un tanto… especial

— Hombre la comida de la cárcel es una mierda, pero es mejor que la de mi comedor de la cadena. Un exprisionario lo garantizó.

Taylor no pudo aguantarse una sonrisa — No es comida de animal

Miré a las neveras y me mostré impresionado — Humana. Eres caníbal

— Joder macho, menos mal, ya me empezaba a cansar de dar indirectas.

— Si eres tan listo porqué me muestras tu rostro

Taylor esbozó una sonrisa tenebrosa — Porqué se con certeza que no vas a salir vivo de aquí. Tranquilo. No sentirás nada.

— ¿Es este mi final?

— No. Es tan sólo tu muerte. Esto es solamente el principio,

Esto puede interesarte también

4 comentarios

Deja un comentario