En blanco y negro por Ana Gutiérrez

Buscamos en la vida el eco de nuestro refugio interno. Sin retorno, sin demora, sin respiración, sin tiempo.

Y corren rápidas las hojas. Rompen fuertes las olas. El viento. Los cinco elementos.
Y miramos al pasado como si nos estuviésemos mirando en un espejo.
Y retrocedemos. Con su especial y esencial vértigo.
Es ahí cuando conectamos con nuestros recuerdos olvidados sin importar que recordar nos vaya a dar demasiado miedo.
Y como el brillo de un relámpago, sin demora, los recuerdos recorren cada recodo de tu yo pasado como si irrumpiera en ti un inmenso estruendo.
Y al regreso, mientras tú no estabas, las horas de este espacio modifican los colores por el blanco y el negro.
Y ya no nos reconocemos. Pero aprehendemos. Quizá a no voltearnos más. O tal vez, a no dejar nunca de querer hacerlo.

Y es que, una vez que te has ido y has experimentado nuevamente el calor del fuego, aunque te haya quemado, da demasiado respeto tener que saber reconducir nuevamente el vuelo..

Esto puede interesarte también

Deja un comentario