Enseñanzas Ancestrales por Ana Gutiérrez

En función de todo lo que he aprendido hasta ahora, si algún día me convierto en madre, me gustaría que mi hij@ guardase lo siguiente:

Querid@ hij@:

Vienes a un mundo difícil. Un mundo en el que no quiero que brilles sino que tu sonrisa sea el brillo que alumbre tu mundo.

Quiero que seas feliz sobre todas las cosas. Sé que te tocará caerte, pero quiero que sepas que el caerte no quiere decir tocar fondo sino que la vida te pide un tiempo para que reflexiones y encuentres tu paz interior. Para que aprendas a buscar y hallar dentro de ti. Para que descubras en verdad quién eres.
Sé que sentirás dolor. Pero no en la piel. Sé que tu corazón llorará a veces. Sé que será difícil. Te harás preguntas. Pero cuándo te las hagas, recuerda estas palabras de alguien que te ama, te amó y te amará siempre:

-Si alguna vez sientes que te hieren mucho, bendícelo. Sé que será difícil. Sé que no quieres hacerlo. Pero te hará libre. A mí tambien me ha costado mucho… Pero tras mucho caerme, observé que no había mayor triunfo que agradecer, bendecir y sentir como una enseñanza todo lo ocurrido. Sentir maestros a todos aquellos que me pusieron un bache en el camino, porque sin ellos no podría escribirte esto.
Ámalos. No te llenes de rencor porque esa será tu prisión. Ámalos porque si actúan de ese modo es porque nunca los han amado o nunca se han sentido queridos. Su forma de actuar es esa. No saben hacerlo de otro modo. La falta de amor es lo que conlleva.

Todo ello no quita que no tengas que defenderte. Defiéndete SIEMPRE. Pero nunca con la sangre. Si te defiendes, hazlo con el amor. Es el único arma que desmonta al enemigo, porque no lo conocen.
Tú tienes un arma potente… No lo olvides.

Por otro lado, has de saber que dentro de ti hay un alma. Hay un corazón viviente. Tu cuerpo es un transporte. Un envoltorio para poder “actuar”, ver y ser visto. Lo que tú eres no está en tu cuerpo sino en tu espíritu. Tú eres energía. Todos lo somos.

También quiero que entiendas que todo lo que ocurre estaba predestinado. Que las casualidades no existen sino que todo aquello que vivimos está “pactado” desde antes de nacer.
Estarás por siempre protegid@ en el regazo que juntos construímos para ti.

Sólo quiero una cosa de ti: que seas feliz

Esto puede interesarte también

3 comentarios

  1. Linda!
    Mil gracias!!
    La verdad que es de cara al futuro. He querido plasmar cómo le contaría la vida a mi futuro hij@ a día de hoy en función de lo que he ido aprendiendo ;).

    Hace unos días soñé que tenía una hija muy temerosa y se lo decía, así que dije… me lo tengo que apuntar!
    En unos años espero poder decírselo de verdad!!! Graciasss

Deja un comentario