Entre las piernas 3 Cap 15 (Final) por Elisabeth Thor

Capitulo 15

Autor: Mislav M
Autor: Mislav M

Kristen entro en la habitación donde se guardaba todas las armas en la comisaria, se lleno los bolsillos con cajas de balas. Una sonrisa apareció en su rostro al ver un fusil, lo cogió y comenzó a palparlo. Era pesado pero con esta arma ella se sentiría segura para entrar en la casa de Kuznetsov.

Se escucho un pequeño golpe en la puerta, parecía que alguien estaba picando para que le abrieran. El matón fue a ver quien era, miro por la mirilla y vio a Kristen, a sus ojos una insignificante chica

-Oiga me puede abrir por favor-Dijo Kristen.

El matón sonrió, al ver a la chica. No le abriría la puerta porque tenía toda la pinta que la jovencita se había perdido.

-Niña vete a tu casa esto no es lugar para ti.

Se alejó de la puerta sonriendo, pero se volvió a escuchar como alguien picaba a la puerta, enfadado el matón le diría las cosas bien claras a esa cría, volvió a mirar por la mirilla pudiendo ver a Kristen con el fusil entre las manos, ella apretó el gatillo. El balazo atravesó la puerta y el cuerpo del matón que callo al suelo sin vida. La puerta se abrió lentamente Kristen miro al cadáver:

-Dije que tenía que entrar.

Comenzó a andar por el largo pasillo de la casa de Yuri, con su dedo en el gatillo estaba preparada para acabar con quien se pusiera delante, había entrado para sacar a su amiga y lo aria. Un matón de Yuri apareció con una pistola y recibió un disparo en el pecho. Entro en el despacho de Yuri viendo como estaba totalmente vacío. A su espalda apareció el mafioso. Un fuerte golpe y Kristen cayó al suelo. Una patada y el fusil fue debajo de la mesa. Cuando la chica se quiso mover vio que Yuri la estaba apuntando. Él se rio de la chica por arriesgar su vida.

-Dime pequeña porque sacrificar tu vida, si me detienes a mi te darán una medalla-Dijo Yuri.

Kristen negó con la cabeza y le miro a los ojos. Quería encontrar a Sara y sacarla de allí.

-Vengo a por Sara, quiero que venga conmigo.

Yuri sonrió al escucharlo, que idiotez querer sacrificarse por eso, su hermana seguro que tendría mas que estudiado el cuerpo de esa hispana y había violado sus orificios.

-Que tiene esa hispana-Pregunto Yuri.

Kristen aparto s mirada dela pistola aun sabiendo que le daría su fin. Pensaba como Sara le había sacado del armario y le había mareado con su sexualidad. Era como una jodida droga para su alma.

-Es como una maldita droga para mi y no como la mierda que tú vendes-Dijo Kristen.

Sin decir palabra la chica saco una pistola de su bolsillo y disparo entre los ojos a Yuri. Este cayó al suelo revolcándose sin vida entre sus sesos. Kristen se guardo la pistola:

-A hora necesito mi dosis lo entiendes.

Sara se sentía agotada, sentía como no podía mover ni un musculo. Sentía dolor en cuerpo al ser violada sin cesar. Estaba encima de Ivana y esta tenía sus manos en sus caderas, obligándole a que no parara de cabalgar. Había perdido las veces que había tenido un orgasmo. Miro a su amante a los ojos y recordó a Dakota. Como la llevo al extremo placer para dejarla morir. Recordaba como le cogió del cuello y le dio un extremo placer asfixiándola. En el fondo odiaba la gente como ella, se odiaba a tener aquello entre las piernas y quería morir algún día. Quería dar muerte a la gente como ella, no tendrían que existir. Pero ella consiguió soportar su dolor con las mujeres que amaba. Sonrió a Ivana y le llevo las manos a su cuello, esta vez Sara comenzó a disfrutar a sentir ese trozo de carne penetrando su cuerpo y lo volvería a adorar. Solo viendo como el rostro de Ivana se llenaba de placer y dejaba de respirar. Kristen entro en la habitación y vio el cuerpo sin vida de Ivana. Totalmente tapada con unas sabanas. Sara miraba a su amiga tapándose su cuerpo desnudo, no quería que supiera que era una mujer normal por fin.

-Esa furcia era como yo, me tenía esclavizada con sus drogas y me tenia a sus pies.

Kristen abrazo a Sara y la beso con fuerza. Ella se apartó de su heroína al no quería que se diera cuenta de lo que le faltaba, quería darle algún día esa sorpresa. Miro al suelo y sonrió. Cuando imaginaba que era una mujer normal imaginaba un futuro perfecto de heterosexual. Imaginaba casarse con un hispano y tener un montón de hijos. Pero las mujeres que había conocido conseguían atarla a su lesbianismo siendo mujer a hora. Las quería y sentía por ella un gran amor.

-Tengo que entrar al servicio…….-Dijo Sara.

Al entrar al lavabo volvió a mirar su cuerpo desnudo, no podía dejar de tocar su vagina al sentirse por fin mujer. Pero algo sucedió. El mismo dolor que sintió de cría volvía a ella. Callo al suelo dolorida. En su vientre volvía a nacer y a volver a salir su gran pene. Dejando olvidado su lado femenino. Sara comenzó a gritar al ver que sus sueños que había preparado se disipaban en la nada.

Las horas habían pasado, había que volver a empezar de nuevo y buscar una nueva ciudad. Sara saldría de la ciudad buscando otro futuro. Buscando esconder su monstruosidad siempre hambrienta de sexo. Salió del servicio del tren y lentamente fue hacia donde estaba sentada. Al sentarse sintió como le cogían las manos, levanto sus manos sin entender porque Kristen le seguía. Porque quería estar con ella. Porque quería dejar su vida perfecta de heroína de la policía. Kristen se acercó a ella y le susurro algo al oído. Sara le sonrió mirándola con una sonrisa picara, sexo en el servicio para eso siempre estaba preparada. Su miembro volvía a estar hambriento de carne.

Esto puede interesarte también

5 comentarios

  1. capitulo final, pero tengo una duda para el nueva entrega que no tendra ni una gota de sexo, pero con protagonistas de entregas anteriores lo tendria que llamar entre las piernas, esque seria como una nueva serie y de sexo nada. si tiene de lo mas romantico y sensible…….

  2. Para mi la historia de Entre las Piernas es sin duda una de las historias que más me han llegado. Te inunda, no puedes parar de leer. No es que sólo sino que cualquiera puede llegar a identificarse con esa sensación que tiene Sara de verse así misma como un monstruo porque es diferente y piensa que jamás podrá encajar en el mundo en el que vive. Sara estaba dispuesta a darlo todo por su verdadero amor, quería lo mejor para Julia e incluso si eso suponía tener que separarse de ella. Es una de esas historias que guardas siempre en tu memoria. La única crítica que le puedo hacer a esta historia es que necesita una pequeña edición, por lo demás para mí es perfecta.

Deja un comentario