Entre las piernas 4 por Elisabeth Thor Cap 2

Capitulo 2

entrelas piernas

Agnes no podía creerlo ahí estaba su hija, el ser perfecto que crio y que se perdió por culpa de las garras de satán. A hora buscaba un hogar después de haber descubierto el pecado y humillar a su familia tras la graduación, como persona orgullosa la echaría de casa por decir aquello aquel día pero como buena cristiana le tenía que tender su mano. A ella y a su nieta. La mujer acaricio el rostro de su hija, sintiendo como sus lágrimas se rebelaban lentamente. Veía como ella buscaba perdón y un hogar para vivir. Tom su padre estaba tras su mujer viendo el retorno de su hija, él hablaba muy poco dejando que su mujer tuviera siempre razón con su carácter autoritario y bastante fuerte. Julia levantaba sus ojos viendo aquel hombre que llamo padre solo deseando que por primera vez le ayudara. Agnes le miro a los ojos:

-Instálate en tu cuarto, dios te ha vuelto a traer a este hogar para que te salve…….dúchate y baja a cenar.

Julia respiro aliviada y movió el carrito de su hija para que sus padres miraran mejor a su querida Érica:

-Es vuestra nieta Érica, mi hija…..

Agnes fue acariciar el rostro de su nieta pero algo la detuvo, sentía que ese ser había nacido del pecado. No podría ni llamarla nieta, no era capaz de darle algo de cariño. La mujer hizo la señal de la cruz y señalo el pasillo:

-Subir a tu cuarto he instálate….-Dijo Agnes.

Cuando Julia intento comenzar a subir las escaleras, intentando subir el carrito con todas sus fuerzas. Vio como su padre le comenzó ayudar, al llegar al primer piso Tom acaricio el rostro de su hija y forzó una sonrisa:

-Me alegro que hayas vuelto cariño-Dijo Tom.

Al abrir la puerta de su habitación el olor de antaño llego a sus pulmones, el olor de su perfume de antaño a un bailaba en el ambiente, Julia cogió a su hija entre sus brazos y le enseño su habitación, ella fue guiando a Érica entre sus recuerdos. Sabía que no le entendería pero sabía perfectamente que eso haría que se durmiera:

-Mira Érica es el cuarto de tu madre, hay esta mis premios de animadora, fotos con mis amigas y cartas de amor de la gente que me admiraba en el instituto……tu madre era una animadora muy admirada-Julia suspiro-Sara fue algo que no tenía previsto y menos que junto a ti ser una de las personas que más quiero.

Julia ya no recordaba cómo eran aquellas cenas familiares, era tan extraño volver a sentarse en el mismo sitio. Volver a tener a su lado a sus padres, estar en silencio mientras cenaban y escuchar todo lo que hacía su madre por la iglesia, escuchar cómo se quejaba de los pecadores. Agnes era una mujer morena con ojos cansados plagados de ojeras, con un rostro lleno de arrugas que nacieron tras la decepción que le dio su hija Julia.

Julia quiso contar todo lo que paso, quiso contar lo que había pasado durante años, quiso contar la historia que se había inventado para intentar comenzar una nueva vida. Cuando abrió la boca para contar su historia, ese cumulo de mentiras que defenderían a Sara, su madre comenzó hablar haciéndole callar.

-Dios te hizo pagar por tu desviación con el dolor de la carne, no me puedo imaginar ni quien puede ser el padre de esa niña nacida de tu vientre. Pero como buena cristiana te tengo que dar una nueva oportunidad-Agnes le dio un trago a su vaso de agua-Mañana iremos a bautizar a esa niña, porque seguro que no sabe lo que es la mano de dios……

Se quedó en silencio ante sus padres, allí estaba su padre Tom en la única persona en su familia en que pudo confiar ante la obsesión religiosa de su madre. Un hombre bastante alto y de apariencia delgada, con barba que le daba un porte comprensivo y agradable. Con gafas que ayudaban a ver a sus ojos cansados por su trabajo en el ayuntamiento.

Tras la incómoda cena Julia subió a su cuarto y paso el rato viendo como su hija se dormía profundamente, miro a su alrededor pudiendo ver en una de las estanterías su anuario del instituto. Lo cogió para recordar los viejos tiempos, los viejos tiempos que ya pasaron. Miro las fotos que aparecían todos los estudiantes, hasta que llego a la chica más popular del instituto. La animadora más querida y admirada “Julia”. Era increíble pero casi no se reconocía después de haber sufrido por amor, como quisiera volver a ser esa chica que solo pensaba en ella. Levanto su mirada y miro a su hija prometiéndole algo:

-Tu madre intentara ser una persona a que admires, una mujer como la que fue hace años….

Al pasar las hojas pudo ver la foto de Sara, Julia comenzó a reír al verla al pensar como consiguieron que esa chica tan rebelde apareciera en el anuario. Posiblemente viendo esa sonrisa tan orgullosa fue ella que quiso aparecer para reírse de todos. Allí estaba la mujer que le arrebato un beso y le enamoro para siempre, pero a hora tenía que comenzar de cero:

-Entiéndelo Sara tengo que ser una mujer heterosexual para darle una vida mejor a nuestra hija……….tu tampoco eras una mujer completa y me dejaste tan liada sentimentalmente……

Miro por la ventana pudiendo ver como alguien la estaba mirando desde la casa de enfrente, al ver que Julia miraba por la ventana Cristie prefirió apagar la luz.

Un nuevo día y un día menos para coger las vacaciones de verano, Cristie cogió su mochila para ir al instituto como cada mañana. Todo era como siempre, para una pobre freak con gafas que intentaba pasar desapercibida entre la gente. Algunos hispanos que preferían vivir en su marginalidad estaban allí para pasar el día, estaban allí para no dejar de ser un problema para la policía. Al intentar llegar al instituto pudo ver a Sara García la chica problemática del instituto mirándola fijamente, con rostro de matona y que daba tanto miedo. Al llegar a su taquilla se quedó parada por unos minutos, estaba a punto de pasar algo que deseaba ver. Pasaba por el pasillo Julia y Patricia con sus novio, ellos eran tan perfectos. Sobre todo ella la jefa de animadoras, la bella Julia de la que estaba totalmente enamorada. Pero algo paso y esta vez julia paso sola por el pasillo, ella se quedó frente a Cristie que la miro con timidez.

Julia la cogió de la cintura y le comenzó a besar con pasión, haciendo que ella se derritiera entre sus labios. Comenzó a sobrar la ropa entre ellas, ya que deseaban acariciar su piel y romper las barreras para llegar al orgasmo. Comenzó a sonar el timbre, ya comenzaban las clases, eso hizo que la pobre Cristie se despertara de su sueño perfecto. Ese maldito despertador la hizo volver al mundo real, estaba tan cerca de ver el cuerpo desnudo de Julia.

Para la pobre animadora de antaño era todo un reto intentar volver a encontrar un nuevo trabajo, pero tenía que romper muchas barreras y tenía que encontrar una salida para su nueva vida. Tenía que soportar los millones de ojos que la miraban en un pueblo tan pequeño como aquel, donde todos se conocían y que sabían su historia. La hija de Agnes la animadora tan pura y popular que el día de su graduación grito que era lesbiana. Todos los sitios donde fue entrevistada para un trabajo siempre empezaban con la misma pregunta “Eres Julia la animadora” pero nadie quería hacer la pregunta más dura “dijiste que eras lesbiana” y preferían dejar sin una oportunidad a la chica por sus pocos estudios. Todo terminaba en aquel supermercado que había aguantado durante años, que parecía que era el último de su cadena de supermercados y no quería extinguirse como un dinosaurio. Un hombre de sesenta años y con el pelo canoso con un frondoso bigote le hizo la entrevista a Julia. Sería el trabajo más fácil de conseguir pero jamás  seria el que  ella había soñado, pero había una cosa que ella temia con todas sus fuerzas su pasado nuevamente. El hombre la miro de arriba abajo y antes de preguntarle sobre su experiencia le quiso recordar algo:

-Tu eres Julia Desmont la que fue la jefa de animadoras?

Julia asintió con la cabeza esperando que volviera a comenzar todo nuevamente:

-Sabes mi hija estuvo contigo en las animadoras, Janeth Johnson y tú la elegiste para el equipo, ojalá ella estuviera aquí para verte………….pero está estudiando en la universidad de Columbia-Dijo el Jefe.

-Si recuerdo a Janeth, es una chica encantadora………

Podía recordar aquella chica, podía recordar su gran amistad y como la antigua Julia odiaba con todo su ser, que deseaba echarla del equipo por  envidiarla.

-Bueno señorita Desmont está contratada………

Esto puede interesarte también

1 comentario

Deja un comentario