Entre las piernas 4 por Elisabeth Thor Cap 6(Final temporada)

entrelas piernas

Capitulo 6

Que no podía dejar de pensar en lo que había pasado, Patricia había estado allí y le había ofrecido un trabajo podrían cambiar su futuro. Negaba con la cabeza ya que no sabía si confiar en Patricia, recordando los tiempos del instituto. Cogió una lata de sopa para hacer la cuenta a una cliente y vio su futuro, un futuro bastante negro no muy lejos del supermercado. Al final su jornada Julia respiro profundamente y se quedó pensativa ante lo que había pasado. Levanto su mirada y vio cómo su compañera de trabajo Lucy estaba hablando por el móvil, sus oídos podían captar cada afilada palabra de su compañera que no dejaba de meterse con ella:

-Si cariño estoy trabajando con esa niña pija de Julia, seguro que está desnudándome con la mirada………asquerosa lesbiana.

Julia cerro los dientes con fuerza y no pudo aguantar más las hirientes palabras de Lucy, poco a poco fue encendiendo la mecha a la violencia que nacía en ella. No podía soportar como esa palurda cateta se reía con prepotencia de ella.  Enfadada se acercó a su compañera de trabajo y le dio un fuerte empujón, Lucy cayó al suelo y enfadada se abalanzó contra Julia y las dos mujeres se cogieron con fuerza de los pelos. Las bofetadas cayeron por el rostro de ambas, los gritos y los insultos no cesaron. Las dos se abalanzaron contra una pirámide de latas que estaba en el pasillo de las conservas y cayeron encima, haciendo que hubiera una lluvia de latas. El jefe salió de su despacho y vio como las dos mujeres se pegaban sin cesar, sus rostros enrojecidos y su saliva se resbalaba por sus rostros por la rabia. El hombre se puso entre las dos mujeres consiguiendo separarlas.

Julia se apartó el pelo del rostro y miro con rabia a Lucy:

-Sabe una cosa dejo este trabajo, no puedo trabajar con una cateta que fue concedida en un concierto de Kid Rock se ríe de mi…..-Dijo Julia.

Enfadad Julia salió del supermercado, no sabía lo que había echo ya que dejo llevar por su ira. Fue una gran bomba de relojería que estuvo a punto de explotar, soportar a su compañera que era el reflejo de lo que la gente pensaba de ella. Necesitaba pensar en otra cosa y poder meditar lo que había hecho, le hacía falta una cerveza y apaciguar la ira que sentía por dentro. Siguió andando sin saber a dónde ir, había muchas calles que conocía de antaño y en un callejón el bar de los perdedores. Un lugar que siempre había visto pero por miedo y por su antigua adolescencia jamás había entrado, era el hogar de los borrachos y los olvidados del pueblo. Entro y sintió como la poca luz le embolia, como había algún borracho apoyado en la barra del bar. Julia trago saliva cuando se acercó el camarero a ella, un personaje con barba de tres días, con coleta y con un parche en el ojo.

-Bonita no crees que te has perdido?-Pregunto el camarero.

-Me podría poner una cerveza………..por favor.

El hombre sonrió y limpio una jarra para quitarle el polvo, la relleno con el preciado líquido alcohólico y se la puso a la mujer. Julia sin pensarlo dos veces le dio un largo trago y miro a su alrededor, gente perdida en su dolor y ahogándolo en alcohol. Entre tantas personas vio a Carlota una mujer hispana de unos cuarenta años de largo pelo negro y con el rostro castigado por los años. Vestida llamativamente y casi como una prostituta, esa mujer con una botella de vodka que esperaba compañía le era muy familiar. Julia se quedó sorprendida la que estaba allí era la madre de Sara. Como decía siempre ella su madre era una borracha que siempre pasaba las noches en el bar y que siempre acababa con cualquier hombre en casa, tanto alcohol que jamás conoció a su padre. Esa mujer se acercó a la barra para pagar su consumición, miro a su alrededor viendo a Julia, la famosa ex animadora y la que se largó con su hija hace unos años.

-Como está la furcia de mi hija, esa asquerosa lesbiana te dejo tirada cuando se cansó de ti?

Julia miro aquella mujer y negó por unos segundos:

-Es su hija no puede tener algo de cariño por ella?-Pregunto Julia

-Mi cariño por ella se terminó cuando se volvió una delincuente deje de tener fe en ella.

La mujer tambaleándose salió del bar, se agarró on fuerza al pomo de la puerta y abrió la puerta ya no tenía fuerzas para aguantarse en pie. Julia pago la cerveza y salió a la calle  para estar con aquella mujer, le daba demasiado pena dejarla ir por la calle de aquella manera aun sabiendo que era su forma de vivir. Al salir a la calle vio a Carlota vomitando y se acercó a ella, apoyo su mano en su hombro preocupada por ella:

-Déjeme que le ayude a llegar a casa-Dijo Julia.

Carlota se apartó el pelo de la cara y vio a la chica, vio en sus ojos algo de preocupación que era algo que ella no merecía y era que alguien se preocupara por ella. Le dio un manotazo y comenzó andar con dificultad. Julia se quedó mirando aquella mujer y volvió a ver como caía de rodillas al suelo, corrió hacia la mujer y le ayudo a levantarse. Comenzaría a ayudarla a andar y llevarla a su casa.

-No sé cómo pudiste relacionarte con Sara-Dijo Carlota.

Comenzaron a atravesar las calles que Julia conocía perfectamente, era las que recorrieron Sara y ella cuando se conocieron años atrás, parecía que no habían cambiado nada ese tiempo de ausencia. Al llegar a la casa y con mucho abrir la puerta, Julia llevo a la mujer al sofá del comedor donde esta se tumbó. Julia se quedó con ella preocupada esperando a que mejorara:

-Por que odia tanto a su hija?-Pregunto Julia.

Carlota miro a la joven y comenzó a sonreír, recordaba como su frágil relación se rompió en mil pedazos. Fue a la llegada de sus 14 años cuando descubrió la vida que llevaba su madre y los hombres que llevaba a su casa.

-Con 14 años se convirtió en una rebelde y no quería saber nada de su madre, problemas con los profesores y la policía eso era constante…….no podíamos estar ni siquiera una hora sin discutir.

Julia le llevo un vaso de agua a Carlota, le recogió el pelo esperando que acabara de beber. No podía dejar que esa mujer destruyera su vida, por ser madre de Sara y por formar sin quererlo parte de su vida:

-Usted puede tener una vida más allá que ese maldito bar, puede tener una vida lejos del alcohol déjeme que le ayude……

Carlota le miro riéndose sin cesar, tirando el vaso contra el suelo rompiéndose en mil trozos:

-Por qué no te vuelves con la furcia de mi hija, tuve que a ver sabido que era lesbiana, una asquerosa lame coños que no se puede confiar en ella……

Julia miro a Carlota a los ojos y negó con su cabeza, trago saliva para contarle algo que cambiaría su forma de pensar sobre hija. Una nueva mentira:

-Me entristece que piense eso de su hija, puede ser que yo y ella escapáramos de este pueblo para estar juntas………pero ella me ayudo y defendió hasta que no pudo hacer nada por mí-Julia se acercó el estómago-Ella grito y peleo cuando me violaron y estuvo conmigo los días de embarazo dándome un hogar……..

Eso era más fácil que contar que era abuela y ella tenía una hija de Sara. Carlota la miro a los ojos y sonrió:

-Por favor deja de mentirme y esconder el secreto de Sara yo también se lo que le creció cuando era una adolescente……..deja de mentir a una borracha-Dijo Carlota.

Carlota se encendió un cigarro y echo lentamente el humo, podía ver reflejado su pasado como su penoso futuro. Podía recordar el instante que la relación con su hija se convirtió en un infierno:

-Sabes recuerdo que cuando nació Sara intente con todas mis fuerzas reconstruir mi vida, tenía alguien a quien querer y enseñar a vivir-Carlota trago saliva- Un día cuando tenía 14 años me llamo muy asustada, corrí hacia el lavabo y vi esa cosa que le crecio entre las piernas…….ya no podía hablarle ya no podía sentir cariño por un monstruo como ella-Sonrió-Como diría un siquiatra  eso hizo que tuviera ese carácter y por eso solo se metía en líos con la policía……….por mi culpa, pero era tan fácil de olvidar con alcohol.

Julia se levantó del sofá y miro a Carlota sabiendo que no tenía solución, margino a su hija quitándole todo el cariño de una madre:

-Sabe Carlota su hija cambio por mí y me dio cariño, me dio una hija y si quiere estar con su nieta tendrá que cambiar, me entiende.

Esto puede interesarte también

1 comentario

Deja un comentario