Freno

Y gritaba yo a tu cielo
que ya nada desespero,
que en el cansancio de mis dias
daba la luz a mis noches
los ojos sin censura
de quién en mi pensaba.
Y gritaba como escusa
para apartarme de la locura
pero siempre supe
que siempre sería
la oscura lucha
entre mi infierno y tu cielo.
Levantas la voz como escudo,
pensando que si yo grito
es para quedar por encima
y lo que no sabes es que puedo ser,
el que, de los dos,
mejor y peor puedo hablar,
puedo dejarme llevar,
te puedo insultar
y puedo, si quiero,
una retorica usar.
Y gritaba a tu cielo,
que ya nada espero,
que en las agujetas de mi alma
existen instantes
en los que nada ni nadie me pone freno.

Esto puede interesarte también

2 comentarios

Deja un comentario