La dependienta del video club por Nicolás López Moreno

En la adolescencia es todo especial, una novedad, una grata alegría, la mayoría de los problemas es una asignatura suspendida, alguna visita al despacho del director, conseguir dinero para el fin de semana y el AMOR. Aun recuerdo mis primeros amores, parecía que el mundo se acababa nada más verla, luego salir con ella y los fallos de la inmadurez, cuernos y me gusta otro/a.
Yo entonces tenía una novia que se llamaba MJ (no doy más pistas ), y teníamos una buena relación, todo lo buena que se puede tener con 16 años, pero algo cambio mi vida, mi padre se apuntó al vídeo club del Corte ( al haber brexit se quedó así), y alquilábamos películas para la semana y el encargado de ir al centro era yo. La primera vez que entre vi una mujer de uno 25 años, morena unos ojos negros, cuerpo delgado pero muy proporcionado, me puse nervioso y balbuceando y como pude alquilé las películas, solo sé que se llamaba María.
Me enamoré de una mujer de 25 , que para mis 16 años era un mundo la diferencia de edad. Lloraba en mis noches, solo soñaba con ella. Fue pasando el tiempo y ella parecía que se dejaba cortejar, dicho fino , que sabía que estaba colado por ella y se dejaba querer, un día no pude más y le pregunté, María a que horas acabas aquí?,
-A las 4 acabó hoy, aquí hacemos turnos de 10 horas unos días y otros de 6 horas , jajajaa nunca estamos las 8 solo, ¿ por qué ? sonreía pícaramente.
-Quiero hablar contigo, te recojo y tomamos una cerveza por el centro?
-Bueno, porque no.
Mientras salía del vídeo club, me salía el corazón por la boca, daba saltos por la calle. Al medio día casi no comí, y me preparé corriendo para llegar temprano de nuevo al centro para mi cita con una mujer.
Al llegar esperé fuera del establecimiento, nervioso, fumaba, fui a un bar y me tomé un cubata ( en esa época tomaba ron con cola) mire el reloj y eran solo las 3, jajaajaj, me moría de ganas de verla y de los nervios. me tome dos cubatas más.
Total a menos cinco estaba como un clavo en la puerta de empleados. Allí salió, han pasado mas de 30 años y recuerdo lo que llevaba, vaqueros azules algo gastados y una blusa verde con rayas negras.
Le hice señas con la mano y nos fuimos al patio de San Eloy , ella se tomo un gintonic y yo otro ron, jajajaj se me estaba soltando la lengua.
Le dije tomando su mano derecha: María estoy loco por ti. ya está
– Lo sé desde le primer día te lo vi en los ojos, mira seré clara, tengo novio, pero me gustas . ¿ que edad tienes, no quiero problemas?
-Cumplo 18 en octubre, era entonces abril y me puse un año por toda la cara.
-Podemos vernos si quieres y amarnos, pero ten en cuenta que tengo novio y vamos en serio, bueno yo no estoy muy segura , pero eso parece.
-Vayámonos a dar una vuelta, ¿tienes coche?, le pregunté
-Si tengo, vayámonos.
Salimos del bar a los aparcamientos y allí entramos en su coche utilitario.
Allí en la soledad del aparcamiento comenzamos a besarnos, yo no le tocaba nada, pero ella si me tomó la mano y me la puso en sus pechos por encima de la blusa.
-Me parece que tendré que llevar toda la iniciativa.
Nos fuimos desnudando lentamente cada uno al otro , hasta quedar completamente desnudos , ella echó el asiento mío hacia atrás pegando casi con los asientos traseros, se monto encima mía y me lo hizo, fue maravilloso, me enseño en el año que estuvimos juntos todos las formas verbales del verbo amar, pero como todo en la vida, se acabó, ella se casó y yo que había acabado con MJ conocí a otra chica, pero el recuerdo ese quedará para siempre.

Esto puede interesarte también

Deja un comentario