La muerte térmica por Elena Siles

Fuente: Pixabay.com

La muerte térmica también podría entenderse como el cambio para la vida. Después de todo si la temperatura fuese permanente en un tiempo no produciría vida, y por lo tanto tampoco energía. Para que se produzca energía tiene que haber contrastes de temperatura sino se produce lo que se conoce como muerte térmica.

Trataré de explicarlo con más claridad: Es el destino a largo plazo del Universo, de acuerdo con las leyes de la termodinámica, en el que toda la materia alcanzará finalmente la misma temperatura. En estas condiciones no existe energía disponible para realizar trabajo y la entropía del Universo se encuentra en su máximo. Este resultado fue predicho por el físico alemán Rudolf Julius Emmanuel Clausius (1822-1888), quien introdujo el concepto de entropía.

Es la medida del desorden de un sistema: cuanto mayor es la entropía, mayor es el desorden

En un sistema cerrado un aumento de la entropía está acompañado por una disminución de la energía disponible. El propio Universo puede ser considerado como un sistema cerrado; por tanto, su entropía está aumentando y su energía disponible está disminuyendo.

Esto significa que, con el tiempo,

materia

las estrellas agotarán su combustible nuclear y morirán, convirtiéndose en masas muertas de materia nuclear. El universo se oscurecerá a mediad que las estrellas, una a una, dejen de centellear. Todas las estrellas se convertirán en agujeros negros. Eso significa que toda la materia tal como la conocemos, nuestros cuerpos, la Tierra o el sistema solar se desintegrarán en partículas más pequeñas tales como electrones y neutrinos.

Y aplicándolo a la sociedad es totalmente imposible que todos pensemos iguales. La existencia de diferencias produce la energía que nos hace mantenernos en equilibrio.

¿No es contradictorio afirmar que la energía sólo se conserva (primer principio) y decir luego que la energía está en constante disminución (segundo principio)? La respuesta es no: porque la segunda ley no dice que la energía disminuya; dice que lo que disminuye es la energía aprovechable o, mejor aún: lo que disminuye es la posibilidad de aprovechar la energía potencial. En un sistema puede haber una determinada cantidad de energía, pero para que se pueda aprovechar esta energía ha de tener una diferencia de potenciales. Por ejemplo, uno no puede aprovechar la energía potencial que hay en una masa de agua si esa masa no puede circular entre alturas diferentes.

Lo que disminuye no es el stock de energía del mundo, que permanece constante, sino la capacidad o disponibilidad de la energía para realizar lo que nosotros valoramos: trabajo. La energía que se presenta sólo como calor almacenado en un único depósito, por abundante que sea, no puede ser utilizada, sin más, para efectuar un trabajo.

Podría decirse que en la actualidad la diversidad es lo que nos caracteriza, pero en realidad es una diversidad homogénea. Nos hacen creer que somos totalmente distintos para que no nos aliemos en las cosas que de verdad importan. Nos hacen enfrentarnos unos contra otros para que los que gobiernan puedan seguir gobernando, eso es lo que hace que siga funcionando un sistema corrupto y en el cual el ciudadano no cuenta.

Nos movilizamos, pero no nos escuchan. Salen cientos de personas a la calle pero no dimiten los corruptos ni encierran a los ladrones de guante blanco.

No interesa que pensemos que somos iguales cuando en realidad sí que lo somos, todos nosotros somos consumistas, conformistas y a veces demasiado sociales. Cuando nos gobernaba una dictadura todos pensábamos, aunque no pudiéramos decirlo, que las cosas que tenían cambiar y luchamos por ello.

Sin embargo ahora nos encierran en nuestro sentido de encajar en la sociedad tan homogénea de hoy en día para que no nos molestemos en pensar diferente. Ahora ellos mismos nos llevan a la ignorancia, al consumismo de masas, nos distraen con festejos y promesas ilusas para alejarnos de la verdad, para alejarnos de nuestra lucha contra los poderosos.

Creemos que somos libres, pero en realidad no lo somos, nuestra conciencia y nuestro pensamiento está delimitado por nuestra educación, por nuestra formación y por nuestra situación.

Necesitamos ser diferentes para poder sobrevivir, pero no necesitamos enfrentarnos. Sino ayudarnos a pesar de nuestras posibles diferencias y preservar nuestra sociedad como lo fue una entidad con multitud de seres distintos entre sí, pero unidos con un mismo propósito.

el_espacio-11122

La situación actual nos está abriendo los ojos lentamente, pero no lo suficiente, pues apenas tomamos partido en la situación que de verdad nos merece la pena como la pobreza, la desnutrición infantil, las guerras civiles que se llevan a miles de inocentes…

Es el juego de los poderosos, ellos manejan nuestras vidas, aunque no lo parezca, apuestan en momentos de crisis y desasosiego para enriquecerse aún más. Sin embargo no todo es negativo. Hay personas que se sacrifican por los demás, personas altruistas que prestan su tiempo y esfuerzo en ayudar a los demás. Que donan todo lo que pueden a causas humanitarias, que se prestan como voluntarios para donar sangre, cuidar a personas de la tercera edad etc. Es este contrate lo que hace que el mundo siga funcionando, si existiera un único tipo todo se vendría abajo. Es esta diversidad lo que hace que exista la energía para crear la vida. Aún así no debemos bajar la guardia, hay que luchar por preservar esa diversidad, si caminamos juntos en esta disparatada idea es posible que pueda llevarse a cabo.

Quien sabe quizás logremos mejorar nuestro estilo de vida, minimizar la pobreza en los países subdesarrollados y hacer que todo sea un poco. Y tampoco creo que sea un trabajo tan arduo, el cambio es cuestión de pequeñas acciones que conllevarán necesariamente a cambios más importantes y estos volverán a nosotros como una especie de círculo.

Esto puede interesarte también

Deja un comentario