La Prueba cap 10 por Elena Siles

Capítulo anterior: http://youarewriter.es/la-prueba-cap-9-por-elena-siles

Capítulo 10

Diane salió de la comisaría ya entrada la tarde, ahora que había aceptado trabajar para el FBI temía más que nunca las represalias que podría recibir por parte de las personas que estaban detrás de la Prueba. Cuando Diane llegó a su piso vio a una mujer, de unos 50 años, esperándola en la puerta.
Diane asustada corrió en dirección contraria, intentando huir de la misteriosa mujer; pero un guardaespaldas le impidió huir. Diane estaba tan aterrorizada que le comenzaron a temblar las piernas hasta que se cayó al suelo totalmente indefensa. Isabelle se acercó hasta ella y ordenó a su guardaespaldas que ayudase a la pobre Diane a levantarse del suelo.

Diane, aún algo asustada, se levantó con la ayuda del guardaespaldas— ¿Quién eres tú y qué estás haciendo aquí?
Isabelle la miró atentamente de arriba abajo y suspiró decepcionada— A estas alturas ya deberías saber quién soy Diane. Has ido a la policía. ¿Es que acaso quieres que te maten?— Diane negó con la cabeza como respuesta— Ya sé que tienes miedo y haces bien en tenerlo, pues esa gente no se andará con tonterías, si han de matarte lo harán sin pensárselo dos veces. Pero si queremos salvar a esas personas inocentes lo mejor que podemos hacer es difundir el video.
Diane asintió como respuesta— Tienes razón. La gente debe saberlo.
Isabelle se dio media vuelta— Pues ya sabes lo que debes hacer.

Diane observó cómo se marchaba Isabelle con paso decidido y cuando se hubo ido decidió entrar en su casa. Una vez dentro fue directa a su ordenador, donde tenía el video de la Prueba. Lo encendió, pinchó en internet y lo primero que hizo fue mandar el artículo que tenía ya preparado a su periódico. Diane decidió esperar hasta el día siguiente cuando se publicó el periódico para publicar el video en su blog. Una vez publicado el vídeo, de pronto su blog se llenó de visitas. Tantas que se colapsó su web. No podía creer lo que estaba viendo, ahora ella era famosa. Su periódico estaba tan contento con la exclusiva que le había ofrecido un puesto fijo. Ella aceptó sin dudarlo, por fin tenía lo que tanto había deseado: fama como periodista. De pronto Diane recibió un mensaje de Isabelle con nueva información y decidió llamar primero de todo a Jared Mills.

Jared había dejado marcharse a Diane Pearson con algunas dudas aún en su interior, después de la conversación de aquella tarde se había dado cuenta de que, por desgracia, necesitaban a esa periodista en aquel caso. Ella era la única que podía ponerse en contacto con la persona misteriosa cuya voz aparecía en el vídeo de la Prueba. A Jared no le gustó encontrarse con la noticia en la portada del periódico cuando volvió a casa. Debería de haberle dejado bien claro que no podía publicar aquella información todavía pues el caso seguía abierto.
Jared decidió irse a dormir temprano, no quería pensar en lo que iba a pasar a cuando sus jefes se enteraran de aquello. Cuando Jared se levantó al día siguiente escuchó sonar su teléfono móvil. La llamada que había evitado contestar ayer ahora sonaba por toda la habitación. Decidió coger el teléfono pues ya no había nada que pudiera hacer para remendar su error.

— Aquí Jared Mills. ¿Qué sucede?
—Ya sabes lo que sucede Jared. Sabes por qué te llamo, así que no te hagas el idiota y dime porqué se ha filtrado a la presa los detalles de nuestra investigación— le ordenó una voz masculina desde el otro lado del teléfono.
— Benson, señor… yo… la mujer que nos ha permitido la información era periodista. Ella es quién ha publicado la noticia, no podía hacer nada.
De pronto Jared vio que su teléfono estaba recibiendo otra llamada y era de Diane Pearson, tal vez tuviese nueva información— Espere un segundo señor, tengo a la informadora llamándome por otra línea— Jared cogió la llamada de Diane— Hola Diane. Dime, ¿qué es lo que has averiguado?
— Van a enviar un nuevo grupo de jugadores a la isla, dónde se hace la Prueba, debido a la gran expectación pública que ha generado— afirmó Diane Pearson— He pensado que quizás pudiésemos integrar a un policía entre los concursantes con un localizador. Así sabríamos dónde está la isla y podríamos salvar a todas las personas que han sido víctimas de este macabro juego.
— Es una gran idea, gracias señorita Pearson— Diane le respondió con un carraspeo esperando a que Jared rectificara— Quiero decir… Diane.
— No se preocupe Jared, le mantendré informado de todo lo que reciba por parte de mi fuente misteriosa acerca de la Prueba— aseguró Diane.
— Es un placer trabajar con usted Diane, pero no debe volver a publicar nada sobre este caso hasta que lo hayamos resuelto. Si voy a enviar a uno de mis hombres a esa isla, no puede saberse nada hasta que éste salga de ella. ¿ha quedado lo suficientemente claro?— Diane no respondió, pero Jared lo interpretó como un sí— Gracias por llamar Diane— Jared colgó la llamada de Diane y volvió a la conversación con su jefe— Tengo buenas noticias señor.
— Cuénteme agente Mills— le incitó el señor Benson— Jared le contó su conversación con Diane y el señor Benson pareció muy receptivo— ¿A quién piensas enviar Jared?
— Al agente Griffin, es el indicado para esta misión señor— respondió Jared.
— Es una buena elección. No te preocupes yo me encargaré del resto agente Mills, usted vigile de cerca a esa periodista; no me fio de sus intenciones.
— Por supuesto señor Benson.
Benson colgó la llamada y llamó a otro número— Hola Simon, tengo una nueva misión para ti.

Siguiente capítulo : http://youarewriter.es/la-prueba-cap-11-por-elena-siles/

Esto puede interesarte también

1 comentario

Deja un comentario