La Prueba cap 17 por Elena Saavedra

Capitulo anterior: http://youarewriter.es/la-prueba-cap-16-por-elena-saavedra/

Capítulo 17

Diseño: Digital Impresión S.L. Impresión: PrinteryShop
Diseño: Digital Impresión S.L.
Impresión: PrinteryShop

—¿Recuerdas ya quién soy Brittany?
De pronto Brittany cayó en la cuenta de quién era— Howard.
— Exacto. Mi nombre es Howard es Buffet.
Brittany miró a su secuestrador picarescamente, ya sabía lo que tenía que hacer— Eso lo explica todo. Pero es una lástima que pienses eso de mí; podríamos haber llegado a alguna… clase de acuerdo para el beneficio de…ambos.
— Me juego mucho con mi apuesta así que espero que no sea nada sexual, porque…
— ¡Por favor Howard!— le cortó Brittany— No me refería a esa clase de acuerdo.
Howard bufó incrédulo— ¿Y entonces de qué se trata?
Brittany hizo caso omiso a su burla y se dirigió hacia él de forma segura, pero al mismo tiempo sensual— He pensado en que podríamos trabajar juntos para eliminar al resto de los jugadores. Yo me desharía de mis competidores y tú ganarías tu apuesta.
— Por curiosidad, ¿cómo piensas hacer eso?
— Iré a buscarles y les atraeré hasta los cazadores.
Howard comenzó a reírse y después paró— Me temo que eso no va a pasar nunca pequeña. ¿De verdad crees que soy tan idiota cómo para dejarte escapar una segunda vez? No, esta vez no vas a irte a ningún sitio. Además tú no eres mi apuesta. Yo aposté por Wesley.
— ¿Apostaste por un negro?— preguntó insólita Brittany.
— Era evidente que del primer grupo sólo iba a sobrevivir Cat. Del segundo grupo Tyra y Sam son los típicos héroes que mueren salvando a alguien. John era el secuestrador así que los demás iban a matarle tarde o temprano. Caroline a pesar de ser débil es valiente, seguramente hará alguna estupidez y morirá. Yo te iba a matar a ti y mis chicos van ahora a matar a Cat. Wesley era el único lo suficientemente cobarde como para correr por su vida sin pensárselo dos veces— explicó Howard.
— No te vas a salir con la tuya.
— ¿Ah, no? ¿Y quién me lo va a impedir? — insinuó Howard.
Entonces entró un cazador en la habitación— La hemos encontrado. He mandado a dos hombres a por ella. ¿La quiere viva o muerta?
— Muerta, pero asegúrate que las cámaras graben bien su muerte. Aún tenemos que darle algo más de espectáculo a nuestros espectadores— contestó Howard.
— También hemos encontrado esto— el cazador le mostró un localizador a Howard— en nuestro compañero fallecido. ¿Qué quiere que hagamos con él?
— Rómpelo— le ordenó Howard— Aunque nuestra torre de control impide cualquier tipo de señal que no sea la de nuestras cámaras no quiero arriesgarme. Yo voy a hablar a nuestros jugadores. Será más divertido si creen que tienen alguna posibilidad. Tú mantenla vigilada— dijo refiriéndose a Brittany— Enseguida vuelvo.
Cuando Howard se marchó el cazador se guardó el localizador en un bolsillo del pantalón. Brittany se acercó a él sugerentemente— ¿Sabes? Le he propuesto un acuerdo a Howard, pero no se ha mostrado nada receptivo. Yo sólo quiero saciar mi apetito sexual— Brittany se acercó aún más y manoseó al cazador. Dime, ¿tú estarías dispuesto a ayudarme?—Brittany robó el localizador mientras distraía al cazador— Venga vamos…te puedo asegurar que soy muy buena.

El cazador se dio la vuelta intentando calmarse, en ese momento Brittany cogió lo primero que vio y le golpeó en la cabeza. El cazador cayó redondo al suelo.
Brittany buscó las llaves de la puerta por todo el uniforme del cazador y cuando las encontró las guardó en su pantalón. Después cogió la ropa del cazador y se la puso encima de la suya, así sería menos probable que llamase la atención. Tenía que llegar hasta la torre de control y desactivarla para que el localizador funcionase, y así poder salir de allí con vida.
Brittany salió de la habitación y buscó con la mirada algo que pudiese parecerse a una torre de control. No fue muy difícil encontrarla. A pesar de estar lejos, era lo único que había construido allí lo suficientemente alto para ser la torre de control. Brittany caminó a grandes zancadas hacia la torre atravesando el campamento lo más rápido que pudo hasta que a lo lejos pudo divisar la torre de control.
Brittany se acercó hasta la torre y abrió la puerta. Tampoco es que hubiesen escondido los mandos de control demasiado, allí estaban a plena vista. Brittany se acercó hasta los mandos y comenzó a observarlos. Podría hacer como unos cien botones distintos. ¿Cuál sería el correcto? De pronto en su mente tuvo la respuesta más obvia. No tocar ninguno de aquellos botones. Había una solución mucho más sencilla: desenchufar los mandos.
Para asegurarse de que no volvieran a enchufar la máquina, destrozó todos los cables del enchufe y lo puso todo tal y como estaba. Brittany escuchó pasos afuera de la torre y decidió esconderse detrás de la puerta, haciendo el menor ruido posible.
El cazador abrió la puerta y entró; cuando estaba distraído mirando los mandos de control Brittany le empujó con fuerza y salió corriendo por la puerta cerrándola tras sí. No miró atrás, simplemente corrió, pero en la dirección equivocada.
Como de la nada aparecieron delante de ella Caroline que estaba siendo apuntada a la cabeza por otro cazador.

Brittany sintió como otra pistola se posaba sobre su sien y su rostro de frustración lo dijo todo— Hola de nuevo Howard.
— Me alegra de haberte encontrado a tiempo para que veas como muere tu amiga por hacerse la valiente. Ya te dije que haría alguna estupidez— afirmó Howard.
— Ahora su muerte ya no tiene sentido— contestó Brittany— No habrá cámaras que puedan grabar tu show Howard. He destrozado el control de mandos.
— Mentirosa— se burló Howard.
— Si estoy mintiendo, entonces no te importará lo que haga — Brittany sacó el localizador del bolsillo y lo envolvió en una especie de envoltorio para chicles, lo miró durante un segundo y se lo tragó— esto.
Howard comenzó a reírse— Eres todo un espectáculo Brittany. Mi venganza será sin duda un plato muy dulce— Observó a Caroline y le hizo una señal al cazador que la tenía encañonada. El cazador apretó el gatillo y el sonido seco inundó los oídos de Brittany mientras Howard se reía maléficamente— Esta vez no pienso esperar. Tú me has obligado a hacer esto pequeña— Howard tensó el gatillo de la pistola y entonces de pronto el cazador se cayó de bruces contra el suelo— ¿Pero qué?— Cuando el cazador estuvo en el suelo pudo verse a un tímido Wesley con una enorme piedra en las manos aún sorprendido por lo que acababa de hacer— Idiota, tú tendrías que haber huido.
Brittany aprovechó la confusión para darle una patada en la entrepierna a Howard y salir corriendo. Wesley la siguió inmediatamente, aunque algo más lento debido a su herida. Y entonces como de la nada, se escuchó la voz de Cat— Corre Brittany, corre.
Howard apuntó a Brittany, y Cat a Howard con su arco y ambos dispararon.

Siguiente capítulo http://youarewriter.es/la-prueba-cap-18-por-elena-saavedra/

Esto puede interesarte también

1 comentario

Deja un comentario