La Reina de Diamantes por Elena Siles

Charlotte caminaba por 44 W 47th St dónde daría su próximo golpe en NYC Diamond District. Desde los 17 años había estado robando en joyerías pero Nueva York era su ciudad predilecta para el crimen porque allí trabajaba el agente Patrick White, el único hombre capaz de poder seguirle la pista y eso la excitaba.

Entró en la joyería y a encontró a su enemigo, las cosas siempre eran más interesantes cuando conseguían sorprenderla. Charlotte sonrió y le guió un ojo a Patrick, que estaba rodeado de otros 20 policías, sin duda Charlotte era realmente hermosa y ardiente. Su piel era morena y tersa, sus ojos azules e intensos, su pelo moreno, lacio y largo, y su cuerpo poseía una curvas de infarto. Patrick era atractivo, pero tampoco podría considerarse un modelo; sus ojos eran de color miel y su pelo rubio, corto y lacio, su piel blanca poseía algunas arrugas y defectos. Poseía un cuerpo atlético por estar entrenando por su profesión, pero tampoco estaba demasiado musculoso y no era demasiado alto, de hecho Charlotte era más alto que él, aunque para ser honestos ella siempre llevaba tacones de más de 5 cm a juego con sus vestidos.

 

– No tienes escapatoria Charlotte, entrégate- le ordenó Patrick apuntándola con la pistola junto al resto de los agentes.

– Oh mi querido Patrick, echaba de menos nuestro encuentros fortuitos.

 

diamond3
fuente: http://www.foundmyself.com

Charlotte dejó caer su bolso y un gran humo la envolvió. Charlotte dejó inconsciente a los policías y besó a Patrick en los labios. El humo se disipó y Patrick algo confuso rebuscó, pero su arma había desaparecido y delante de él estaba Charlotte con una gran sonrisa pícara.

Patrick sonrió al tocarse los labios y miró a Charlotte a los ojos- Debo admitir que eso ha sido impresionante.

– Gracias, me gustaría quedarme… pero he de irme, ah cuando me marche mira en tu bolsillo derecho- Charlotte se marchó caminando mientras Patrick la observaba embobado.

Patrick buscó en su bolsillo y encontró la carta de la reina de diamantes.

Fuente:

Esto puede interesarte también

Deja un comentario