La vecina de al lado cap 2 por Elizabeth Thor

Capitulo 2

 

Mara cogió la tarta y le fue dando una capa de chocolate. Pensaba en esa pareja que ahora vivía en la puerta de al lado. Ese chico le había parecido tan atractivo que quería conocerlo, quería saber la clase de relación les unía.  Le puso algo de nata al pastel para hacerlo más tentador. La joven fue hacia la habitación de su madre, aquella mujer hacia casi cinco años que estaba paralizada, catatónica por algo que sufrió hace muchos años. La joven miró el cuerpo paralizado de su madre mientras cogía algo de su perfume y se lo echaba en su cuello. La miró con una leve sonrisa en sus labios:

-Mama sabes he conocido a un chico que me recuerda tanto a mi padrastro-Dijo Mara-Aquel hombre que te aferraste tanto…………pero ya sabes que él me quería solo a mí.

La mujer forzó una mueca y solo puedo soltar palabras sin sentido, al no poder mover su rostro. Mara arropó el cuerpo de su madre con las sabanas y le acarició el rostro lentamente.

-Querida madre todos sabemos que era para mí, lo que pasó es que él no lo sabía y le costó tanto darme su corazón, tú te emperraste por ponerte en medio de nuestro amor-Mara suspiró-A pesar de todo te sigo queriendo mama y siempre estaré a tu lado.

Mara cogió el pastel y salió de su casa, llevaba un bonito traje azul y una sonrisa totalmente perfecta. ¿Quién no abriría la puerta aquella jovencita rubia de frágil cuerpecito y dejarla entrar?. Llamó al timbre de la puerta de sus vecinos. La puerta se abrió lentamente y pudo ver a Vera, una joven morena, de grandes ojos castaños y una sonrisa forzada.

-Ho-hola soy Mara Anderson y soy su vecina…….-Dijo Mara.

Xavier se acercó a Vera y la cogió por la cintura bajo los ojos de su vecina, le ofreció una sonrisa a Mara. Vera miró a su marido a los ojos sonriendo-Xavier cariño ella es nuestra vecina-dijo Vera.

Xavier le tendió la mano a Mara y esta tímidamente onrió.

-Me pase casi toda la tarde cocinando este pastel, para mis nuevos vecinos.-Dijo Mara.

Vera cogió el pastel de Mara-Mm tiene una pinta deliciosa, soy Vera Johnson y él es Xavier Carpenter-Miró a los ojos a Mara-Por favor pasa creo que tengo desempaquetados los cubiertos y podremos comer un poco de pastel.

Xavier cogió una de las cajas que tenía en el recibidor-No sabes lo tedioso que es una mudanza, espero con ganas un trozo de pastel.

Mara agachó su cabeza muerta de timidez y fue entrando dentro de aquella casa. Vera se acercó a ella dándole una porción de pastel, le dio una cucharada y lo saboreó.

-Es casi lo mejor que he probado últimamente, me cuesta tanto a acostumbrarme a Reno-Dijo Vera.

-¿De donde sois Vera?-preguntó Mara.

Volvió a darle una nueva cucharada al pastel-Bueno yo soy de nueva york y Xavier es de Jersey –Vera sonrió-Ya sabes lo raro que es el amor una chica de nueva york que se enamora de un chico de Jersey algo así como romeo y Julieta.

Mara sonrió ante aquello- Mi padre era Nueva york, siempre me prometió que me llevaría a ver esos grandes rascacielos-Miró al suelo pensativa-Pero hace tanto tiempo que nos dejó a mí y a mamá.

Los tres chicos se reunieron en el comedor, con una botella de vino abierta terminaban la velada entre las cajas de la mudanza.

-Sabéis hace tanto tiempo que no tenía vecinos Brenda y Jack eran muy buenos amigos míos-Dijo Mara.

Vera pensativa poso su mano en la pierna de Mara-¿Que paso Mara?-preguntó.

Mara se quedó pensativa por unos instantes, posiblemente que Brenda sufriera ese ataque de pánico hizo que se fueran, alguien que no entendió el cariño que le daba Jack y que comenzaba a estorbar.

-Creo que fue por cosas de trabajo, se fueron a Boston a comenzar una nueva vida-Dijo Mara.

Xavier cogió de la mano a Vera y suspiró-Nosotros venimos a Reno para comenzar desde cero-Xavier se quedó pensativo-Había un buen puesto de trabajo en las oficinas de correos y…..

Vera forzó una sonrisa al escuchar a Xavier, era tan encantador que intentara esconder la realidad con aquello-Bueno aparte de eso queremos tener un hijo, Nueva York es tan estresante y tan poco seguro.

Mara sonrió al escucharla y recordó que Brenda también estaba embarazada, antes del accidente. Ella no se lo merecía, nadie le arrebataría los besos de Jack ya que estaban hechos uno para el otro. Verla desangrándose al final de la escalera no le despertó ninguna clase de pena.

-Me gustan los niños muchas veces hice de canguro para los vecinos del bloque-Dijo Mara.

Al terminar la botella de vino, Mara vio que era hora de irse a su casa, miró sus dedos tímidamente-Bueno yo tengo que irme mañana trabajo y seguro que estaréis cansados de tanto jaleo de la mudanza-Mara levantó su mirada tímidamente y les miró-Si queréis mañana os enseño los mejores sitios de Reno.

Xavier miro a Vera y sonrió-Una pena yo tengo mucho trabajo mañana, pero sería perfecto que le enseñaras a Vera la ciudad.

-Perfecto, una tarde de chicas-Dijo Mara.

Cuando Mara se fue, Xavier se acercó a Vera. Los dos estaban tumbados en el sofá. Entre besos y risas se fue notando como el vino les hacía efecto

-¿Quien decía que no tenía amigas?-preguntó Xavier.

Mara salió del piso aún podía ver esos ojos tan bonitos de Xavier mirándola, se tocaba lentamente el corazón, sentía que se estaba enamorando. Sabía que Xavier sentía lo mismo que ella. Al entrar en su casa corrió hacia su habitación y se recostó en su cama, no podía dejar de soñar despierta, estaba nuevamente enamorada.

siguiente capi: https://www.youarewriter.es/2013/01/14/la-vecina-de-al-lado-cp3-por-elena-siles

Esto puede interesarte también

2 comentarios

Deja un comentario