La vecina de al lado cp 17 por Elena Siles

Capítulo 17

 

– Dígame señora Parsons, ¿por qué mando espiar a su marido? – preguntó Xavier.

– Bueno, Jonathan no es que sea precisamente un amante entregado pero desde hacía unos meses se había vuelto más retraído. Un día llamé a su despacho y me lo cogió una completa desconocida para mí: Alison Farell, que cómo ya saben es la víctima. Me extrañó puesto que la secretaria de mi marido es una mujer de unos 60 años y se llama Mary, un encanto de mujer. Lleva trabajando para mi marido más de 20 años. Así que cuando me cogió el teléfono esa otra mujer pensé que era su amante. Contraté al señor Slater, aquí presente – señaló al señor Slater- para que siguiera a mi marido y averiguara si de verdad tenía una amante- Ethel sacó de su bolso unas fotografías muy comprometedoras de su marido con la víctima Alison Farell haciendo el amor- En cuánto tuve las pruebas de la aventura llame a mi abogado, también aquí presente- señaló a su abogado- Tommy Wilson y comencé a preparar los papeles del divorcio. Pero entonces me enteré por las noticias del asesinato de la amante de mi marido. Mi abogado me recomendó que fuera inmediatamente a la policía y colaborase con vosotros porque sino de lo contrario podrían considerarme una posible sospechosa. Yo sabía que tarde o temprano llamarían a mi puerta a hacerme preguntas así que antes de que mi marido se encargue de intentar colgarme el asesinato de esta pobre chica he decidido venir a veros.

– Ha hecho usted bien señorita Parsons- afirmó Xavier.

– Por favor llámeme Ethel o señorita Harris, es mi apellido de soltera. Después de todo pronto volveré a estar soltera y me siento muy incómoda que me llamen por mi apellido de casada teniendo en cuenta todo lo sucedido.

– De acuerdo señorita Harris. Comprenderá que estas fotos ahora han pasado a ser objeto de una investigación policial, lamentándolo mucho tenemos que requisárselas. Tendrá que esperar a que termine la investigación para recuperarlas- le informó Alexander.

– Sí, eso ya me lo esperaba por eso antes de venir le enseñé las fotos a mi marido y me aseguré de que firmara los papeles del divorcio. Ya no las necesito, pueden quedárselas.

– Gracias señorita Harris. Dígame, ¿cómo es que ha reaccionado tan bien usted con la infidelidad de su marido?- preguntó Alexander.

– Bueno, a pesar de que Jonathan y yo seguíamos casados llevábamos mucho tiempo separados. Dormíamos en camas separadas, hubiera pedido el divorcio antes pero entonces él me lo hubiera quitado todo a mí. Sabía que tarde o temprano terminaría por meter la pata. Yo fui en una ocasión una de sus amantes, ¿comprenden? Sabía que tipo de hombre era Jonathan cuándo me casé con él- explicó Ethel.

– ¿Cuántas esposa ha tenido Jonathan señorita Harris?. – Contando conmigo, que yo sepa sólo dos- respondió Ethel a Xavier.

– ¿Por qué se casó con él sabiendo qué tipo de hombre era?- insinuó Alexander.

– Bueno, por aquel entonces yo estaba enamorada de él. Además su antigua esposa estaba loca, tuvieron que llevársela al manicomio. Yo sabía que lo más probable era que Jonathan me engañara tarde o temprano, pero en aquél momento no me importó estaba enamorada de él y pensaba que quizás conmigo sería diferente. Yo no estaba loca como su antigua esposa, y creía que él también estaba enamorado de mí. Pero… con el tiempo la pasión desapareció y entonces supe que tarde o temprano nos divorciaríamos. Al principio pensé en dejarle a pesar de perder todo lo que tenía, pero teníamos dos hijos… no podía hacerles eso a los niños. Y después cuándo nos quedamos él y yo solos me amenazó con mandarme al manicomio. Descubrí que su esposa, no estaba loca como yo pensaba y entonces tuve miedo. Sin algo que pudiera usar contra él… podría mandarme al manicomio cómo hizo con su antigua esposa. Y esperé, y ahora por fin puedo librarme de él. Lamento muchísimo la muerte de esa chica, pero gracias a ella soy libre.

– ¿Está diciendo usted que Jonathan encerró a su antigua esposa por pedirle el divorcio? ¿Está usted segura señorita Harris? – preguntó Xavier.

– Por aquel entonces estaba ciegamente enamorada, pero ahora lo veo muy claro detective. Su antigua esposa ingresó en el manicomio poco después de pedirle el divorcio y cuando me amenazó supe qué había sucedido realmente- contestó Ethel.

– Aún así tendremos que hablar con Jonathan señorita Harris. – Si hablan con él, por favor no le cuenten nada de que lo que yo les he contado. Si se entera de que sé lo de su antigua esposa… tengo miedo de que venga a por mí- confesó Ethel- Por favor, me acabo de librar de años de terror y miedo pacíficamente. No les den motivos a Jonathan para matarme, sería capaz de todo para cubrir su pasado.

– ¿Cree usted que fue Jonathan el asesino de Alison Farell? – preguntó Alexander.

– No lo sé, pero será mi asesino si les cuentan los que le he contado hoy.

– No se preocupe señorita Harris no le contaremos nada que pudiera poner su vida en peligro- le aseguró Xavier.

– Bueno creo que ya hemos terminado- comentó el abogado.

– Bueno sino le importa señorita Harris tendremos que hablar también con el detective privado que contrató para espiar a su marido, es posible que sepa detalles muy importantes para la investigación. Así que sino le importa dejarnos a solas con él…- le dijo Xavier muy educadamente

– ¿Ya han terminado conmigo detectives? – preguntó Ethel y Xavier asintió como respuesta- Muchas gracias detectives, esperaré fuera. Mi abogado el señor Wilson se quedará para ayudar también al señor Slater sino les importa.

– No claro que no- afirmó Alexander.

– De acuerdo- hasta luego detectives.

Ethel se marchó de la sala de interrogatorios con paso decidido. El primero en hablar fue el señor Slater que hasta entonces no había pronunciando ni una sola palabra- Supongo que lo primero que van a preguntarme es si sé si el señor Jonathan Parsons mató a su amante y la respuesta es no. No sé si él fue el autor del asesinato y sospecho que no tenía ningún motivo para matarla. Cuando Alison le pidió que abandonara a Ethel para estar con ella Jonathan se negó, realmente no la amaba. Para él Alison no era más que sexo, jamás la trató bien de hecho, disfrutaba haciendo sufrir a las mujeres que tenía a su alrededor. Pero Alison lo consentía, supongo que porque a igual que Ethel cuándo era joven estaba enamorada de él, por razones que desconozco. Ese hombre es totalmente despreciable, pero no creo que la matara. Le gusta tener a las mujeres bajo su poder para someterlas, lo cuál no puede hacer si las mata. Le gusta tenerlas atadas a él.

– Dígame señor Slater, ¿disfruta usted con su trabajo? – preguntó Alexander. – No tienes porqué contestar Slater- le dijo el abogado.

– Sé defenderme por mí mismo, gracias señor Wilson. Bueno uno no se hace detective privado por gusto. ¿Sabe? En principio quise entrar en el cuerpo de policía, pero tuve un accidente– Slater se levantó parte de su pantalón y pudieron ver una prótesis, le faltaba parte de la pierna izquierda- un conductor borracho se saltó un stop y me embistió. Supe que jamás superaría las pruebas físicas con una prótesis, y esto es lo más parecido que he podido encontrar. Y aunque algunas veces es aburrido y me pregunto porqué hago este trabajo la verdad es que cuando he conseguido darles algo de paz a unos familiares que buscaban a su hija desaparecida. A veces tengo que aceptar este tipo de casos, pero merece la pena cuando ves en su cara la alegría por recuperar sus vidas.

– ¿Cuánto tiempo se llevó trabajando para la señorita Harris hasta que pudo contrastar que la aventura del señor Parsons era verdad?

– Una semana, no era muy discretos que digamos- respondió Slater a Xavier.

– ¿Puede verificarnos que lo que nos ha contado la señorita Harris sobre la otra esposa del señor Parsons es cierto? – preguntó Alexander.

– Bueno, no encontré ninguna prueba para la señorita Harris. Después de lo de la aventura me contó lo que la pasó supuestamente a la otra esposa del señor Parsons y me contrató para investigarlo, por si podía encontrar alguna prueba que lo verificara. Por desgracia no encontré ninguna a excepción de la evidencia. ¿No les parece extraño que esa mujer se volviera loca justamente después de pedirle el divorcio al señor Parsons por la aventura que poseía con la señorita Harris? Pedí las evaluaciones de esa mujer, pero ya no seguía en el manicomio cuando fui. No pude verla ni hablar con ella. Por lo visto gracias a un doctor la volvieron a declarar mentalmente sana y la sacaron un año después de su internamiento en el manicomio. Investigué y poco después se casaron pero ella ya estaba embarazada de Jonathan Parsons, se casó con el doctor, pero éste murió en un accidente de tráfico y la madre se intentó volver con Jonathan Parsons, pero él ya estaba casado con Ethel así que le dio un puñetazo y cayó por las escaleras. La madre se golpeó en la cabeza y quedó en coma. El niño fue a parar a casa de unos familiares del padre hasta que tuvieron que enviarle a una casa de acogida por malos tratos por parte del padre adoptivo. Y desde entonces ya no encontré nada más sobre ese niño- narró el señor Slater.

De pronto a Xavier se le cambió la cara- Ese niño, a ver si lo averiguo: intentó proteger a su madrastra y fue enviado a un correccional, ¿verdad?.

– Pues sí- contestó extrañado Slater.

– ¿Qué edad podría tener ese niño?- preguntó Xavier expectativo.

– 24 años aproximadamente- contestó Slater algo confuso. – Gracias señor Slater, puede marcharse- le informó Xavier.

– ¿Pero qué haces? Aún tenemos que preguntarle muchas cosas- le reprochó Alexander.

– No le haga caso señor Slater, márchese- el señor Slater se marchó de la sala mientras Alexander miraba a Xavier reprimiéndose su furia- ¿Es qué no lo ves?

– ¿El qué? ¿Cómo acabas de estropear la investigación? Sí, eso sí que lo he visto.

– ¡Es el asesino! El niño del que nos ha hablado el señor Slater encaja perfectamente en el perfil y además tiene relación con la primera víctima. Todos los asesinos comienzan matando a alguien con el que tienen algún tipo de relación aunque sea indirectamente. Me apuesto lo que tú quieras que ese chico no sólo tiene formación en fármacos sino que además ha vuelto a Reno porque su madre que estaba en coma se ha muerto. Por eso ha empezado a matar, para vengarse de las mujeres que se dejan explotar por los hombres. Si su madre le hubiera plantado cara a su padre biológico, Jonathan Parsons no hubiera ido al manicomio, no se hubiera casado con el doctor y haber vuelto a intentar estar con Jonathan Parsons, y sino hubiera vuelto a intentar estar con él no estaría en coma y hubiera estado con su hijo, y él no hubiera ido a la casa de adopción y no hubiera sido maltratado por su padre adoptivo, él no le hubiera pegado, no habría ido al correccional y hubiera podido tener una vida normal. Culpa a ese tipo de mujeres de todo lo malo que le ha sucedido y la muerte de su madre biológica fue la gota que colmó el vaso- explicó Xavier.

– Dios santo, ¿cómo no he podido darme cuenta?- se preguntó incrédulo así mismo Alex.

– Investiga nuestro nuevo sospechoso. Busca qué fue de este chico. Tenemos que encontrarle antes de que vuelva a matar, apenas tenemos unas horas…

– Xavier –le interrumpió Emily que entró en la sala con prisas- Acabamos de recibir la cinta del primer asesinato. No es el cuento de Blancanieves como sucede en el segundo asesinato, sino una grabación de la segunda víctima. Resulta que era periodista, estaba investigando algo pero prefirió escribir algo sobre moda. Es un periódico sensacionalista así que… no hay hueco para artículos de investigación. Resulta que su jefe y ella estaban liados y habían quedado el día que la mataron. En cuánto el jefe le dijo que no escribiera la historia de investigación no siguió trabajando en ello.

Anthony Cox también entro corriendo en la sala de interrogatorios- Tenemos 10 sospechosos que coinciden en el perfil, pero sólo uno tiene 24 años se llama Frank Adler.

– Perdone no he podido evitar escuchar su conversación- confesó Slater- ¿Ha dicho usted el apellido Adler?

– Pues sí- respondió Cox.

– Adler era el apellido de soltera de la primera esposa del señor Parsons- dijo Slater.

– Frank Adler es el niño del que nos hablaste, es el hijo del señor Parsons– comprendió Alex.

– ¡Ese es el nombre que aparece en la grabación! – dijo emocionada Emily- la periodista sabía la historia de la señora Adler, pero pasó de escribirla porque se rindió ante su jefe.

– Es otra mujer que se deja pisotear por los hombres. Encaja en el perfil de las víctimas – intervino Katia- Ambas víctimas habían quedado con sus amantes que nos las apreciaban para nada el día que las mataron.

– ¡Detective Carpenter!- le gritó el capitán que entró en la sala furioso- Acaban de encontrar a otra víctima vestida de Alicia se llama Olivia Carter es camarera en el Tonk’s Café. Llevaba muerta una semana, estaba en la mansión del señor Parsons junto a su limpiadora Melinda Wesley que también estaba muerta, pero ésta estaba vestida como La sirenita.

– Oh dios santo, la madre adoptiva de Frank Adler fue encontrada muerta poco después de salir del correccional Frank Adler, vestida como Bella. Además el Tonk’s Café está al lado del edificio de dónde trabaja Jonathan Parsons y era dónde se reunían Alison y Jonathan – confirmó Slater.

– La camarera pudo oír la historia de Frank Adler, pero no denunció la verdad.

– El Tonk’s Café es el bar de la tarjeta que encontramos en el bolso de Chelsea Scott- dijo Emily.

– ¿Dónde está Ethel? – preguntó Xavier.

– Se fue hace un rato a su casa – contestó Slater.

– ¡Rápido! – intervino Alexander – Frank Adler va a matarla sino le detenemos. Ella sabe la historia, es una mujer que se ha dejado pisar por otro hombre y además no ha denunciado la verdad hasta ahora. Si Frank Adler la encuentra antes que nosotros la matará. ¿Dónde vive Ethel?

– En Apple St. con Orange Ln.- les informó Slater- Justo al lado de aquí. – ¡¡¡Vamos, Vamos!! – gritó Xavier.

Todo el equipo salió corriendo hacia la casa de Ethel Harris, no hizo falta entrar para saber que estaba muerta. Su cadáver vestido como Rapunzel estaba en el tejado con una gran trenza falsa que caía por la fachada de la casa. Todos se quedaron impresionados ante la escena que estaban viendo. Alexander hizo una llamada y se acercó hasta Xavier con cara sombría.

Ambos se alejaron del equipo para hablar a solas- He llamado al hospital dónde estaba ingresada la madre biológica de Frank Adler, la enfermera que la cuidaba desapareció el día que murió su madre. De eso hace ya tres días.

– ¡¡Detective Carpenter!!- le llamó Howard- Hemos encontrado una grabación con el cuento de La Bella Durmiente. Pero en vez 100 años dice 100 horas. También hemos encontrado el cadáver del impostor, muerto por una bala en la cabeza, con respecto a los hombres nuestro asesino no es tan quisquilloso con las formas de matarles.

– Él modificó su obra, por eso le ha matado- comentó Alexander.

– Tenemos un día y 4 horas para encontrar a la enfermera antes de Frank Adler la mate- concluyó Xavier aún emocionado- Ha sido demasiadas cosas en un solo día. Mañana a primera hora comenzaremos a buscarla. Y Alexander, emite una orden de detención contra Frank Adler, es nuestro asesino.

– No creo que sea necesario detective- gritó una voz masculina conocida al fondo.

Xavier se volvió y le apuntó con su pistola- ¿Quién es usted? ¡Identifíquese!

– Mi nombre es Frank Adler.

 

siguiente capi:

https://www.youarewriter.es/2013/04/24/la-vecina-de-al-lado-cap-18-por-elizabeth-thor/

Esto puede interesarte también

4 comentarios

Deja un comentario