Mundo de Sangre y Cenizas, Capítulo 4 por Rain Cross

Capitulo 4

image

Los tres se sentaron en el enorme sofá frente el portátil de Ted. Ola de violencia tenía millones de resultados, cada uno más perturbador que el anterior. Claire no podía creer las cosas que estaban leyendo en Internet, «¿Muertos que caminan? ¿Guerra química? ¿Zombis? Es una locura». En varios blog encontraron fotos de personas siendo devoradas vivas; en otros, de gente con mordeduras en todo el cuerpo. «El mundo se está volviendo loco» pensó alterada. Por todo el habían noticias de ataques, de gente herida y mutilada que atacaba a todos los que se les acercaban. Las fotos reales se mezclan con fotogramas de películas de terror. Ya no se podía saber qué era real y qué ficción.

—No puede ser verdad todo esto, debe ser una jodida broma —dijo Ted al ver por cuarta vez la palabra zombi—. No puedo creerlo, ¿gente muerta que camina? Es como si estuviéramos dentro de una mala película de terror —añadió.

—Dale a ese enlace —Sophia señaló en una imagen que ponía Devorado vivo.

—¿Seguro que quieres ver eso? —preguntó Claire, sabía que su hermana era muy sensible.

—No, pero debemos verlo —contestó y suspiró.

—Está bien —dijo Ted y le dio al enlace.

El video era lo que prometía. Un grupo de tres personas se abalanzaban sobre un transeúnte y empezaban a arrancarle trozos de carne entre gritos de dolor. Claire y Ted no apartaron la vista de la pantalla, pero Sophia tuvo que ir corriendo al baño de arriba a vomitar.

—Puede que sea un fragmento de una película —dijo Claire incrédula, «Tiene que ser falso, seguro» pensó y se apoyó en el respaldo del sofá.

Claire escuchó el sonido de pasos y vio aparecer a Sophia muy pálida.

—¿Estás bien? —preguntó preocupada.

—Sí, sí, es por ese maldito video —contestó y se sentó a su lado.

—Pues hay más —dijo Ted y las miró—. No apto para estómagos sensibles, mejor que no mires Soph.

Sophia se levantó y fue a la cocina. Claire pensó en hacer lo mismo, «No, debo verlo, tengo que saber que coño está pasando», miró a su hermano y asintió.

Le dio al play y pudieron ver las imágenes unas tres personas con grandes machetes asestándole golpes sin parar a alguien que parecía gravemente herido.

—Joder —dijo Claire y se llevó una mano en la boca.

Ted lo detuvo justo cuando el cámara se acercaba más a la dantesca escena.

—Esto es muy serio —Ted se levantó y empezó a dar vueltas por el salón—. Muy, muy serio. Parece que la gente se está perturbando, ¿qué demonios hacían esas personas? ¡Estaban matando a otra! —Todos se quedaron en silencio.

La televisión estaba de fondo y hacía ya unos minutos que no le prestaban atención, pero en esa pausa pudieron escuchar lo que los presentadores decían.

—Los ataques violentos son ya un problema en todo el mundo. Los servicios de emergencia han sido activados en todo el país y se recomienda que se queden en sus casas hasta que el vicepresidente McCarthur hable a la nación—repetía una y otra vez uno de los presentados añadiendo breves noticias sobre masacres en diferentes lugares del mundo.

—Que esperemos, es lo único que dicen —dijo Claire asqueada—. Llevan diciendo eso todo el rato, que útil.

—En Internet, la gente tiene mucho miedo. Se están atrincherando en sus casas con provisiones por si acaso. Dicen que hay caos y brutalidad en todos lados, y que la gente está perdiendo la razón —comentó Ted sin dejar de mirar la pantalla de su portátil.

Sophia volvió de la cocina.

—He llamado de nuevo a Owen para saber cómo estaban, pero parece que no sabía ni la mitad, ¿cómo puede ser si el Primer Ministro compareció antes que el Presidente?

Claire y Ted se miraron. «Esto se pone cada vez mejor», pensó Claire incómoda. Miró a Ted, que negaba con la cabeza, «Tiene razón, es mejor no decirle nada, sólo empeoraría las cosas».

—Puede que en Londres sea más leve, o que los medios de comunicación no expliquen lo mismo que aquí, no se —dijo Claire sin mirarla.

—¡Joder, mirad esto! —gritó de repente Ted.

—¿Qué ocurre? —preguntó Claire

—Es un videoblog de una chica. Los comentarios son brutales, tenemos que verlo —Ted entró en su página.

Decorada en colores grises y negros, llevaba por título Pretty in Black y mezclaba vídeos creados por ella y reportajes de moda oscura. Ted puso el último video que había subido su creadora, y aunque sólo duraba poco más de cinco minutos, tenía ya millones de visitas.

—Ho-hola a todos, puede que este sea mi última entrada —Era una chica adolescente, de no más de quince años, rubia y de ojos azules, que a pesar de hablar inglés tenía acento francés. Se encontraba sentada delante de la webcam en una habitación de colores pastel y pósters de grupos de rock. Estaba muy alterada—. La televisión dice que nos quedemos en casa, que es sólo una medida cautela, ¡y una mierda! No salgáis por nada del mundo. Yo voy a pagar las consecuencias. La información que nos están diciendo es muy escasa y no sirve de nada. Hay que armarse, con uñas y dientes, y tener mucho cuidado —Se escucharon unos golpes a su espalda y ella miró hacia la puerta de su habitación—. Se que estoy condenada. Estoy atrapada aquí, y no tengo escapatoria —Empezó a llorar y los golpes se iban incrementando—. Sólo quería decir, mamá, te quiero mucho, siento lo que le ha pasado a Pierre, yo… no debimos ir al parque, pero tenía tantas ganas, y ya sabes cómo se pone, con esos ojos verdes de gatito lastimero, no pensábamos que esto iba a ocurrir. Lo siento tanto, mamá, perdóname —La puerta se abrió de repente y unas cinco personas se lanzaron sobre ella. La chica empezó a gritar con desesperación. Un niño pequeño de ojos verdes se acercó a la cámara. Tenía una grave herida en su pálido rostro. Su mirada estaba vacía, muerta. Emitió un extraño gruñido y se unió al grupo de devoradores de carne humana. La imagen se cortó. Todo se volvió negro.

Esto puede interesarte también

5 comentarios

  1. Hola Rain. He empezado a leer tu historia y me está gustando, aunque hay un par de detalles que me llaman la atención y no me acaban de enganchar. Lo que más me ha chocado durante estos primeros capítulos es lo excepcionalmente bien que se llevan los tres hermanos. Ya sé que es muy tópico, pero en este tipo de historias siempre suele haber un “rebelde”. Lo más divertido de juntar a la familia, sobre todo en situaciones del fin del mundo, es ver como se tiran los trastos a la cabeza. Me parece estupendo que los personajes tengan una relación familiar sana, pero creo que nunca esta demás meter algún trapo sucio. Le da vidilla al asunto y ayuda a conectar mejor con los personajes. Este capítulo en concreto, me parece una oportunidad de oro en este sentido. Ya que todo se centra en internet, me parecería lógico que a alguno de los tres le saliera la vena paranoica y se negase a creer nada de lo que lee, por ejemplo. igual me estoy tirando a la piscina, porque veo que a esta historia aún le queda cuerda para rato, pero son las sensaciones que me está transmitiendo por el momento y quería comentártelas por si pueden aportar algo. Desde el blog, dejándome las retinas para ponerme al día con Mundo de Sangre y Cenizas, un saludo.

    1. Hola, primero de todo gracias por interesarte por ésta historia. Aprecio mucho las recomendaciones, la verdad es que tenía pensado poner riñas entre ellos, pero más adelante en el camino 😉 espero que igualmente vayas disfrutando de las aventuras de los hermanos Evans 🙂 Un saludos y gracias de nuevo!!

Deja un comentario