Ojos muertos por Gala Rama

Fuente: pixabay.com

Bajo la indiferencia de ver el mundo con ojos muertos. Caminamos sin sentir el dolor ajeno. Anesteciados, bajo el conjuro extremo de un consumismo que sin darnos cuenta nos consume
poco a poco.
Hacemos alarde de una humanidad ausente y nos vemos jueces del error ajeno, más somos incapaces de aceptar los propios.
Desdibujamos una realidad con falsos espejos que creamos para vivir en un mundo de fantasias. No hemos vuelto incapaces de gritar la verdad, entonces creamos el murmullo que dejamos caer en el hombro del otro como si así pudieramos quitarnos ese descontento con la vida, como si eso nos aliviara esa pesada carga.
La desconformidad a pesar decompartirla como reguero de polvora avanza entre nosotros abierta y libre sin que ninguno se atreva a encender la llama. Nos sentimos agredidos, desconsiderados, olvidados y mal manejados con quien ostenta el poder. Hablamos, criticamos,nos enojamos más la palabra solo se transmite de uno a otro como un gran secreto a voces. Pero lejos, muy lejos está esa actitud de unirnos.
Simplemente continuamos en ese tren de vida donde se critica pero no se actua.
Como entonces pretendemos se originen los cambios. Desde nuestro como sillón en nuestra casa. Desde el simple acto de la crítica.
Un partido mundial de futbol, paraliza un país,puede reunir más de 1000.000 personas en un lugar con un solo deseo.
Más por ilógico que parezca, el hambre la contaminación, la corrupción y el abuso no logran reunir 1000 personas en un acto de justicia.
Estamos en la era de la hipocrecía y deberiamos hacer una revision de los valores que hemos dejado en el camino con la pobre excusa de que no podemos hacer nosotros el cambio que necesita el futuro de un país o el mundo.
No creo que hayamos perdido la batalla de salir a expresar a quien corresponde como vemos y sentimos que estamos siendo abusados por quien en ese momento dirije nuestro futuro.

Esto puede interesarte también

Deja un comentario