Cómo hacer un comentario de un texto literario

PAUTAS PARA HACER LA ESTRUCTURA EN UN COMENTARIO DE TEXTO LITERARIO 1)Siempre que sea posible, dividiremos un texto en apartados (la mayoría de las veces “se podrá”). [Ejemplo: Este texto se compone de tres apartados…] 2)Siempre se indicará la extensión precisa de cada apartado; es decir desde dónde a dónde abarca exactamente. [Ejemplo:El primer apartado comprende desde el primer verso hasta el verso octavo…] Si un apartado no coincide con una unidad completa (verso, estrofa, o párrafo en el caso de la prosa), se citará la pabra, sintagma o frase donde comience y/o acaba el apartado [Ejemplos de verso //y prosa, respectivamente: El primer apartado va del verso uno al quinto cuando dice:”…y se fue para siempre.“/ /o desde el principio del texto hasta el segundo párrafo cuando dice:”…y se fue para siempre.“] 3)Siempre se definirá cada de modo descriptivo. Esto quiere decir que hay que hacer algo así como un pequeño resumen de la parte del argumento del texto que se desarrolla en cada apartado. Se trata de una descripción argumental del apartado y no temática todavía. Debe ser corta, mejor una sola frase, una o dos líneas. [Ejemplo: En este primer apartado se cuenta el momento en que los amantes se conocieron… / En el primer […]

Seguir leyendo

Migajas de Pan de Elena Siles

Mario un chico de unos 14 años corría por las calles de Madrid, España; para evitar que la “benemérita” le aprehendiera. De Mario dependía el sustento de víveres para toda su familia que estaba compuesta por su madre y su hermana mayor, Mercedes; los demás miembros habían muerto de hambre o por la bebida, a esto último es referido a su padre aunque él nunca lo había considerado así.  Su madre era costurera y con lo poco que ganaba podían mantener la casa y pagar las facturas mínimas para que no le embargaran la casa, pero no tenían ni para ropa ni para comer; y Mario desde los 10 años, desde se murió su padre, se encomendaba la misión de conseguir comida para su familia, su hermana mayor con lo que podía conseguir como prostituta conseguía el dinero para ropa. Pero siempre faltaba comida, ya que Mercedes no conseguía apenas dinero. Mario sabía que algún día su hermana moriría de tuberculosis o asesinada por alguno de sus clientes. Últimamente había estado buscando trabajo en las fábricas para dejar de robar, claro que es complicado conseguir trabajo cuando un dictador gobernaba el país a base de mano férrea. Mario consiguió definitivamente […]

Seguir leyendo

Nociones básicas de literatura

  La literatura es el arte que utiliza como instrumento la palabra. Por extensión, se refiere también al conjunto de producciones literarias de una nación, de una época o de un género y al conjunto de obras que versan sobre un arte o una ciencia.     En el siglo XVII, lo que hoy denominamos «literatura» se designaba como poesía o elocuencia. Durante el Siglo de Oro español, por poesía se entendía cualquier invención literaria, perteneciente a cualquier género y no necesariamente en verso. A comienzos del siglo XVIII se comenzó a emplear la palabra «literatura» para referirse a un conjunto de actividades que utilizaban la escritura como medio de expresión. A mediados de la misma centuria Lessing, publica Briefe die neueste Literatur betreffend, donde se utiliza «literatura» para referirse a un conjunto de obras literarias. A finales del siglo XVIII, el significado del término literatura se especializa, restringiéndose a las obras literarias de reconocida calidad estética. Este concepto se puede encontrar en la obra de Marmontel, Eléments de littérature (1787), y en la obra de Mme. De Staël, De la littérature considéré dans se rapports avec les institutions sociales. En Inglaterra, en el siglo XVIII, la palabra «literatura» no se refería solamente a los escritos de carácter creativo e imaginativo, sino que abarcaba el conjunto de escritos producidos por las clases […]

Seguir leyendo

Padres de la literatura

No todos tuvieron buenas relaciones con sus padres y a no pocos el destino les trajo hijos con terribles problemas. Unos huyeron de tales circunstancias y otros las usaron como temas de sus libros. La paternidad de James Joyce, mucho antes de que fuese tenido como un genio, estuvo severamente afectada no solo por la pobreza y su afición por la bebida. En 1907, en un hospital para mendigos en Trieste, Italia, había nacido su hija Lucía, enfermiza y con un grave estrabismo. Ya una jovencita, en París, quiso dedicarse a la danza estudiando con el hermano de Isadora Duncan, Raymond, pero Joyce se lo prohibió. Intentó con el ballet pero no pudo. Cuando tras publicar el “Ulises”, la casa de los Joyce se convirtió en hospedaje de todo tipo de bohemios, Lucía se enredó consecutivamente con tres hombres, que la rechazaron. Uno fue Samuel Beckett. Su autoestima empeoró, quiso corregir su estrabismo pero la cirugía no dio resultado. En el cumpleaños 50 del escritor, Lucía hizo crisis y le arrojó una silla a su madre. Tenía 25 años. Desde entonces no pararía de ingresar a los hospitales. El diagnóstico: maníaco-depresiva para unos, depresiva para otros y algunos creían que solo […]

Seguir leyendo

44 Consejos para un joven escritor

1- Copiar en fichas todos los finales que si nos ocurran para un relato así como sus inicios, probar todas las combinaciones posibles y elegir la más eficaz. 2- Contemplar la vida, los hechos, los sentimientos, las cosas, las palabras… con actitud de sombro, de extrañeza, y escribir a partir de las nuevas percepciones que así tengamos de todo ello. 3- Inventar nuevas formas de enfocar nuestros actos cotidianos y escribir sobre ellos. 4- Mirar los objetos de nuestra casa como si pertenecieran a otro mundo y escribir sobre la nueva forma de percibirlos. 5- Inventar un mundo en el que las personas hablen con las cosas y las cosas hablen entre sí. 6- De entre todas las ideas que se agolpan en nuestra mente, apuntar una; la más simple, la más atractiva o la primera que podamos atrapar, sin preocuparnos por perder las restantes en el camino. 7- Es bueno relajarse unos minutos antes de comenzar a escribir, concentrarse en la respiración, para dejar fluir los pensamientos; coger al vuelo palabras que pasen por la mente y llevarlas a la página. 8- Se puede trabajar con listas existentes, tales como las del listín telefónico, la carta de un restaurante […]

Seguir leyendo

Sugerencias para un escritor de Mario Vargas Llosa

1-Sólo quien entra en literatura como se entra en religión, dispuesto a dedicar a esa vocación su tiempo, su energía, su esfuerzo, está en condiciones de llegar a ser verdaderamente un escritor y escribir una obra que lo trascienda.  2-No hay novelistas precoces. Todos los grandes, los admirables novelistas, fueron, al principio, escribidores aprendices cuyo talento se fue gestando a base de constancia y convicción.    3-La literatura es lo mejor que se ha inventado para defenderse contra el infortunio.  4-En toda ficción, aun en la de la imaginación más libérrima, es posible rastrear un punto de partida, una semilla íntima, visceralmente ligado a una suma de vivencias de quien la fraguó. Me atrevo a sostener que no hay excepciones a esta regla y que, por lo tanto, la invención químicamente pura no existe en el dominio literario.  5-La ficción es, por definición, una impostura -una realidad que no es y sin embargo finge serlo- y toda novela es una mentira que se hace pasar por verdad, una creación cuyo poder de persuasión depende exclusivamente del empleo eficaz de unas técnicas de ilusionismo y prestidigitación semejantes a las de los magos de los circos o teatros.   6-En esto consiste la […]

Seguir leyendo

Contacto

Correo:  youarewriter.wordpress@hotmail.com Facebook: https://www.facebook.com/Youarewriter/ Twitter: https://twitter.com/YouAreWriterES Linkedin: https://www.linkedin.com/in/youarewriter Canal de Telegram: https://t.me/youarewriter    

Seguir leyendo

Ojos que no ven de Elena Siles

En  la calle San Juan se había producido un peligroso incendio. Los bomberos habían podido rescatar a todas las personas, supuestamente, del edificio en llamas. Se derrumbó parte del edificio dejándolo totalmente inaccesible desde fuera y dejando la puerta bloqueada a excepción de un hueco muy pequeño.  Entonces se escuchó un grito era mi hermana -¡Mi hermana pequeña aún está  en el edificio!-grité y me llevé las manos hacia la cabeza. Corrí hasta un bombero y le miré seria con mis ojos azules-¡Hagan algo!- grité desesperada al ver la vida de mi hermana en peligro- ¡Mi hermana está atrapada ahí adentro! ¡Tienen que salvarla! -Tranquilícese joven- me respondió el bombero- Yo también quiero salvarla, pero ninguno de mis hombres puede introducirse por ese hueco. Además cuando rompamos el cristal el fuego saldrá y les quemará. -¡Yo lo haré!- dije decidida, el bombero intentó detenerme, pero de nada le sirvió; yo estaba decidida a intentar salvar a mi hermana. Cogí carrerilla y salté hacia el cristal, rompiéndolo con mi cuerpo y entrando en el edificio; pero tal y como había dicho el bombero, el fuego saltó a mi cara y me quemó los ojos. Sentía todo un dolor impresionante, pero a […]

Seguir leyendo

Manos crueles de Elena Siles

No pidas compasión porque no la tendrás. Sé que no vas a cambiar, sé que me has hecho sufrir como a nadie, que te arrastrarás a mis pies pidiendo perdón, que me desprecias, que eres machista, que no tienes gracia y que tu chulería supera a tus músculos. Sé que tu inteligencia no llega a la de un neandertal y que vives en un siglo pasado con todas sus creencias. Sé que odias a las mujeres, que las ves inferiores y sé que jamás signifiqué nada para ti. ¿Acaso me importa todo eso? Ahora ya no volverás a estar a mi lado nunca más y ya no podrás hacerme daño. Acabaré con todo esto con un solo paso; con un solo movimiento de dedos. No te mereces ni una palabra, ni una mirada, ni una sonrisa, ni una acaricia, ningún beso de los que te di. Yo te lo entregué todo de mí. Te  di mi tiempo, mi cariño, mi comprensión, mis recuerdos, mi corazón. Te di mi alma bajo el signo de un anillo y te di una hija. Una hija cuya vida quisiste controlar, arruinar y al final acabaste con tus propias manos. Ahora yo violeta por tus puños, […]

Seguir leyendo

La Revolución de Elena Siles

En una noche oscura, un misterioso hombre recorría las calles más invisibles y sombrías de París. Acababa de terminar la revolución, era 1789,  un año que nadie olvidaría. El aire todavía olía a pólvora, sangre y muerte. ¿De verdad había acabado todo? Todas esas vidas perdidas… ¿En serio compensarían a un mejor futuro?  El hombre se tambaleaba cansado y angustiado por la batalla. Las risas de los niños no se oían en la calle. Sostenía sobre una mano una botella de ron, ya vacía, y en la otra, una daga. Sus ojos estaban inyectados en sangre; en su mente pasaban imágenes de muertos y en sus oídos aún resonaban sus gritos. ¡Por la República! Había gritado y defendido todo ello por su pueblo. El que fue un soldado noble… Sí había traicionado al rey. Estando a su lado sólo había dado la espalda a su familia, a sus amigos. Había traicionado al pueblo, a sus seres queridos y a él mismo al servicio del tirano. ¿Y ahora traicionar al tirano? Honor. Había entrado en el ejército por el honor. Quería ser un noble, rico y respetado por todos. No volverían a reírse de sus ropas remendadas y su poco dinero […]

Seguir leyendo