El fantasma del mar por Maria H.L.

El fantasma del mar Suave calma, brisa acariciadora, murmullo gracioso de las olas cuando me avistan. Céfiro hechizante… Adoran mimarme con sus cosquillas, pretenden salir de su monotonía, ansían juguetear conmigo, me presienten desolada al bañarlas con mi mirada Me rugen alborozadas: “préndate de nuestro dios Poseidón Y encamínate a nuestra calma, aléjate de la orilla donde mora tu leyenda compuesta de versos y lágrimas, arropados de nostalgias y celestes ensoñaciones…”

Seguir leyendo

La memoria caprichosa por Julio Alejandro

La memoria utiliza extraños criterios para seleccionar los recuerdos, pensaba Teresa, y no dejaba de sorprenderle que la fuerza e insistencia con que recordara a alguien fallecido, no siempre tuviera relación con el vínculo que los hubiese unido en vida. Así, uno de los muertos que se conservaban más activos en su conciencia era un hombre anónimo de sus tiempos de universitaria cuyo cadáver sangrante pudo ver a muy corta distancia. Teresa regresaba de la facultad dando un paseo, como hacía siempre, hasta la plaza de Moncloa, para abordar allí el metro. Pero aquella tarde le dio por subirse a un autobús de la línea dieciséis, que estaba aparcado en la parada terminal con las puertas abiertas y muchos asientos vacíos. Ella se acomodó al lado de la ventanilla, cerca del conductor, y sacó un libro para entretenerse durante el largo trayecto. En la calle Martínez Campos, a la altura de Fortuni, el autobús frenó tan bruscamente que casi todo el pasaje acabó por el suelo. Se levantó un revuelo de gritos y voces airadas que se calmó al momento con la noticia de que había un atropellado. Todos se precipitaron a las ventanillas y Teresa colocó el marcapáginas e […]

Seguir leyendo

“Pasado, Presente y Futuro” por Sara Ramírez

Vivimos al pasado anclados, por temor al presente, por temor al futuro, por no saber nada seguro. Vivimos pensando en el ayer, en el recuerdo, en la nostalgia; porque creemos, pensamos, e incluso, afirmamos que “todo lo pasado fue mejor”. ¿Quizás miedo? ¿Tal vez cobardía? ¿Quién de ustedes lo confirmaría? ¿Realmente todo tiempo pasado mejor fue? ¿Sin tragedias? ¿Sólo placer? Aprender del “Carpe diem” de los clásicos, porque no todo lo vivido lo mejor fue ni el mañana tan incierto será. Vivir con confianza y seguridad. Tres planos temporales, todos tan similares. Ayer, ¿disfruté como imaginaba? Hoy, ¿vivo como deseo? Mañana, ¡ilusión sin más dilación!

Seguir leyendo

Cuando ya a nadie le sirves por Versos Alejandría

En el momento en que una persona cumple una determinada edad deja de serle útil a los de su alrededor. Hasta que llega el día en que deciden que ya no es necesario aguantarle por más tiempo, ya que según su criterio solamente es una carga o una molestia como se le prefiera llamar, para ellos. Ya no sé cuánto tiempo llevo aquí, en este lugar al que muchos ya se refieren como “hogar”. Lo que sí sé a ciencia cierta es que este geriátrico hace las veces de punto de encuentro entre amigos, viejos conocidos y familiares; y otras tantas como la casa de quien en la suya propia está falto de cariño o ya no puede valerse por sí mismo. Para la desgracia de mis compañeros de fatiga y para la mía propia, la gran mayoría, por fortuna, no tiene problemas de salud. Pero nos rodean otro tipo de dilemas: los de carácter afectivo. En mi caso ya no acierto a recordar cuantos días, meses o años llevo aquí. Mis dos hijos David y Silvia un buen día decidieron que su padre ya no podía vivir solo y claro está, ellos dos tampoco se podían hacer cargo de […]

Seguir leyendo

La Oscura Contraposicion cap 2 por Fran Rubio

Capitulo 2 Las plantas iluminadas, habían creado una bóveda perfecta, que se ensanchaba y crecía en altura por momentos. Allí para su sorpresa en suspensión habían unas pequeñísimas lucecitas doradas que parecían chispas desprendidas del mismo sol. Creaban una suerte de danza mística bailoteando aquí y allá, creando un sin fin de figuritas geométricas que le traía a la memoria aquellas noches en las que de niña miraba el firmamento, imaginando que escondería cada estrella. En todo caso le pareció un espectáculo bello y sobrecogedor, que lejos de atemorizarla, la imbuía en una extraña paz. Las figuritas brillantes producían un suave zumbido que terminaba asemejándose a la suave y melodiosa música de una flauta que por momentos quería hacerla flotar. El suelo, ya no era musgo y hojarasca putrefacta, ahora era suave y desprendía un calor que recomponía todo su cansancio y alejaba todo atisbo de dolor. Pensó que estaba a las puertas del paraíso o que tal vez había muerto y estaba de sopetón ante la entrada de otra existencia. Las luces sin previo aviso detuvieron su danza agrupándose al fondo de la sala, conformando un rostro de belleza increíble. El tiempo pareció pararse. Ella paradójicamente no sentía ningún […]

Seguir leyendo

Hojas de otoño por Ana Centellas

HOJAS DE OTOÑO Corría un mes de octubre en el que el otoño había hecho acto de presencia en su máxima expresión. Cada mañana, después de la noche, las aceras de la ciudad aparecían cuajadas de hojas secas que los árboles, acunados por la suave brisa nocturna, habían ido dejando caer de manera lenta pero firme. Casi podría decirse que aquel otoño los árboles de la ciudad donde vivía Nerea habían arrojado más hojas secas que las que ellos mismos tenían, o al menos esa era la impresión que causaban. De nada servía que los servicios de limpieza se afanasen por recoger y mantener las aceras despejadas porque, noche tras noche, un nuevo manto dorado cubría la ciudad. Una de aquellas tardes, Nerea, melancólica, soñadora, pensante, se asomaba a través de los cristales de su habitación para ver el lento caer de las hojas cobrizas. Faltaba menos de una hora para que la noche hiciese acto de presencia y el espectáculo ya era hipnótico. Con lágrimas en los ojos, recordaba ojerosa la ruptura con Marcos hacía solo tres días. Con la mirada perdida tras los cristales de su cuarto, mientras miraba sin ver el vaivén de las hojas desde las […]

Seguir leyendo

Concurso #LegadoNicolásLópezMoreno

En Youarewriter hemos pensado que para los premios de este año habrá dos espacios especiales que se llamará : “El Legado de Nicolás López Moreno ” y consistirá una temática de recuerdo a nuestro compañero. Habrá dos categorías: – poesía – relatos cortos en forma de video o microrrelatos escritos Los concursantes escribirán un texto que deberá encajar en al menos una de las siguientes temáticas: nuestro compañero, con la web, con la poesía, la amistad, el compañerismo, sobre la pérdida, la muerte o el cáncer. El ganador/a recibirá un diploma especial por parte de la web. Los plazos se abren desde hoy mismo hasta el día 3 de Octubre. Podéis publicarlo directamente en la web o bien enviarlo a youarewriter.wordpress@hotmail.com antes de la fecha indicada. Recordad poner las categorías o bien debajo del texto: #LegadoNicolásLópezMoreno o #concursoNicolás

Seguir leyendo

Inmoral cap 12 por Elena Siles

Capitulo anterior: http://youarewriter.es/inmoral-cap-11-por-elena-siles Capítulo 12 Knut y Maverick deseaban llegar las tierras de Cirne dónde podrían vivir sin tener miedo a que les mataran por amarse mutuamente. Pero al abrir ambos de nuevo los ojos observó que estaban en un lugar oscuro. Maverick comprendió que todo había sido un sueño y sin darle tiempo a gritar un cuchillo terminó con su vida En Rausvai el rey Horlk II había mandado asesinos y cazarecompensas a Cirne para traer de vuelta a los Inmorales: Knut y Maverick, y ajusticiarlos en su país por incumplir la ley. No podía permitir que se salieran con la suya, porque de ser así todos los inmorales se marcharían de su país a Cirne por dicho ejemplo. Deben saber que mientras hayan nacido en Rausvai deberán seguir las leyes del reino allá a dónde vayan, sobre todo la ley Inmoral. << No entiendo como el rey de Cirne, Oberyn, puede permitir ese comportamiento tan vejatorio bajo su reinado. Probablemente se debía a que su hija y única heredera al reino, era una inmoral. ¿Qué otra explicación podría haber sino? >> pensó Horlk II. Entró entonces en su alcoba su prometida, Irina, con ropa interior de transparencias resaltando su […]

Seguir leyendo

En el acantilado por J. D. Arias

El sol ya se había perdido en la inmensidad del horizonte, había pasado como siempre y ella miraba aquel precioso naranja que se torna en violeta y termina en la inmensa oscuridad. A lo lejos, en las laderas de las montañas las casas comenzaban a encender sus luces al igual que los edificios de la patética ciudad, le daba gracia que las cosas siguieron su curso en un ambiente que se ve hermoso pero que por dentro te da miedo cada esquina. Miró hacia abajo, donde la vegetación ocultaba la horrible caída hacia la nada y ella estaba parada justo al borde, viendo el cielo y esperando a ver las pocas estrellas que un cielo ciudadano puede otorgar. Deja de decir estupideces. Esta es mi historia y este es mi punto de cambio, no permito que un extraño la cuente. Si quieres saber por qué estoy aquí, debes escuchar mi parte. Se sentó al borde del acantilado mientras las primeras gotas de lluvia comenzaron a mojarle el cabello. Todo esto es estúpido, creamos casas y pensamos que estamos seguros. Oh, ¿estás perdido? Tranquilo, ahora yo soy la que controla este mundo que estás leyendo, no un estúpido creador que prefiere […]

Seguir leyendo