Papel de celofán

 

Dame, musa esquiva, un cuento para mi niña;

dame un cuento precioso para darle la bienvenida.

Que mi pluma no tiemble cuando lo escriba,

que las lágrimas no resbalen y emborronen la tinta.

Porque me han dicho que mi niña es especial,

y por eso, aún más quiero, contarle un cuento singular.

Que sea el cuento que ella se merece,

con los colores del arco iris y del día cuando amanece.

Porque, para mí, ha de ser ella la más bella,

cual si fuera princesa o sirena.

Para mí, ha de ser ella la más dichosa;

la heroína sin par, valiente y generosa.

Para mí, ha de ser ella la luz de mis ojos,

en esta oscuridad de deseos rotos.

Por eso no quiero un cuento cualquiera: quiero el amor maternal,

envuelto, para ella, en papel de celofán,

con un hermoso lazo rojo del que mi niña pueda tirar

para abrir un regalo que pueda guardar toda la vida…

y un poco más.

Esto puede interesarte también

Deja un comentario