Sexopia Cap 17 por Elisabeth Thor

Capitulo 17

images

Helen suspiro al abrir su taquilla, esta vez se sentía muy sola y todo comenzó hace una semana. Cogió sus libros para la próxima clase y al girarse vio pasar a las pérfidas de Julia y Patricia, pero lo peor era quien estaba con ella compartiendo risas superficiales y siendo tan estúpidas como ella Érica. Helen vio como pasaban de largo y suspiro al pensar que si no le hubiera pedido ayuda para recuperar el diario nada había pasado. Que este efecto domino no acabaría con sus amigos. Alzo su mirada y pudo ver como Rachel iba con su nueva mejor amiga, la súper dotada Chin-fu una chica de origen asiático, que estuvieran juntas para ella era un misterio. Pero el gorro que llevaba con forma de oso panda le respondía todas las preguntas. Rachel se paró delante de Helen y miro a su amiga Chin-fu:

-Ya verás mañana arrasaremos en el salón del manga tú de godzilla y yo de gamera……..yupiiiii-Dijo Rachel.

-Ya verás cómo lo pasamos, después compramos algo de manga yaoi-Dijo Chin-fu.

Helen agacho la cabeza cuando sintió la mirada cariñosa e infantiloide de Rachel mirándola fijamente:

-Hola Helen-Dijo Rachel.

Rachel vio que Helen no le hacía ni caso y no paro de decir su nombre esperando una contestación. Le paso la mano por la cara para ver si la veía. Al no ver reacción Rachel se puso a llorar:

-Hay que pena mi amiga se ha quedado  ciega y sorda………Hay dios mío, pero Helen yo estaré contigo-Dijo Rachel.

Helen no pudo más y miro a su amiga enfadada, cuando fue a darle la primera contestación borde, vio en Rachel que ella no tenía la culpa de nada y que era imposible enfadarse con ella:

-No me pasa nada Rachel-Dijo Helen.

Rachel se llevó la mano al pecho y suspiro aliviada:

-Qué alivio solo eres mala actriz-Dijo Rachel.

Helen le lanzo una mirada asesina, eso hizo que Rachel sonriera:

-Perdona Helen, pero no me dirás que no te merecías esta contestación por lo que le hiciste a mi Robert, aparte me pasado muchas horas con Chin-Fu practicando el ser monstruos japoneses………Godzilla me estaba poseyendo-Dijo Rachel.

Helen se dio cuenta que Rachel seguía siendo la misma, nadie sabía lo que pensaba esta chica o si pensaba alguna vez. Ella poso las manos en los hombros de su amiga:

-Me tienes que ayudar a hacer las paces con Robert-Dijo Helen.

Posiblemente desde lo que paso la última vez Helen no quería saber nada de ese cerdo machista, pero era su cerdo machista y en el fondo se le cogía cariño.

-Si se dónde está a hora ven Helen-Dijo Rachel.

Al andar por el pasillo, Helen miro a su amiga y le pregunto:

-Que eso de yaoi??-Pregunto Helen.

-Pues es un manga donde los protagonistas se quieren mucho-Sonrió Rachel-Es tan tierno ver como dos hombres se besa…….

Robert a un recordaba la canasta que le dio la victoria al equipo del instituto, posiblemente él no la canasto pero lo vivió de tal manera que se sintió como Steve Tyler en ese momento. En el gimnasio estaba el la pelota de baloncesto y la canasta. Respiro profundamente miro la canasta y decidió lanzarla. Hasta que escucho una voz familiar,  que era chirriante para sus oídos por la ternura que contenía.

-Hola Robert cariñito, estoy aquí-Dijo Rachel.

Robert al ver que no consiguió meter la pelota agacho su cabeza y lanzo un largo suspiro, miro a Rachel:

-A ver Rachel como mucho somos amigos nada de cariñito ni narices, me escuchas-Dijo Robert.

Robert vio que al lado estaba Helen, la misma chica que decía que era su amiga, los amigos se soportaban y aprendían hacerlo. Pero le llego al alma que le plantara ese trozo de tarta en la cara.

-Que quieres-Dijo Robert.

Helen cogió la pelota de baloncesto y se quedó pensativa por unos segundos:

-No vengo a pedirte disculpas por lo que paso, quiero que sepas que te echo de menos-Boto una vez el balón y se lo paso a Robert-Por favor Robert tienes que entenderlo, estaba nerviosa y me fastidiaba un montón lo que hizo Érica. Aparte de eso tú le metiste mano a Érica…….Lo recuerdas.

Rachel miro a Helen:

-Él es muy obstinado, no es capaz de sacarle de sus cosas. Sigue pensando que no somos novios-Dijo Rachel.

Robert dejo caer el balón de baloncesto y sonrió:

-De acuerdo lo reconozco, me pase haciéndolo, pero sobretodo echo de menos a mis amigos. Nick, a ti y a Érica……..pero hay que reconocerlo que culin gasta Érica con ese traje de animadora.

-No te pases-Dijo Helen.

Robert cogió su toalla y se limpió el sudor:

-Dame unos minutos para ducharme y te aseguro que conseguiremos que Érica deje las animadoras-Dijo Robert.

Rachel cogió del brazo a Robert y sonrió:

-Cari tengo echo algo muy especial para ti para la comida…………sabes lo que es una tortilla de patatas-Dijo Rachel.

Helen sonrió y volvió a coger la pelota de baloncesto y la lanzo para intentar canastar, no consiguió que entrara. Escucho una voz a su espalda:

-Lo as echo fatal cariño-Dijo Lilith.

Helen se quedó inmóvil al pensar lo que podía hacerle esa bruta, Lilith cogió el balón y lo boto un par de veces y se lo lanzo con fuerza a su compañera:

-No crees que es un engorro que las chicas seamos tan bajitas, con cuerpos atractivos y bonitos para los ojos masculinos-Dijo Lilith.

Helen se quedó mirando a Lilith sin saber lo que quería decir, Lilith Tyler poética. Era tan raro escucharla hablar de esa forma. Lo único que hacía en clase era intentar apuñalar al profesor y si acudía.

-Se lo que escondéis, se el pequeño secreto de vuestro amiguito-Dijo Lilith.

Helen trago saliva y miro a Lilith:

-As leído mi diario, lo sabes por eso Lilith-Pregunto Helen.

Lilith comenzó a reír ella leer un libro, eso lo usaba para cascar caparazones de tortuga o para romperla la nariz a las empollonas.

-Yo un Libro y sobre todo un diario tuyo, estás loca-Dijo Lilith.

Lilith se sentó en la grada y miro a Helen:

-Puede ser que yo también esconda un secreto como tu amiga Érica o mejor dicho Nick-Dijo Lilith.

Nick le hizo pensar mucho en Érica después de la fiesta, sobre todo ese extraño brillo en los ojos. Esa Érica tenía ese bonito brillo que le era tan familiar. Se pasó muchos días pensando en aquello, cerveza tras cerveza no dejaba de pensar en aquello. Nick era Érica como ella era Steve. Lo negó un par de veces. No podía ser que el chico que deseaba como chica tuviera los mismos problemas que ella. Un día Lilith transformada en Steve estuvo en los vestuarios recogiendo su taquilla. Escucho un extraño ruido y en silencio fue a buscar de dónde provenía.

Vio a Nick cambiándose, Steve no dijo ninguna palabra ya que le quería observar en silencio. Le despertaba ese chico un cariño y un amor casi prohibido. Tenía totalmente enamorada a Lilith.

Pero algo paso y vio como Nick se transformó en Érica. Eso hizo que Steve prefiriera volver a su taquilla totalmente asombrado por lo que vio. Él no era el único que escondía ese secreto.

La espero a la salida del vestuario siendo Lilith, podría intentar ser amiga de la chica y así llegar a Nick.

Cuando vio salir a Érica ella intento acercarse a ella y hablarle, pero vio cómo se iba con Julia. Cerro con fuerza los dientes y cogió de la camisa al primero que pasaba por el pasillo lanzándolo contra el suelo furiosa.

-Puede ser que no lo creas pero yo también soy como Nick-Suspiro Lilith-También soy un chico.

Helen sonrió, un chico increíblemente eso lo pensaba antes que Nick descubriera sus poderes. Era tan machorra Lilith, pero no podía ser……

-Te lo enseñare pero es nuestro secreto-Dijo Lilith.

Helen abrió la boca sorprendida, no podía ser allí estaba Steve Tyler. No podía ser que hubiera más gente como Nick en el instituto. Steve se volvió a transformar en Lilith:

-Sabes cada vez me cuesta más volver a transformarme en Steve, si Nick no deja esa rutina de ser tanto tiempo Érica no podrá volver a ser un hombre nunca más-Lilith negó con la cabeza-Tiene que controlar este poder y no anclarse en el mismo sexo.

Lilith miro a Helen:

-Me encanta fastidiar a Julia y más si puedo quitarle su nuevo juguete……….la quiero tanto como hombre como la odio como mujer.

Esto puede interesarte también

3 comentarios

Deja un comentario