Sexopìa Cap 3 Por Elisabeth Thor

Capitulo 3

images

Érica respiro profundamente antes de enfrentarse nuevamente al espejo, se había puesto la ropa de Helen y esta vez parecía una chica normal. Se acarició el rostro pensativa, pensó en lo que era a hora, una mujer. Era extraño pero eso era lo que era. Se miro sus pequeñas y débiles manos. Su rostro apareció una bonita sonrisa, podría a hora tener una gran oportunidad con Jessica.

-si a ella a hora le gustan las mujeres y yo soy un ornitorrinco-Sonrió.-A hora soy una chica podría intentarlo.

Sonrió al espejo intentando ser lo más coqueta e irresistible, poso una mano en su cintura y con un dedo toco el espejo:

-Yo no soy mala……es que me han dibujado así.

Miro su escote y suspiro:

-Espero que las mujeres no se fijen en las medidas, no tengo una 120 como Jessica Rabit.

Se abrió la puerta y salió Érica, ando lentamente como una modelo, para que sus amigos observaran como le quedaba el modelito. Helen estaba contenta, ya parecía una chica normal y corriente, era increíble que a otra mujer le fuera también su estilo.

-Esta preciosa.

Érica se miro la camiseta y se toco el pantalón:

-Me va bien pero me aprieta el pecho y me va grande por el culo.

Helen se quedo sin palabras cuando Robert se comenzó a reír.

-Sabéis chicos podría intentarlo esta vez-Dijo Érica.

-Por fin algo de cordura quieres ser etero, ven conmigo y nos pegamos el lote-Dijo Robert cogiéndola del brazo a Érica.

-No, no eso nunca prefiero beber lejía con salfuman, era otra cosa.-Dijo Érica.

-Normal con el espécimen que tenemos aquí a cualquiera le quita las ganas de ser etero-Dijo Helen.

-Recuerdo como si fuera ayer, Jessica dijo que le gustaba las mujeres y por fin tengo una oportunidad.

Robert se toco la nariz pensativo:

-Érica tendrías que aprender muchas cosas para liarte con Jessica, venga os morreáis tu y Helen-Sonrió-Os podéis meter algo de mano, una lesbiana como Helen te puede enseñar.

Érica se puso roja de vergüenza mirándose los dedos:

-Yo es que?-Dijo Érica muerta de vergüenza.

Helen le dio un fuerte golpe a Robert dejándolo tirado en el suelo. Esta cogió a Érica por los hombros y le iba a decir algo muy importante. Nunca tuvo tiempo de contárselo a su mejor amigo:

-Desde hace varios años Jessica, estudia conmigo teatro-Se quedo pensativa-Nunca te lo dije porque me hubieras obligado a preguntarle “si le gustabas” no me gusta escuchar como te hubiera humillado.

Érica respiro profundamente y forzó una sonrisa:

-Sabes Helen como Nick no hubiera tenido ninguna oportunidad. Pero como Érica puede ser que ella me quiera, la quiero conocer como Érica. Por favor.

Helen  suspiro y cogió el móvil, llamaría a Jessica para saber donde estaba. Robert se levanto y le dijo algo importante a Érica, mirando los pechitos:

-Sabes que un gran poder conlleva a una gran responsabilidad-Dijo Robert volviendo a tocarle los pechos a Érica-Si quieres te enseño a besar.

Érica le dio un manotazo a Robert para que se las soltara y ella misma se las toco:

-Son mías y yo soy la única que puedo disfrutar de ellas, podría preguntarle a Helen que me enseñe hacerte algún fatality-Dijo Sonriendo Érica.

Robert suspiro y se metió las manos en los bolsillos, Helen colgó el móvil. Ya sabía donde estaría Jessica:

-Jessica estará en el centro comercial con unas amigas, le dije que iría con una amiga mía-Dijo señalando a Érica.

Los tres chicos salieron a la calle con dirección al centro comercial, Érica miraba a su alrededor, a un se sentía rara con su nuevo cuerpo. Más rara se sentía con cosas que descubría a su alrededor, cosas que jamás se había fijado:

-Veo esos posters, esos nuncios y veo que las mujeres solo somos un trozo de carne para los hombres, as visto como nos viste.-Dijo Érica.

Helen respiro profundamente y poso su mano en el hombro de su amiga:

-Ese es el primer paso del feminismo amiga, darte cuenta como es el mundo.

Robert se rio:

-Eso es que no puedes pensar, ese sujetador te impide que te llegue la sangre a la cabeza.-Robert soltó una carcajada-Pero no as visto esa pedazo tía que sale en aquel cartel, por ella me compraba el coche.

-Hay esta la respuesta cariño, nosotras somos unas mujeres inteligentes de nuestro tiempo y hay esta el típico mono que piensa con el rabo.-Dijo Helen.

Al llegar al centro comercial Érica respiro lentamente, le parecía las cosas a un más grande de lo que eran cuando era un hombre.

Desde la primera planta se podía ver a toda la gente que había acudido al centro en aquel día festivo, desde allí vieron a Jessica junto a sus amigas. Los ánimos se rebajaron un poco al ver que junto a ellas estaba Lilith Tyler, la temida chica del instituto. Solo llevaba dos meses en el colegio y aparte der la hermana de Steve Tyler ya era famosa por su mal genio.

-Valla por dios están con Lilith, yo tendría cuidado con ella chicas-Dijo Robert.

-Que pasa con ella?-Pregunto Helen-Veo que es una mujer como cualquiera.

-No as visto ese físico, musculado de años de gimnasia y encima algunos profesores ya le han denunciado por destrozarle sus coches.

Robert le dio un leve codazo a Érica para que mirara:

-Fíjate-Dijo Robert.

-Es Hermano de Steve Tyler.

En ese momento Helen se quedo como atontada aislada de todo y una sonrisa apareció en su rostro, casi se le caí la baba.

-Fíjate a todas las chicas le pasa lo mismo, piensan en Steve y recuerdan sus clases de baloncesto y en su cuerpo sudado, si pensaran en mi y en ti cuando eras un hombre se le revolvería las tripas.

Helen meneo la cabeza para volver en si:

-Pero si es una chica no me fastidies que no harías el amor con ella Robert, a ti te gusta cualquier cosa.-Dijo Helen.

-Posiblemente-Dijo Robert.

A Robert se quedo sin palabras al ver aquello aparecer, estaba allí  y le daba demasiado miedo que le viera.

-Joder Rachel esta hay-Dijo Robert.

-No crees que es increíble pero ella es la nica mujer que le puede querer y Robert solo sabe salir corriendo.-Dijo Helen.

-No lo entiendo pensaba que siendo mujer seria mas lista, pero no lo entiendo-Dijo Érica.

-Yo me piro-Dijo Robert.

Robert salió corriendo buscando un sitio para esconderse, Rachel era una chica de una bonita sonrisa y de una mirada risueña, de un bonito pelo castaño. Pero tenía un pequeño defecto. Rachel saludo a Helen y Érica.

-Holas chicas, había visto por aquí o eso me parece a Robert, sabéis me muero de ganas de hablar con el. Tú Helen eres su mejor amiga y eso significa que somos buenas amigas tú y yo. Robert es un buen chico y sabéis me pase por la tienda de animales donde trabajan sus padres para verlo, pero no estaba. Sabéis yo tuve un loro que se llamaba Marlon Brandon y yo cada mañana le hablaba pero un día sufrió combustión espontanea, eso es posible para un pájaro?

Esa era Rachel una chica que no dejaba de hablar, podría estar hablando durante horas sin cansarse. Miro  Helen y sonrió:

-Tu Helen eres una buena persona me caes muy bien, no eres como mi abuelo. Le quiero pero hace cosas muy raras, cada vez que le voy a ver. Mi querido abuelito se quita el sonotone, porque lo hace si soy su nieta y tengo una voz perfecta. Le quiero mucho-Miro a Érica- tu quien eres? Quieres algo con mi Robert. Un chico tan amable y cariñoso, recuerdo el día que lo vi por primera vez fue en verano. Recuerdo que nunca había visto un chico tan guapo, siempre quise hablar con el pero parece que desaparece cada vez que yo aparezco. No lo entiendo y tu. Espero que no seas su novia, porque seremos enemigas-Dio una leve palmadita en la espalda de Érica-Es broma yo lo compartiría.

Rachel levanto su mirada, parecía que lo vio. Parece que vio a su querido Robert saliendo de una de las tiendas del centro comercial.

-Bueno chicas os dejo, e visto a Robert.-Dijo Rachel.

Comenzó a correr para cogerlo:

-Hola Robert aquí estoy yuju.

Helen miro a Érica y le pregunto:

-Veamos, vamos a ver a Jessica. Dime que le dirás.

-No lo se tengo la cabeza llena de loros y de abuelos con sonotone. No se he sido una mujer siempre.

Esto puede interesarte también

Deja un comentario